De pronto los festivales locales con presencia de bandas internacionales empiezan a abundar. Claro, siempre los ha habido, pero ahora pareciera que se dan de forma más regular. Hace mes y medio nada más alucinábamos con The Metal Fest; pronto tendremos el Chargola Fucking Fest; hace una semana tuvimos el Evil Confrontation Festival; y el pasado jueves finalmente vivimos la primera versión del Folk Pagan Fest. Ahora bien, el Folk Metal con motivos paganos tiene una fortísima presencia en nuestro país, incluso con un potente fluir de bandas en la capital y también en regiones. Prueba de esto es la calidad de las bandas nacionales que dijeron “presente” en el festival, así como el apoyo que siempre reciben y que recibieron esa noche en particular por parte de la gente. Del mismo modo, el fervor que genera la banda cabeza de cartel, Ensiferum, demuestra que el estilo tiene un saludable desarrollo en nuestro país. Es decir, a pesar de ser arriesgada, la idea de hacer un festival con un estilo tan acotado, resultó no estar equivocada. Y dejando todo eso parte, entre más festivales, ¡mejor!

Pero ¿por qué este fervor? Difícil de explicar. Parte importante de los motifs que mueven este sub-género son tan lejanos para nuestra cultura, que sólo viven en los textos e imágenes que desde este lado del mundo podemos ver. Pero por otro lado, no deja de ser cierto que, más allá del ámbito teológico, hay otros elementos temáticos en el estilo que son más bien universales. El valor combativo de los pueblos libres, por ejemplo, es un elemento que se podría hallar tanto en un tema de Ensiferum, como en uno de Folkheim. Es decir, contrario a lo que alguien pudiese pensar, el Folk Metal tiene un germen de desarrollo en todas las culturas, puesto que ni el folklore ni el paganismo son exclusivos de alguna cultura determinada. Esto explica quizás que el estilo pegue tan fuerte en Chile. Pero claro, algo ha de tener que ver la incuestionable calidad y el sentimiento que despiertan en los oyentes la música de bandas insignes como los propios Ensiferum y otras tantas. Y en fin, todo esto se vería validado en la primera versión del Folk Pagan Fest. ¡Veamos qué tal estuvo!

RUNEPATH

Los encargados de abrir los fuegos fueron los nacionales Runepath, quienes puntualmente a las 19:00 hrs. se tomaron el escenario del recinto ubicado en calle Blanco Encalada. Pese a lo temprano del horario de comienzo del show, y en pleno día laboral, destacó el buen marco de público que a ésa hora ya se encontraba en el lugar. Interesante resultaba el ver a la gente apoyando a las bandas nacionales desde temprano, ocupando algo más de la mitad de la capacidad del lugar. Cabe destacar que la banda tuvo una muy buena acogida entre los presentes, quienes recibieron y disfrutaron de gran forma cada uno de los temas, destacando en gran parte el buen sonido que tuvieron, pese a un desperfecto que algún momento hubo con una de las guitarras, situación que no logró empeñar la presentación.

Se trató de un repertorio que recogió parte de su breve discografía (recordemos que la banda se forma recién en 2007), principalmente de su segundo demo llamado Ravenheart, con temas como Ancestral Mist of War y Ngenechen, a los que sumaron un más que interesante material de lo que será su debut discográfico (y que hasta donde sé estaría saliendo a mediados de este año), con temas de la talla de Palorlkiaw Rangi Pun y Moonrage, que es por cierto el título que llevará el mencionado álbum. Sólida e interesante presentación de estos muchachos, que seguramente abrió la curiosidad de más de alguien respecto a su propuesta. ¡Bien por ellos!

Setlist Runepath:

01. Intro
02. Ancestral Mist of War
03. Under the Southern Sign / Runesith
04. Metamorph
05. Moonrage
06. Ngenechen
07. Palorlkiaw Rangi Pun

PAGHANIA

Quienes continuaron con la fiesta fueron los talquinos Paghania, que con siete cortes, y pese a los evidentes problemas de sonido, se encargaron de dejar prendidos a los asistentes para lo que se venía posteriormente como plato fuerte. Se hace necesario destacar que entre el público habían varios seguidores de la banda, quienes puño en alto corearon al unísono temas como Resistiendo La Invasión o Fiesta Vikinga. De hecho, más de alguno se atrevió a un pase de baile con este último tema. En líneas generales fue una muy buena la presentación de los oriundos del Maule, quienes sacaron adelante un show con bastantes deficiencias de sonido (desconozco si había problemas en los retornos o no) pero que no a alcanzar a arruinar la fiesta que vinieron a brindar a la capital, pues el público supo premiarles con un sonoro reconocimiento.

