“We are the new metalkings from Sweden!”… esa es ni más ni menos que la presentación que hace la banda de sí mismos en su sitio web… bueno, el sitio es de ellos y poco se puede hacer frente a eso, pero trataremos en muy pocas palabras de contarles porque están tan increíblemente alejados de esa premisa con que nos tratan de vender su propuesta.

Esta joven banda se forma el año 2004 y recién hace menos de un año lanzaron su EP debut titulado Rising.  Su propuesta es un Power Metal muy típico y muy apegado a los cánones tradicionales que podemos esperar dentro de este estilo, parecido por momentos a Stratovarius, aunque con menos revoluciones.

Musicalmente, y como ya pueden haberse dado cuenta, no aportan absolutamente nada nuevo a lo ya hecho tantas veces en este terreno, el disco es predecible y no sorprende en ningún momento.  Para peor, el vocalista, a pesar de tener un registro bastante bueno, en algunos momentos desafina de forma notoria, perdiendo el tono en reiteradas ocasiones.

Pero no todo es gris, hay algunos temas que de todas formas es posible rescatar, como la inicial Kings Of The Hell, con un comienzo muy similar -calcado es la palabra correcta en realidad- a The Burning Of Rome de Virgin Steele; o Call For Freedom que posee un buen trabajo en las voces y coros, con algunos intermedios interesantes, y por último, Warrior! que también destaca dentro de este pobre primer trabajo de Cryonic.

Así es como de un título caprichosamente sugerente y autoreferente, pasamos a darnos cuenta que de MetalKings tienen muy poco, talvés con algo más de tiempo y “humildad” logren ser, no los nuevos reyes del metal de Suecia, pero sí una banda capaz de sustentar su ego con un buen disco.