MIKE PORTNOY llegará a Chile este 19 de octubre para repasar por última vez el catálogo de DREAM THEATER junto a su banda conformada por músicos de HAKEN y THE NEAL MORSE BAND.

Junto a otros clásicos de su ex banda, el centro de atención de este concierto está basado en la interpretación de la «Twelve-step Suite» por completo, una especie de deuda que quedó con DREAM THEATER, ya que nunca pudo interpretarla en vivo mientras estuvo con ellos. La pieza musical relata el proceso de Portnoy para salir del alcohol: “Mi último trago fue el día de mi cumpleaños número 33, el 20 de abril del 2000. A la mañana siguiente, de inmediato empecé a asistir a las sesiones de 12 pasos para dejar el alcohol, y a partir de ahí, tuve la completa determinación de seguir un nuevo estilo de vida, trabajar en esos 12 pasos, seguir el programa que se convirtió en una gran parte de mi diario vivir», comentó el baterista.

Entonces, ¿cuáles son las principales razones para no perderse el show de este jueves?

1. La suite de principio a fin

La primera razón – y por qué no decirlo, quizás la principal- para afirmar que el espectáculo de Mike Portnoy y compañía es un imperdible con todas sus letras, desde luego que es el hecho de poder apreciar la «Twelve-step Suite» en su totalidad en vivo y en directo por primera vez en la historia. Es así como para ningún fanático o conocedor del Metal Progresivo resulta un misterio saber y admitir que nos enfrentamos a una obra maestra que se gestó durante 15 años (si incluimos a The Mirror como el «preludio» a la suite en sí, por supuesto), con 6 álbumes involucrados en todo el proceso. Entonces, los seguidores más nostálgicos y longevos, recordarán esa espera de años que se producía entre la publicación de cada LP para por fin poder escuchar el relato de los pasos faltantes.

Centrándonos en el show, un hecho no menor es que más de la mitad de las canciones que conforman la suite nunca han sido interpretadas en nuestro país. ¿Cómo desperdiciar la oportunidad de escuchar The Glass Prison o This Dying Soul?. Cualquier fan de DREAM THEATER sabe de la importancia de cada uno de estos temas dentro del catálogo de los americanos, razón por la cual hablamos de una chance única que no se puede pasar por alto.

2. Clímax tras clímax

En base al punto anterior, ¡cuántas estrofas y secciones instrumentales hay para enmarcar! Basta recordar los versos de III: Revelation en The Glass Prison, cada uno de solos de This Dying Soul, el «Procastination paralyzing me/ wanting me dead/ These obsessions that keep hauting me/ won’t leave my head!» de The Root of All Evil, la calma y sutileza de Repentance o bien el outro épico con el juramento final de XII: Responsible en The Shattered Fortress. Y ojo, solo por nombrar algunos de los momentos más destacables. Cada seguidor tiene los suyos y así podríamos generar un debate de proporciones. Además, es sabido que las referencias musicales y líricas entre cada canción son prácticamente innumerables y superlativas. ¡Una hora de éxtasis colectivo!

3. Siete años de espera

No es de extrañarse que dentro de la escena del Heavy Metal mundial Mike Portnoy es una figura que genera algunos anticuerpos entre los fanáticos. Si bien su calidad tras la batería jamás se ha puesto en duda, es cierto que existe una crítica más bien estandarizada respecto a la gran cantidad de proyectos en los que ha participado con el pasar de los años. La verdad es que poco y nada le suman a su carrera las colaboraciones con AVENGED SEVENFOLD o STONE SOUR. Por otra parte, no deja de ser verdad que los supergrupos ADRENALINE MOB y más aún THE WINERY DOGS, han mostrado la mejor faceta del músico desde su salida de DREAM THEATER. Ahora bien, indiscutiblemente la fama que lo precede está fuertemente ligada a su otrora banda, por lo que en este punto ha de destacarse que por primera vez en siete años el baterista interpretará material que lo hizo tan popular y por sobre todo, nos presentará su obra más íntima e importante que jamás haya compuesto.

4. Temática transversal

Como mencionamos anteriormente, nos enfrentamos a una temática bastante íntima dentro de la vida del músico, pero que a la vez resulta más que común para cualquier sociedad de hoy en día. Vale decir, la «Twelve-step Suite» toma aún más fuerza si es analizada con mayor detención dentro de un contexto social en que los vicios están a la orden del día. Si bien a nivel musical roza la perfección, no olvidemos que en el fondo estamos escuchando una experiencia traumática y muy personal que a nadie puede dejar indiferente. Para nuestra suerte, esta crisis se convirtió en el deleite auditivo que nos convoca.

Así, no queda más que dejar la invitación para el próximo jueves en el Teatro La Cúpula.

Los valores son:

Cancha: $50.000
Platea: 40.000

Las entradas se venden por sistema Ticketek, Centro Ticketek (Antonio Bellet 230) y sin recargo en Tiendas The Knife y Rockmusic (Eurocentro).

 

2 comentarios

Los comentarios están desactivados.