Casi siete años debieron pasar para volver a tener en Chile la presencia de uno de los músicos más insignes que ha dado el rock y el heavy metal: Ronnie James Dio. Claro está porque la única vez que este pequeño gigante de la voz nos habái visitado fue por allá por Noviembre del 1997, en el marco del Rock And Pop Festival, junto a Scorpions, Bruce Dickinson y la Jason Bonham Band, con el inconveniente de que Dio estuvo no más de una hora en escena.

DIOPor lo mismo esta venida era saldar una deuda que tenía con el público chileno, porque no es tan común ver a una leyenda del rock por estos lares. Cuesta que vengan. Por eso mismo me extrañó que al entrar, la cancha se viese a medio llenar, uno se pregunta dónde estará la gente. Gente había, pero estaba muy mal distribuida, producto del error de la productora de vender entradas diferenciadas, donde claramente la entrada de cancha costaba el doble de la de galería, sector que por lo demás, en el Víctor Jara no tiene un buen sonido, pero que por la avalancha de conciertos que se avecina y que ha habido, claramente fue lo que más se vendió.  Sin embargo el «ingenio del chileno» pudo más, antes de que empezara el show ya se comenzaba a ver gente de galería pasándose a platea, por lo que la posterior estampida a cancha no se hizo esperar, en un par de minutos ésta estaba prácticamente llena, y se veía mucho más decente, como lo ameritaba la ocasión. De todos modos un poco más de tres mil personas dijeron presente en el Estadio Víctor Jara, una cantidad que para cualquier banda es muy respetable, pero personalmente esperaba más, sobre todo porque es probable que el show que presenciamos no se vuelva a repetir. Hay que entender de todos modos que con tanto concierto cercano, la gente tuviera que priorizar.

No obstante lo anterior y luego del reacomodo de la gente, el lugar se veía respetable en cuanto a capacidad, y sobre todo muy heterogéneo, ya que se podía apreciar claramente tres generaciones de metaleros esperando ver a esta leyenda: aquellos fans que crecieron con Deep Purple y que vieron como Ronnie James Dio daba vida junto a Ritchie Blackmore a esa gran banda que fue Rainbow, escuela de ese heavy metal virtuoso. Estaban aquéllos más adultos que cosecharon la semilla de Rainbow, que crecieron junto al apogeo de bandas como Iron Maiden y Judas Priest, con Ronnie James ya salido de Black Sabbath e iniciando una prolífica carrera como solista y estaba también la última generación aquella más joven, que seguramente cuando Dio cantaba en Rainbow y Black Sabbath, todavía no nacía, pero que no era impedimento para gozar del talento de este pequeño cantante con un vozarrón venido del mismo infierno y que amenazaba con destruir Santiago.

EL REY DEL ROCK AND ROLL COMENZABA A ESCRIBIR LA HISTORIA

DIO

Luego de una cortísima espera, puntualmente las luces comienzan a apagarse, el escenario se llena de un púrpura, y comienza a sonar una oscura Intro (del disco Killing The Dragon), que daba paso a los primeros acordes de King Of Rock And Roll, del Sacred Heart, con el que Dio daba la partida a uno de los shows más notables que ha pisado Chile. Quizás el sonido no era elmejor al comienzo (el Víctor Jara necesita un par de temas de prueba), sin embargo era nítido y la excelente voz de Dio sonaba fuerte y clarísima, comenzando a despejar una de las dudas, cómo sonaría la voz de Dio a sus más de 60 años. La respuesta no podía ser otra, la voz suena monstruosa, como en sus primeros tiempos, Dio parece tener un pacto oscuro, puesto que los días no hacen mella en su vozarrón. Excelente y rockanrolero inicio.

DIOCon la genial Sign Of The Southern Cross, de la época de Black Sabbath se marcaba la tendencia que se repetiría a lo largo del show, Dio no se iba a guardar absolutamente nada en ningún sentido, partiendo por el repertorio, con este tema quedaba claro que iba a tocar su época en Black Sabbath (el tema es del Mob Rules), y aquello quedó perfectamente refrendado en su siguiente tema, la impresionante Stargazer, de su época Rainbow. Y en este tema quiero detenerme un poco. Uno cuando va a un show siempre va con la expectativa de escuchar «ese» tema en particular de la banda que toque, y personalmente Stargazer era EL tema que yo quería escuchar, y creo que muchos sentimos esa emoción cuando sin pausa desde Sign Of The Southern Cross, comienza el inconfundible riff de este clásico, el que fue recibido con devoción por el público, coreado íntegramente desde principio a fin (fue una versión «editada» del tema), con un Dio espléndido en las voces, con una iluminación en azul y púrpura excelente y con un público que conmovió desde el inicio a Dio. La reverencia hacia el público al final del tema, lo dice todo. Emocionante.

