Live Review: Circus Maximus en Chile + Delta

Inolvidable. Creo que es el mejor calificativo que se puede usar para describir lo que se vivió en la Blondie este 15 de Septiembre. Dos bandas que dejaron todo en el escenario, que dieron clase de cómo hacer un Metal Progresivo lleno de pasión y por sobre todo, que disfrutaron e hicieron disfrutar al público de una manera extraordinaria.

Delta

Algunos minutos después de la hora programada con un aforo de público bastante respetable, y mientras Benjamin Lechuga, Andrés Rojas, Nicolás Quinteros y Marcos Sánchez tomaban posición con sus instrumentos, los sonidos seudo-arábigos de Desire Within daban comienzo a este nuevo y extenso show de Delta, al mando de Rodrigo Varela en las voces, última incorporación de la banda. Sorprende el buen sonido desplegado desde un comienzo, donde cada instrumento tenía su espacio y sonaba con claridad en líneas generales, salvo una pequeña falta de volumen en los teclados de Q, que fue mejorando con el paso de la presentación. Sin pausas siguen inmediatamente con New Philosophy donde los primeros entusiastas comenzaban a cantar con más descaro y rebeldía, en un tema donde Rodrigo comenzaba a mostrar sus credenciales y Lechuga hacía la magia en el solo de guitarra que sonaba fortísimo.

cmd16cl-20

El show seguía con Alone, un tema nuevo que empieza con un suave piano acompañando la tremenda voz de Varela entonando una suave melodía que iba ganando fuerza a medida que avanzan los minutos, en un adelanto más bien romanticón de lo que será su nuevo disco. El mismo Varela nos anuncia que ya es hora de empezar a dejar la escoba, pasando de la dulzura anterior a Perfect Insanity, un trallazo de aquellos, y el público sintió el sacudón en un tema donde cada quien en su instrumento deslumbra por la rapidez, solidez y técnica que imprime, sobre todo Rojas ejecutando compases con un ritmo de doble bombo realmente endemoniado que resumía el poder de esta canción y lo transmitía al público instantáneamente. Nuevamente Delta vuelve a los ritmos más reposados con Fragile, un tema que también parte suave de la mano de Quinteros y Varela, pero va adquiriendo fuerza y termina siendo un temón que de suave, poco.

A estas alturas el público estaba completamente absorto en lo que estaban presenciando mientras el recinto se llenaba cada vez más. Rodrigo anuncia que se viene lo más pesado y duro del catálogo de Delta, Darkened Skies, y vaya que tiene razón porque el tema es un bombazo, tiene de todo: Riffs potentísimos, afinación oscura, y unos duelos protagonizados por Lechuga y Sánchez que rebosan de virtuosismo y pasión. Es un temazo que nunca debiera faltar en las presentaciones de Delta. Terminado el bombazo, Benjamín entrega palabras de agradecimiento a la producción por jugárselas y darles tiempo para realizar un concierto como corresponde, y no solo los típicos 25 minutos asignados al telonero. Bien ahí la producción y bien ahí Benjamín reconociendo las cosas buenas cuando merece hacerlo.

cmd16cl-21

Varela tomaba el micrófono para adentrarnos en el siguiente tema, comentando lo especial que era para él por más de algún motivo, de lo que había sido la gira en España y el significado de la letra entre otras cosas más que se referían a God or Science, que en realidad vendría más adelante en el show, por cuanto la misma banda lo corrige provocando un momento muy divertido y distendido que demostraba la buena onda y cercanía entre Delta y el público presente. El tema que venía en realidad a continuación era Regrets, donde destaca la tremenda interpretación de Varela, el «Ohh ohh ohhh» del público y los solos de Lechuga y Muñoz, que servían de antesala para lo que sí sería God or Science, temazo extraído del “Deny Humanity”. Luuego vendría un momento muy especial pues Let’s reach the sky es un tema instrumental, sin embargo logró prender de una forma extraordinaria al público, lo cual no es demasiado común en este estilo de música. Mención aparte a todas las piruetas de Lechuga en la guitarra, que no son solo piruetas sin sentido, sino que están puestas al servicio de la música, acompañadas de gran, pero gran forma por Quinteros y Muñoz, regalándonos uno de los mejores momentos de la noche, que terminaba con una tremenda ovación del público.

La presentación llegaba al final con la desgarrada interpretación de War inside me, un temazo que contó con todo el histrionismo de Varela en el escenario, la posterior presentación y el gran cierre con Who I Am, a estas alturas un clásico de la banda extraído del gran “Crashbreaker” que fue coreado a rabiar por el público presente.

cmd16cl-22

Tremenda presentación de Delta, es un placer tener la oportunidad de ver una banda nacional en un escenario y tiempo apropiado, bandas como Delta se lo merecen. Con creces.

