Tan solo un año y medio le tomó a Crystal Viper lanzar un nuevo álbum, el sucesor del gran Crimen Excepta (2012), disco que recibió muy buenas críticas en todo el orbe y que, por lo mismo, provocó que las expectativas para con Possession fueran bastante altas.  Pero ya bien sabemos que no es bueno crear tanta expectación a raíz de la experiencia anterior, a veces no todo resulta ser como lo esperábamos.

Possession lo conforman nueve pistas, la primera de ellas la intro de nombre Zeta Reticuli, que da inicio a esta nueva aventura conceptual de los polacos, la que en esta ocasión centra sus esfuerzos líricos en contarnos la historia de la “posesión demoniaca” de la cual es víctima su protagonista, Julia, a través de diálogos en donde intervienen sus padres, la misma Julia, un sacerdote-exorcista y el ente que posee a la joven, el cual, como podremos darnos cuenta a medida que avanzan las canciones, es mucho más que un simple demonio.

En el plano netamente musical, Crystal Viper se mantiene firme en el estilo que los ha hecho ser reconocidos a nivel mundial: heavy/power metal, sencillo, directo, tradicional y muy de la “vieja escuela”.  A eso sumémosle la potente voz de Marta Gabriel y tenemos a una de las bandas que más seriamente apuestan a convertirse en uno de los próximos grandes referentes del estilo, y eso lo dejan de manifiesto ya desde la segunda pista, Voices In My Head, canción que posee ciertos aires del Helloween del Time Of The Oath, algo que no debiera molestar a ningún seguidor del género.  Se trata de un corte medianamente rápido, con guitarras muy melódicas, aunque, hay que decirlo, a la larga se torna algo monótono.  Lo más destacable sin duda son las paralelas al llegar la sección de solos, además de un corto pasaje que incluye algunas guitarras limpias de distorsión.

Pero lo que más destaca sin duda es la historia, la que comienza a mostrar sus virtudes, aun cuando el tópico este ultra manoseado.  Julia comienza a cuestionarse el origen de las voces que oye, se pregunta si debe hablar de ellas o no, contárselo a sus padres, buscar ayuda o callar, ya que probablemente pensarán que está loca.  Sin embargo, su madre actúa antes y decide contactar con el reverendo, quien rápidamente sentencia: Julia Is Possessed.  Ahora sí, este corte es bastante más entretenido.  Durante los fraseos se mantiene casi como un mid-tempo, de gran peso, pero llegado el coro, aumentan las revoluciones hacia algo de filo más power.  Destaca también la participación de Sataniac, vocalista de los tremendos Desaster, quien se encarga precisamente de la voz con aire demoniacos (aunque esta proviene del reverendo), creando un rico contraste con la de Gabriel al vociferar frases como “Only death will save her soul!”.

La siguiente es Fight Evil With Evil, canción fuertemente influenciada por el US power metal, lo que queda aún más patente al tener como invitado al señor Harry “The Tyrant” Conklin, voz de los veteranos Jag Panzer y de los subterráneos Satan’s Host.  Es esencialmente un medio tiempo que acelera llegado el puente y los coros, no muy pesado, pero sí bastante melódico, algo en lo que juegan un papel importante las  cuerdas de Andy Wave y la misma Marta Gabriel, quienes se despachan algunos riffs que traen a la mente, como dijera antes, a agrupaciones gringas de mediados de los ochenta, aunque se queda algo corto y la verdad es que salvo algunos pasajes, no logra convencer.  En el aspecto lírico, la historia queda en manos del sacerdote-exorcista, quien intenta hacerles creer a los padres de Julia que la única solución es matarla, combatir la maldad con más maldad.

Julia posee una marca negra de nacimiento en uno de sus brazos, marca que el exorcista identifica como la de una bruja llamada Sarah, hecho que utiliza para reforzar sus argumentos.  Los padres de la joven comienzan a creer que, efectivamente, la única solución para poder salvar su alma, es matándola.  Mark of The Horned One es uno de los temas con más pasajes rápidos del disco, con un trabajo sencillo, pero vigoroso de Golem tras los tarros, sin embargo, no sé si es impresión mía o qué, pero me parece que la batería suena más fuerte que las guitarras, las que se perciben atrás de todo, algo que definitivamente no me es de agrado.  A pesar de lo anterior, el pegadizo coro y las melódicas líneas vocales terminan ganando a la hora de evaluar la canción en su conjunto.

En Why Can’t You Listen encontramos un mid-tempo con todas sus letras, y uno bien pesado, con cierto aire “manowaresco”, murallas de riffs, una muy sólida base rítmica y la contundente voz de Marta, quien, a mi juicio, es el pilar fundamental en el que se sustenta el éxito de los polacos, ya que les brinda potencia, carisma y, más importante quizás, una identidad propia muy reconocible.  “I know it’s hard, to trust in me, Please just listen to what I must say”, son parte de los versos que entona representando a Julia, los cuales hacia el final de la canción se hacen sumamente intensos, e incluyen unos agudos gritos que recuerdan incluso, tanto en el tono como en la forma, a los de Ian Gillan en Child In Time.  Por lo demás, el demonio ha hablado y se ha identificado como… mejor escúchenla, sin duda uno de las canciones más logradas del álbum, o mejor dicho, una de las que más me ha gustado.

