HEAVY METAL SAUNA!

¡Qué calor! El que pensó que el aire adentro del Providencia iba a estar más liviano porque justo esa tarde había refrescado más temprano, estaba muy equivocado. En el teatro había lugares no menos que inhóspitos, arriba la humedad cortaba literalmente la atmósfera, sin aviso, al subir por la escalera. Nos creímos vivos al ir a presenciar el concierto desde allá, alejados de los mosh y los vaivenes del público, pero nada, arriba el calor no se sentía, se palpaba, era casi líquido, la humedad se pegaba a las paredes, en el piso, en las baldosas. La escala estaba tan resbalosa -y oscura- que había que cuidar cada paso a menos que alguien quisiese terminar con los dientes en las narices después de una estrepitosa caída.

xmusic3

El bajar a tomar una bocanada de aire fresco se constituyó pronto en el ritual de alivio, y si uno tenía la paciencia de hacer la cola para entrar al baño, tendría la suerte de mojarse el pelo y el cuello. Lamentablemente por la Teletón tuvo que correrse el denominado Festival de Power Metal Alemán del Estadio Chile al Providencia… pero, medio en broma, medio en serio, este último sólo debería ocuparse en temporada de invierno. ¿Cuánta gente había llegado? Toda la que podía caber, cosa que estuvo muy lejos de pasar en el ’99 en el Monumental. Sin embargo, este show estaba planificado para más, estaba pensado para un lugar con la capacidad del Chile. De hecho, las entradas se agotaron el miércoles, antes de que se diera lugar a la vorágine de los días previos al show, cuando se vende gran parte de los boletos y se llenan las tiendas. Incluso habían personas preocupadas preguntándose si iban a entrar todos y, en ese caso, si iba a estar garantizada la seguridad. Mil 500 no era la cantidad de asistentes que merecían estas dos bandas, pero más no se pudo hacer.

El Teatro Providencia lleno era el marco que recibiría a Gamma Ray y a Masterplan, en cuanto a público, el mejor ambiente que se podía tener. Una desconsideración, casi se me olvida, aunque más por el calor que por la adrenalina pre concierto, hacer un minuto de silencio por los grandes caídos de la noche: Six Magics. Aún no logro entender el porqué se hablaba de un teloneo… entre otras cosa por haberse avisado en esta página que así iba a ser -gran error nuestro-, porque los avisos de Portal Lyon y Eurocentro decían claramente que se trataba de Six Magics como banda invitada, que daría una presentación al menos de la misma calidad que Gamma Ray y Masterplan, no tocar cinco o seis canciones con un telón negro o de otra banda de fondo. Para mí esto iba a ser un concierto de tres bandas de altisima calidad en igualdad de condiciones. Six Magics lo merecía y lo iba a hacer. Después del conciertazo que se mandaron el primero de noviembre, con su recuerdo tan encima, no iban a bajar el pelo de la presentación anterior.

hansenPero no quiero quejarme de la “mala suerte”, especialmente con Masterplan. Me he resistido a llamarlos banda revelación del año porque sus músicos no son unos desconocidos, sacaron uno de los discos más importantes del 2003 y lo cierto que no se podía esperar menos de ellos. Y a fortuna me refiero porque quizás ésta sea la última oportunidad que hayamos visto a Masterplan en Chile, ya que no creo que hayan podido venir como número exclusivo del cartel… estoy seguro que si no hubiese sido por la invitación de quien haya sido de juntar a Masterplan a la gira de Gamma Ray, a los primeros nunca los habríamos presenciado. Lo de traer dos bandas juntas, una importantísima y otra que es tremenda pero que tiene mínimas posibilidades de venir sola, es lo que nos puede salvar de perdernos a grandes números. Ojalá se den cuenta de ellos los promotores y managers europeos. Cartas de agradecimiento mandaría al acto. Sólo así podrían venir conjuntos como Primal Fear o hasta Rage.