Setlist Paghania:

01. Intro
02. Fiesta Vikinga
03. Santuario del Puma
04. Resistiendo la Invasión
05. Selknam
06. Recuerdos de Guerra
07. Bosque de Alerce
08. La Cosecha

FOLKHEIM

Pasadas las 20:00 hrs., el sexteto formado en Antofagasta comenzaba su presentación con la majestuosa Illkun, perteneciente a su producción de 2012 titulada Mapu Ñi Tiam. El sonido fue de menos a más (como ocurrió en gran parte de la noche), pero lamentablemente no logró llegar a un nivel óptimo (algo que se hace necesario para el sonido que intenta la banda). Sin embargo, a pesar de esto y de algunos acoples, los nacionales supieron sacar la tarea adelante y –literalmente– trutruca en mano, se encargaron de difundir su mensaje de reivindicación de los pueblos originarios, ganándose así el aprecio de quienes no hayan conocido hasta allí su notable propuesta.

1781 y Vaai Honga Kaina fueron los cortes que sonaron a continuación, éste último, mezclando de gran manera las guitarras con los sonidos y percusiones características de la Polinesia. La elegida para cerrar fue su ya emblemática Hijos del Salitre, corte incluido en el EP del 2006, Pachakuti. Gran espectáculo el de los muchachos de Folkheim. Tuvimos la oportunidad de verlos abrir para Fintroll hace un par de temporadas y ya entonces nos dejaron con ganas de más. Lo mismo ocurre ahora, esperamos poder verles nuevamente, pues son una banda que merece estar más presente en el escenario nacional.

Setlist Folkheim:

01. Konú
02. Illkun
03. 1781
04. Vaai Honga Kaina
05. Hijos del Salitre

ENSIFERUM

Luego de las presentaciones de los nacionales Runepath, Paghania y Folkheim, y con unos minutos de retraso, comienza a sonar Symbols, la intro de la más reciente placa de los oriundos de Finlandia: Unsung Heroes. Uno a uno, Janne, Markus, Petri y Sami fueron ocupando sus posiciones para dar inicio a lo que sería su debut en tierras nacionales. Como era de esperar, arrancan con In My Sword I Trust, primer single del mencionado disco, y la ovación del público fue inmediata. El sonido era perfecto y el pegajoso coro que se escuchaba, era cantado a todo pulmón por cada uno de los asistentes. Casi sin pausa, comienza a sonar el segundo corte de la noche, la tremenda Guardians Of Fate, perteneciente a la placa debut lanzada en el año 2000, donde además, quedó de manifiesto el excelente trabajo vocal de la banda, con Petri cantando las secciones guturales y la dupla de Markus y Sami acompañando con las secciones vocales melódicas, gran trabajo de dicho trío.

Luego del saludo de rigor y la clásica perorata de lo contentos que se sentían por estar en nuestro país, fue el turno de From Afar, extraordinaria composición que con su potente inicio hizo que se formaran los primeros moshpit de la noche. Acá destacó –aparte de las secciones vocales, como en toda la presentación– la tremenda ejecución de Janne Parviainen tras la batería, que con la precisión de un reloj suizo, interpretó a la perfección cada uno de los cortes del set. Burning Leaves trajo nuevamente la calma, quizás uno de los cortes inesperados de la noche y que personalmente no hubiera incluido en el setlist. Además fue una suerte de ser un punto de inflexión en la noche, pues la guitarra de Petri comenzó a sonar muy bajo, situación que se mantendría por el resto de la presentación.

