Live Review: Europe en Chile (2017)

Europe es una banda que genera una simpatía transversal que va más allá de la esfera Rock/Heavy Metal, dado su enorme éxito comercial forjado en base al disco “The Final Countdown”… canciones como Carrie, Cherokee o el clásico universal homónimo The Final Countdown son conocidas alrededor de todo el globo, lo cual podríamos decir que convierte a Europe en parte de la música popular. Un fenómeno que comparten bandas tipo Guns N’ Roses o Bon Jovi, por nombrar algunos exponentes, que gracias a su éxito comercial han permanecido más de treinta años girando por el mundo tocando los clásicos de siempre. Sin embargo, hay muchas razones por las cuales Europe se distancia de muchos de sus pares, y está en un sitial diferente para quien escribe, y a continuación voy a profundizar en dos puntos que me parecen clave.

Primero, Europe es una banda que prácticamente no tiene puntos bajos en su discografía y curiosamente, su mejor material no es el más conocido ni por el cual se hizo famoso. De hecho, “The Final Countdown”, aun siendo un gran disco, está por debajo del material que hicieron al principio de los 80’, donde Europe conquistó la escena con un Heavy Metal directo pero elegante y glamoroso a la vez. Esto hace que sus presentaciones sean un deleite tanto para los más romanticones, como para quienes añoramos ese Heavy Metal más tradicional que nos entregó Europe en sus inicios.

Segundo, Europe es la banda de Hard Rock que mejor ha sabido surfear la ola del paso del tiempo y la modernidad. La mejor por paliza, a mi humilde entender. Por una parte, no es una banda que llore el tiempo pasado y se haya quedado pegada repitiendo la fórmula “perdiendo el brillo inicial” como dirían algunos… y por el otro lado, tampoco perdió el rumbo al tratar de innovar con sonidos demasiado alejados de su esencia original. Europe abrazó el sonido más moderno del Hard Rock, y después de una pausa de casi quince años, desde 2004 que ha venido lanzando material de una tremenda calidad. Se reinventó de la mejor forma posible.

Siendo las 21:00 hrs en punto y con un Caupolicán absolutamente repleto, los míticos Ian Haugland, John Levén, Mic Michaeli, John Norum y el sempiterno Joey Tempest se toman el escenario del teatro y al ritmo de un riff denso y medio tiempo, Europe abre fuegos con War of Kings, tema homónimo del disco en promoción. El sonido es una bomba desde el primer segundo, estruendoso y potente, quizá demasiado para los más conservadores. Tempest de inmediato da señales de tener su voz intacta y Norum como siempre siendo protagonista absoluto de la solidez musical que Europe nos entrega hace más de treinta años. ¡Qué calidad que tiene la banda por Dios! Casi cuarenta años de historia y siguen rockeando como veinteañeros, desarrollando nuevos matices en su música y aún madurando como músicos en el buen sentido de la palabra. Y es destacable el hecho de que el público chileno lo sabe apreciar, pues aun cuando hayan venido a nuestro país a presentar sus últimos tres discos, la fanaticada sigue al pie del cañón llenando un recinto como el Caupolicán, algo no fácil de lograr estos días cuando semana por medio tenemos un show que nos pega en la billetera.

Con un juego de luces no apto para epilépticos y siguiendo el orden del disco, el segundo tema de la velada sería Hole in my Pocket , uno de los temas más destacados de la placa sin dudas… Y vaya que funciona bien en vivo. De ritmo más acelerado que el tema anterior, y con un groove que ya se quisieran bandas más modernas, Joey Tempest interpreta de forma impecable un tema exigente vocalmente. Y qué decir de la base instrumental, como no podía ser de otra forma, sencillamente impecable. La cadencia acelerada y heavy de esta canción gana muchísimo en vivo, haciendo que aún cuando el público no esté demasiado familiarizado con el material nuevo, cierre con una honesta ovación la performance de este muy buen tema.

