Esta joven banda, proveniente de Suiza, país no muy prolífico en bandas metaleras (de aquel país, sólo Samael, ex black metaleros y ahora medios electrónicos, son conocidos), está compuesta por Heinz Muther en las voces, Markus Muther en las guitarras, Cyril Montavon en el bajo, Philipp Meier en los teclados y Sam Loosli en la batería. A mediados del año recién pasado lanzaron este demo-EP, que cuenta con un buen sonido, ejecuciones más bien discretas y temas correctos, a pesar de ser extremadamente largos y un poco pretenciosos, lo que a la larga los hace un tanto aburridos. Un interesante -aunque inconsistente- trabajo del vocalista, que recuerda por momentos a los primeros trabajos de Tobias Sammet, además de la intención de construir temas bastante progresivos, marcan la tónica del trabajo de estos suizos.

Destiny, el primer tema, tiene momentos que recuerdan un poco al Edguy del «Kingdom Of Madness» -el coro es interesante, aunque débil- aunque con un brillo mucho menor. La guitarra es muy inconsistente, e intenta llevar el ritmo del tema, con resultados al menos mediocres. El siguiente tema, Crown Of Glory, una interminable maratón de más de 8 minutos, intenta cautivar con un ritmo más bien lento -con no demasiados resultados positivos-, pero a la larga, a pesar de encontrar momentos bien logrados (los teclados que recuerdan a Freedom Call, o el buen trabajo melódico del final) las ganas de adelantar el CD hacia el siguiente tema terminan haciéndose insostenibles.

Crying Freeman, el siguiente tema, posee una casi interesante introducción, que hace prometer que el tema saldrá de la tónica mediocre de este trabajo … pero lamentablemente, no lo logra. Incluso, por momentos, el vocalista desafina (en tonos no tan exigentes), hito sólo logrado por contados personajes. Hay que resaltar que, dentro de la mediocridad en la que se inserta este trabajo, el tema tiene momentos bien ejecutados, pero, al igual que en anterior tema, el tedio se apodera del auditor, y dan ganas que termine luego (son más de siete minutos …). Lo mejorcito de este trabajo es, sin dudas, Don’t Give Up, un tema midtempo bastante Europe, con una vocalización sospechosamente parecida al Tobias Sammet del «Savage Poetry» (el de 1995), y que no aburre. Este EP termina con Immortal, tema que, tras un tedioso período de alrededor de 5 lentos e insulsos minutos, posee un cambio de ritmo que bordea lo interesante, pero que a la larga remarca lo que es este trabajo: atisbos de agua potable en el medio de un pantano.

En definitiva, no es un debut demasiado prometedor. Con temas demasiado largos, y con debilidades a todo nivel, Crown Of Glory tiene mucho, muchísimo, camino por recorrer. Eso sí, no se puede descartar a priori que esta banda tenga éxito en el futuro … basta escuchar los demos de Edguy («Evil Minded» y «Children Of Steel») para corroborar lo que decimos. Hay que esperar, pero también saber qué y cuándo exigir.