Dark Mirror es una banda oriunda de Iowa, Estados Unidos. Su estilo puede definirse como Heavy Metal Tradicional con algunos toques de Power Metal; y al decir «power metal» lo digo en su sentido más amplio, es decir, toman elementos del power metal gringo de mediados de los ochenta y a su vez tienen algunos toques de power metal europeo… explicar la diferencia entre uno y otro estilo, creo que no es necesario.

Este demo debút de la banda consta de 4 temas y tiene una duración de 16 minutos… minutos tremendamente bien aprovechados, si se considera que en ellos se encargan de mostrar cada una de las facetas musicales por las cuales se mueve la banda, lo cual permite llevarse una impresión bastante amplia respecto de lo que sería un larga duración de Dark Mirror.

El demo abre con el tema Nightmares, claramente la punta de lanza del trabajo. Una canción rápida con un riff bastante interesante y buenos solos por parte del guitarra Eric Wicker, aunque me parecieron algo vacías las partes de los solos debido obviamente a la ausencia de un segundo guitarrista en la banda. Lo bueno de esto es que mientras Eric puntea su guitarra es posible percibir el bajo de Mark Andersen, el cual no se deja oír con claridad hasta esta instancia. Continúa el demo con No Warning, un tema a medio tiempo, bastante parejo, algo somnoliento a decir verdad; talvés con algún quiebre o un cambio de ritmo podrían haber sacado un poco más de provecho de esta canción, ya que tal como esta presentada acá en el demo suena demasiado básica.

Howling, tercero de esta entrega, posee una estructura sumamente similar a la del anterior tema, medio tiempo, ausencia de quiebres o cambios que lo hagan un poco más «entretenido» de oír. Insisto con lo de la segunda guitarra, ojala que si estos temas van a formar parte de un posible larga duración de la banda, les sea incorporada una guitarra rítmica en las partes de los solos. Quizás sea el sonido el que no acompaña mucho, pero se escuchan demasiado vacías dichas partes, lo que hace perder fuerza a estos dos temas, ya que en sí, hay un buen trabajo en la composición de los riffs, o en su defecto y con una mejor mezcla podrían resaltar un poco más el bajo para darle más peso a la base rítmica, la que en Dark Mirror se percibe sólida.

Cierra este demo el homónimo Dark Mirror, el que comienza con una intro en la guitarra que parece una versión alternativa del comienzo de The Sentinel de Judas Priest. Acá me gusto mucho el trabajo en la guitarra de Eric, que saca un par de riffs de factura netamente power gringo, a la mente se me vino inmediatamente Helstar. El tema además es más dinámico que los anteriores, más rápido, fueron a la vez más generosos con esos quiebres que espere sin resultado alguno en los temas anteriores… y porque los esperaba, porque Dark Mirror se autodefine como una banda de Heavy Metal con influencias de Power, NWoBHM y Thrash y dichos estilos nunca han sido parejos, en ellos siempre han habido interesantes y muy marcados cambios de ritmo, por lo cual se echaban de menos. Gran trabajo el de Tim Cummings para este tema.

En términos generales la propuesta de Dark Mirror es interesante y me alegra saber que en el país del norte aún nacen bandas que lleven en alto la bandera del verdadero Heavy Metal y no solo agrupaciones cuyo mercado objetivo son pre-púberes y adolescentes con pantalones a medio traste. ¿Detalles? … sí, los hay y muchos, pero tengo claro que estos son absolutamente permisibles y entendibles en una grabación demo. Como dije anteriormente, ese vacío que se percibe mientras Eric hace lo suyo en los solos, es absolutamente remediable, ya sea con la grabación de una guitarra rítmica o bien, si la banda no quiere otro guitarrista, con una mejor mezcla para que brille un poco más el trabajo de Mark Andersen en el bajo. En cuanto a la voz de nuestro compatriota Alonso Donoso, solo debo decir que a las partes más agudas, si bien alcanza las notas deseadas, le falta algo de potencia, se percibe muy débil en algunas instancias, algo que de todas formas no opaca su buen desempeño.

En resumen, Heavy Metal sin artilugios ni virtuosismos innecesarios, directo y de buena factura, eso es Dark Mirror.