Live Review: Dream Theater en Chile (2016)

Algo accidentados fueron los días previos a la nueva visita de los maestros del Metal Progresivo a nuestro país. Cambio de recinto, cancelación de la fecha programada para el 2 de Julio, reubicaciones y la posterior devolución de entradas para los que lo quisieran, en cierta forma desviaron la atención del show en sí, y por qué no decirlo, pusieron la cuota de incertidumbre con las fechas que no sufrieron alteración alguna.

Llegado el día donde todas las dudas serían dilucidadas, siendo las 19:30 horas hacemos ingreso al teatro donde rápidamente una grabación a través de los altoparlantes nos advertía de la imposibilidad de sacar fotos o grabar durante el show. Está demás mencionar la tremenda «pifiadera» que esto ocasionó en repetidas ocasiones mientras aguardábamos el inicio de la jornada en la que poco a poco se iban llenando las butacas del recinto de San Diego. Esto último sería una de las grandes novedades en relación a las anteriores visitas de Dream Theater a nuestro país, ya que por primera vez presenciaríamos uno de sus conciertos en asientos individuales para cada uno de los asistentes.

Una vez escogida la mejor ubicación posible, de inmediato -y como ha sido costumbre en las últimas giras- llama la atención la escenografía, las pantallas y los pendones que colgaban en lo más alto del plató con el logo de la banda en el centro, elementos que, como veremos a continuación, toman papeles protagónicos en la llamada «Experiencia The Astonishing«.

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)Pero en un concierto de Metal algo que nunca puede faltar son los típicos cánticos que ayudan a que la espera se haga menos duradera. «Oh oh oh oh oh Dream!» era quizás el que más se repetía. Eso hasta que un tal Claudio logró que gran parte del público coreara su nombre y preguntara en repetidas ocasiones por él, desatando las risas de lo más entusiastas.

Al mirar el reloj me causó extrañeza que fueran más de las 21:00 hrs. y aún no se viera movimiento alguno sobre el escenario. Digo esto porque los americanos son sumamente puntuales en sus presentaciones (sin ir más lejos, en su anterior visita se adelantó media hora el puntapié inicial del show) y sabíamos que la velada duraría por lo menos dos horas y media.

ACTO I

Poniendo fin a la espera, a las 21:15 hrs. una voz en off nos introduce en el Great Northern Empire, donde la frase que sentencia «The empire protects you, because you protect the empire» da comienzo a Descent of the NOMACS, la encargada de situarnos rápidamente en el desolador panorama de la historia que nos convoca. Con esto de fondo, uno a uno los músicos toman posición para dar paso a la brillante Dystopian Overture, donde los primeros acordes sonaron con una potencia y una lucidez más que plausible. Y es que nunca deja de sorprender lo bien que saben ejecutar estos cortes que son «Dream Theater» con todas sus letras. La implacable ejecución de John Myung, los constantes giros de Jordan Rudess junto a su teclado y el posterior saludo a la audiencia en la parte media, personalmente fueron las mejores postales de la primera canción de la noche. Ovación cerrada y ya nos preparábamos para lo que venía.

Pasamos a una ambientación más cálida y acogedora gracias al excelente juego de luces y a las secuencias en las pantallas, para escuchar la esperanzadora The Gift of Music. Es entonces cuando hace su aparición el señor Kevin James LaBrie con un recibimiento más que merecido de parte de toda la audiencia. Una vez que comienza a cantar «Far in the distant future, beyond the pages of our time…» me pareció que su micrófono estaba con un volumen un tanto alto respecto al resto de la banda. Poco y nada duró de todas formas, ya que a los pocos segundos el sonido estaba perfectamente ecualizado y todos parecían bastante cómodos en sus funciones. Bajo este punto, digámoslo desde ya y para que no queden dudas, me parece que el frontman realizó una excelente performance vocal durante todo el show. Punto aparte es la sección de cuerdas, que si bien suelen estar cada uno en sus puestos sin mayor interacción, cuando se juntan al medio del escenario en la parte instrumental logran que los aplausos bajen instantáneamente.

