Desde el otro lado del atlántico nos llega The Lake’s Shore, primer trabajo de la banda italiana EndofGrace, quienes comenzaron sus periplos recién en el año 2004, tiempo en el que se dedicaban a hacer covers de bandas como Helloween, Dream Theater, Pantera, Children of Bodom y Stratovarius, bajo el nombre de V Guardians. Con el pasar del tiempo la alineación fue sufriendo algunas variaciones y al mismo tiempo sientieron la necesidad obvia de plasmar ideas propias en lugar de continuar realizando solo versiones.

Este año la banda se decidió a lanzar de manera independiente su primer EP, titulado The Lake’s Shore, el que consta de 4 temas y que tiene una duración de 25 minutos aproximadamente. El estilo de la banda se enmarca principalmente dentro del Metal Progresivo y melódico, pero sin abusar en ningún tiempo del lado inherentemente virtuoso de esta veta musical. Por otra parte, vale mencionar también que las voces de la banda estan a cargo de una mujer, Eleonora Russo, quien tiene un tono de similares características al de la actual vocalista de Nightwish, Anette Olzon.

El primer corte de este trabajo lleva por nombre Silent Tear, que comienza con unos teclados algo arábigos, para proseguir prontamente con unos riff que, para aquellos que gusten del primer trabajo de Dream Theater, les hará recordar de inmediato el tema Ytse Jam. Sin embargo, esta marcada similitud solo dura algunos segundos ya que luego el tema cambia a algo bastante más rápido. Bordeando los cuatro minutos de esta canción hay un interesante interludio en donde se hacen presentes los teclados y la guitarra, para crear de forma conjunta algunas melodías muy ala Helloween. Un muy buen inicio, sin lugar a dudas.

El trabajo prosigue con el tema que da título a este EP, The Lake’s Shore, el que parte muy… MUY, Symphony X. En términos generales se trata de un tema rápido y melódico, con la particularidad que en esta canción Eleonora saca a relucir algunos tonos altos de corte operáticos que inmeditamente recuerdan, por momentos, a Tarja Turunen. Escape Form Reality, el siguiente en la lista, comienza con teclados muy ambientales como ténue soporte de la voz de Russo. Hasta los dos primeros minutos pareciera ser una balada, pero a partir de este momento comienza a variar adquiriendo un poco más de peso. Se suceden varios cambios de ritmo a lo largo del tema, pero en resumen se trata de un tema a medio tiempo, el que posee unas excelentes y muy melódicas líneas vocales.

Para cerrar la banda saca a relucir su aparente afinidad con la música de Yngwie Malmsteen, ya que el comienzo de Lost In Space tiene claras reminiscencias de la música del sueco, con algunos aires del tema As Above, So Below, del primer trabajo del maestro, pero es solo el comienzo, ya que después se torna bastante más rápido llegando incluso en algunas partes instrumentales a rozar el speed metal, lo que claramente lo convierte en un tema entretenidísimo de oír.

Un punto que a mi parecer merece ser destacado, es el excelente trabajo en guitarras de Paolo Brunetti, me gustó mucho su forma de componer, los riffs son precisos y muy adecuados a la estructura de los temas, ya que en este tipo de bandas, sobre todo cuando se trata de los primeros trabajos, a veces tienden a saturar de notas un solo riff como si quisieran demostrar todo lo que son capaces de hacer con su intrumento en un par de segundos. Eso acá no sucede. Lo mismo con los teclados de Agos Donadio, que complementa de manera perfecta, con su sobrio virtuosismo, cada una de las canciones. Por otro lado, la base rítmica conformada por Giuseppe Senese en bajo y Francesco Girardi en batería, acompañan de forma precisa y potente las composiciones de la banda en este debut.

En resumen, EndofGrace se atreve con una entretenida, pero (hay que decirlo) poco novedosa propuesta, las influencias son fuertes y estan plasmadas de manera muy notoria a lo largo de toda la placa, en todo caso, algo absolutamente entendible cuando hablamos del primer trabajo oficial de una banda. A pesar de esto, The Lake’s Shore es sin duda un esperanzador y muy prometedor esfuerzo, que pone a Endofgrace a correr con cierta ventaja dentro del complicado camino del metal progresivo.