Mágico…no podemos iniciar ningún tipo de comentario respecto a este evento sin mencionar esta palabra, porque lo que sucedió el pasado 8 de Febrero no merece otro calificativo… estábamos en presencia de la que sin duda es la banda más representativa del nuevo powermetal alemán y europeo….y mostró con creces su talento y energía. Claro que sí, EDGUY es en estos momentos la banda sucesora del legado de Helloween, Gamma Ray y otros grandes germanos, de la mano del tímido y a la vez carismático Tobias Sammet. Es por eso que el show amenazaba con ser uno de los grandes momentos vividos por esta escena en Chile, y además un inmejorable comienzo para el 2002.

La velada se inició sólo unos minutos después de las 20:00 hrs con nuestros compatriotas de ALTA DENSIDAD, quienes mostraron parte de su repertorio ante las cerca de 800 personas que dijeron presente en el recinto de la calle Manuel Montt.

edguy_autografos tobias_sammet_autografos

Lamentablemente, el percance sufrido a principio del show donde no sonó la voz repercutió en el resto de su presentación, la que nunca alcanzó el gran nivel que mostraron el año pasado en HammerFall cuando ofrecieron una presentación notable. En esta ocasión no se notó ese afiatamiento, pero cabe resaltar eso sí, la buena sintonía que tienen con el público, que los conoce y corea sus temas. En efecto, los covers fueron muy profesionalmente ejecutados («Holy Thunderforce» de Rhapsody, «Hunting High and Low de Stratovarius), y su tema propio «Princesa Aura» es ya todo un clásico del metal chileno.

Aunque ésta no será una noche que Alta Densidad recordará como de las mejores, todos sabemos de su calidad y que en una próxima oportunidad brillarán como lo saben hacer.

EN UNA NUEVA DIMENSIÓN

Era demasiada la expectación de ver cómo Tobias Sammet y Compañía sonaban en vivo, cómo sus fantásticos coros serían plasmados en escena, cuál sería el repertorio, en fin….muchas preguntas comenzaron a responderse en el mismo momento en que las luces se apagaron y empezó el intro A New Dimension, instrumental del disco del 2001, “The Metal Opera”, la que fue seguida por la magistral Fallen Angels, rapidísima y poderosa pieza de su maduro último trabajo “Mandrake”. A pesar de un pequeño desperfecto en la guitarra de Jens, teníamos claro, recién comenzado el show, de que lo que vendría sería memorable. La historia siguió escribiéndose con el tema que abre la última placa de EDGUY, Tears of A Mandrake, con las partes de teclado sampleadas, lo que hizo que el sonido inicial no se perdiera y se creara la atmósfera del tema. Iban sólo dos temas y nos transportamos al primer momento emocionante de la noche, la hermosa Land of the Miracle, hizo que los encendedores se encendieran, y fuera coreada por la multitud, en un gran trabajo de EDGUY como conjunto, ya que hubo una perfecta armonía con los coros de los demás integrantes.

dirk_exxel_jens_concierto dirk_sammet_concierto

Luego Tobias nos introduce a su primer single de su último disco, Painting on the Wall, la que fue seguida por otra de las gemas que nos ofrece esta banda teutona. Hace tiempo que en un recital heavy metal no veía el tradicional mosh, pero Babylon lo logró, hizo que el público se enfervorizara y calentara aún más un show que no se enfrió jamás, que no tuvo puntos bajos. Le siguó el tema que justamente continúa en esa obra maestra que es el “Theater of Salvation”, el mejor trabajo de los cinco que han lanzado estos teutones. The Headless Game mostró a un Tobias Sammet en su mejor faceta; sin ser un tema rápido, este gran músico se lució con las cuerdas vocales y acalló cualquier tipo de duda que pudiera haber respecto a su calidad vocal, pero sin embargo no se quedó allí, demostró que es un frontman de verdad, un vocalista que juega con el público, que se complementa con la banda, que corre por todo el escenario (en efecto, tanto así que pensé que en cualquier momento lo tenían que recoger del suelo) y que además canta de una manera formidable. Me recordó a Bruce Dickinson en su forma de encarar el show.