Distintas impresiones de ambas bandas. Con Masterplan había que dejarse sorprender y con Gamma Ray, disfrutar. El poco tiempo que lleva tocando la agrupación de Roland Grapow y Uli Kusch hace que todavía nos preguntemos cómo diablos lo hacen y Jorn Lande… ¡Por Dios como canta este tipo! Es uno de los mejores vocalistas que he escuchado en vivo, el buen sonido a grandes rasgos durante la presentación lo favoreció y hasta incluso comprendí a aquellas personas que pagaron su entrada para sólo para ver a Jorn Lande en Chile. Masterplan es un grupo fundado bajo las circunstancias, por despidos y descartes, y es una fortuna que los hayamos tenido acá, y que existan.

Y de Gamma Ray, es más simple, son el Power Metal personificado en un señor: Mr. Kai Hansen, maestro de maestros de toda la generación del metal melódico. Todo lo que se pueda escribir de él ya está dicho, pero Gamma Ray es una banda con varios grandes álbumes que la gente los conoce muy bien, están muy vigentes, con una alineación estable de años (aunque después del episodio de Stratovarius no se puede decir nada con certeza) y con Hansen portador de un pasado glorioso, de leyenda… Por unas pocas personas como Hansen es que todo esto sucede… El show estaba asegurado.

PRIMERA PARTE: MASTERPLAN

Con 15 minutos de adelanto (el show partía a las 21, y partió a las 20:45, todo un acierto de la organización) Masterplan fue la encargada de abrir los fuegos de una noche, realmente calurosa, no sólo por el calor ambiente, sino que por el calor humano que como siempre desborda la fanaticada nacional en cada uno de los conciertos y hacen de ésta una parada más que placentera para los músicos por la entrega de la gente y por el cariño que cada uno brinda a los músicos.

Pasando a lo entregado por la banda debo hacer una reflexión obligada. Es muy particular lo que sucede con la banda de Grapow, Kusch y Lande, ya que el recibimiento que tuvieron de la gente y el brillante show que desplegaron me recuerda a lo que pasó con Halford y Iron Maiden. Masterplan no venía a Chile como “telonero” de Gamma Ray (a pesar de que usaron un escenario más reducido), sino que como una banda acompañante que sin duda venía a hacer lo suyo y a dejar huella en Chile como fue lo que sucedió.

xmusic

Un pequeño intro junto con la entrada de un delgadísimo Uli (según Jörn, producto de un par de divorcios) los acordes del tema que abre su disco, la magistral Spirit Never Die, provocó el delirio de las más de mil 500 almas que se dieron cita en un Teatro Providencia, desde el principio se notó que la gente los quiere y que había una cantidad considerable de gente que iba a ver a Masterplan. De hecho en un comienzo la voz de Jörn no se notaba tanto, no porque estuviera baja, sino por que todos estaba coreando el inicio de tema, es más, el never give up, never give in, sonó fuertísimo por parte de un público que, no lo vamos a descubrir ahora, es increíble.

Enlighten Me, el single de la banda mantuvo el delirio de los presentes (es la canción más conocida del disco), mostrándonos una real sorpresa en la presentación de Masterplan, una banda sólida arriba del escenario, y que no sólo se conforma con los tres conocidos en el ambiente, Grapow, Kusch y la que para mí, es la gran revelación de año, Jorn Lande, sino que además cuenta con un bajista que hace coros, que interactúa con el público y que se muestra muy activo. Qué decir del tecladista Axel Mackenrott, el tipo estaba pletórico, saltaba, disfrutaba, cantaba… era el César Astudillo alemán (teclados de Magnalucius). A estas alturas ya se podía notar el nivel de la banda, un lujo y que sólo con un disco han logrado tomar una excelente posición y un gran reconocimiento a nivel mundial. Si bien, como se señaló cuentan con el handicap que les da el hecho de ser músicos conocidos por su trabajo en otras bandas (sobretodo Grapow y Kusch), esto no es sinónimo de éxito, como ejemplo tenemos lo que pasó con André Matos, que luego de su partida de Angra, siendo el frontman y la cara de la banda, le ha costado reposicionarse. Por eso el mérito de Masterplan es aún mayor.

