Grandes expectativas rondaban en torno al tercer larga duración de Enforcer.  Sus primeros dos trabajos habían dejado la vara bastante alta entre los seguidores del metal de raíces más tradicionales, y aunque muchos ya tienen claro lo que se puede esperar de una agrupación de sus características, no es menos cierto que entre Into The Night (2008) y Diamonds (2010) hay diferencias bastante claras, por lo que de todas formas resultaba interesante escuchar nuevo material y dilucidar hacia donde iba a apuntar esta vez sus dardos Olof Wikstrand, líder indiscutido de los suecos.

Para tranquilidad y deleite de quienes los siguen, con Death By Fire la banda continúa incólume con su propuesta de heavy/speed metal ochentero, la misma que le ha hecho ganar adeptos rápidamente a través del globo y que los tiene como uno de los puntales más destacados del género, aunque aún a un nivel más bien underground.  Cabe señalar que para la grabación de esta placa, Olof, además de hacerse cargo de la voz, ha decidido volver a tomar la guitarra tras la salida de Adam Zaars, quien dejó la banda durante el año 2011.  De esta forma la agrupación vuelve ser un cuarteto, pero ahora contando con dos guitarras, ya que para la grabación de Diamonds ya habían sumado a sus filas a Tobias Lindkvist, quien se hizo cargo del bajo para que así Joseph Toll pasase a tomar el puesto de segundo guitarrista.

En esta ocasión Enforcer nos trae nueve pistas, una de ellas una intro de no más de treinta segundos titulada Bells of Hades, con teclados que evocan pasajes misteriosos y algo tétricos, y que nos deja a tono para recibir el primer embate, el cual lleva por nombre Death Rides This Night, un potente y veloz corte con un coro muy contagioso, de riffs afilados y con un aire muy ligado a la NWOBHM, pero enmarcados dentro de un contexto speed metalero que Wikstrand y los suyos manejan a la perfección.  La verdad es que cuesta muchísimo trabajo sacarse de la cabeza el Kill me, thrill me, move me through the night, leave me when I´m all dressed up for action; kill me, thrill me, move me through the night, you cannot play me, save me; death rides this night”, ya que se adhiere con una facilidad increíble.

Luego, y sin espacio para respiro alguno, nos golpean con Run For Your Life, corte aún más rápido que su predecesor, speed metal en su mejor forma, hecho con convicción, con riffs punzantes, un bajo sencillo, pero certero, y la voz de Olof agudísima como siempre y muy ad-hoc para el estilo que Enforcer ha logrado configurar a través de sus tres trabajos.

A continuación el single del disco, Mesmerized By Fire, el cual ya habíamos tenido oportunidad de oír con anterioridad, por cuanto la banda lo escogió para grabar un video-clip, el cual fue estrenado algunas semanas antes al lanzamiento de la placa.  Se trata de una canción con fuertes reminiscencias de la vieja nueva ola del heavy metal británico, tan característica de fines de los setenta y la primera mitad de la década del ochenta.  Aún siendo un tema rápido, es notablemente más lento que los dos primeros, lo que permite apreciar con mayor atención los sencillos, pero adictivos leads de la dupla Wikstrand-Toll, así como los precisos solos que ejecutan durante la segunda mitad de la canción, la que se desarrolla sobre la base de un  cambio de ritmo bastante abrupto, pero para nada fuera de lugar.

La quinta pista lleva por título Take Me Out of this Nightmare, la que viene a reafirmar que, junto al corte anterior, estamos frente a la faceta más heavy metalera de la banda, esa en la que privilegian la melodía de las líneas vocales, los coros gancheros y en la que reducen un poco la velocidad –solo un poco-, transformándose ambas canciones en una bocanada de aire que nos permita recuperar el aliento antes de seguir agitando el cuello con la violencia que suscita la rapidez de los primeros tracks.

Crystal Suite es un instrumental entretenidísimo, heavy metal en su máxima expresión, el que durante su devenir nos recordará a las primeras placas de Omen e indefectiblemente también nos transportará a los primeros años de la doncella, tanto por los riffs en las guitarras como por el trabajo en las líneas de bajo de Lindkvist.  Una verdadera maravilla para todos aquellos que disfrutan con temas como Genghis Khan de los ingleses o V.B.P. de los norteamericanos.

Con un comienzo lento y relajado inicia Sacrificed, el cual cambia a una sección más heavy que dura un par de segundos más, antes de retomar de lleno la veta más speed metal que caracteriza esta tercera entrega de los suecos.  Precisamente el desarrollo de la canción está sujeto a los constantes cambios de velocidad que se suceden entre el puente y el coro del tema, el cual nuevamente goza de líneas pegajosas y de fácil escucha.  La intencionalidad es clara en cuanto a crear líneas vocales que se adhieran con comodidad a los oídos y gustos de quienes oigan el trabajo de la banda.  El corte en sí se torna algo monótono a lo largo de sus más de cinco minutos, pero sin llegar a una instancia de aburrimiento, para nada.

