El nuevo álbum de una banda ícono en la historia del rock, no puede ser medido con la misma vara que utilizamos para referirnos a sus trabajos más aplaudidos, sería un despropósito, y ciertamente, bastante absurdo.  Es imposible comparar una placa lanzada este año con una lanzada en los setentas u ochentas.  Ha corrido demasiada agua, han habido demasiados cambios, los tiempos son otros, épocas distintas, escenarios brutalmente diferentes, por lo que no podemos establecer ningún parangón relativamente sólido como para poder hacer una comparación medianamente justa entre una y otra.  Claro, no podemos tampoco simplemente dejar de lado una historia de décadas en la escena musical.  Pero lo que pretendo establecer es que no entraré en comparaciones con las encarnaciones pasadas de los púrpura, ni mucho con discos de su discografía más clásica, al menos no desde un punto de vista que intente dilucidar si su pasado fue mejor que su presente o viceversa.  Solo me referiré a Now What?! por lo que es, un disco de hard rock.

Algo más de siete años pasaron desde Rapture of The Deep (2005), para que los británicos decidieran nuevamente ingresar a los estudios y grabar otro disco.  Y si bien siempre han manifestado que lo de ellos es tocar en vivo y girar por el mundo todas las veces que sea posible, visitando cada vez nuevos lugares a los que no habían llegado antes, lo cierto es que la fanaticada siempre estará expectante ante la posibilidad de escuchar otro disco de estudio.  En esta ocasión, once son las canciones incluidas.  Once títulos que abren el debate acerca de la vigencia y actualidad de Deep Purple, versus toda la historia que los llevó a lo más alto de la cima durante la década de los setentas y que convirtió su nombre en uno de los referentes más importantes y recurrentes a la hora de citar influencias por músicos de los géneros que nos convocan.  Sin embargo, hoy en día la oferta es bastante amplia y la capacidad de asombro es cada vez menor, por lo que un nuevo trabajo de un “quinteto de ancianos” no debe despertar mucha euforia entre las nuevas generaciones.  ¿Será posible que una banda en donde el promedio de edad son 64 años, aún pueda sorprendernos?  Pues veamos.

El disco abre con A Simple Song y los primeros minutos apelan directamente a su título, ya que son bastante sencillos y calmados.  El pulsante bajo de Glover marca con fuerza las notas sobre las cuales se desarrolla esta primera parte, Paice acompaña marcando el tiempo solo con un platillo y Airey colabora con algunos teclados que dan una ambientación perfecta a la canción, configurando una base con aires de balada, sobre la cual Steve Morse ejecuta un corto, pero muy íntimo solo introductorio.  Para cuando Ian Gillan hace su ingreso todo permanece igual, de hecho sus suaves y reflexivas líneas vocales solo aumentan esa sensación de relajo.

Todo parece indicar que esta vez Deep Purple decidió abrir esta nueva placa con una balada, pero exactamente a los dos minutos esto cambia, ya que súbitamente todos revientan al unísono quebrando aquella relajada sensación con un potente e intenso corte de hard rock.  Y la primera expresión es: “¡WOW! ¡¿Qué pasó?!” Es verdad.  Siendo Deep Purple una de las bandas que para mí abrió las puertas del hard rock y el heavy metal -fue una de las primeras que escuché del estilo- y siendo fanático de (casi) toda su discografía, hacía al menos dos o tres placas atrás que había dejado de sorprenderme con sus lanzamientos.  Si bien mantenía ese deseo de escuchar el nuevo trabajo de tu banda preferida, Abandon (1998) y Bananas (2003) se habían encargado de hacer desaparecer la ansiedad que se genera próxima a la fecha de lanzamiento de un nuevo disco.  Pero ahora, una simple canción lograba recuperar todo aquello que parecía haberse esfumado.  Pero ¡momento! Es el primer tema.  Calmémonos.  Veamos primero como sigue la cosa.

