Ya no debe ser muy dificil encontrar en Alemania jóvenes bandas poseedoras de gran potencial. Esta tierra de bandas consagradas y músicos de élite para el Power Metal ha sabido transmitir sus secretos y fuerza de generación en generación hasta el día de hoy. Es por eso que los jóvenes músicos tienen clara la senda que deben recorrer y el modo correcto de hacerlo, de hecho es bastante dificil encontrar a una banda germana cuya calidad sea cuestionable; quizá no todas gozen de un sonido perfecto y originalidad envidiable, pero cada agrupación que se forma año tras año se las arregla para generar buenas críticas a su alrededor.

Una buena referencia a lo anterior es Galloglass, quienes el año recien pasado -específicamente el 17 de febrero- lanzaron su primera placa bajo el nombre de Legends from Now and Nevermore, un disco bastante bien ejecutado pero a mi parecer muy apegado a una cierta estructura que se repite en casi todos los temas.

La temática que se desarrolla en los 10 temas a estas alturas es «como de la casa» y no debería sorprender a nadie. Un concepto que bien podría ser interpretado de diferentes maneras, ya sea como historias independientes entre si o bien como 2 relatos que se desarrollan en forma paralela y ven un horizonte común por el final del disco. Quizá muchos digan «pero si está claro que se trata de esto o aquello», pero sucede que los relatos no tienen mayor peso y nunca logran generar un ambiente propicio a su alrededor, cada cual opta por la forma de percibir el disco que más le acomode.

Dragons Revenge se titula el primer corte de la placa. Con un comienzo bien explosivo nos describe la tónica que se dará durante el resto del disco, una ejecución bastante precisa y directa a la vena, sin rodeos. Cabe destacar desde un comienzo el coro que acompaña a la banda, compuesto de – valga la redundancia- 8 coristas quienes le dan un aire bastante especial al disco alejándolo de la monotonía de otras creaciones, asi como tambien la mini orquesta formada por Violin-Cello-Flauta. Norbert Geiseler y Kai Mühlenbruch -guitarras- hacen un dúo bastante bueno a la hora de tomar las riendas del tema desviando nuestros oídos más hacia la parte instrumental que a las letras, cosa que se agradece ya que no son la gran cosa.

Nos encontramos ya en el segundo tema y la dosis de Power Metal se mantienen altas. Ancient Times hace gala del resto de los músicos invitados convocándolos en momentos preciso, destaca además una interesante pausa previa a un suave punteo de guitarra finalizando con otra intervención de la mini orquesta. Galloglass provoca sentimientos encontrados ya que uno al escuchar sus temas goza bastante con los punteos, el feeling de estos y también con los pequeños detalles que aparecen a momentos pero -vuelvo a repetir por enésima vez- al analizar las letras como que se siente traicionado. Letrísticamente el disco no es para nada revolucionario. De hecho me sorprende que contando con un buen vocal como lo es Carsten Frank y una manera tan especial de contruir la parte instrumental de los temas, esto no se repita con las líricas. El relato de cada canción está escrito de tal manera que la fórmula «estrofa-coro-estrofa-coro-estrofa-coro» llega a apoderarse del disco en forma descarada a tal punto que el único tema que se salva a este «detalle» es Legends from Now and Nevermore. Sinceramente, creo que el disco con unas letras un poco más trabajadas y siendo no tan cuadrado en la forma de plantearlas habría obtenido una mejor crítica ya que la historia sobre un Dragon que busca venganza por la muerte de la totalidad de los suyos desarrollándose en forma paralela a la de un joven guerrero que busca su destino no es muy alentadora que digamos, no por lo menos en la forma en que está planteada.

Siguiendo con los temas, un buen corte con aires de balada es A Wintertale. Bastante melódico y con el filo de las guitarras un poco más reducido dándole un papel más protagónico a la mini orquesta, este tema rompe con los esquemas de los dos anteriores y le da nuevos aires a la placa. El bajo y batería los nombro por vez primera recién ahora ya que no destacan mucho a lo largo del disco, llevan de buena manera las bases de los temas pero más allá de eso no aportan mucho, floja tarea de Dirk Zelmer y Arnd Lorenz -bajo y batería respectivamente-, pese a todo el tema tiene la ubicación perfecta dentro de la placa agregando maticez nuevos a esta.

