Para cualquier persona que inicia una banda, pensar en permanecer en escena durante un largo tiempo y tener, además, proyectos alternos de gran calidad parece al principio una utopía, pero para Tobias Sammet ha sido solo una realidad. Una realidad que ha visto con la mirada hacia el frente y sin volver atrás.

Tobias Sammet, al cual el apelativo de “maestro” le queda cada vez más pequeño, es dueño de una particular mente y una creatividad sin par; una especie de Rey Midas del Power Metal de finales de los ’90. Ha sido capaz de crear complejas e interesantes composiciones y excelentes letras, tanto en Avantasia, su proyecto “solista” de Metal Opera como en Edguy, la banda que ha liderado por más de diez años. Quizá el secreto del éxito de este talentoso músico –y de su banda- se esconde entre la sencillez, la cordura y el sentido del humor.

EL NACIMIENTO

Un adolescente, Tobias Sammet, (13 años), lleno de ideas, conoce en un colegio de Fulda en el centro de Alemania, a su amigo Jens Ludwig, quien se transformaría a la larga en su mayor colaborador, intentando plasmar en ensayos sus gustos musicales, que en ese tiempo no consistían en otra cosa que Iron Maiden o Helloween. Posteriormente, a este par de incipientes músicos se agrega Dirk Sauer, del mismo colegio, quien se incorporaría a este proyecto como guitarrista. Y si bien sufrieron para conseguir un baterista, al final lo encontraron en Dominik Storch. Como puede apreciarse, el joven Sammet cantaba, tocaba el bajo y además tocaba teclados, lo cual es una notable demostración de su versatilidad. Ya no deseaba ser periodista, sino un vocalista de heavy metal.

Ya funcionando como una banda propiamente tal, Edguy (nombre que inventaron gracias a Edgar Zimmerer, el profesor de matemática al que tachaban de estúpido) grabarían un par de demos, “Evil Minded” y “Children Of Steel” en 1994, y al año siguiente lanzan su primer trabajo más “formal”, que se llamaría “Savage Poetry”, que cautivaría la atención de la compañía disquera AFM Records, con la cual sellan un vínculo contractual que a la postre les traería buenos dividendos.

En 1997, con una mejor producción, lanzan “Kingdom Of Madness”, el verdadero primer LP de Edguy, disco que si bien constituye lo más débil de la discografía de estos jóvenes germanos, demuestra una interesante comunión como banda, y excelentes temas, como “Wings Of A Dream” y la larguísima “The Kingdom”.

LA GRAN REVELACIÓN

Poco después del lanzamiento de “Kingdom of Madness”, Dominik Storch deja la banda, siendo reemplazado posteriormente por Felix Bohnke, quien había tocado en un par de bandas no muy serias, y que nada había escuchado de esta joven revelación.

Así, con Bohnke como baterista oficial de la banda (a pesar de que en realidad la batería es tocada por Frank Lindenthal), en 1998 lanzan “Vain Glory Opera”, espectacular disco con el cual se hicieron mucho más conocidos a nivel mundial, incluyendo por supuesto a Sudamérica, que cuenta con la participación de consagrados personajes como Timo Tolkki de Stratovarius y Hansi Kürsch de Blind Guardian. En este disco, Edguy muestra un sonido impecable, limpio, bombástico, energético y absolutamente refrescante, con composiciones sencillamente espectaculares como lo son “Vain Glory Opera”, “Until We Rise Again”, “Fairytale”, entre otras.

Pero si hay un trabajo que ha hecho grande a Edguy en la historia moderna del Power Metal, es su maravilloso “Theater Of Salvation”, de 1999. Con la llegada a la banda de Tobias “Eggi” Exxel, el nuevo bajista, Tobias Sammet se concentra aun más en la composición, lo cual es notorio a lo largo del disco. Dotado de composiciones un tanto más complejas, pero sin perder esa fantástica frescura compositiva tan característica de Edguy, “Theater Of Salvation” es un trabajo que supera con creces las altas expectativas generadas en esta joven banda, que en ese momento deja absolutamente de ser una promesa, para convertirse en una notable realidad. Con fantásticos coros (con una implícita influencia de Queen), riffs pegajosos y canciones con estructuras clásicas remozadas, “Theater Of Salvation” es una fiel muestra del Power Metal de los ’90 en estado puro. Temas como “Wake Up The King”, la increíble “The Unbeliever” y la majestuosa “Theater Of Salvation” son sólo muestras del fascinante e inagotable caudal creativo de Tobias Sammet.