En la octava posición tenemos a Silent Out / The Conjugation, un tema que en varios aspectos, tanto estructurales como instrumentales, me recordó mucho el trabajo de sus coterráneos de Portrait, sobre todo a lo que hicieron en su segunda placa, Crimen Laesae Majestatis Divinae.  Siendo el tema más largo del álbum -y de la discografía de la banda (6:30 de duración)- está compuesto de muchos pasajes, comenzando de forma muy heavy metalera, con riffs sencillísimos, pero muy efectivos, para luego decantar en secciones en donde las protagonistas indiscutidas son las melodías que emanan de las guitarras de Olof y Joseph, a través de variados riffs y leads que se pasean por secciones de diversa intensidad, las que en todo momento privilegian el aspecto instrumental, al cual Enforcer al parecer dedicó bastante esfuerzo en esta ocasión, de hecho la voz de Wikstrand solo interviene durante el primer tercio de la pista (Silent Out), todo el resto (The Conjugation) es instrumental, transformándose de esta forma en uno de los cortes más experimentales que encontraremos en el álbum.  Lo anterior no quiere decir que oiremos algo distinto de heavy/speed metal, que no se malentienda, la experimentación va más por el lado estructural que por la incorporación de elementos ajenos a los estilos mencionados.

En último lugar tenemos a Satan.  Sí, es cierto, no hay nada más cliché en el metal que incluir la palabra Satán en algún título o letra, pero obviando el detalle, se trata de un corte en el que nuevamente destacan por ese espontáneo, natural y velocísimo metal que emana de las cualidades compositivas de Wikstrand y compañía.  Sin duda que nos deja con la energía a tope, electrificados, acelerados y dispuestos a masacrar nuestras vertebras cervicales de tanto headbanging.  Un cierre necesariamente violento y potente para una placa que en algo más de treinta y cinco minutos, nos deja más que claro que Enforcer está para quedarse, que son una de las alternativas para el inevitable recambio generacional que requiere nuestro amado estilo musical y que poseen las cualidades necesarias para hacerse cargo de ello.

Concluyendo, podríamos decir que con Death By Fire los suecos retomaron lo que dejaron en Into The Night y lo mezclaron con lo que hicieron en Diamonds, es decir, acá encontraremos canciones que hacen gala de aquella faceta más ligada al speed metal que impregnó su primera placa, pero sin dejar de lado la veta más heavy metalera en la que basaron su segunda entrega, ahora todo está en su justa medida.  Se trata de un disco balanceado, poco arriesgado dirán algunos, pero eso es sumamente discutible, ya que todas estas bandas llegaron precisamente para recuperar las formas más directas y tradicionales de hacer metal.  Claramente no están para experimentaciones ni mezclas con otros estilos, ni para evolucionar hacia otros sonidos, su misión es otra y desde ese punto de vista Enforcer cumple, entregándonos una placa sólida, cruda y que será del agrado no solo de aquellos que gusten de este revival, sino de cualquiera que tenga al heavy metal como primera preferencia.

 

10 comentarios
  1. Starship Trooper Dice:

    Buenísimo disco de este grupazo. No tengo algo que reprocharle, es un disco muy sólido, cargado de temones, y concuerdo plenamente con el review. Silent Hour/The Conjugation es una maravilla!! Hay temas veloces en la onda del Into the Night pero también cosas del Diamonds, como es el caso del instrumental.

    Sin embargo, me sigo quedando con ‘Diamonds’, para mí es una obra cumbre de los últimos años.

    Enforcer, Helloween, Stratovarius, Saxon, Voivod, Manilla Road… este comienzo de año en el Metal ha sido de notable alto para mí.

  2. Mauro Valencia Dice:

    Algo me dice que la nueva camada de bandas de metal está mirando fijo a la NWOBHM. Enforcer, Cauldron, White Wizzard… me puedo equivocar, pero como que por ahí va la mano :)

  3. ... Dice:

    Tremendo disco, Take Me Out Of This Nghtmare es el medio temazo y me paso lo mismo con Crystal Suite, me recordo bastante a Dragon´s Breath de Omen, el año recien empezo y apunta a uno de mis favoritos para este año

  4. Olaf Dice:

    Muy buen review, una de las mejores bandas de la actualidad.

    PD: Para cuando el review de To The End de Orden Ogan? Es uno de los mejores discos de Power Metal de los ultimos años, al menos para mi. Los Ogan merecen más.

  5. sajon Dice:

    voy recién en la mitad (eso reprocharía un poco xd… no es muy largo el disco) y puta que está bueno!!!!
    concuerdo… hay bandas que no están para experimentar. porque lo que hacen lo hacen RE bien.
    espero poder verlos midnight

Los comentarios están desactivados.