El par de temas que vienen a continuación son a mi criterio los mejor logrados dentro de la placa, cada uno tiene una personalidad bien definida que resalta bastante más que los cortes anteriores. Legends from Now and Nevermore y The Conjuring logran dejar atrás al «fantasma de la estructura maldita» y nos ofrecen parajes más oscuros e interesantes los cuales se agradecen se sobremanera a esta altura en la cual nuestros oidos ya practicamente no se esfuerzan mucho para lograr descifrar los sonidos de la placa . Mientras el primero trata sobre la última opción de un guerrero -ustedes deciden si unen o no la historia- para dejar un mundo extraño y olvidado luchando contra el demonio que custodia su salida; el segundo ejemplifica a un hechizero que luego de ser el último sobreviviente de su gente luego de un feroz enfrentamiento, se prepara para revivir a los caídos y junto con ellos derrotar a los mal nacidos que causaron tal destrucción; nada del otro mundo pero de lo mejorcito del disco.

En fin, siguiendo con la línea de que el disco tiene buenos momentos y no grandes desarrollos llegamos a Eye to Eye, tema poseedor de un coro bastante notable «We will meet, eye to eye / He will pay, eye for an aye / I´ll enjoy, his last cry / We will meet eye to eye»…. pero lamentablemente no pasa a ser más que eso, solo un tema con buen coro. Ya llega a dar rabia el derroche de talento que creo se produce en el disco, ¿habrán trabajado apurados?, ¿presionados por el sello?… pues que decir, que ambas interrogantes son falsas. Desde 1999 que la banda ha estado trabajando los temas, y desde el año 2000 que tocan en vivo asi que tiempo hubo de sobra, además que si con cierto repertorio te va bien en las tocatas y además firmas contrato con un sello ¿porqué irías a cambiar tus temas?, así de simple, parte de la culpa la tiene el mismo público. Ojalá que para la segunda placa veamos a la banda con un mejor desempeño y una historia mejor trabajada.

Pero el disco aun no se acaba. El comentario anterior era como para cerrar el review, pero bueno, que le vamos a hacer. Ya entramos firmemente al camino final del disco, en donde se acaban los asombros y buenos tiempos como en los cortes anteriores. Crusade of the Damned no deja de ser un tema más que de seguro pasara sin pena ni gloria frente a nuestros oídos debido que no logra innovar de sobremanera, se las juegan con la fórmula errada tratando de emular (y esta es una opinión personal) al estilo italiano dejando de lado a la mística alemana. No soy un detractor de la corriente itálica pero tampoco un detractor de esta, solo creo que está un poco gastada como para seguir jugando entre sus notas. Luego sigue The Quest, primera y única balada del disco la cual lamentablemente no logra momentos cúlmines ni nada que se le parezca, de hecho si lo pilla a uno un poco desconcentrado pasa totalmente inadvertida y se pierde el hilo de la placa. Creo que mejores resultados se habrían obtenido si Crusade… y The Quest no se hubiesen incluido en la placa, no son temas malos pero no están a la altura del resto del disco, además Galloglass ha demostrado que si se lo propone podría hacer cosas excelentes, pero en estos dos temas parece que ni lo pensaron. Cortes totalmente demás.

The Last Stand llega al final del disco para intentar remontar el bajón producido con los temas anteriores, pero es muy tarde para ello, las cartas están jugadas y no quedan fichas para apostar a una nueva movida, lamentablemente se pusieron las pilas un «poco» tarde -¡último tema del disco!-. El buen tema que logra ser The Last Stand tristemente no se degusta de la manera apropiada, con un nivel bastante superior al promedio de los temas ojalá hubiera contagiado a alguno de estos y logrado subirles el pelo. Quizá a muchos les parezca bastante duro el review, pero luego de pensarlo bien uno comprende todo lo que se derrochó en la placa, o acaso cuando una de sus bandas favoritas saca un disco que no los convence y ustedes saben que podían dar más, ¿no les da rabia?. Ya, está bien, este es el primer disco de Galloglass pero se nota la calidad de la banda y el verdadero potencial, tómenlo como un tirón de orejas.

Eso sería todo, Galloglass fue salvado por la campana…. bah! por la magia Alemana digo, saludos.

«Now, when the demon is gone, I can return back to reality» – Legends from Now and Nevermore

1.- Dragons Revenge
2.- Ancient Times
3.- A Wintertale
4.- Remember The Fire
5.- Legends From Now And Nevermore
6.- The Conjuring
7.- Eye to Eye
8.- Crusade Of The Damned
9.- The Quest
10.- The Last Stand