Es sabido que, de un tiempo a esta parte, la hegemonía y casi exclusividad germana y sueca del Power Metal en el contexto europeo comenzó a dejar de ser tal. Es así como en países como Finlandia, Italia y España comenzaron a surgir montones de bandas (algunas de ellas muy buenas), comenzando si bien no a discutir, por lo menos a amagar de cierta forma el “liderazgo” alemán y sueco dentro de la escena powermetalera. Y, puntualmente, en el caso de España, bandas como Avalanch, Tierra Santa o Mägo de Oz comenzaron a hacerse conocidas más allá de sus fronteras, mostrando que hacer buen Power Metal en español (y muy español) es posible.

Pero la que nos convoca es una banda española muy distinta. Primeramente, porque cantan en inglés. Y segundo, porque su sonido y su forma de componer dista de lo que hacen por ejemplo los españolísimos Mägo de Oz o los Maiden españoles, Tierra Santa. Y no estamos hablando de otra banda que Dark Moor. Estos jóvenes madrileños comenzaron su carrera hace ya algunos años, más precisamente en 1993, período no demasiado fructífero para la escena powermetalera europea, cuando Enrik “Quike” García y Javier Rubio, dos jóvenes guitarristas, planearon hacer buen metal en aquel inhóspito ambiente. Junto a Anan Kaddouri en el bajo y Jorge Sáez en la batería conforman la primera alineación medianamente sólida de Dark Moor. Pero algo faltaba. Enrik estaba agotado de hacer el papel de vocalista y guitarrista, por lo que es sustituido en las voces por Iván Urbistondo, quien saldría dentro de poco de la banda, ante lo cual la necesidad de un buen frontman se hacía evidente … pero lo que la banda no esperaba es que a la larga no tendrían frontman, sino “frontwoman”. En efecto, la llegada de Elisa a la banda (con su voz no tan “fina” o sofisticada como otras vocalistas, como Anneke van Giersbergen de The Gathering o Sharon den Adel de Within Temptation, sino bastante más agresiva y “metalera”) , junto con la salida, debido a algunas irreconciliables diferencias, de Javier (ingresando a ésta Albert Maroto), marcó el inicio de una nueva etapa. Así, y junto a la presencia de un tecladista (Guillermo, quien sería luego reemplazado por Rodrigo Peña de Camus, conformando el sexteto actual), Dark Moor grabó 2 discos, “Shadowland” en 1999 y “Hall Of The Olden Dreams” en el año 2000. Pero lo que realmente hizo que esta banda saltase enormemente y fuese mayormente conocida a nivel internacional fue el notable cover de “Halloween”, en el tributo a Helloween llamado “Keepers Of Jericho”, aclamado por el mismísimo Kai Hansen, quien calificó a la versión de Dark Moor como el mejor cover del disco.

Por todo lo anterior, el nuevo trabajo de esta banda, “The Gates Of Oblivion”, ha generado bastantes expectativas. Y vaya que han conseguido satisfacerlas, lanzando a la luz un disco completísimo, con un bonito artwork, con momentos que recuerdan al Helloween de los “Keepers”, otros a los finlandeses de Nightwish, e inclusive algunos toques en el estilo de Rhapsody, con muchas variantes, una sólida vocalización por parte de Elisa (aunque con algunos pequeños problemas con la pronunciación del inglés, pero que casi son irrelevantes para el nivel del disco), un sonido “de banda” y sobre todo con temas sencillamente notables.

El disco abre con “In The Heart Of Stone”, poderoso tema, que combina velocidad e intensidad con toques no muy rápidos (especialmente en la parte del coro) y especialmente con una sólida ejecución individual por parte de los guitarristas de la banda. El siguiente tema es “A New World”, que recuerda por momentos a “I’m Alive” de Helloween, explotando una veta más rápida que en tema anterior, con una cantidad de matices y detalles que lo hacen muy interesante. “The Gates Of Oblivion” es una especie de intro instrumental para “Nevermore”, un tema con un comienzo muy Nightwish, que deriva en una onda quizás un poco progresiva, rompiendo con el esquema de “alternancia” entre rapidez y calma que vimos en los primeros temas. El disco prosigue con “Starsmaker (Elbereth)”, que comienza con un ritmo mid-tempo similar a los singles de Gamma Ray, pero con mucha mayor intensidad y emotividad (notable Elisa en este aspecto), para dar paso a un coro espectacular y un lucimiento individual de los guitarristas simplemente notable, en lo que es uno de los puntos más altos de este trabajo. “Mist In The Twilight” nos conduce a “By The Strange Path Of Destiny”, tema que comienza con un ritmo muy Nightwish, para posteriormente matizarlo con un sonido poderoso y un excelente coro (muy powermetalero, gran trabajo del baterista), con un solo espectacular y un final perfecto.

“The Night Of The Age” es el siguiente tema, rápido, y perfectamente ejecutado, sin mostrar algo distinto a lo que hemos visto, con todo lo que ello implica, es decir, todos los temas son muy buenos, pero a veces hace falta un “quiebre”, que rompa lo predecible que un trabajo puede llegar a ser. Y el ansiado “quiebre” llega con “Your Symphony”, una muy linda balada, que cuenta con una perfecta vocalización de Elisa, aderezada por el sonido de flautas, lo que genera una atmósfera muy agradable. “The Citadel Of The Light” es un agradable interludio para llegar a “A Truth For Me”, tema que se inicia con un sonido muy Rhapsody y que cuenta con muchos matices (y nuevamente un nivel notable de las guitarras) que lo convierten en un excelente tema. Y para terminar, el broche de oro: “Dies-Irae (Amadeus)”, una espectacular y majestuosa adaptación powermetalera de once minutos del “Requiem” de Wolfgang Amadeus Mozart, en lo que debe ser el mejor tema de la trayectoria de esta joven banda española, mostrando virtuosismo individual y afiatamiento colectivo para crear una masterpiece, que le da un toque de distinción a este trabajo.

En resumen, esta banda ha dejado de ser una promesa, para llegar a ser una realidad, convirtiéndose, quizás, en la banda española con mayor proyección a nivel mundial (sobre todo a nivel anglo). El plus que proporciona la voz de Elisa, junto a la calidad individual de sus integrantes (especialmente los guitarristas), y, por sobre todo, un alto grado de “trabajo de equipo” -que se nota mucho en el producto final-, hacen que esta banda esté obteniendo el reconocimiento que merece . Este trabajo, sin dudas el mejor de Dark Moor, marca un gran paso para la llegada de esta joven banda al olimpo del Power Metal europeo.

1 comentario
  1. Warcrassxd Dice:

    Penca que nadie nunca haya comentado acá…
    pedazo de banda que se murió para mi con el siguiente disco, cuando se fue la vocalista. :/

Los comentarios están desactivados.