Las primeras palabras de Jörn al público, palabras que fueron compartidas por el resto de la banda, sobretodo por Jan S. Eckert de notable interacción con el público, dan paso a un temazo, Crystal Night, que sonó increíble y que en vivo funcionó de manera notable, no es de los temas rápidos del disco, ni de los más enganchadores, pero sin embargo la recepción del público con el tema, la perfecta ejecución y la notable atmósfera creada, fueron suficientes para no hacer decaer la caldera, y que se mantuviera en alto un show espléndido.

mu5

Podemos señalar a estas alturas la doble faceta de Lande. Como frontman es distinto, más elegante y un poco menos participativo con el público, quizás impactado por la cantidad y la calidad del recibimiento. Sin embargo, cuando los acordes de cada tema se sucedían, el tipo se desdoblaba y mostraba lo mejor de sí. Es tal el dominio que tiene de su voz que hasta cuando hablaba con el público lo hacía “cantadito”. Es sin duda un vocalista espectacular con una voz privilegiada, y que no dista de lo que uno escucha en el disco, y eso es notable. Sin duda la interacción con el público es algo a mejorar con el transcurso de las giras, pero su voz, en vivo, es de las mejores que han pasado por nuestro país.

La densa Soulburn siguió el show, con la misma tónica, una banda perfecta en la ejecución y con un sentido de “banda” destacable. El hecho de que Grapow, debido al reconocimiento que le dieron sus diez años en Helloween, podían hacer pensar que se iba a adueñar del espectáculo, lo que no sucedió, todo lo contrario, de los músicos que se plantaron en escena, fue el más austero en performance, fue parte de una gran banda, no la banda en sí, como sucede con algunos guitarristas. Soulburn sonó con un peso increíble, que hizo olvidar la falta de otra guitarra que a veces se sintió, Grapow, ayudado con el gran sonido que tuvo el show, supo imprimirle fuerza y peso a cada tema.

La siguiente en escena fue la gran Kind Hearted Light, personalmente la mejor del disco, que fue excelentemente recibida y que como se señaló anteriormente mostró a Masterplan como una banda, lo que se notó en el coro donde las voces de respaldo sonaron perfectas y donde además Uli mostró lo gran músico que es, maneja la batería a placer, tiene una técnica exquisita que pone al servicio de cada tema, quizás las veces pasadas no era tan notorio, puesto que por problemas de recinto (la primera vez en el velódromo y la segunda en el Víctor Jara) no era tan apreciable la calidad de baterista que es, lo que ahora demostró a cabalidad.

mur1Un momento de pausa con la hermosa When Love Comes Close, recibida con más respeto que euforia, dio paso a uno de los puntos altos de la presentación de Masterplan. Jörn que junto a Roland se dirigen al público, presentando Heroes, el tema que en el disco tiene la particularidad de ser acompañado por Michael Kiske, el cual no fue extrañado, pues la voz de Lande es majestuosa (además, que por timbre son completamente distintos, por lo mismo en los agudos, era Roland quien coreaba). El público estaba delirante con éste, uno de los temas más conocidos de la banda, y lo hizo notar. Cabe señalar que tanto en este, como en el resto de los temas, sobretodo en los que llevan más de una voz, el trabajo de los coros es excelente, siendo Eckert (de una gran voz) quien más sirve de apoyo al tremendo trabajo de Lande.

Bleeding Eyes fue la siguiente con un excelente trabajo del energético (pero en este tema más calmo) Axel en los teclados. A pesar de que el tema es más lento, se puede apreciar el gran trabajo del grupo, se nota que todos están cómodos en escena. Grapow es sin duda el más dinámico (a pesar de no moverse demasiado), se nota contento y eso se aprecia.

Lo siguiente fue la sorpresa que todos intuíamos. Cuando Roland se dirige al público señalando que iban a tocar algo “de su pasado”, muchos ya sabíamos lo que se venía: el tema de Helloween. Antes de referirnos al tema es menester señalar que se nota la incomodidad tanto de Roland como de Kai al referirse a Helloween, ambos hablaban de “su ex banda”, “de la banda del pasado”, pero la palabra HELLOWEEN no salió de la boca de los músicos. Al parecer hay heridas que todavía no sanan.

The Chance, ante el delirio de las más de mil 500 personas fue la elegida por la banda para hacer este guiño a pasado, la gente eufórica provocó el ya típico mosh, disfrutando al máximo uno de los grandes temas que compuso Grapow para Helloween. Lande muy bien, a pesar de que le costó un poco el tono alto (como dije no es su timbre). Luego, sin pausas fue un tema de Lande el que salió a relucir en este medley, Sunset Station de su disco Worldchanger no entusiasmó demasiado, sobretodo por su desconocimiento porque es un temazo. El cierre de este medley fue con The Departed (Sun Is Going Down), la que sonó impresionante en voz de Lande, incluso mejor de lo que suena con las calabazas.

