Estimados amigos: el Hard Rock y el Heavy Metal está nuevamente de luto. Ha fallecido otro de nuestros grandes héroes: El prodigio de Belfast, Gary Moore.

Su partida significa la pérdida de uno de los más grandes e influyentes guitarristas dentro de la música que nos apasiona (también del Blues en las décadas del ’90 y ‘00, pero esa es otra historia). Por eso en PowerMetal.cl hemos querido rendirle un homenaje con este review del recuerdo, del que creemos es uno de los discos más importantes de su carrera.

Lo cierto es que hay bastante material de Gary Moore que se puede considerar como clásico. Perfectamente pudo haber sido el disco Black Rose, que grabó con Thin Lizzy en 1979. Dicho álbum sentó cátedras de cómo hacer un crossover entre el Hard Rock que practicaba la banda de Lynott con las influencias de folclor celta, lo que perfectamente podría ser uno de los primeros intentos de lo que hoy se conoce como Folk/Pagan Metal. Al menos, la intencionalidad es similar.

La carrera de Moore comenzó a finales de los ’60 en la banda Skid Row (no la que ustedes piensan, me refiero a los irlandeses), junto a su socio Phil Lynott, con quienes lanzó dos discos. Después se lanzaría en solitario con producciones como Grinding Stone (’73) y Back On The Streets (’79). En el lapso entre cada uno de sus discos solistas fue parte de Colisseum II con Neil Murray y Don Airey grabando tres discos más.

En 1979, con Thin Lizzy, lanzaría el ya mencionado Black Rose y participó en el tour de 1974, además de colaborar con un solo en el disco Nightlife. Sin embargo, su mayor impacto dentro del Heavy Metal, lo logró con los discos en solitario lanzados en la década de los ’80. De esa época gloriosa podemos destacar  títulos como Corridors Of Power (’82), Victims Of The Future (’84) y Run For Cover (’85). Este último contenía el remake del hit Empty Rooms y contaba con la participación de Glenn Hughes en cuatro canciones y de Phil Lynott es los inolvidables Out In The Fields y Military Man (algunas de las grabaciones póstumas del hombre del afro y el bigote).

Finalmente me incliné por Wild Frontier por varias razones. Quizás la más importante, es que se trató del primer disco que Gary grabó en su natal Irlanda, tras haber vivido desde la adolescencia en Inglaterra. Aquello se deja palpar en la sensibilidad de las canciones que son un homenaje a su patria. Además es un paso adelante en términos de producción y en la incorporación de influencias de música celta.

El disco arranca con Over The Hills And Far Away, un clásico de todos los tiempos. El redoblar de los tambores sirve de cortina de fondo, para que Gary nos narre la historia de un hombre condenado por un crimen que no se tiene certeza si realmente cometió. En su estructura no queda más que describirla como brillante, bombástica, elegante, épica y dramática; todo eso acompañado de un solo digno de los dioses con la influencia celta de sus ancestros. Una canción inmortal por donde se le mire y de gran carga emocional. Nightwish grabó una excelente versión de este clásico y llevó el legado del maestro a las nuevas generaciones (también Thryfing hizo una versión bastante interesante). Agrego que el video es una maravilla.

Wild Frontier es otro himno que homenajea a Irlanda. La letra es emotiva y muestra a Gary hablando de restaurar la belleza y alegría de la tierra esmeralda -luego de ser aplastada por la guerra-, haciendo alusión a conflictos étnicos/religiosos que han azotado su país. Es sobrecogedor la melancolía y pasión al relatar estrofas como “I remember the old country, they call the emerald land. And I remember my home town, before the wars began”. Originalmente estaba pensada para que fuera cantada a dúo con Phil Lynott, lo cual nunca llegó a concretarse.

Take A Little Time es una canción mucho más directa, que al escuchar las melodías de teclados y su estructura en general, entenderán de dónde bandas como Stratovarius o Sonata Arctica tomaron prestados muchos elementos. La magnífica producción se puede palpar en esta canción con una infinidad de detalles interesantes.

The Loner, en mi opinión, es uno de los mejores instrumentales que he escuchado en mi vida. Logrará que pongas en marcha tu imaginación y te embarques en un viaje que te llevará por los gloriosos paisajes verdes irlandeses. El desempeño de Gary realmente es de otro planeta, demasiado como para describirlo en estas líneas.

Friday On My Mind es un cover de la banda australiana The Easybeats. Obviamente en el estilo de Gary Moore y con todos los ingredientes que te puedes esperar de prodigio de Belfast. Este se trató del cuarto single lanzado de este álbum, con imágenes pertenecientes al Home Video de la gira del Wild Frontier en Estocolmo ’87. Cuando es su banda estaban Bob Daisley en el bajo, Eric Singer en batería y Neil Carter en teclados.

Strangers In The Darkness nos muestra a un Gary más intimista y reposado. Con excelentes arreglos de teclados y guitarras, además de una línea vocal llena de feeling y elegancia. El solo del final es todo un manjar para los oídos.