sammet_concertLuego vino un momento más oscuro y más íntimo, con The Pharaoh, el tema más largo del “Mandrake”. Y en esto me quiero detener un instante, The Pharaoh no es de los temas que más resalte y guste a la primera, no es oreja ni acelerado, pero en vivo funcionó de una manera notable. El público cantó, pero también se dio el tiempo de escuchar esta gran pieza, donde destacó el interludio de bajo de “Eggi” Exxel, quien a pesar de tocar mayormente con uñeta, domina a voluntad su instrumento. Sin duda uno de los momentos hermosos de la noche, que siguió con el himno de su tercer disco que le da el nombre: Vain Glory Opera, nuevamente el público cantó a todo pulmón el magistral y épico coro del tema.

FINAL INOLVIDABLE

Posteriormente vino un interludio a cargo de Felix “el conejo” Bohnke, en la batería, un solo muy bien logrado donde además de una gran técnica en el instrumento, mostró garra y brutalidad. Y si Felix estaba deleitando, qué mejor que proseguir con una canción dedicada a él. Sí, Save Us Now es un entretenido tema donde EDGUY le canta al “highspeed alien drum bunny”, otro gran momento, que siguió con el tema que cerró la primera parte del concierto. En How Many Miles, ocurrió otro de los lindos momentos del show. Cuando Tobias se disponía a cantar, el público prácticamente lo silenció coreando la primera estrofa del tema, lo que emociono aún más a un Tobias que estaba maravillado con esa pasión que, según muchos de quienes han pasado por acá, se da sólo en este lado del planeta. Emocionante es saber que los artistas saben que Chile es un lugar donde es placentero tocar ya que la entrega del público es increíble. No había más de mil personas, pero gritaban como un Estadio Nacional repleto….

dirk_exxel_concierto2 dirk_sammet_exxel_concert

Había pasado por arte de magia más de una hora cuando EDGUY hizo su entrada. Es cierto, el tiempo pasó volando en un concierto que no daba respiro. La espera fue corta y EDGUY nos tenía preparada una pequeña sorpresa, “éste es un tema que no es de EDGUY” nos dijo Tobias y todos ya sospechábamos qué se nos tenía bajo la manga. Avantasia de su magistral “The Metal Opera”, disco del año en Powermetal.cl, hizo que el público lisa y llanamente delirara, cantó el tema completo, sin pausas. Pero si EDGUY nos tenía esa sorpresa, lo que hizo el público chileno fue aún mayor. Empezó a gritar frenéticamente “FairyTale!!!”, ante la sorpresa de un Tobias que estaba absolutamente entregado al público. Está claro que accedió a la petición “es un tema que no tocamos en esta gira” dijo, lo que es absolutamente real, Fairytale no estaba presupuestada en el playlist original, pero sin embargo y a pesar de los problemas que había presentado Jens en su guitarra, sonó espectacular. Una salida de libreto que no todos los días se da, lo recuerdo en Labyrinth con “Lady Lost in Time” y nada más. Eso es lo que provoca el público. Increíble.

Pero había más para el cierre. Una ya exhausta banda nos deleitó con Out of Control (faltó Hansi, pero hubiera sido demasiado), y cerró un show memorable, único.

Qué más se puede decir, si todo lo que sucedió fue puro sentimiento, de parte de una banda que ya no es una promesa, es una absoluta realidad, con un sonido notable, un público magistral y una agrupación que se preocupa de todos los detalles, un gran telón, un gran sonido, hasta coreografías. Si sumamos a eso la calidad musical de Jens, Eggi, Dirk y Felix, más el talento, carisma, entrega y calidad de un notable Tobias Sammet, no queda más que señalar que los que soportaron el calor de esa noche de Febrero, se fueron agradecidos de lo que ese día presenciaron. Un momento hermoso y memorable. Como lo dije al comienzo, mágico!

De parte de todo el metal team, esperamos que esta segunda jornada organizada ahora con Under, haya sido un momento tan memorable como lo fue para nosotros!