dpanuncioEmotivo e incluso sobrecogedor resulta cuando en un concierto te encuentras en tu cara con la prueba palpable de que el rock y el metal son una pasión única, y para algunos, ajenos al movimiento, inentendible. Más aún cuando en el recinto te das cuenta que te rodean prácticamente 3 generaciones de rockeros que han crecido junto a la banda que nos aprestabamos a presenciar, más algunos niños que se consagraban dentro de una 4ta generación que también quiso decir presente!.

Un tímido cartel a las afueras de la Quinta Vergara daba la bienvenida al lugar en donde más tarde se presentarían Panzer y la leyenda viviente, Deep Purple. Algunos medios escritos de la zona que pude revisar durante la mañana del sábado, hablaban que, además de Panzer, estarían unos tales Mink de origen australiano, si mal no recuerdo, de hecho en el cartel aparecía su nombre. Mi llegada al concierto se produjo durante el primer o segundo tema de los nacionales, así que la verdad no se si habrán presentado antes de ellos, pero lo dudo. En todo caso, carece de importancia.

La cosa es que una vez dentro del recinto pude comprobar que una de las bandas con las cuales me inicié en esto del rock y el metal, aún logra mover masas como ninguna otra y despertar las más exacerbadas pasiones que uno pueda ser capaz de presenciar en directo. Además, que debe ser uno de los pocos grupos (talvés el único) con el cual tranquilamente podemos ver como metaleros y hippies comulgan sin mayores problemas en torno al infaltable olor y aroma de la de cinco hojas… ¡si parecía que se estaba quemando el bosque!… pero bueno, vamos a la música.

EL CABALLERO NEGRO CABALGA NUEVAMENTE

Lo de Panzer es algo que francamente no entiendo. Es innegable que como banda tienen una historia detrás y fueron importantes en términos generales para el desarrollo del género en nuestro país, por supuesto que hablamos dentro del marco del heavy/rock. A pesar de esto, en muchos foros de webzines siempre veo como no son muy bien tratados, calificándolos de fomes, aburridos, repetitivos y repetidos. Y porque digo que no lo entiendo… porque el sábado lo que yo ví, es como Juanzer y Cía. con tan solo 2 temas ya tenían a la Quinta en el bolsillo, coreando y cabeceando cada uno de sus temas.

panzer01

La «sed de rock» parece que rompió con los prejuicios que acostumbro a leer en torno a la banda y la verdad es que su presentación fue sólida, hay que decirlo. En cuanto al sonido, obviamente no fue el mismo que más tarde pudimos disfrutar con Deep Purple, pero en todo caso sonaron más que bien, aunque por momentos se saturaba un poco, lo que no importó a medida que se sucedían sus temas más clásicos como Caballero Negro y Rock & Roll Addiction, el que junto a Alerta Roja fueron los más coreados por el público asistente. Además, se dieron el tiempo de presentar un tema de su próximo trabajo, que si logré entender bien, se llama Heavy Foxy, dedicado a las «cosas bellas del metal», como fuera presentado por Juanzer. Recordemos que Panzer no edita un trabajo de estudio desde En El Nombre De…, el cual fue lanzado hace ya 10 años.

panzer02

La verdad es que aparte de Khano y Juanzer, desconozco el nombre de los otros integrantes de la banda, pero de todas formas quería destacar la labor del vocalista, el cual me sorprendió por la potencia mostrada sobre el escenario, buena entonación, fuerza y agudos muy bien logrados.

panzer03

Panzer se subió al escenario de la Quinta Vergara para abrir los fuegos y pre-calentar el ambiente para lo que se venía y lo lograron a cabalidad. Notable presentación de los nacionales, que, repetidos o no, gustaron y no decepcionaron.

Pero los miles de asistentes que estabamos apostados en la Quinta (más de 13.000), no fuimos precisamente a ver a Panzer…

publico01 publico02

HUMO SOBRE LA QUINTA… FUEGO EN EL ESCENARIO

Si mi no noción del tiempo es correcta, no debe haber pasado más de 30 minutos entre que Panzer dejara el escenario, se apagaran las luces y se subiera a la Quinta Vergara uno de los bastiones de la veta más dura del rock. La ansiedad se palpaba entre los asistentes al concierto y en las caras de algunos aún había un dejo de incredulidad, como si todavía estuvieran tratando de digerir que iban a ver en directo a la banda con la cual crecieron. Una ténua luz púrpura sobre el escenario nos indica que tras bambalinas ya esta todo listo para que Deep Purple dicte, por ya cuarta vez en nuestro país, una verdadera cátedra de heavy/rock.

dp04

Pictures of Home es el encargado de desatar la locura entre los asistentes, tercer tema de su mítica placa Machine Head. La banda como es costumbre se veía muy afiatada y relajada. Don Airey en poco tiempo se convirtió en un digno sustituto para ocupar la plaza dejada por Lord y lo hace a lo grande, además que no es un simple reemplazante, Airey tiene una trayectoria bastante importante, ha tocado con diversas agrupaciones de distinto calibre, siendo las más reconocidas, Rainbow y Ozzy Osbourne. Gillan se paseaba por el escenario como lo debe hacer en el living de su casa, mientras Morse, de apariencia siempre concentrada, hacía lo suyo en las 6 cuerdas. Pictures of Home, tiene el aderezo de ser uno de los pocos temas (sino el único) de Deep Purple, en donde se deja espacio para un muy corto solo de Glover en el bajo, el cual ejecuta con mucha precisión, aunque no tal cual como fue registrado en estudio.