Luego de que un roadie trajera una guitarra acústica para dar comienzo a The Answer, James se dirige por primera vez a los presentes con un enérgico «Good evening Santiago!». Si bien es una de las menos extensas, esto no impidió que la dupla LaBrie/Rudess se luciera de sobremanera con una bella interpretación de parte de ambos.

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)

Cambia la atmósfera rotundamente ya que aparecen en las pantallas las tropas de la Ravenskill Rebel Militia marchando a paso firme tras la voz de mando que escuchamos en A Better Life. Es entonces cuando Mike Mangini junto a John Myung destruyen todo a su paso con la base rítmica que retumbó en todo el teatro. Por su parte, John Petrucci acaparó todas las miradas con un solo ejecutado a la perfección. Finalmente, habiendo superado la barrera del frío, LaBrie se mostró mucho más movedizo y con más gesticulaciones a medida que avanzaba la canción, llegando al clímax cantando «Evangeline, you lived a life of misery and pain / Evangeline, I’ll never let your memory die in vain…» de gran forma. Mismo asunto con Lord Nafaryus, donde la teatralización y la parafernalia aumentan aún más. Si bien noté que el vocalista que se mostró un poco incómodo en algunas notas más altas, supo salir jugando para no empañar su desempeño.

Comenzada la intro de A Savior in the Square, vemos como arriba la familia real a Ravenskill. Personalmente, en este track esperaba ver como la banda desarrollaría el encuentro entre todos los personajes que aquí interactúan, ¡y vaya que no decepcionaron! Fue realmente notable ver como James encarnó a cada uno de ellos con una soltura envidiable y a su vez como cantó «Brother, worry not today / I will share my music and they will soon be on their way…», generando sin dudas otro gran momento en este primer acto. Sin respiro alguno pasamos a When Your Time Has Come, donde debo decir que el estribillo sonó verdaderamente conmovedor. Es aquí cuando Petrucci se lleva una tremenda ovación, ya que el vocalista al volver al escenario una vez terminado el solo de guitarra, hace una pequeña reverencia señalándolo con admiración, como ya lo ha hecho en anteriores visitas.

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)Hora de bajar un poco las revoluciones con la que justamente es mi composición favorita de «The Astonishing«: Act of Faythe. Aunque parezca algo obvio decirlo a estas alturas, fue ejecutada a la perfección con la sutileza y la solemnidad que requiere. Momentos únicos como la orquestación, la gran compenetración de la dupla LaBrie/Rudess o el énfasis que logra la batería según lo amerita la canción para mí la hacen totalmente única. Los susurros del vocalista realmente me sorprendieron puesto que al ser una balada con todas sus letras, necesita la cuota de «menos es más». Supo mantener la calma necesaria para saber llevar la composición. ¡Temazo!

En absoluto contraste con la anterior, Three Days trajo de vuelta la faceta por la que Dream es conocido mundialmente. ¡Cuántos matices en un solo corte y llevados como si nada frente a una audiencia que no se perdía detalle alguno!. Al mirar a mi alrededor todos coincidimos en un headbanging generalizado mientras Mike Mangini descargaba toda su energía durante el «Brace yourself, bow down to Nafaryus! / Pray for help, kneel before Nafaryus!», líneas con las cuales LaBrie coronó una de sus mejores interpretaciones de la noche.

Tras The Hoverin Sojourn -la segunda intervención de los NOMACS- llegamos a otro de los clímax de la primera parte. Brother, Can You Hear Me? deber ser considerado un himno y toda una declaración de principios de aquí en adelante. Grata fue mi sorpresa al escucharla en vivo, puesto que su versión en estudio me parece un poco sobrecargada. Recordemos que en este punto de la historia, Arhys -líder de los rebeldes- afirma que no cederán frente a las amenazas del emperador. Esto toma mejor forma con un teatro lleno, ya que fue imposible no sentir la piel de gallina una vez que todos terminamos con las manos en alto tras las últimas estrofas.

