Luego de vibrar con los clásicos de Iron Maiden interpretados por Transylvania, con la fuerza de Metallica en manos de Arkham, y con el virtuosismo indiscutido del maestro de las seis cuerdas, Alejandro Silva, el público que la tarde del 1 de noviembre repletaba el Estadio Víctor Jara pedía a gritos que comenzara el show que tanto esperaba.

Un par de minutos después de las 9 de la noche, se escuchó “Ladies and gentlemen, welcome to the freakshow!”, la intro del disco Hellfire Club y la banda salió al escenario con el tema Lavatory Love Machine, de la misma placa. La audiencia respondió eufórica y siguió así cuando tocaron la segunda canción, Sacrifice, de su último disco, Rocket Ride.

edguycl06-1

Tobias Sammet, advirtiendo “I don’t speak Spanish” (frase que repetiría al menos unas 5 veces durante el show), presentó al público la siguiente canción del álbum Theater of Salvation, la que se trataba de una antigua ciudad… y de inmediato se escuchó el grito proveniente de la audiencia: ¡Babylon! .

Sin prestar mayor atención a algunos problemas con el micrófono de Sammet, que seguirían durante gran parte de la presentación, la banda ejecutó a continuación uno de sus clásicos, Vain Glory Opera, del disco del mismo nombre. Luego, el creador de Avantasia comenzó a relatar una historia acerca del desengaño amoroso que sufrió uno de los técnicos de su grupo y que inspiró la canción que tocarían a continuación, Fucking with Fire.

edguycl06-2

Con el ya conocido discurso que “el público chileno es mejor y suena más fuerte que en México y Brasil”, Tobias Sammet lograba mantener a la audiencia encendida y lista para corear el siguiente tema, The Land of the Miracle, que bajó un poco los decibeles antes de Catch of the Century, de su último disco.

Después de esto la banda abandona el escenario para dar paso al solo de batería de Felix Bohnke, una presentación excelente que terminó con la frase “Lord Vader, rise!”. El público se quedó un segundo en silencio hasta notar que era la Marcha Imperial de Star Wars, con Bohnke en la percusión quien, al igual que Sammet, tiene ahora el pelo corto.

La siguiente canción fue uno de los singles de Rocket Ride, Superheroes, luego de la cual vendría Save Me, con chiste incluído por parte de Sammet.

edguycl06-3

A continuación sonó otro de los clásicos de los alemanes, Tears of a Mandrake. “¡Tobi, Tobi!” gritaba el público, y el cantante toca la intro de Smoke on the Water en la guitarra de Jens Ludwig, que de a poco fue mutando a los riffs de Mysteria, del disco Hellfire Club.

Luego, la banda abandonó el escenario por unos minutos, en los que quienes llenaban el recinto no dejaban de llamar “¡Edguy!” y al volver se escuchó el comienzo de lo que muchos esperaban y pedían, Avantasia, la canción que da título al proyecto metal-opera de Sammet. La siguió King of Fools, un tema para “los que gustan del pop”, como indicó despectivamente –y entre risas- el cantante.

edguycl06-4

El show cerró con Out of Control, que tal vez no era la canción que muchos podrían haber estado esperando, pero de todos modos dio fin a una presentación que, a pesar de los problemas de sonido, demostró que en vivo Sammet y Cía. conforman un grupo de superhéroes difíciles de doblegar.

Setlist:

01. Lavatory Love Machine
02. Sacrifice
03. Babylon
04. Vain Glory Opera
05. Fucking with Fire
06. Land of the Miracle
07. Solo de batería – Marcha Imperial
08. Superheroes
09. Save Me
10. Tears of a Mandrake
11. Mysteria
12. Avantasia
13. King of Fools
14. Out of Control