Ya corría una hora de show y la banda comenzaba a decir adiós con la magistral Crawling From Hell, que también tuvo excelente recepción. Destaca en este tema el excelente trabajo de Uli Kusch, muy técnico, muy preciso y con un gran trabajo en los platos. Además de servir de despedida, el tema sirvió para presentar a la banda que estaba emocionada (sobretodo Axel) con el recibimiento de la gente y eso hace que la entrega de ésta en escena sea aún mayor.

En resumen un excelente aperitivo, con una banda que a pesar de su corto tiempo en escena se ha ganado un nombre no sólo por la excelencia de sus músicos, sino por un trabajo impecable tanto en estudio como en vivo. La gente quedó satisfecha, los que iban a ver a Masterplan quedaron pletóricos y los que no los conocían se encontraron con una banda sólida, con un vocalista que además de tener una voz privilegiada, tiene un feeling en escena muy grande, sin duda podemos decir que Masterplan es una de las grandes bandas que han pasado por Chile, y que fue un lujo verlos en escena.

xmusic2

Setlist Masterplan

01. Intro
02. Spirit Never Die
03. Enlighten Me
04. Crystal Night
05. Soulburn
06. Kind Hearted Light
07. When Love Comes Close
08. Bleeding Eyes
09. The Chance/Sunset Station/The Departed (Sun is Going Down)
10. Crawling From Hell

SEGUNDA PARTE: GAMMA RAY

A diferencia de mi compadre Jaime, no me pregunten a qué hora y cuándo empezó la presentación de Gamma Ray porque en el break entre ambas bandas los que estábamos arriba sólo queríamos escaparnos del húmedo calor. Es que ya después de la presentación de Masterplan, eso era un sauna. El hall estaba lleno de gente, no sólo la de arriba por supuesto, los guardias no dejaban pasar afuera, las mezquinas botellas de Pepsi y Pap ¡costaban $500! (lo peor es que en esos momentos bien lo valían) y el baño estaba atestado. Welcome me sorprendió en la cola dos “puestos” antes de poder mojarme la cara en el lavatorio pero, en un acto irracional, corrí sin más a tomar mi lugar arriba. Me perdí la introducción pero no la entrada de Gamma Ray con Gardens of the Sinner. Aunque no se trata de la canción más apropiada para comenzar un show, como Anywhere in the Galaxy o Beyond the Black Hole, siempre la entrada de una banda como Gamma Ray es recibida de manera eufórica, eso sin contar con la presencia de Kai Hansen como frontman del grupo. De inmediato su carisma alcanzó todo los rincones del recinto, con sólo pararse frente al micrófono tocando la guitarra transformaba el acto en un show. Hansen es todo un experto en irradiar energía, mostrando que no sólo es el icono del Power Metal por su obra, sino que también por su acción, un tremendo frontman.

mur2Una de las dos canciones del último disco de estudio siguió a continuación, la ultra priestera con aires a Hell Bent for Leather. Esta fue New World Order, en la que se corearon una y otra vez esa semblanza al memorable solo de I Want Out. Pero el primer momento culmine de la presentación de Gamma Ray fue el segundo corte del recordado Land of the Free: Man on a Mission, que el realidad sonó muy potente, en todo su esplendor acompañado por la algarabía del público en todo segundo. Aquí nos dimos cuenta de varias cosas. El set list se trataría de una mezcla de los temas interpretados en el último disco en vivo del grupo, Skeletons in the Closet, pero sin olvidar sus temas más insignes. Puede sonar obvio, pero no era lo que precisamente hacía Gamma Ray en Europa, cuando algunas veces sólo se dedicaban a tocar los temas que salieron en el vivo, de esos que fueron votados en Intenet por los fanáticos.