El show continuó con cuatro tremendos cortes: One More Magic Potion del Victory Songs, que incluyó una lúdica intro de bajo; la sublime Into Battle, del disco debut; la prendida Stone Cold Metal, que contagió a Sami, pues terminó ejecutando una sección de su bajo en la barricada ubicada entre el escenario y el público. Dicho sea de paso: el bajista es todo un personaje y es el que más interactúa con el público, a quienes motiva a cantar, los saluda, les hace señas y se dedica a pasarlo bien sobre el escenario; y por último la rápida Retribution Shall Be Mine, en donde Petri señaló que quería ver al público haciendo moshpits, y que ciertamente respondió a cabalidad con lo pedido por el blondo vocalista.

El show rondaba la mitad del setlist que la banda tenía preparado y comenzaba a sonar la majestuosa Token Of Time, que fue coreada por la totalidad de público. Dicha escena me hizo recordar las conversaciones que teníamos con un amigo por allá por el año 2002, época en la cual descubrimos a la banda y en que pensábamos que era imposible que vinieran, que su propuesta no sería conocida y no habría público suficiente como para pensar en traerlos. ¡Enorme error! Ese pensamiento contrastaba de forma casi absoluta con la convocatoria que prácticamente llenó la pista del Club Kmasú Premiere y con lo bien que la audiencia conocía los temas. Esto, amigos, era impensable hace diez años.

Dejando la nostalgia de lado, la siguiente en sonar fue la potente Ahti, que fue coreada por cada uno de los asistentes, puño en alto, e interpretada pese a que un fanático la había pedido a viva voz y a que Petri había contestado con un frío y demoledor: “maybe next time!”. La solemnidad volvió con el inicio del siguiente corte, pues se trataba Victory Song. Un corte que personalmente no me esperaba y que en sus prácticamente diez minutos demostró la potencia y técnica que la banda tiene en vivo. Posterior a esto algo de interacción correspondiente con el público para agradecer la asistencia y para pedir que todos fueran una voz en el siguiente tema. En esto Petri pidió que siguieran el corte con el característico “ta tarara ta tararaaaa”. Era nada más y nada menos que Iron la que comenzaba a sonar y el lugar prácticamente se vino abajo, con un público totalmente entregado que siguió con los mosh y fue el complemento perfecto, coreando el “ta tarara TA TARARAAAAA”. Con esto la banda en pleno agradecía y se retiraba a vestuarios. Pero todos sabían que aún quedaba algo más.

Con un ambiente totalmente prendido y ante la ovación del respetable, el cuarteto (recordemos que la banda se presentó como cuarteto, ocupando las bases de teclados grabadas, debido a que la tecladista Emmi Silvennoinen no pudo asistir a la gira Sudamericana por problemas personales) regresaba a escena luego del encore para despacharse una tripleta final de antología, comenzando con la potente Twilight Tavern, la solemne Lai Lai Hei, la cual ya había sido pedida por parte del público y en donde vi a varios “practicando” su finlandés intentando cantar el clásico… Hän katsoi maan reunalta tähteä putoava…”; y cerrando con broche de oro con Battle Song, un ya mítico himno que permitió a los asistentes “echar el resto” y no guardarse absolutamente nada.

A modo de comentario general podemos decir que fue gran presentación de las agrupaciones nacionales, con algunos problemas de sonido pero que no opacaron su buen desempeño. Por otro lado, Ensiferum hizo gala de su excelente repertorio y logró hacer un perfecto recorrido por sus cinco discos en estudio, con una muy buena selección que, claro, seguramente dejó a más de alguien pidiendo una más, pero que cumplió con entregar un show intenso y de altísima calidad. Gran debut de los finlandeses en nuestro país, y esperemos que la velada se pueda repetir, quizás dentro del contexto de un Metal Fest, ¿por qué no?

Setlist Ensiferum:

01. Symbols
02. In My Sword I Trust
03. Guardians of Fate
04. From Afar
05. Burning Leaves
06. One More Magic Potion
07. Into Battle
08. Stone Cold Metal
09. Retribution Shall Be Mine
10. Token of Time
11. Ahti
12. Victory song
13. Iron
14. Twilight Tavern
15. Lai Lai Hei
16. Battle Song

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

 

2 comentarios
  1. JOK Dice:

    Sólo una corrección, «Into Battle» no es del primer disco, sino del segundo: «Iron». Espero no lo tomen en mala onda, saludos!

Los comentarios están desactivados.