Y los clásicos no iban a parar, ya que Stand Up And Shout, tema que abre el excelente Holy Diver, uno de los discos clásicos y mejor logrados de la carrera solista de Dio, hizo remecer el Víctor Jara, la gente ya estaba entregada a este pequeño monstruo de la voz, que además de ser una excelente voz, es un excelente frontman, con una gran interacción con el público, lo que quedó demostrado cada vez que le daba la mano a quien se lo pedía en las primeras filas.

Luego de la excelente Stand Up And Shout, un correcto solo de Simon Wright (ex AC/DC), quien también jugó mucho con la gente en ese momento, las luces se vuelven tenues y los acordes de un sobrio y a veces apagado Craig Goldy, dan el vamos a otro de los tantos momentos emocionantes del concierto, Don’t Talk To Strangers. Qué magnífica voz mantiene Dio, con 61 años es capaz de que una luz se plante sobre él y que sólo sea su voz la que cope todo el escenario, no necesita coros, no necesita parafernalia, el poder vocal es capaz de seguir conmoviendo. El grito final del «don’t talk!!!«, erizó los pelos a muchos de los que allí estábamos.

DIO

Para la mitad del show, Dio, luego de abrazar una bandera chilena y rendirse ante los gritos de «olé, olé olé, Dio, Dio!!!» que lanzaba la multitud, nos presentó el único que tema que a la postre tocaría de su nueva placa Master Of The Moon: The Eyes, el que sonó mucho más potente que en su versión original, con un muy buen trabajo del gran Rudy Sarzo (con una trayectoria envidiable: Quiet Riot, Ozzy, Malmsteen) y Goldy y que, con su denso y pesado riff hizo cabecear a la audiencia.

The Mob Rules, nuevamente nos transportó a la época de Dio en Black Sabbath, con una ejecución impecable y un final muy pesado, rápido y chacal. Y como dijimos, Dio se paseó por toda su discografía, Rainbow también fue recurrente, como en la excelente Man On The Silver Mountain, en la cual, nuevamente el juego de luces multicolores (como en un arcoiris) iluminó el escenario. Increíble el momento en que Dio baja a un costado del escenario a compartir con los fanáticos que estaban en ese lugar. Como señalamos anteriormente el tipo tiene un manejo de la audiencia impecable, un gran frontman que no se cansó de darle la mano al público, de colgarse banderas chilenas. Si hasta con un condón inflado que le llegó a escenario jugueteó. Notable.

DIO

Un correcto y no muy lucido solo en la guitarra de Craig, dio paso a otra de las gemas de la noche, la ya clásica Long Live Rock And Roll, con coro de la audiencia incluida y el cierre nuevamente con Man On The Silver Mountain, presagiaban el final de la primera parte, lo que no sucedió. La excelente Rock And Roll Children, hizo estallar el recinto de la Alameda, imagino que los gritos de la gente remecían la cálida noche santiaguina. Siempre lo he dicho, y no me cansaré nunca, la pasión que se le impregna a cada concierto en esta parte del mundo es única y eso las bandas lo reconocen y lo agradecen, brindando espectáculos únicos, como el de Ronnie James Dio.

DESDE EL CIELO HASTA EL MISMO INFIERNO

Pero quedaba más, y qué nivel de temas se nos avecinaban, las luces se hacen tenues y pasan a un púrpura que cae sobre el teclado de Scott Warren, teclado que muy nítido y con un sonido pocas veces escuchado en el Víctor Jara comienza a entregar otro de los grandes temas de la noche, la espectacular Gates Of Babylon, que fue otra gran sorpresa en un repertorio perfecto.

DIOComo dije cada tema tenía una historia aparte, estaba colocado casi estratégicamente en el setlist y los temas que siguieron no hacían sino confirmar que estábamos ante un show que iba a quedar en la retina por mucho tiempo. Holy Diver fue la elegida, con las luces rojas que se posaban frente al telón del mismo disco que había, nuevamente hizo que el estadio se viniera casi abajo, sobretodo luego que, sin pausas de por medio empezara Heaven And Hell, nuevamente de la época de Black Sabbath. Y en este tema ocurre un detalle que marcó la noche y que nos dejó a todos helados, en medio del tema, Dio se agacha, se apagan las luces y una luz roja se posa sobre él, dándonos un espectáculo casi venido del mismo infierno, un detalle excelente con una ovación de esas que ni al público ni al artista se le olvidan. Excelente forma de terminar la primera parte de un show memorable.

