Dream Theater, quiéranlo o no, es por estos días el referente más representativo e importante de lo que se conoce como Rock/Metal Progresivo a nivel mundial.

Dueños de una técnica envidiable y de una capacidad creativa sin límites, la banda norteamericana pisó nuestras tierras por segunda vez en el marco del tour de promoción de su último trabajo, Systematic Chaos, siendo Chile el lugar de inicio de esta nueva travesía por tierras sudamericanas.

Inicialmente fijado para realizarse en la Pista Atlética del Estadio Nacional, el show de Dream Theater fue cambiado para el Arena Santiago. ¿Los motivos? No vamos a decir la poca de venta de entradas, porque no es el caso. Lo que sí ocurrió es que no se vendió lo que se esperaba, que no es lo mismo. Recordemos que a 10 minutos de la Arena Santiago, para ser más exactos, en el Teatro Caupolicán, una leyenda del Hard Rock también se estaba presentando y prácticamente a la misma hora: Deep Purple. Una buena cuota de público probablemente optó por los veteranos ingleses, quienes agotaron las entradas para su presentación. Además, otro punto importante a considerar radica en que una semana más tarde se presentarán en Chile los también ingleses, aunque no tan veteranos aún, Iron Maiden. Si sumamos a esto que en abril tendremos la posibilidad de ver por segunda y probablemente última vez en Chile al Madman Ozzy Osbourne y que ya se ha vendido al parecer más de la mitad de las entradas, simplemente no hay bolsillo que aguante. De todas formas, Dream Theater se presentó ante un público que debe haber bordeado los 12.000 asistentes, lo que por supuesto no es para nada un número menor.

dt2008_000

OPENING BAND CONTEST WINNERS!: DELTA

Con ese título se destacaba en las noticias de la página oficial de Dream Theater, los nombres de los ganadores del concurso que la banda organizó, para encontrar a las agrupaciones que abrirían sus shows en los distintos países que incluye esta gira por Sudamérica.

Inimaginable debe haber sido la reacción de los nacionales Delta al enterarse de tal hito en su corta, pero maratónica carrera. Con solo 5 años desde su formación, la banda ya se ha dado el lujo de abrir para bandas de la talla de Symphony X, Vision Divine y ahora Dream Theater, cuentan con dos placas a cuestas y el público reconoce y aplaude sus temas.

La presentación de Delta partió puntualmente a las 20:00 hrs., como se había señalado y su misión era encender y preparar al público para lo que se venía…y cumplieron con ello a cabalidad. Desde el primer tema la banda logró, prácticamente de forma inmediata, la aceptación de todo el recinto, con canciones potentes, demostrando un gran dominio escénico y montando un sólido espectáculo, en el que destacó el gran sonido logrado por el grupo, además del trabajo vocal de Felipe del Valle, quien remeció el recinto en más de una oportunidad con sus potentes gritos. Cerraron su presentación con Burning Soul y el ya clásico, Black & Cold y se fueron entre vitores de la gente, que incluso y haciendo alusión al Festival, solicitó antorcha para la banda. Felicitaciones a la banda por este nuevo acierto.

CHAOS IN MOTION: A DREAM COME TRUE

dt2008_015

Pasadas las 21:00 hrs., partió la segunda presentación de Dream Theater en territorio nacional, dando comienzo con un video que repasaba la historia completa de la banda, incluyendo imágenes desde sus inicios hasta la actualidad, mezcladas con muy pequeños trozos de temas de cada uno de los álbumes editados hasta la fecha. La banda abrió con el tema conocido por todos como: 2001 Odisea del Espacio y por supuesto la locura fue total. Si bien la cantidad de gente en cancha ocupaba, digamos, un 80% de esta, la cantidad de asistentes en platea y galerías era un espectáculo aparte, me imagino que muchos, incluyéndome optamos por estas posiciones debido al tipo de espectáculo a presenciar, más aún cuando pudimos percatarnos de que el show incluía una pantalla gigante detrás del escenario y de detalles como un semáforo colgando de la estructura de iluminación, que fue precisamente el que al dar la luz verde dio el «vamos» al concierto.

dt2008_031El primer tema descargado por la banda provino, como era de esperarse, de su último álbum. Constant Motion desató toda la energía contenida por quienes estaban esperando presenciar a Dream Theater nuevamente en nuestro país; tanto cancha, como plateas y galerías lo corearon como si se tratara de uno de los más clásicos temas del grupo, reacción que se mantuvo incólume cuando arremetieron con Never Enough, un temazo de su anterior placa, Octavarium, y el cual no tuvimos la oportunidad de oír en directo en su anterior visita.