La banda arremete sin siquiera dejar espacio para el aplauso con Things I Never Said, un tema que fue lanzado como bonus track (en Japón) junto a su última placa, Rapture of the Deep (no Rupture, como han escrito todos los medios). Como era de esperarse y tal cual se podía percibir en los rostros, el tema no era muy conocido por nadie, pero eso no fue excusa para no seguir saltando y gritando al ritmo del tema.

dp01Con el siguiente corte comenzó mi delirio personal. Por fin escuchaba en su totalidad (en vivo) Into The Fire, un ¡TEMAZO! que aparece originalmente en su clásico álbum In Rock. En una anterior visita solo habían hecho un amague tocando un par de trozos del tema, pero esta vez lo tocaron completo. Muchos a esta altura ya se preguntaran por el desempeño de Gillan… pero lo dejaremos para más adelante.

Strange Kind of Woman continuó con la efervescencia de la situación. Se extrañó el clásico juego entre Gillan y la guitarra, pero de todas formas el público agradeció tamaño clásico, tema que no viene en ningún disco, pero que se hizo famoso gracias a su inclusión en su insuperable registro en vivo de 1972, Made In Japan, el cual hace muy poco reprodujera por completo, Dream Theater, incluso en las mismas ciudades en las cuales fue originalmente grabado.

Luego de este clásico, Deep Purple presentó el tema título de su última placa, Rapture of the Deep, tema que posee un exquisito aire árabe en las guitarras y teclado. Debo reconocer, y siendo fanático de los púrpura, que para mí su último GRAN disco es Perfect Strangers, luego vinieron placas muy buenas (Slaves & Masters – The Battle Rages On), otras solo buenas (The House of The Blue Light – Purpendicular) y otras derechamente olvidables (Abandon – Bananas), y su último trabajo Rapture of the Deep, si bien cuando lo escuché por primera vez no me prendió mucho, fue en su anterior concierto en Chile que al escuchar los temas en vivo enganché con el disco, le presté mayor atención y por lo menos ya salió de mi categoría de olvidable y actualmente se sitúa entre los buenos discos que los Purple nos han entregado estas últimas décadas.

A continuación Fireball, un tema que, si nos sitúamos en 1971, año en que vio la luz, podríamos decir que se trata de un muy primitivo Heavy Metal, es muy rápido para aquella época. Recuerdo que la primera vez que lo escuche fue viendo un VHS que en ese entonces conocía como Scandinavian Nights y que luego sería reeditado como Machine Head Live en DVD. Me sorprendió ver (en ese video) que antes de comenzar el tema, los roadies de Paice agregaban otro bombo a la batería, me imagino que en aquellos días no existían los pedales dobles. Ahora, al parecer Paice lo esta ocupando para tocar este tema o no sé, pero la cosa es que sonó impecable, dejando los ánimos por la nubes para así continuar con Wrong Man, de su último trabajo, un tema a medio tiempo que apaciguó un poco a la multitud, bajando la intensidad y logrando que el público se concentrará para oír con la atención debida lo que Steve Morse presentaría en la parte de lucimiento personal, con un solo que duró alrededor de 10 minutos, el cual incluye cortos paseos por reconocidos temas de otras bandas.

dpmorseEs así como Morse pasaba de un pulcro solo a mostrar una gama de canciones que, por mucho que solo fueran extractos, hicieron las delicias de los oyentes. Entre los temas que Morse, acompañado por Paice y Glover nos regalaron, estuvieron Heartbreaker de Led Zeppelin, Thunderstruck de Ac/Dc (solo el punteo inicial), Sweet Child O’ Mine de Guns ‘n’ Roses y Sweet Home Alabama de Lynyrd Skynyrd, entre otras. Luego continúa con Well Dressed Guitar, que se trata de un tema muy sinfónico, pero en el cual es acompañado por la totalidad de la banda, incluso por Gillan y su pandero, el que más que nada ocupa solo para entretenerse, mientas los demás hacen lo suyo.

A continuación otra clásico. Bastaron unas cuantas notas de parte de Airey, para que el olor a pasto comenzará nuevamente y con mayor intensidad a rondar por la nariz de todos.

Lazy fue coreado hasta el cansancio por los presentes y Gillan se ganó merecidos aplausos por su trabajo con la armónica, siendo ovacionado al momento en que comenzaba a tocarla. Y ya que hablamos de Gillan, me voy a detener ahora en este punto, para que hablemos un poco acerca de él.