Durante A Life Left Behind se produjo la primera interacción público-banda una vez que James pidió un sing-along durante el coro, incitándonos a cantar «I’m waking up / from a life left behind  / To see what lies ahead / I’m waking up» un par de veces. No puedo dejar pasar el show aparte que tenía Mangini tras su batería, siempre sonriendo y gesticulando  hacia el respetable para hacer más llamativos cada uno de sus beats. Ravenskill continuó de gran manera el camino de sus predecesoras. Al ser un tema que prácticamente está dividido en dos, da paso a que cada uno de los integrantes tengo su momento para lucirse conforme avanzan los minutos. Y es que esta es una de las principales virtudes de Dream Theater. Por momentos te dedicas a mirar a John Petrucci, durante otros te sorprendes con lo inalterable que resulta ser John Myung y acá particularmente durante las intervenciones del teclado, le dedicas tu total atención a Jordan Rudess.

Chosen era otra canción con la cual especulaba respecto a su interpretación. Fundamentalmente por el gran solo de guitarra que posee y por el verso «But I can’t climb this mountain without you / No, I can’t face this on my own / With you by my side, we will open his eyes / And the truth will deliver us home» que pone el broche de oro a la participación de LaBrie. Desde luego que las expectativas fueron superadas con creces.

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)

Jordan da la partida para A Tempting Offer, donde por primera vez lo vemos tocar el continuum que tenía tras de sí. En este punto quiero destacar una coordinación realmente perfecta en relación al encuentro entre Arhys y Daryus. Específicamente, James se encargó de personificar a este último cantando sus líneas in situ, mientras que Arhys fue encarnado directamente desde las pantallas que representaban el tenso momento que describe este corte. Volviendo a lo realizado por el tecladista, llevó la batuta en un outro de gran factura. Tras esto pasamos a Digital Dischord donde pareciera que los NOMACS nos miran fijamente en lo que es su última intervención del primer acto.

The X Aspect probablemente tiene uno de los mejores pasajes de todo el disco y por tanto uno de los mejores de la velada. Y me refiero particularmente a como lentamente se va aumentando la intensidad en las reflexiones de Arhys, hasta que cantamos en lo alto «Evangeline, I swore to you to love and guide our son / Destiny has shown its face and now the time has come». Aspectos como la atmósfera creada por el teclado y la gran performance acústica de John Petrucci crearon un momento único de cara al término de esta parte del show. Es el turno entonces de que los instrumentistas sean los absolutos protagonistas en ese temazo llamado A New Beginning. Como se pudo apreciar en varias de las caras de los fanáticos, era un momento que estaba hecho para disfrutar viendo como la banda demostraba sus años de carretera. Desde luego y tal como la versión en estudio, el impresionante solo de guitarra se convirtió en el foco de atención por casi dos minutos.

De esta forma, a las 22:40 hrs. -y tras la correcta The Road to Revolution-, se dio paso a un intermedio de veinte minutos con el cual pasaríamos al segundo acto.

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)

ACTO II

Más de alguno se asustó con el primer acorde de 2285 Entr’acte, puesto su partida fue totalmente sorpresiva tras el descanso. ¿Qué más se puede agregar del desempeño de los músicos? Podríamos estar todo el día hablando de lo bien que suenan en su conjunto y eso sería poco. Tras el potente riff de Moment of Betrayal reaparece James LaBrie y nos pregunta «You ready?!». Ante la obvia respuesta comienzan los primeros versos mientras que en las pantallas simplemente se lee «Betrayal«. De inmediato resalta la «coreografía» que hace Mike Mangini con cada una de sus pegadas, más aún en la parte frenética de los solos de guitarra y teclado que se llevaron todos los aplausos.