Y bueno, la cosa sigue con un temón.  WeirdistanIt’s beatiful, Oh yes, It’s beautiful”… creo que la misma letra de la canción lo describe perfectamente.  Canciones como esta nos llevan indefectiblemente a reflexionar como es que una agrupación con la trayectoria de los británicos puede -con su décimo novena placa y luego de más de cuarenta y cuatro años dando que hablar- seguir componiendo canciones que logren entusiasmar y sorprender a una audiencia que, como dije anteriormente, es cada vez más difícil de asombrar.  La facilidad con que la tecnología actual nos permite acceder a todo un universo musical de forma “gratuita”, también nos permite ir desechando con la misma facilidad cualquier disco que no nos agrade, por lo que cada vez es más difícil para las bandas sorprender a sus fieles audiencias o, más aún, ir ganando nuevos adeptos.  Algo que Deep Purple logra canciones como la recién pasada o la siguiente, Out of Hand, que comienza con los teclados de Airey sonando elegante y elocuentemente, entretejiendo un aura algo misteriosa, preparando el camino para que toda la banda ingrese de forma pesada, comandada por los duros riffs de Morse y la sólida base rítmica Glover-Paice.  Hay ciertas reminiscencias de la era Perfect Strangers (1984), sobre todo llegado el momento del solo de Steve, que si bien no son tan obvias, serán palpables sobre todo por quienes siguen la carrera de la agrupación.

En la cuarta posición nos traen un tema que en un comienzo me costó bastante trabajo digerir, Hell to Pay, más que nada por ese coro que repite “There’s gonna be HELL!” a varias voces y que es sumamente ajeno a lo que acostumbran a hacer, de hecho no me imagino a ninguno en la banda coreándolo en directo, pero a medida que nos vamos familiarizando con la canción, comienza a crecer con cada oída, algo en lo que juega un papel importante la sección instrumental mediando el corte, que es prácticamente una vuelta a los primeros discos, de hecho guarda muchas y notorias similitudes con Mandrake Root y aquella sección que con los años ocuparon para alargar en vivo a Space Truckin’.  Dejando fuera eso, se trata de un tema que perfectamente podría haber sido incluido en un disco como Who Do We Think We Are (1973), algo que me imagino no podría molestar a nadie.

Body Line, es otra tremenda canción.  Morse es un monstruo y sus riffs y trabajo en los solos para esta canción son los principales protagonistas en todo momento.  La distorsión de su guitarra le da otro matiz a la música de los británicos, los hace sonar poderosos, actuales, vigentes, es un Deep Purple revitalizado, pero lo mejor de todo es que esto reluce tal cual como lo hiciera cuando grabaron su primer disco junto a él, Purpendicular (1996), el cual fue todo un golpe cuando apareció, ya que muchos teníamos poquísima fe en lo que podría resultar sin Blackmore en la banda y aquella vez nos taparon la boca a muchos.

Si bien es cierto que esta nueva placa mantiene la esencia y esa marca registrada que los púrpura han pulido durante toda su carrera, no podemos pasar por alto que Now What?! es uno de los trabajos en donde más se han acercado, en muchos aspectos, a caminos propios del prog rock, y es precisamente Above and Beyond uno de los cortes en donde más destaca esta faceta, de hecho podemos encontrar y establecer relaciones con varias bandas del género, pero insisto, mantienen esa aura que ha caracterizado su música a lo largo de los años y que también pasa por el trabajo de Ian Gillan, quien destaca, no tan solo por la composición de líneas vocales memorables, sino también por un desempeño notable y que escapa a cualquier crítica que podamos hacer a su performance en vivo.  No nos olvidemos que el tipo tiene 67 años y una cantidad no menor la ha dedicado a cantar, por lo que el desgaste natural -sumado al auto-provocado- a cualquiera le pasaría la cuenta.  Sin embargo, al menos acá, se percibe cómodo, en buena forma y con un caudal vocal que todavía es capaz de generar admiración.  Notable.

Una de las canciones que más me sorprendió y que encontré algo curiosa, por decirlo de alguna manera, fue Blood From a Stone, por cuanto el comienzo está muy ligado a lo que hizo la MKIV en You Keep On Moving del nunca bien ponderado Come Taste The Band (1975), de hecho las líneas de bajo guardan notorias similitudes con ese tema, y lo curioso está dado porque de aquella formación solo tenemos a Paice en la actual encarnación de la agrupación.  Por otra parte, si ponen atención a toda la ambientación y principalmente al sonido que Airey le saca a su teclado, podemos hacer un parangón con lo que el recientemente desaparecido Ray Manzarek hizo en Riders on The Storm de los míticos The Doors.  Puede que el parecido sea vago, pero está presente, al menos durante las partes relajadas de la canción.  Aquellas más duras, en donde Morse nuevamente hace gala de sus pesados riffs, escapan a cualquier comparación que podamos hacer con las canciones antes mencionadas.