Iban solo dos canciones y algo más de 15 minutos y el público ya estaba completamente entregado a la emoción de estar presenciando nuevamente a una de las máximas expresiones de la música progresiva de las últimas décadas, lo que se acentuó aún más cuando sonaron las primeras notas de Blind Faith, tema que, por la reacción de la gente, al parecer nadie esperaba oír, transformándose en la primera sorpresa de la noche.

dt2008_017

Otro gran momento se vivió cuando comenzó a sonar Surrounded, proveniente del álbum que catapultó a Dream Theater a ser reconocido en todo el orbe, Images & Words, la cual tocaron en su versión modificada que comenzó a hacerse conocida el 2007 a través de los tantos bootlegs que circulan de la banda a través de la red. En esta versión se incluyó, para deleite de muchos, algunos pasajes de Mother de Pink Floyd, los que fueron agradecidos por el público con total euforia.

dt2008_007

Hasta ese momento solo habían tocado un tema de su última producción, pero todos teníamos absolutamente claro que aún faltaban probablemente muchas otras canciones de Systematic Chaos que oír, y es precisamente luego de finalizar Surrounded, que la banda descargó toda la potencia de The Dark Eternal Night, un tema que generó algo de polémica cuando fue lanzado el disco. Mientras para algunos (me incluyo) es un gran tema, de mucha potencia y partes muy pesadas, aunque algo moderno, para otros trae algunos claros guiños hacia un sonido propiamente nu-metal o aggro (como quieran llamarle). Sea como sea, la verdad es que The Dark Eternal Night funcionó en vivo como una inyección de adrenalina para todo el público espectador. Se palpaba la euforia en la cancha de la Arena Santiago, mientras en las partes superiores del recinto, si bien se veía una situación similar, muchos nos deleitábamos con las extraordinarias animaciones que se proyectaban en la pantalla gigante, en donde la guerra de escupos de Mike Portnoy contra la bestia animada provocó más de alguna carcajada.

dt2008_030

Es importante hacer notar la extraordinaria sincronización a lo largo de todo el evento, entre lo que sucedía en el escenario y lo que se proyectaba en la pantalla, así como también el magnífico trabajo de iluminación que tuvimos oportunidad de presenciar. Si a esto sumamos el notable trabajo de cámaras, a muchos nos dio la sensación que quizás estaban grabando el evento para una eventual incorporación de dichas tomas a un DVD… quien sabe.

dt2008_029Luego de la devastadora demostración de potencia que significó The Dark Eternal Night, Dream Theater nos regaló dos temas que yo creo que nadie, ni en sus más optimistas pensamientos, se imaginó siquiera que tendría alguna vez la oportunidad de oírlas en vivo, al menos no ejecutadas por sus propios creadores.

Erotomania, el extraordinario instrumental de Awake (otra de las piedras fundamentales en la discografía de la banda) y la melódica y emotiva Voices, del mismo álbum, hicieron que la Arena casi se viniera abajo por algo más de los 15 minutos que fue lo que en suma demoraron en tocar ambos temas, transformándose así en la segunda gran sorpresa de la noche.

Con el público, a estas alturas, extasiado luego de tamaño par de temas, Dream Theater prosiguió con la presentación de cortes de su última placa y es así como a oídos de todos llegaron, de la mano de Jordan Rudess, las primeras notas del segundo single de Systematic Chaos, Forsaken, un tema relajado y más directo de lo que nos acostumbran a entregar en sus distintas composiciones.

dt2008_003Aunque para una banda de las características de Dream Theater y de la capacidad técnica de los integrantes que la conforman, no tiene mucho sentido hablar del desempeño individual de sus miembros, haremos un pequeño comentario respecto a cada uno de ellos, y comenzaremos por James LaBrie, quien definitivamente, cada vez esta cantando mejor y lo demostró en cada una de las notas logradas a lo largo de su performance. Petrucci es un tipo que prácticamente no comete errores con su instrumento, demostrando que, según se requiera, es capaz de manifestar potencia al máximo como también lograr la nota más emotiva con las seis cuerdas.

Myung es un bajista extraordinario, sin embargo, escénicamente no logra proyectar nada, el tipo se para en el escenario, toca y hace su trabajo, pero evita en términos generales, cualquier contacto con la gente o incluso con sus compañeros de banda, su concentración es inmutable mientras ejecuta su labor, lo cual a algunos provoca cierto rechazo, pero que a la hora de oír el resultado final se agradece.