EL RECICLAJE Y LA ÓPERA DEL METAL

Después del impresionante éxito a nivel mundial de “Theater Of Salvation”, Edguy entra en un proceso de “descanso compositivo activo”, pues intentan complacer uno de los más fervientes deseos de Tobias Sammet, re-lanzar su primer trabajo. Ello debido a que en el tour de “Theater Of Salvation” que hicieron junto a Gamma Ray y HammerFall los fans les preguntaban casi todas las tardes sobre su primer álbum, entonces, decidieron volver a grabarlo con el equipo y nivel adecuado. Es así como en el año 2000 Edguy lanza “The Savage Poetry”, un muy buen trabajo, en el cual se nota la madurez compositiva que siempre ha tenido Edguy, principalmente en temas como “Sacred Hell”, “Eyes Of The Tyrant” y “Frozen Candle”.

Pero aquél año Sammet además planeaba otra cosa. Al grabar “Vain Glory Opera”, Tobias se vio sorprendido sobremanera al ver a Hansi Kürsch, al apreciar su forma tan particular de cantar y componer, por lo que se sintió incentivado a crear un proyecto solista. Y un buen día se sentó a escribir una historia, protagonizada por un novicio Domínico en la localidad de Mainz, en Alemania, llamado Gabriel Laymann, quien descubre que su hermanastra, Anna, ha sido encerrada en una torre por estar poseída. Buscando una explicación, encuentra un libro prohibido, en el que descubre ciertos secretos. En resumen, en esta historia se mezclan conceptos fantásticos y verídicos, así como ideas profundamente religiosas y filosóficas. Así nació lo que a la postre se convertiría en el “DISCO DEL AÑO” para los visitantes de PowerMetal.cl , “Tobias Sammet’s Avantasia – The Metal Opera”, que a comienzos del reciente año 2001 vino a consagrar para siempre al distinguido Tobias Sammet, quien fue magistralmente secundado por personajes de la talla de Henjo Richter y Kai Hansen (Gamma Ray), André Matos, Oliver Hartmann (At Vance), Timo Tolkki (Stratovarius), Markus Grosskopf (Helloween), Alex Holzwarth (Rhapsody), David De Feis (Virgin Steele) y el ex Helloween, Michael Kiske, entre otros.

LA MAGIA DEL PRESENTE

A finales de 1999, también comenzaron a escribir las canciones del próximo disco y durante seis meses estuvieron probando las ideas en el estudio y haciendo arreglos. Los siguientes tres meses los dedicaron a la grabación. Fue así como en septiembre del 2001 dieron a conocer su quinto trabajo de estudio, “Mandrake”, citando al mítico mago así llamado. Esta placa está dotada de una notable producción y distribución (superando en ventas incluso a muchos artistas pop), y de una gran calidad compositiva. Si bien no alcanza la majestuosidad de “Theater Of Salvation”, “Mandrake” es un excelente trabajo, cuyos puntos más altos son la emocionante, “Tears Of A Mandrake”, la muy power “Save Us Now” y la callejera “Nailed To The Wheel” que, contrario a las demás, primero escribieron la letra y seguidamente pensaron en componer la música con un tono bastante agresivo.

Lamentablemente, días antes del lanzamiento de “Mandrake”, fueron hurtados desde las mismísimas bodegas de AFM Records cientos de copias auténticas, lo cual facilitó el que las canciones estuviesen en internet antes del lanzamiento. Pero afortunadamente, la venta de copias originales del disco tuvo buen rumbo, además de que la banda realizó una especie de tour promocional por Europa, con el fin de firmar autógrafos y promocionar la comercialización legal del disco. Una de las formas clásicas de demostrar que una banda europea es consagrada, es visitar Sudamérica. En efecto, el viernes 8 de Febrero del 2002 se confirmó la visita de Edguy en Chile en el Teatro Providencia.