A decir verdad, no pudo haber sido más acertado porque habían pasado cuatro años desde la primera visita de los alemanes a nuestro país, por lo que se arriesgaban a una ejecución pública si canciones como la que acababa de pasar no se tocaban. Lo otro, Mackenrott seguía trabajando: ahora se encargaba de los teclados para la presentación de Gamma Ray. El ’99 recordemos que era el mismo Henjo Richter quien tocaba el sintetizador en ciertos pasajes dejando a un lado, lógicamente, su guitarra. En ese sentido el sonido mejoró bastante.

Después vino Heavy Metal Universe, una canción en mi opinión hecha precisamente para ser un alto en los conciertos, con guitarras que invitan a cantar “¡hey, hey, hey!” y coros pegajosos y con letras que entran fácil, como oda al Heavy Metal, “clichés” como Hansen mismo diría alguna vez sobre este tema… todo para ellos pasarlo bien también. Heavy Metal Universe cumplió con este propósito, de entretener, en la que se incluyó un diálogo entre Hansen y el público con el típico juego de ordenar a la audiencia y hacerla gritar estas tres palabras: “HEAVY – METAL – UNIVERSE”.

One with the World, del Sigh no More, fue uno de los dos temas de la primera etapa de Gamma Ray con Ralf Scheepers en las voces que se tocaron el 22. Otra vez recordar que el ’99 no sacaron del sombreo ninguno de estos. A One with the World se le pegó el solo de Dan Zimmermann. Aquí lo digo, su performance acá me confirmó que Zimmermann es un baterista poco creativo en su performance, con pocos matices y sonoridades en sus baquetazos, pero que lo compensa por su exactitud y sus golpes certeros, una máquina. Eso es lo que necesita Gamma Ray para su estilo de composición, pero al momento de hacer jams, no sale tan bien parado como sí podría haberlo hecho Uli Kusch.

mur3

Otro diálogo de Kai Hansen con el público y de lleno vino The Heart of the Unicorn, el tema más destacable a mi parecer del No World Order!, en el que Kai mostró que vocalmente la canción no le quedaba grande. Cada vez se le nota más cómodo cantando. Sin ser una maravilla ni superando a Ralf Scheepers, prueba de ello es el Blast From the Past, hay momentos como este en que su timbre es lo más sobresaliente. Pero si de recuerdos del pasado se trata, el combinado de I Want Out y Future World, la última completa, abrieron el portal hacia los días de gloria de Helloween. Siempre he pensado que I Want Out le sale mejor a Gamma Ray que al Helloween de Deris, ¡¿cómo no Ride the Sky?!, que para mi desgracia no la tocaron.

La única “balada” que Gamma Ray se permitió entre todo este derroche de energía fue The Silence, en lo personal la mejor de este tipo de canciones que tiene la banda. Ahí se alcanzó uno de los clímax del show. Y la única que se tocaría del Somewhere Out In Space, Shine On, escrita por Dirk Schlächter, el corte épico de ciencia-ficción que cierra ese álbum, también sirvió como la última antes de abandonar el escenario… momentáneamente, por supuesto. ¿Quién iba a dejar que se fueran sin tocar Rebellion in Dreamland? ¿Land of the Free? Faltaban muchas más canciones, pero Gamma Ray sabe que hay unas que no pueden dejar pasar. La vuelta fue justamente Rebellion in Dreamland, mi favorita que otra vez para mi desgracia cortaron su segunda parte, pero que compensaron con la llegada de Land of The Free, del mismo LP. Ahora sí, la canción final fue el “hit” Send me a Sign, la I Want Out moderna, curiosamente escrita por Henjo y no por Kai como se podría pensar. Aquí se produjo el único desperfecto técnico cuando Dirk tuvo que cambiar su bajo cuando comenzaba el tema. En el del ’99 se contaron varios más. Pero el grupo se lo tomó con tanto relajo que incluso Hansen bromeó mientras cantaba cuando cambió las letras que decían the tales he told from far beyond… por waitin’ for the bass to come… así con toda naturalidad.

metalogia1

Setlist Gamma Ray

1. Welcome
2. Gardens Of The Sinner
3. New World Order
4. Man on a Mission
5. Heavy Metal Universe
6. One With The World
7. Solo Dan Zimmermann
8. The Heart Of The Unicorn
9. I Want Out/Future World
10. The Silence
11. Shine On
12. Rebellion In Dreamland
13. Land Of The Fee
14. Send Me A Sign

TERCERA PARTE: ¿Y EN LA BATUTA?