Cuando reseñamos «The Astonishing» hicimos notar el excelente feeling de la guitarra con la voz del narrador de la historia de Heaven’s Cove. Si a eso le sumamos el interesante viaje por el anfiteatro a través de las pantallas, el resultado no es otra cosa que un excelente tema interpretado a un nivel superlativo. Mención honrosa para los afortunados que fueron divisados en las butacas y saludados con alevosía a la distancia por el baterista. Misma consideración con Begin Again, donde en las imágenes se proyectaba un bello encuentro entre Faythe y Gabriel, mientras LaBrie pronunciaba «…before we can at last begin again” pasando así a ese outro que quisiéramos que no acabara nunca, en especial por esa melodía tan reconfortante.

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)Cambio de ambientación rotundo con The Path That Divides donde poco a poco va subiendo la intensidad hasta que Arhys exclama «It’s not too late / I won’t betray him!» con una fuerza envidiable. De igual forma es imposible no destacar el excelente fraseo del vocalista en las partes más vertiginosas del track, donde se llevó todos los vítores con su actuación. Así pasábamos a la penúltima intervención de los NOMACS con Machine Chatter.

De cara a la segunda parte del disco, The Walking Shadow y My Last Farewell nuevamente dieron cuenta de la notable sincronización entre la banda y el show de luces en el que estábamos sumergidos. Grandes intervenciones de John Myung por cierto, quien con su bajo dio cátedra de principio a fin. Jordan no se quedó atrás, ya que con solos precisos y concisos logró tomar el protagonismo -otra vez- por algunos instantes. Finalmente, con el grito desgarrador que deja escapar Gabriel de fondo nos quedamos sin palabras.

Tras la intro de Losing Faythe, John Petrucci se resta de sus funciones por un instante para hacerse cargo de las segundas voces y lograr la cuota de solemnidad y nostalgia de esta bella balada. Rápidamente dan comienzo a esa especie de interludio que es Whispers On The Wind. Recordando que en líneas generales este segundo acto está más dirigido a las emociones y por supuesto al desenlace de la historia, en cierta medida la expectación y la adrenalina bajó un poco respecto a la primera parte del show. Por suerte, y una vez que LaBrie exclama «All right Santiago, stand up!», Hymn of a Thousand Voices renovó las energías y la participación activa de todos nosotros principalmente a los constantes aplausos al ritmo de este temón. Excelente la orquestación y los coros celestiales que crearon el primer gran clímax del acto.

Como si lo anterior fuera poco, Our New World continuó con el «segundo aire» que nos motivó a todos. El hecho de ser una de las composiciones más gancheras y «oreja» de todo el álbum, fácilmente explica el por qué muchos se animaron a cantar el estribillo «We’ll build a new world / Our new world». James se encarga de señalar a cada sector del público en señal de agradecimiento y dice que espera a vernos todos en el próximo concierto. Otra de las postales para enmarcar en toda la jornada. Tras la destrucción de los NOMACS en Power Down, se despiden en el único encore de la noche.

Los «Oh oh oh oh oh Dream!» se multiplican y prontamente vuelven para tocar el último track: Astonishing. A medida que la canción fue tomando forma, John Petrucci señala a sus compañeros uno por uno de tal manera que todos recibieran el cariño de los presentes. James LaBrie hace su aparición y nuevamente señala al guitarrista, llevándose quizás la ovación más ensordecedora de todas. Si quisiéramos resumir las más de dos horas de música que nos brindó Dream Theater en cada uno de los shows (ya que prácticamente fueron calcados entre domingo y lunes), precisamente la última frase de esta canción la describe de la mejor forma: «Eternally in harmony / Our lives will be Astonishing again».