Thunder Rising es otra maravilla que nos devuelve a terrenos épicos, con la letra que nos habla de las proezas del héroe mitológico irlandés Cúchulain. Musicalmente la estructura de la canción vuelve a los terrenos metálicos de fuertes influencias celtas. Cuando una canción no volvió a salir del repertorio regular (hasta que pasó al Blues) habla de lo importante que se transformó tanto para él como para los fans…

La siguiente obra maestra es Johnny Boy. Una pieza inspiradísima que sólo cuenta con una mandolina, un violín, una guitarra acústica y, por supuesto, la inspirada voz de Gary. Si la influencia celta hasta acá era notoria, en esta canción se da el lujo de mostrarle a todo el mundo el orgullo por su herencia irlandesa. La línea vocal simplemente te toca el alma y el corazón.

Dependiendo de la versión que tengan de este disco se encontrarán con algunos bonus tracks, como las versiones de los single 12’’ de Over The Hills And Far Way y Wild Frontier, además de la power ballad Crying In The Shadows. Las primeras dos son versiones alternativas de las originales (bastante interesantes por cierto) y la última una hermosa balada de aquellas que Gary nos tiene acostumbrado. Esas letras evocan sensaciones agridulces, pero abordadas con una sensibilidad única. Muchos aclaman a Gary por ser un gran guitar-hero, pero además era un tremendo letrista.

Bien, despedimos a otra leyenda y con tristeza reconozco que estamos viviendo el ocaso de los grandes ídolos y héroes del Rock. Gary estaba preparando en grande su vuelta al Hard Rock/Heavy; el año pasado se volvió a juntar con Neil Carter e hicieron una gira europea tocando las grandes canciones de los ’80. También aprovecharon de presentar una canción nueva titulada Days Of Heroes (pueden encontrarla en YouTube), que lo traía de vuelta al Rock más duro y que sería incluída en su nuevo disco que saldría la primera mitad del 2011. ¿Todo es cíclico en esta vida? ¡Así parece! Sin siquiera pensarlo, probablemente Gary Moore se despedirá con un disco de Hard Rock.

Mis respetos para un verdadero ídolo. ¡SALVE EL PRODIGIO DE BELFAST!

12 comentarios
  1. Akundunz Dice:

    Pero qué discazo! Un 10/10!
    Yo aún estoy golpeado por la lamentable noticia. Era un tipo talentosísimo que aún tenía mucho por dar.

    Gracias por todo, Gary.

  2. mindfreack Dice:

    toda la razon nada mas que decir que gracias a un musico tan talentoso y que se estaba abriendo a nuevas generaciones

  3. alvaro Dice:

    es una lastima… de verdad es triste saber k uno de los k forjo parte de la historia de nuestro amado rock ya no este entre nosotros….. eternamente gary moore

  4. _hugox_ Dice:

    la epoca hard/heavy y la epoca blues (ultima) son la raja
    un gran guitarrista…. una gran perdida

    este discazo es un discazo

    pero prefiero el after the war …. temazos como speak for yourself, led clones (con ozzy) son temones
    en fin
    una verdadera lastima

    RIP GARY

  5. shadowskeeper Dice:

    Que gran artista que gran rockero, amante del blues
    lo conoci gracias al cover que hizo sonata arctica de out in the fields de ahi en adelante disfrute de cada uno de sus temas, hasta siempre gary moore.

  6. Miguel Dice:

    Para cualquier hardrockero o metalero, la época de Gary Moore entre el 82 y el 89 es un imperdible, en lo personal, Run for Cover es uno de mis discos favoritos, haciendo en particular una genial dupla con Glenn Hughes, quedé muy sorprendido con la noticia y muy apenado al ver las razones de su deceso, no me lo esperaba, ojalá que de ese posible nuevo disco se pueda sacar algo, sería genial oir a un Gary rockero nuevamente, aunque claro está su etapa de bluesero tampoco es mala, al contrario, de hecho en el 2008 disfruté muchísimo con su disco Bad for You Baby… una lástima, pero Gary, acá nadie te olvida.

    ROCK IN PEACE GARY MOORE

  7. Julio C Dice:

    Larga vida al verdadero rock & Roll.
    Gary era uno de ellos y hoy está junto al tata Dios creando acordes y sonidos para que la tierra perdure viva por más tiempo…
    Y ojo que de religioso tengo cero pero estoy seguro que Gary efectivamente lo «hizo» el mismo Dios.
    Viva Gary y gracias por todo…..

  8. v8metal Dice:

    un gran idolo de mi vida se ido. un virtuoso que cada acorde te hace abrir la boca y agarra la escoba como si fuera una gibson y hacer creer que volas.
    Una nota exquisita la publicada por ustedes, se nota que hay pasion y trabajo.
    Saludos desde argentina a mis hermanos chilenos……….

Los comentarios están desactivados.