Ian es un hombre de 61 años, que ha hecho todo y mucho más de lo que a muchos les gustaría hacer (musicalmente hablando) y que, claro esta, ya no posee la voz de antaño y esos agudos y potentes gritos con los cuales inmortalizó versiones en vivo como la de Child In Time o el que por mucho tiempo estuvo en los records guiness como el grito más largo realizado en directo, con el cual cerraba Strange Kind of Woman en el Made In Japan. Sin embargo, y creo y espero no ser el único que ayer se sorprendió por como interpretó cada uno de los temas que tocaron. Si bien al comienzo se notó que le costaba llegar a tonos más altos y que algunas partes las suplía simplemente cantándolas y no gritándolas, a medida que avanzaba el concierto, en vez de agotarse la voz de Gillan fue In Crescendo, sorprendiendo en variadas ocasiones con muy potentes y fuertes gritos, no como antes claro, pero si lo suficiente como para transformarse en una fiel representación «versión 2006» de temas que necesitan de esos agudos. En lo personal, quede extremadamente conforme con el desempeño de Gillan, cantó demasiado bien como para llevar una vida rockeando y entregándose a la música, e insisto, creo no haber sido el único que lo notó.

A continuacón y después del alboroto generalizado tras haber escuchado Lazy, vino un momento de calma de la mano de When A Blind Man Cries, una balada que posee un feeling único en vivo, logrando apaciguar a todo el «monstruo» que esta vez se vistió de negro para ver a los púrpura. La calma lograda por este tema es aprovechada por Airey para comenzar con su solo en el teclado, paseándose por el rock, el jazz, la música clásica e incluso, regalándonos Gracias a la Vida de Violeta Parra, que sin duda se transformó en un momento único e irrepetible; fue una ovación inmediata para un detalle impagable.

dpdon

Luego de aquel momento prosiguió con su solo y los sonidos que ahora sacaba de su teclado no permitían concluir otra cosa que no fuera el comienzo de Perfect Strangers, clásico de clásicos, un tema que para Deep Purple posee detalles en sus letras que derechamente son autobiográficos, ya que se trata del temá título del álbum que editaron tras la reunión de la MK II en 1984. De aquí en adelante todos fueron «sandías caladas», no sin antes presenciar un corto, pero sólido solo de Ian Paice.

Uno tras otro se sucedieron solo himnos que casi terminaron con derrumbar la Quinta. Space Truckin’, luego Highway Star y Smoke On The Water se encargaron de agotar hasta la última gota de sudor que a esa altura quedaba entre los que asistimos a este magno evento. Todos ellos fueron coreados a más no poder. La Quinta Vergara suena increíble, la verdad es que es primera vez que pisaba la Quinta y no sé si siempre será igual, pero hasta el público se escuchaba de forma «maravillosa». Según leí en periódicos locales, justamente la Quinta estrenaba con Deep Purple un nuevo sistema de audio, si eso es cierto, debo decir que ese nuevo sistema es simplemente una joya, ya que el sonido fue algo absolutamente fuera de lugar y creo decirlo con propiedad, ya que vi una parte del show desde el ala derecha de platea y la otra desde la izquierda, por lo que pude formarme una opinión más menos general del sonido; ojala que la gente que estuvo en galería haya tenido la misma impresión.

dppaice02

Finalizada esta tripleta de oro, Deep Purple se retira del escenario, para luego volver y entregarnos otros dos temas. El primero de ellos se trató del tema que hizo que Deep Purple lograra reconocimiento en toda Inglaterra y en distintas partes del mundo, Hush, un cover de Joe South, incluído en su primer disco de 1968. El siguiente y para cerrar comenzó con un solo de Glover, el cual debo decir que también me sorprendió por su desdempeño, que si bien siempre ha sido parejo es (por lo menos desde mi punto de vista) el integrante de la banda que menos brilla, técnicamente, de todos los que han formado parte de la familia púrpura. Bastó solo un par de notas para que todos comenzaramos a corear el riff de Black Night, single que fue editado en la época de In Rock, con el cual alcanzaron el puesto número 2 de las listas británicas de aquellos años. Fue un cierre magistral para una presentación impecable.

dp02

De esta forma concluyó la 4a presentación en Chile (la segunda en un año), de una de las piedras angulares en las cuales se soporta el peso del estilo que nos reúne. En lo personal era la 3a vez que los veía, sin embargo, la magia que proyectan estos cinco tipos sobre el escenario, logra cautivar a cualquiera, como si se tratara de la primera vez que se los esta viendo. Además, como se trata de una banda con raíces en los setenta, acostumbrada a improvisar sobre el escenario, cada presentación incluye pequeños detalles que terminan siendo grandes sopresas, favoreciendo un show dinámico y entretenido por sobre demostrar que son capaces de tocar al pie de la letra lo que plasman en sus discos. Para bandas de la grandeza de estas, eso es un tema superado. ¡GRANDE DEEP PURPLE!.

Setlist:

01. Pictures Of Home
02. Things I Never Said
03. Into The Fire
04. Strange Kind Of Woman
05. Rapture Of The Deep
06. Fireball
07. Wrong Man
08. Steve Morse guitar solo
09. Well Dressed Guitar
10. Lazy
11. When A Blind Man Cries
12. Don Airey solo
13. Perfect Strangers
14. Space Truckin’
15. Highway Star
16. Smoke On The Water
Encore:
17. Hush
18. Black Night