Pero todos sabíamos que faltaba más, los «olé, olé olé, Dio, Dio!!!!«, sonaban aún más fuertes, la banda se hizo esperar muy poco para iniciar un gran remate que comenzó con The Last In Line, donde en el inicio nuevamente los encendedores iluminaban el ambiente y cuando el tema toma peso, todo el público se transforma en uno que desenfrenadamente cabecea y salta. Rainbow In The Dark y la extraordinaria We Rock, parecían poner punto final al show, incluso los músicos se despidieron e hicieron la ya clásica reverencia cuando un show termina. Pero no, la noche había sido maravillosa y Dio tampoco se quería ir, así que tocó un tema más, y no cualquier tema, de vuelta en Black Sabbath, la banda se despide con Neon Knights, dando ahora sí final a un show como pocos se han visto en nuestro país.

Muchos pensarán que tantas loas son una exageración, pero los que allí estuvimos tenemos muy claro que el show fue a otro nivel, que cada detalle fue bien cuidado, que incluso el sonido tan esquivo en el recinto estuvo, a pesar de algunos problemas, a la altura y que frente a nuestros ojos pasó la historia misma del heavy metal, porque lo que ese pequeño gran monstruo de la voz, llamado Ronnie James Dio hizo en sus casi dos horas de show (61 años y 2 horas de presentación!!!!) va a ser muy difícil que se vuelva a repetir. Agradecidos todos de haber estado presentes en tamaño espectáculo, y agradecidos todos, las tres generaciones que allí estuvimos, porque todavía exista gente que nos haga creer que no estamos tan errados al escoger el heavy metal y no otra moda pasajera, porque son treinta años de carrera y la misma magia, porque con gente como Ronnie James Dio, la llama del rock jamás, jamás se va a extinguir.

LARGA VIDA A DIO, LARGA VIDA AL ROCK AND ROLL!!!!!!!!!!!

DIO

Setlist:

01. Intro (Killing The Dragon)
02. King Of Rock And Roll
03. Sign Of The Southern Cross
04. Stargazer
05. Don’t Talk To Strangers
06. The Eye
07. The Mob Rules
08. Man On The Silver Mountain
09. Long Live Rock And Roll / Man On The Silver Mountain
10. Rock And Roll Children
11. Gates Of Babylon
12. Holy Diver
13. Heaven And Hell
14. The Last In Line
15. Rainbow In The Dark
16. We Rock
17. Neon Knights

8 comentarios
  1. Ronald Dice:

    ..leer este review eriza la piel del que sea…que tal el setlist!!! bendecidos aquellos q asistieron a este concierto…no lo pude ver como solista..si con Heaven & hell y, por cosas del destino porque amo a Dio. lo pude conocer, grande Chile, grande Dio. saludos desde Colombia.

  2. w.wallace Dice:

    ME SIENTO ORGULLOSO DE HABER ASISTIDO ESE AÑO A DICHO CONCIERTO. ESTUVO ESPECTACULRA ESTE CONCIERTO, UN VERDADERO «AMIGO» CANTANDO….NO SE CANSABA DE SACARSE FOTOS CON LOS AFORTUNADOS EN PRIMERA FILA…NOTABLE….ME PERDI EL CONCIERTO DE HEAVEN AND HELL, PERO TUVE EL AGRADO DE ASISTIR A ESA GIRA..

    ESPECTACULAR!!!!!!!

    GRANDE DIO!!!!!!

    QEPD

  3. puajman Dice:

    yo fui a ese recital y pensaba verlo de nuevo como solista, pero bueno doy gracias a Dios que lo vi en sus dos facetas mas importantes

  4. rockdrigo Dice:

    gran concierto ,grandes musicos y la voz impresionante de ronnie,jamas olvidare esa noche .ni la magia q se armo entre el publico y el maestro …un caballero.

  5. Chucao Dice:

    recuerdo que me corrían las lágrimas con Stargazaer, y con Last in Line me quedé sin voz. Y qué decir cuando volvió con Neon Knights, inesperado, si yo ya estaba arreglando mis weas pa irme.

    Es uno de los mejores conciertos que he visto en la vida, muchas gracias por recordarlo.

  6. Paulo Trujillo Dice:

    Han pasado 10 años desde este concierto, sigue siendo uno de los que mas recuerdo con cariño y afecto al gran Ronnie James Dio

  7. Rattlehead Dice:

    Me lo perdí por pendejo y por ser muy pollo… Con mi hermano lo habíamos comentado que había sido memorable.

Los comentarios están desactivados.