A continuación el corte más largo del disco, Uncommon Man, el cual nuevamente trae consigo una buena cuota de prog rock en él, de hecho los teclados de Airey recuerdan en cierta forma a los de Fanfare for the Common Man de Emerson, Lake & Palmer, y si hacemos esa comparación, podríamos incluso concluir que hasta el título hace alusión a aquella memorable canción.  Los primeros minutos son bastante ambientales, suaves teclados, más Morse haciendo de las suyas con delicados solos o haciendo sonar su guitarra como si se tratara de un violín (volume swells), sobre la base que provee Don Airey y las casuales intervenciones de Paice, las cuales comienzan a hacerse más recurrentes a medida que nos acercamos a la parte media, en donde llegamos a la canción propiamente tal.  A decir verdad, es un corte bastante experimental para lo que nos tienen acostumbrados, pero el resultado es a prueba de balas.  A esta altura, sin tener nada que demostrarle a nadie, se atreven, se aventuran y salen airosos y eso, con los años de bagaje a cuestas, no es algo de lo cual muchos se puedan jactar.

Après Vous es un corte eminentemente Purple, tiene todo aquello que ha hecho a esta banda grande entre grandes, es potente, es sólida, tiene carácter y la impregna un aire clásico que nos lleva a recordar trabajos anteriores.  La parte instrumental que comienza a partir de los dos minutos y medio, más menos, es tan sencilla como brillante.  Glover solidísimo, Airey haciendo gala de la infinidad de recursos que posee, Paice acompañando como reloj suizo y Morse, deleitando con su rapidez, técnica y una pulcritud envidiable.

All the Time in the World es una canción relajada, muy íntima, simple, pero con la clase de los grandes.  Podríamos catalogarla como soft rock si así lo quieren, pero lo cierto es que más allá de las etiquetas, es un corte en donde destaca la musicalidad del conjunto, la capacidad para crear melodías memorables, la elegancia a la hora de la ejecución y la sutileza con que van plasmando arreglos y detalles que finalmente se transforman en lo que hace que este tipo de agrupaciones se diferencien y destaquen de sus pares y, por consecuencia, perduren a través de los años.

El disco lo cierran con Vincent Price, que es lisa y llanamente una de las mejores canciones de los púrpura en mucho tiempo.  Comienza con los maravillosos teclados de Airey, los que en cierta medida recuerdan su trabajo en Mr. Crowley de Ozzy Osbourne, para luego hacer su ingreso toda la banda.  Los riffs de Morse son densos y pesados, el bajo de Glover suena sólido y compacto -debo decir que nunca he sido un gran fan de Roger, pero no tengo problema tampoco en reconocer que acá, y en todo el disco, la rompe-, Ian Paice le da a su batería como si tuviera cincuenta años menos, y sin ser pretensioso en su ejecución, logra demostrar que sigue siendo dueño de una cantidad de recursos impresionante, y Gillan, un tipo que podrá no tener las mismas capacidades vocales con las que logró hacerse eterno durante los setentas, pero que sigue sorprendiendo, que conoce y trabaja muy bien con sus actuales limitaciones y que, en definitiva, sabe cantar, algo que parece ser sencillo de decir, pero no tan sencillo de hacer, y que de hecho no todos pueden, por muy jóvenes que sean.  Ian Gillan deja claro en Now What?! que, a pesar de todo, todavía puede deleitarnos con su característico tono nasal, que todavía tiene mucho por entregar y que está dispuesto a seguir haciéndolo.