Rudess es un genio delante de un teclado y ha sabido compenetrarse a lo largo de todo este tiempo con la música de la banda e impregnarse de la esencia que transmiten los temas de Dream Theater, sin embargo, sigue siendo objeto de las mayores críticas que se le pueden hacer a un integrante de esta banda, sobre todo por parte de «las viudas de Moore», llegando incluso a señalar que en vivo «destroza» las composiciones realizadas por Kevin para su ex banda. Pero bueno, cada quien esta en su derecho de opinar lo que se le plazca.

dt2008_028

Por último, Portnoy. Que se puede decir de un tipo que por si solo es lo que podríamos llamar un «showman». Tocando la batería de pie, alentando a la gente, marcando tiempos mientras se golpea la cabeza con las manos y tocando complicadas partes mientras al mismo tiempo las canta, de hecho, luego de Forsaken, vino Take The Time, y fue el propio Portnoy quien partió cantando las primeras estrofas de este clásico tema de su segundo álbum. En definitiva, hablar de sus integrantes y de lo que son capaces de hacer, no tiene mucho sentido. Si lo tiene señalar que, sea como sean individualmente, en suma son una verdadera máquina, imparables, capaces de tocar lo que se les plazca, a su total antojo y encargándose de demostrar con cada canción, porqué están en la cima del género.

dt2008_032

Volviendo al concierto y luego de Take The Time, la banda tocó sin ningún tipo de pausa, dos temas nuevos, bueno en realidad uno, que en suma totaliza más de 25 minutos de música. Se trata por supuesto del Opus de Systematic Chaos, In The Presence of Enemies (Parte 1 y 2). En lo personal me hubiera bastado con que interpretaran solo la segunda parte, pero no todos tenemos los mismos gustos frente a la banda y probablemente a muchos otros les guste más la primera de ellas. Ahora bien y sea cual sea el caso, en términos generales, escuchar un tema de tal naturaleza en vivo y completo, como fan del estilo, es algo impagable.

dt2008_021Luego de esta magnífica interpretación y ya bordeando las 2 horas de show, la banda se retira del escenario a un breve descanso, para luego regresar y entregarnos el último tema de la noche, que en realidad se trató de un medley que resume gran parte de su discografía y que se pasea por discos como Falling Into Infinity, Scenes From A Memory, Images & Words, Train of Thought y Octavarium.

Smedley Wilcox, como se titula esta mescolanza de temas, incluye a Trial of Tears, Finally Free, Learning To Live, In The Name of God y Octavarium (Razor’s Edge). Probablemente haya quienes hubiesen preferido escuchar alguno de dichos temas por separado y completo, pero en honor al tiempo, Dream Theater los junta y crea una amalgama única, que transmite y le otorga gran dinamismo a la parte final del concierto, ya que en no muy extensos trozos se van mostrando partes de temas que la gran mayoría de fans de la banda conoce a cabalidad y gusta de ellos, por lo que la reacción a cada una de esas partes es inmediata y efusiva. Por mi parte, encuentro acertadísima la opción de por lo menos escuchar algo de temas que de otra forma no tendríamos oportunidad de oír.

dt2008_026

Con ese paseo final por la discografía de la banda, Dream Theater cerró una gran noche, en la que tuvimos oportunidad de oír y disfrutar de una banda nacional que se la jugó e hizo las cosas mejor aún de lo que muchos esperaban y en donde pudimos presenciar, ya por segunda vez en nuestro país, a una de las bandas más importantes de los últimos tiempos, llamenle rock o metal, da igual, Dream Theater de la mano de una excelente ejecución, una puesta en escena impresionante y un despliegue de matices y detalles absolutamente bien cuidados, se encargó de regalarnos una presentación magnífica que difícilmente será borrada de la mente de los miles que estuvimos presentes.

Setlist:

1. Intro: Video / 2007: An Ant Odissey
2. Constant Motion
3. Never Enough
4. Blind Faith
5. Surrounded (Extended Version)
6. The Dark Eternal Night
7. Erotomania
8. Voices
9. Forsaken
10. Take The Time
11. In The Presence of Enemies (Pt. 1 & 2)
Encore:
12. Smedley Wilcox:
i. Trial of Tears
ii. Finally Free
iii. Learning To Live
iv. In The Name of God
v. Octavarium (Razor’s Edge)