Tras la publicación del álbum en vivo “Burning Down the Opera” en agosto de 2003, grabado en Europa durante la gira mundial de “Mandrake”, los alemanes dejan el sello AFM Records y firman contrato con la gigantesca casa disquera Nuclear Blast Records. Un año más tarde sale a luz “Hellfire Club” con un sonido más heavy metalero y acompañados de la orquesta alemana Babelsberg, que anteriormente había hecho trabajos para los legendarios Scorpions.

“Hellfire Club” tiene varias cosas curiosas, el primer sencillo, “King of Fools”, era en realidad un EP que se vendió a precio de sencillo porque Edguy tenía mucho material para entregar, por otro lado, es uno de los álbumes con más sentido del humor de esta banda. Además, el título alude a un lugar secreto de Inglaterra en el siglo XVIII. El lugar era de una sociedad secreta de hombres jóvenes que pretendían ser de la alta sociedad y decían estudiar filosofía en sus reuniones pero, en realidad, solo se dedicaban a estar de fiesta, tomar y hacer orgías. El nombre del club sonaba rudo y se ajustaba perfectamente para reflejar la manera como sonaba este disco.

Uno de los cortes más destacados del mismo es el propio “King of Fools”, relacionado con la industria actual de entretenimiento y su forma de crear artistas artificiales. Probablemente el tema central del disco sea “fuck you” en el sentido de defender la identidad metalera que, por razones obvias, no está inmersa en las modas que impone la televisión (we don´t wanna be like you). Otras canciones sobresalientes del “Hellfire Club” son: “Lavatory Love Machina”, , “The Piper Never Dies”, “We Don’t Need A Hero” y “Mysteria”.

El Hellfire dio paso a una gira en la que se dieron más de 80 shows, incluyendo los festivales “Rock am Ring” y “Rock im Park”. En el 2005 se presentaron por tercera vez en Estados Unidos en el marco de la gira “Worldwide Hellfire Tour”, así también, lanzaron un EP / DVD titulado “Superheroes” que contaba con el ahora polémico Michael Kiske como invitado especial.

El estreno del 2006 fue “Rocket Ride”, el cual marcó el inicio de una nueva forma de producción para Edguy, pues fue la primera vez que contrataron a un productor externo: el reconocido Sascha Paeth, quien les dio valiosas contribuciones y diferentes puntos de vista que dieron como resultado un excelente trabajo y, como era de esperarse, rápidamente la agenda estaba dotada de fechas para Europa, Japón, Taiwán, China, Tailandia, Corea, Estados Unidos y la infaltable Sudamérica. Esta tercera gira fue prevista como la más grande de la banda hasta ese momento, refiriéndose con ello a la asistencia masiva y a los elementos que tendrían los shows. Edguy fueron invitados especiales en la gira por Alemania de Aerosmith y en un concierto de Scorpions en Bratislava, Slovakia. En octubre continuaron incansablemente con un nuevo viaje de cuatro semanas por Norteamérica, y ese mismo año la banda vuelve a Chile para presentarse en el Estadio Victor Jara en un show que demostró lo que la banda había crecido desde su primera vez en nuestro país.

Sin duda, “Rocket Ride” es un disco con ligeramente menos intensidad que el anterior y que, por momentos, se acerca más a la línea del viejo “Vain Glory Opera” pero, definitivamente, con características únicas y sonidos nuevos que no pierden el toque de Edguy. Si se tuviera que usar solo una palabra para describir este álbum sería “diversidad”. Entre los temas que tuvieron mayor impacto se encuentran: “Sacrifice”, “Rocket Ride”, “Superheroes”, “Wasted Time” y “Trinidad”, por mencionar algunas. No se puede dejar de mencionar que con el paso de los años la voz de Sammet ha madurado considerablemente hasta el punto de ofrecer la intención correcta en el instante correcto.