Live Review: Dream Theater en Chile (2016)

Siendo las 23:52 hrs. los cinco músicos se reúnen al centro del escenario y hacen la reverencia correspondiente frente a una audiencia que se rindió a sus pies. Sobre esto último quiero hacer hincapié en el intachable comportamiento de todos los asistentes durante el concierto. El respeto reinó de principio a fin y ante cualquier silencio los aplausos bajaban inmediatamente en señal de la devoción que muchos sentimos por esta banda. Es cierto que el show no da espacios para que haya un acercamiento y una interacción más cálida, pero entendiendo que el disco iba a ser interpretado íntegramente y que la historia debía fluir lo más posible, todos simplemente nos dejamos llevar por la propuesta de la banda. Sobre esto, y aunque sea redundante, la calidad demostrada desde el primer acorde fue simplemente excelsa.

Para tocar en su totalidad un disco publicado hace pocos meses hay que ser valientes y tener una confianza a ojos cerrados en tu fanaticada. En esto Dream no se equivocó y abiertamente digo que presenciamos uno de los mejores shows de la agrupación en mucho tiempo.

Setlist de Dream Theater:

ACTO I

01. Descent of the NOMACs
02. Dystopian Overture
03. The Gift of Music
04. The Answer
05. A Better Life
06. Lord Nafaryus
07. A Savior in the Square
08. When Your Time Has Come
09. Act of Faythe
10. Three Days
11. The Hovering Sojourn
12. Brother, Can You Hear Me?
13. A Life Left Behind
14. Ravenskill
15. Chosen
16. A Tempting Offer
17. Digital Discord
18. The X Aspect
19. A New Beginning
20. The Road to Revolution

Intermedio
ACTO II

21. 2285 Entr’acte
22. Moment of Betrayal
23. Heaven’s Cove
24. Begin Again
25. The Path That Divides
26. Machine Chatter
27. The Walking Shadow
28. My Last Farewell
29. Losing Faythe
30. Whispers on the Wind
31. Hymn of a Thousand Voices
32. Our New World
33. Power Down
Encore
34. Astonishing

GALERÍA

 

 

4 comentarios
  1. The Groundhog Dice:

    Dejando de lado el nivel de la obra en sí ( que no termina de convencerme, sobre todo por lo cliché de la historia y un par de baladas tipo «Disney») , obra a la que después de haber visto el show en vivo, seguro tendré que darle un par de vueltas más, me parece haber visto un show impecable.
    Las interpretaciones son magistrales, LaBrie se saca los zapatos, en este formato tipo «musical» en que tiene que interpretar personajes, incluso diálogos sobre la misma , y de los músicos ni hablar. En lo técnico mencionaste la coordinación con las luces, y también hay una coordinación perfecta con la imágenes de las pantallas.
    Con respecto al sonido me pareció que el teclado estaba un poco saturado ( puede ser?).
    En resúmen, un formato de lujo para ver y apreciar a Dream, en un show de 5 estrellas de 5.

    Muy buen comentario Gino, se agradece la dedicación.
    Saludos
    ( …y ojalá haya aparecido Claudio).

  2. Gabriela Dice:

    ESPECTACULAR! IMPRESIONANTE!! Honestamente no tenia mucha fé en este álbum, es increíble como cambio mi perspectiva ahora luego de ir al recital y deleitarme con esta obra.. Una potencia!! LaBrie se pasó, y la banda en general. Con esto más amo a Dream!! AGUANTE LOS MAESTROS DEL METAL PROGRESIVO!! ..

    P:D: Super famoso está el Claudio ahora jajjajaja xD..que manera de llamarlo toda la noche jajaj

  3. Endgame Dice:

    completamente maravillado con el show…el disco no me habia llamado mucho la atencion pero a lo menos quise aprenderme los coros para cantarlos junto a Labrie, que sensacion mas increible la de darme cuenta que el disco era mucho mas espectacular de lo que pensaba…ciertamente hicieron que se ganara un lugar en mi corazon que solo tenia el primer disco que escuche de Dream…..Espectacular

  4. Jorge Soto Dice:

    Excelente álbum, excelente show y excelente y muy completo review, felicitaciones Gino.

Los comentarios están desactivados.