Al terminar el show, Hansen se despidió de gran parte de los que fueron y les dijo “see you tomorrow” a los que irían el domingo a la seis de la tarde a La Batuta. Es que las dos bandas también tocaría allá y cerca de 250 personas asistieron a esta cuasi gala especial a la que Hansen se refirió como un “official rehearsal”, en donde Gamma Ray y Masterplan se permitieron licencias que en un concierto quizá no harían, todo muy ameno y relajado. Mucho diálogo, ambiente de tocata nacional con bandas internacionales. Me pregunto como será volver a realizar este tipo de presentaciones como las debieron haber hecho en los clubes de Hamburgo, cuando Helloween se llamaba Gentry o Iron Fist, pero en esta oportunidad como la banda que son, y muy lejos de su ciudad natal.

Masterplan no cambió mucho su repertorio. Sacaron sorpresivamente Enlighten Me y tocaron entera, ahora sí, el clásico de Rainbow, Man on the Silver Mountain. Con una banda tan nueva y buena, esto no importa. Pero como Gamma Ray tenía mucha más trayectoria, hicieron canciones que no se tocaron en el Sauna Providencia, partiendo por Rich and Famous, Armageddon, Beyond the Black Hole, Victim of Fate (lo más alto de esa jornada) y una serie de medleys y jams de temas como Heading for Tomorrow, Somewhere Out in Space y Rebellion in Dreamland. Pero eso no fue todo. Gamma Ray volvió a entrar, Kai Hansen sólo para tomar micrófono e invitó a Roland a subir a escenario. Así, el improvisado pero confiado (como no) quinteto interpretó I Want Out y Future World, lo que sirvió de “grand finale” a la visita de Gamma Ray y Masterplan a Chile.

final

Palabras finales. Fue un honor tener a Gamma Ray otra vez pisando nuestro país y un lujo quizás irrepetible el haber visto a Masterplan, que puede ser la única vez que los presenciemos acá. Esperemos que estas dupletas se sigan haciendo y nos permitan disfrutar con bandas de prestigio que aún no hemos tenido el agrado de asistir a sus presentaciones. Este es el camino.

10 comentarios
  1. kensillo Dice:

    en ese tiempo aún no cachaba a masterplan y tampoco estaba tan interesado en la música en ese entonces, para mi una bandaza las primeras del heavy metal que escuché.

  2. guyo Dice:

    puta no podia respirar ese dia, el calor me dejo chato!!
    pero mas me acuerdo de masterplan q de gamma el callor no me permitio estar con mis 5 sentidos

  3. Gonzalo Dice:

    Todavia me acuerdo que sali con la polera como si me hubieran tirado un balde con agua… puta que hacia calor dentro…

  4. Rocka_rolla Dice:

    yo estaba en la parte alta del providencia, me acuerdo cuando empezo masterplan, crei q se caeria todo el segundo piso xD jajajaja….. notable ese concierto

  5. Chucao Dice:

    ¿se acuerdan de que al final Hansen bajó al público, y un wn le quiso chorear la guitarra? el pobre se devolvió corriendo al escenario cagao de susto jajaja

    De Six Magics, recuerdo que conversé el tema con Juan Álvarez de Panzer (porque en el Semillero vendía la entrada a SEIS LUCAS!!!) y me decía que había sido petición de las bandas no tener teloneros, no en mala, sino que por un tema de los equipos, del sonido, que no recuerdo muy bien. Ah, también me dijo que había sido el propio Hansen que había pedido “entradas baratas”.

    También recuerdo que mientras hacíamos la fila llegó Hansen pasando entremedio de todos (yo me lo perdí por haber ido a comprar y un amigo me lo contó al borde del éxtasis), y después pasó un furgón que al acercarme a la ventana pude ver a Shlachter y Zimmerman, el primero me saludó poniendo una cara más chistosa que la chucha jaja.

    Qué gran concierto, maravilloso, agradezco al universo haber estado ahí, en la previa también pusieron una grabación del Khano Álvarez donde se anunció la venida de Iron Maiden, desatando la euforia de todos.

    • Brian May Dice:

      Si, pasó una van con los miembros de la banda kientras hacíamos la fila, yo le di la mano a Schlachter jajaj

Los comentarios están desactivados.