Después de esta buena dosis de su trabajo más reciente, y con un aceptable “Como están Santiago” es momento de irse al pasado y es así como cae el primer clásico inmortal de la noche: Rock the Night. Y el teatro de inmediato se viene abajo, toda la cancha saltando y nadie se resta de cantar palabra por palabra este clásico, conformando la primera comunión público/banda de la noche. El sonido es demoledor, a estas alturas casi perfecto. Joey Tempest comienza el primer juego de sing along con el público, un breve amago de Supersticious, chilenismos improvisados, entre otros, para luego volver a entonar el coro final y dar por cerrado un tema que reventó el teatro. Respuesta catártica, ovación cerrada para el primer clásico de la velada.

Siguiendo en la época ochentera, pero yendo aún más atrás en el tiempo, Europe nos trae una de las joyas más finas del tremendísimo “Wings of Tomorrow”: es momento de presenciar ¡Scream of Anger! ¡Pero qué pedazo de canción! Qué privilegio presenciar esta joya del Heavy Metal, interpretada a la perfección en esta ocasión. La guitarra de Norum sonó más afilada que nunca y Tempest recordando sus mejores tiempos. Joey es un tipo que maneja extraordinariamente su voz, sabe sus virtudes y límites, logrando de esa manera sacarle el mayor provecho a sus experimentadas cuerdas vocales. La interpretación fue sencillamente brutal, sonando aún mejor que en el disco. Una genialidad que sin duda podría convertirse en una postal inolvidable, pero que es empañada por el único detalle negativo del momento: parte importante del público. No puede ser que semejante temazo no tenga la respuesta que merece, y es que en esta canción se notó demasiado que un porcentaje importante de los asistentes estaban ahí sólo por Carrie o The Final Countdown, mientras que otro tanto estaba más preocupado de grabar con su celular (¡o tablet!) o de salir bien en la selfie. No se trata de amargarse gratuitamente o de afirmar que los asistentes a un concierto solo debieran ser los die hard fans que se saben toda la discografía… es cierto que todo el mundo tiene el derecho de ir al concierto que se le plazca aun cuando le guste una sola canción, pero convengamos en que tener trescientos celulares delante tuyo todo el tiempo molesta mucho, y ver la pusilanimidad de parte del público es un poco frustrante a veces.

El show sigue con Last Look at Eden, tema homónimo de su placa lanzada el 2009 que sirve de respiro después de la inyección que vivimos con el tema anterior. La introducción del teclado es apocalíptica y el sonido del conjunto era, en palabras del mismísimo Tempest,”la raja”. Notables las segundas voces de Mic Michaeli, dándole mucha fuerza y aires de epicidad las líneas vocales del tema. Norum por su parte imparte clases de elegancia en su Flying V durante el solo. Europe es muy inteligente en cómo compone las líneas vocales en sus últimas producciones, logrando que Joey Tempest suene cómodo aprovechando todo su registro vocal en temas como este. Aplauso generalizado para cerrar este mid tempo, dando pie a los primeros “OOOOOooooooOOooo” y cánticos de admiración hacia el grupo.

La introducción de piano clásico seguido de los gritos desaforados de las mujeres del recinto nos anuncian que el momento más esperado por los fanáticos más románticos ha llegado. Es tiempo de Carrie, la balada más popular de la leyenda sueca. Sólida interpretación de Tempest en cada uno de los versos de la canción. Por supuesto que cada palabra, cada sílaba de este himno es coreada por cada uno de los asistentes, desde las mujeres más delicadas hasta los más malotes y machotes del recinto. El segundo coro trae el primer sing along de la noche, muy emocionante. Como habrán de suponer, no hay mucho más que decir un tema como este, soberbia interpretación y furibunda la respuesta del respetable. El último “when lights go down” que cierra la canción, también da cierre a una perfecta comunión entre banda y público.

Después de semejante éxtasis, la banda pone paños fríos con The Second Day, otro tema extraído de su última placa. Luces azul profundo inundan el escenario, mientras el teclado de Mic dan correcta atmósfera a un tema que en vivo despunta clases de cómo hacer Hard Rock moderno. La respuesta del público es más bien tibia si lo comparamos a la euforia desatada inmediatamente antes, naturalmente por el hecho de que se trata de un tema nuevo y con aún poco rodaje, pero que pinta como un fijo en giras próximas de la banda.