La más reciente entrega es “Tinnitus Sanctus” (2008) que demuestra una vez más el sentido de evolución tan peculiar de Edguy: no repetirse a sí mismos para no acabar aburriéndose. Con seguridad, lo han logrado a través del desarrollo de un estilo propio pero que no se limita a probar cosas nuevas. A diferencia de “Rocket Ride”, éste no es tan variado porque busca centrarse en un material más específico y para ello se han orientado en los instrumentos básicos (guitarra, batería, bajo) dejando un poco de lado a los teclados para no recargarlo.

Con respecto al título del álbum, “tinnitus” es un fenómeno auditivo que consiste en oír, de forma leve, silbidos que no provienen de ninguna fuente externa; la segunda palabra es santo, del latín “sanctus”. Por tanto, la idea es escuchar tantas veces el disco hasta que se quede como un sonido constante en los oídos. De ahí que en la portada aparezca un santo al que le sangran los oídos. Con esta novedosa placa, los indicios de que Edguy se está alejando de sus raíces power metaleras son cada vez más evidentes. Pero aunque las canciones de “Tinnitus Sanctus” ya no son tan épicas, conservan el poder y la energía de siempre. Además, poseen poderosos riffs y melodías sumamente pegajosas como en “The Pride Of Creation”, “Sex Fire Religion” y “Speedhoven”.

Si bien es cierto que Edguy se encuentra ahora entre la frontera del power metal y el hard rock, es una situación que no le resta nada a esta gran banda que ha tenido una trayectoria muy limpia y ha sabido mantenerse a lo largo de los años, teniendo en cuenta que incursionaron en una época en la que el grunge era el género que más acaparaba la atención. No se sabe a ciencia cierta hacía donde se dirige la admirable creatividad de Tobías Sammet, lo cierto es que nunca ha tenido miedo de dejar el pasado atrás, para él, como diría el nobel José Saramago, del momento solo sirve lo que acontece. Este quinteto, que por mucho tiempo mantuvo en alto la bandera del power metal alemán regresa al suelo chileno en el marco de la gira “Tinnitus Sactus World Tour”. Los nacionales Aghonya, SteelRage y Delta son los encargados de abrir este show que tendrá lugar el domingo 22 de febrero en Blondie, a las 18:00hrs.

9 comentarios
  1. Tobi Dice:

    grande edguyyy, en mi opinion (y ni me interesa lo q el resto piense de esto) es la mejor banda del mundooo
    estuvo increible el concierto, y lo unico q espero es volver a otro concierto de ellos o de avantasia :D

  2. vDk-eDGy- Dice:

    Para mi tobias sammet es genial su voz es genial ami gusto es muy bueno el grupo edguy aunke no e tenido la posibilidad de ir a un consierto de avantacia o edguy por k cuea tengo PC xD!SON GENIALES Korpiklaani y Edguy Son Geniales.

  3. Pure fuckin' armageddon Dice:

    Korpiklaani es la zorra, y vienen a Chile en marzo, ya tengo la entrada.

  4. indrex Dice:

    el mejor grupo que he escuchado, su discografía es impecable. se extraña eso si en su ultimo trabajo algo de su sonido power metalero

  5. THE DARK Dice:

    A MI ME ENCANTA EDGUY, Y TODOS SUS ALBUMS, SOLO QUE QUISIERA QUE UN DIA REGRESARAN UN POCO AL PRINCIPIO, ME REFIERO A LOS DEMOS QUE HICIERON(EVIL MIND, I HATE YOU TOO, LOSER THE KINGDOME ETC.)YA QUE ESTARIA GENIAL QUE TOBY HICIERA UN ALBUM ALTERNO O ESPECIAL DE SUS PRINCIPALES DEMOS, COMO LE HICIERON CON “CHILDREN OF STEEL” O “WINGS OF THE DREAM” ESTARIA GENIAL ¿NO? ¿O USTEDES QUE PIENSAN?

  6. Yngwie Malmsteen Dice:

    Edguy m gustó hasta el “Hellfire Club”…d ahí en adelante a al gran Tobías le picó el bixito del dinero fácil…ojalá algún día sacaran discos con la irreverencia y fuerza d los tres primeros, mi época favorita del grupo…una de las últimas bandas buenas q salió al mercado a mediados de los noventa.

Los comentarios están desactivados.