En la séptima posición, Crystal Viper nos muestra toda su devoción por los ingleses de Iron Maiden, o así quiero entenderlo, ya que las paralelas del inicio no tardan en recordarnos a lo hecho por Harris y Cía. para el tema Alexander The Great.  La canción en cuestión lleva por título You Will Die, You Will Burn, en la que nuevamente desarrollan un medio tiempo no del todo inspirado, siendo lo más destacable los coros de Gabriel, el pasaje central de la canción, el que es bastante rápido -pero en el cual repiten demasiado las mismas paralelas del comienzo- y, principalmente, las letras de la canción, las que por el título se darán cuenta que corresponden a la parte en que el sacerdote comienza con su ritual exorcista.

Y si de letras se trata, en We Are Many tenemos uno de los mejores pasajes de la placa.  La historia ya está prácticamente contada y lo que aquí se revela es la verdadera identidad e intenciones del, hasta ese entonces, demonio.  En el plano musical, me parece que es una de las grandes canciones que trae Possession.  Heavy Metal al hueso, riffs certeros, afilados, poderosos, contundentes y melódicos; y la voz de Marta siempre potente, marcando presencia y dominando todo a su paso.  El pasaje central con guitarras electroacústicas, le otorga un gran plus a la canción, enriqueciendo su estructura a pesar de lo corto que es.  Los solos, a diferencia de otros pasajes del disco, me gustaron mucho, se sienten más inspirados.  Es una gran canción sin duda.

Para el cierre queda Prophet of the End, otro medio tiempo, sí, otro.  Como se pueden haber dado cuenta, hay muchos en la placa, nada malo por cierto, pero resultan algo similares entre sí, restándole variedad al disco.  Las líneas vocales acá son bastante relajadas, suaves, y algunos de sus pasajes están cantados con más voces de soporte al fondo que le dan mayor profundidad.  En la parte instrumental, las guitarras son pesadas durante los fraseos, siendo más melódicas durante el puente y coros… nuevamente hay cierta influencia de Maiden, leve, pero ahí está.  Es una canción sencilla y que no brilla mucho, pero que salva en la parte lírica al tratarse del cierre de la historia.

Como bonus track, una versión del clásico Thundersteel de Riot, muy apegada a la original, aunque algo “desordenada” –por decirlo de alguna forma- en algunas partes y quiebres.  De todas formas, se agradece el tributo a una banda ultra-hiper-infra valorada como lo fue, lo es y lo seguirá siendo Riot, más ahora que su alma mater se nos fue.

Todo está dicho.  Quinto disco en casi siete años, nada mal.  Sin embargo, y a pesar de contar con placas muy buenas, de tener un estilo muy bien definido y una fuerte identidad propia y muy reconocible, seguimos ante una banda que “algo le falta” para dar el paso hacia las grandes ligas… y lo cierto es que  necesitamos que gente como Crystal Viper den ese paso final hacia la consolidación definitiva, en pos de un saludable futuro para nuestro amado estilo musical.  Possession es un buen disco, de eso que no quepa duda, pero, a juicio personal, faltaron de esos himnos instantáneos y pasajes memorables que te llevan a alzar el puño e imaginarte cantándolos en un concierto.  Seguiremos esperando por ellos.

 

4 comentarios
  1. Starship Trooper Dice:

    Precisamente lo volví a escuchar anoche. Es un buen disco, nada del otro mundo y quizás el más bajo de la banda, pero ofrece algunas cosas muy buenas como We Are Many o el otro donde colabora The Tyrant. Los temas lentos (Why Can’t You Listen y Prophet of the End) los encontré demasiado planos, pero en general el disco es disfrutable. Quizás Marta Gabriel y su mánager deberían darse más tiempo para hacer los discos, que tienen muy buenos, pero se ve un poco el apuro por acá.

    A todo esto, muy buen review, Atalaya, contando además el concepto, muy bien ahí. No concuerdo mucho en lo de llegar a las grandes ligas; acá no, pero creo que en Europa ya han llegado bastante lejos (o quizás me equivoco), y a mi personalmente su primer disco y el Crimen Excepta me parecen de lo mejorcito de los últimos años.

    You Will Die You Will Burn me recordó más a De Ja Vu en vez de a Alexander the Great jajaja cosas de la vida.

  2. Messenger in Flames Dice:

    Yo creo que Crystal Viper tiene pergaminos suficientes para estar en las grandes ligas, el disco no es malo, pero encuentro que es lo mas «bajo» en calidad que han hecho, me tomo varias escuchadas para encontrarle el punto preciso, aparte encuentro que no aprovecharon a Conklin (que pedazo de voz se manda The Tyrant) pero ahi no quedo plasmado, espero que el proximo disco sea mejor, porque no decepcionan, pero les falto algo

  3. Chronologo Dice:

    Aun no lo escucho. Crimen Excepta fue un gran disco, espero que a «mi gusto» este sea igual o mejor, ademas Marta Gabriel tiene una voz muy potente y espero escuchar esa potencia. A todo esto cuando hacen un review del nuevo de Primal Fear, se superaron los alemanes esta mejor que el Unbreakable.

    • Starship Trooper Dice:

      A mi me gustó más el Unbreakable. Este está bien, tiene algunos verdaderos trallazos, pero no más que eso en mi humilde opinión, por ejemplo el tema largo a mi no me gustó demasiado.

Los comentarios están desactivados.