Lo que vendría después es unas de las mejores canciones que nos trajo la segunda etapa de los suecos… una explosión de luces y sonidos dan pie a Firebox, extraída del tremendísimo “Bag of Bones”. Un teclado a todo volumen, una guitarra que despunta elegancia y una base rítmica llena de profundidad dan forma a una canción que es un cañonazo en vivo. Vale destacar que el trabajo de Levén y Haugland no solo en esta canción, sino en toda la etapa moderna de la banda, es fundamental, pues la su música se ha vuelto un poco más soulera, groove, más clásica quizás… y aquí la base rítmica más pausada pero más potente a la vez, es clave, y vaya que se aprecia en vivo. La postal se adorna con la bandera chilena que recibe Tempest en medio de su inmortal canto. Tremenda canción, insisto, una de las mejores de la etapa dosmilera de los suecos.

El concierto continúa con un solo de teclado del señor Michaeli, que resulta sobrio y elegante. No saca chispas ni solea a la velocidad de la luz, sino que más bien nos trae una composición hecha y derecha, que da paso a uno de los emblemas de la banda…  Volvemos al pasado para presenciar una de las mejores power ballads compuestas por Europe. Perteneciente al gran “Out of this World”, es el turno de Sign of the Times. Una interpretación sencillamente perfecta, que quizá no se llevó la reacción del público que esperaba, pero que fue sin duda alguna magnificencia pura. Nuevamente brillan las voces de apoyo de Michaeli, quien soporta de manera brillante la muy buena performance de Joey, en una canción que vive en los anales de la historia del Hard Rock de los ochenta. Brillante interpretación de una de las grandes composiciones de Europe.

A continuación y casi sin pausa comienza lo que será un breve solo de John Norum. Similar a lo que nos entregó Michaeli en su solo, esta vez no hay fuegos artificiales en su Stratocaster, sino más bien clase y pasión, que desemboca en una composición instrumental de lujo, la elegante Vasastan. Podrá no ser un guitar hero de aquellos como Steve Vai o Brian May, pero basta un minuto para darse cuenta porque es un guitarrista tremendamente respetado y admirado en la escena. El instrumental desemboca en Girl From Lebanon proveniente del tal vez un poco más olvidado “Prisoners in Paradise”, donde Tempest muestra sus dotes más teatrales, se nota que disfruta mucho esta canción, que no es precisamente de las favoritas del público, pero que funciona bastante mejor en vivo, lo cual deriva en una muy cálida una vez finalizado el tema.

Tempest se pone una guitarra encima y anuncia algo del “Out Of This World” una vez más. Y para alegría de muchos, la versión semi acústica que Joe comienza a esbozar no es otra que la inmortal Ready Or Not, que sin mayor preámbulo descarga su espíritu de Heavy Metal con una impresionante entrada de Tempest en las líneas vocales, mientras también muestra un dominio más que respetable en la guitarra. Durante la ejecución del tema se evidencia algún problema que tiene Michaeli con el teclado que es rápidamente solucionado y no impacta en nada la interpretación de esta bomba. Sonido espectacular y Tempest mostrando todo lo buen frontman y rockstar que es. Los “Olé, olé olé olé, Europe, Europe” caen desde la galera una vez termina la interpretación de uno de las grandes piezas en la discografía de lo suecos sin duda.

Después de esta soberbia clase de Rock and Roll, Europe nos trae la modernidad de Nothin’ to Ya de su último álbum, que sirve como bálsamo para las cuerdas vocales de los más fanáticos. Nuevamente queda de manifiesto el buen manejo de Tempest en las composiciones actuales, las cuales contienen los mismos “agudos” del pasado, pero las líneas vocales se componen de tal manera que acomodan y permiten al vocalista demostrar todo su potencial, después de cuarenta años en el ruedo. No tienen una cadencia tan caótica como las canciones del pasado, pero están perfectamente equilibradas.