Now What?! es definitivamente mucho más de lo que esperaba antes de oírlo.  Es un disco que si bien me costó algunas oídas comprender, con cada una de ellas comienza a crecer, a potenciarse, a mostrar cada una de las cualidades que lo llevan a alzarse –y aquí me la juego- como uno de los mejores y más completos discos de la discografía de los ingleses, lo que es muchísimo decir.  Sus canciones suenan tan clásicas como vigentes y actuales, algo que pasa indiscutiblemente por la experiencia, diversidad, capacidad técnica y sensibilidad musical de quienes dan vida a la actual formación de la banda.  No podía ser de otra forma en todo caso.  Cada uno es un maestro con su respectivo instrumento, siendo lo mejor, que no tratan de resaltar por sobre los otros, son un conjunto en donde la suma de sus partes es mucho más que cinco tipos haciendo música.  Son cinco tipos haciendo escuela.  Una escuela que continúa en marcha y de la cual, y por más de cuarenta años, infinidades han aprendido y a la que debemos una buena parte de lo que podemos escuchar actualmente.

Demasiadas palabras para tratar de describir esta obra, cuando solo bastaban tres: “Gracias, Deep Purple.”

 

9 comentarios
  1. infernal dio Dice:

    La raja Deep Purple aunque muchos critiquen que están en decadencia lo mś valorable es que ellos se pasan por la raja todo tipo de crítica y se dedican a hacer los que maś les gusta, rockear. Me parace increible que todavía estén en la ruta sacando discos, girando y cuando vengan por enésima vez ahí vamos a estar apoyando a los que luchan por mantener el rock en los más alto contra viento y marea…

  2. Paulo Domić Dice:

    Gracias por hacer review de este GRAN disco. Estoy de acuerdo con lo que planteas, especialmente con el marco de comparación que hay que usar. Deep Purple nunca ha sido una banda que haga un disco igual a otro, a través de toda su discografía se han reinventado una y otra vez, y esta no ha sido la excepción. Tremenda producción a cargo de Bob Ezrin, que sin duda es también parte del secreto del éxito que ha tenido Now What?! en muchísimos ránkings internacionales.

    Cuantitativa y cualitativamente, es el mejor disco de Deep Purple desde el inmortal Perfect Strangers, y un regalo enorme para quienes hemos seguido sus pasos.

  3. Follow the Sign Dice:

    No sé quién puede decir que están en decadencia. ¡¡¡Discazo este!!! Lo mejor de la era post-Blackmore junto al Purpendicular, especialmente para el deleite de todos los «Purplerianos». Me gustó el review, sólo no concuerdo con la referencia a «Apres Vous», que para mí es el único punto bajo del disco, pero es sólo por gusto personal, el resto todos temones. ¡¡¡Muchas gracias amigos de Powermetal!!!

  4. Pedro Dice:

    Muy buen álbum, concuerdo con que es lo mejor desde Perfect Strangers. Me gusta cuando músicos así de afamados dejan su ego a un lado y traen a un productor tan legendario como ellos.
    La producción es brillante y le hace honor a una banda como Deep Purple, que es precisamente donde fallaban los últimos lanzamientos. Si este es efectivamente el último disco de su carrera la despedida sería a lo grande.

    PD: sé que aun hay mucha tela que cortar al respecto, pero si en el nuevo de Sabbath todas las canciones son como «God Is Dead» y «End Of The Beginning», a mi modo de ver no tienen por donde competir con Now What !? de DP.

  5. Maycol Brandon Dice:

    hola power metal.cl…..gracias x los reviews,en especial bandas muy consagradas a éste Género Muy Querido,porfavor podrían el review del último trabajo del Maestro Timo de su nueva Metal Opera…..sí!!!Gracias.

    • sajon Dice:

      oye tolkki vive es bastante obvio que harán un review de ese disco. ten paciencia.

  6. sajon Dice:

    me gustó el disco. junto con purpendicular (DISCAZO) es lo mejor que han sacado post Blackmore.
    hay mucha buena influencia de Morse (han escuchado sus discos solista?) y junto a la banda lograron hacer el tremendo disco. me alegro mucho por ellos pero MÁS por nosotros :)

  7. mindfreack Dice:

    graaande «DIP PERPEL» dando vueltas un dia en youtube aparecia una cancion como adelanto del disco yy en el momento de poner play no podria creer que estuviese escuchando una placa 2013 de deep purple que sonara tan fresca como si no huiesen pasado tanto años, tan potente, grande este trabajo agradesco que sea una patada directa a los dientes

Los comentarios están desactivados.