Sonidos envasados dan paso a un solo de Ian Haugland acompañado de melodías pre-grabadas que resulta ser bastante animado, más divertido que virtuoso, lo que a veces es incluso mejor que un ataque de virtuosismo sin tanto feeling. Esta tendencia la hemos visto en más de un baterista el último tiempo, y personalmente, se agradece. Ojo, lo anterior no dice que Ian no sea virtuoso, el tipo demuestra un talento gigante tras los tarros, aunque a veces “pase piola” en sus canciones. El público así lo entiende y lo despide con una cálida ovación. Inmediatamente después, Mic y Joey pide, la palmas del público para introducir uno de los temas más esperados del catálogo, la enorme Superstitious. La cancha se prende como corresponde y el estruendo de las gargantas presentes ayudan a Tempest con las notas más exigentes de la canción, imposibles de llegar a estas alturas, pero vamos, quién lo podría culpar! Para eso estamos nosotros. Temazo mundial, genial interpretación y muy buena respuesta del público esta vez. Maravilloso cuando el respetable sigue cantando el puente en sing along, la banda queda literalmente peinada para atrás. La interacción del momento se presta para comience otro juego entre Joey y el público, donde el vocalista amaga prototipos de Here I Go Again de Whitesnake y luego No Woman No Cry del mítico Bob Marley… naturalmente la respuesta es instantánea, aplausos por doquier y la banda retoma el puente de Superstitious para finalizar uno de los mejores momentos de la noche.

Con los ánimos por las nubes, inmediatamente después un mini juego de batería introduce otro clásico atemporal: Cherokee, donde naturalmente queda la cagá. Nada más que decir, la entrega es total y la interpretación no admite reparos ni mejoras. Un siete en todo sentido. Joey Tempest vuelve a tomar la guitarra y lo que se viene es Days of Rock ‘n’ Roll , una base rítmica de Haugland y Levén sencilla pero potente, que dan forma a una canción que puro rock clásico, lleno de clase y coraje. Un muy buen corte que sirve para cerrar esta primera parte del show.La banda se comienza a despedir con muchos “gracias” y “la raja” en un español más que aceptable, cayendo nuevos “Olé, olé olé olé, Europe, Europe” . En ese momento no se podía creer que el concierto estaba a punto de acabar, fueron noventa minutos que pasaron volando.

Es así como comienzan a caer las silbatinas y gritos reclamando a la banda de vuelta, e inmediatamente empieza a sonar la introducción envasada que todos conocemos y sabemos que cerrará el concierto. Una melodía que no es solo lo más conocido de la banda, sino que también uno de los íconos del Heavy Metal mundial y más aún, de la música popular alrededor del mundo. Naturalmente, nos referimos a The Final Countdown. Podrá ser comercial, podrá ser popular, podrá no ser tan metalera como otras de sus obras, pero es sin duda una canción majestuosa. Una interpretación brillante, con un Tempest implacable y un teatro entregado a la emoción que inundaba el escenario cuando el reloj ya marcaba el final del show.

Los aplausos de despedida son honestos, llenos de admiración y devoción. Y eso es precisamente lo que transmite la banda. Europe transmite honestidad en el escenario y fuera de él. Son músicos extraordinarios pero sencillos. No parecen tener esa parada de rockstar, sino que más bien transmiten calidez y amor por lo que hacen, y eso se refleja en su música, en sus presentaciones y en su conexión con el público. Una noche memorable que sin duda quedará en nuestros corazones como uno de los grandes momentos de este 2017 cargado de conciertos y emociones que, por suerte, aún está lejos de terminar.

Setlist de Europe:

1. War of Kings
2. Hole in My Pocket
3. Rock the Night
4. Scream of Anger
5. Last Look at Eden
6. Carrie
7. The Second Day
8. Firebox
9. Sign of the Times
10. Vasastan
11. Girl From Lebanon
12. Ready or Not
13. Nothin’ to Ya
14. Drum Solo
15. Superstitious
16. Cherokee
17. Days of Rock ‘n’ Roll
Encore
18. The Final Countdown

GALERÍA

 

 

5 comentarios
  1. Christian Dice:

    Una actuación de gran calidad y muy sólida. Espero que con su nuevo disco nuevamente nos sorprendan y vengan a entregarnos su gran talento.

  2. marcelo nuñez Dice:

    Comparto tus palabras del inicio….sin duda Europe supera a todos sus colegas de generacion…casi parecido con Tesla…desde su reunion , todo album que sacan ….es una joyita….Gran pero gran BANDA..!!!

  3. Marcela Dice:

    Sencillamente demoledores!! Lo mejor que he visto! Joey tiene voz y energía para rato! Son dioses!

Los comentarios están desactivados.