Setlist de Delta:

01. Desire Within
02. New Phillosophy
03. Alone
04. Perfect Insanity
05. Fragile
06. Darkened Skies
07. Regrets
08. God or Science
09. Lets reach the sky
10. War inside me
11. Who I Am

Circus Maximus

No puedo comenzar este review sin antes dar un tremendo spoiler: Este show estuvo sencillamente brutal. Increíble por donde se lo mire. Y no estoy exagerando, es por lejos una de las mejores presentaciones que hemos tenido el placer de ver en nuestro país si hablamos de shows de esta naturaleza.

cmd16cl-02

Bien sabemos que Circus Maximus no es la banda más popular del mundo, y que el Metal Progresivo tampoco destaca por lo apasionado que puede llegar a ser, pero lo que nos entregó la banda, y lo que entregó el público nos hizo pensar absolutamente lo contrario, pues el show fue coreado y disfrutado de principio a fin, cada una de las canciones, cada uno de los compases, cada nota y cada palabra fueron coreadas por un público que se rindió a los pies de una banda que hizo un trabajo extraordinario en el escenario y desbordó pasión, técnica y sobre todo cercanía durante las 14 canciones que tocaron en la Blondie.

Y el hecho que todo fuera tan perfecto hace difícil escribir un review que no sea monótono, porque la verdad es que solo hay loas y alabanzas para lo que pasó anoche, por muy majadero que suene. Podría pasar canción por canción como es costumbre, tratando de resaltar lo positivo y mencionar lo negativo, pero la balanza está demasiado cargada hacia lo positivo como para que valga la pena el ejercicio de hacer una revisión detalle a detalle que acostumbramos hacer.

La presentación comenzaba con algo de su tercer y consagratorio disco “Nine”, la gran Namaste era la elegida para abrir los fuegos y por supuesto que el público ya se la sabía completa sin importar que no fuera una de las canciones más clásicas de su repertorio. La banda se veía sorprendidísima y emocionada ante tal reacción del público. Para que decir qué fueron los siguientes dos temas de la noche: A Darkened Mind y Sin, dos clásicos imperecederos de la banda que nos llevan a sus primeros discos… la euforia se desató con todo y el público no hacía más que cantar, saltar, vitorear y estar lo más cerca posible de la banda, estirando los brazos por las rejas cuales zombies buscando carne fresca. El desempeño de la banda es sencillamente perfecto y el sonido estuvo buenísimo considerando que Blondie es muchas veces criticado por este mismo factor. Gran trabajo de los sonidistas. Alguno que otro detalle perfectible pero en líneas generales muy bien.

cmd16cl-08

Después de estos dos bombazos brutales, se venía la primera canción de su disco más reciente, la homónima Havoc, que traería un poquito, pero solo un poquito de calma al público. Gran performance en vivo de Michael Erikssen, quien con mucha pasión entonaba un canto emocionado y alcanzaba la gran mayoría de los tonos imposibles que escuchamos en cada disco del Circo.

Vuelta a reventar las cabezas y corazones de los asistentes con otro temón del primero disco, Glory of the Empire. ¡Por Dios como sonaba ese coro con el público como principal intérprete del tema! Michael y compañía sencillamente no lo podían creer. El público, honestamente, tampoco.

El sexto tema pudo haber sido tranquilamente el tema más coreado de la noche, un tema que desata emociones y pasiones infinitas: La extraordinaria Arrival of Love, una canción que derriba todos los mitos de que el progresivo “no tiene tanta onda”… una canción que enseña cómo hacer metal con pasión, elegancia, romanticismo y técnica infinita a la misma vez. El solo de Mats es uno de los mejores de toda la discografía de Circus, y vaya que se acentúa cuando lo presencias en vivo. Como se disfrutó esa canción es algo que no se puede describir de forma sencilla en pocas palabras. Michael Erikssen solo atinaba a grabar todo con su iPhone, porque era un recuerdo que debía quedar guardado para la posteridad.

cmd16cl-04

Una mini-desaceleración se venía con Highest Bitter, para ooootra vez volver a encender todos los motores con Architecht of Fortune, un tema que tiene simplemente de todo: Melodía, pasión, técnica, virtuosismo, que se sucede de tal forma que los 10 minutos que dura se pasan volando, donde la base rítmica sostenida por el siempre concentrado Glen y el carismático Truls se pasea por ritmos que van desde lo más lento a lo más contundente que se encuentra en el catálogo de la banda. Es una especie de resumen de Circus Maximus.

Nuevamente volvemos a los primeros dos discos con una tripleta que terminó de sepultar las últimas gotas que aún podrían quedar en los asistentes: la vertiginosa y veloz Abyss, la elegantísima Alive y el gran cierre del “Isolate”: Ultimate Sacrifice, para muchos el mejor disco de los noruegos. Como decía al principio, y aunque suene redundante, lo único que se puede decir es que la banda estaba completamente entregada a su público, Michael cantaba de forma extraordinaria y el público cantaba cada verso de cada canción, como si fuera la última canción de sus vidas. De verdad que cuesta recordar una reacción así, pues estas son postales que uno acostumbra a ver en primera fila de recitales de Iron Maiden, pero honestamente no me lo esperaba en un concierto de Circus Maximus, no por la calidad de la banda que es extraordinaria, sino porque no es común ver tal nivel de comunión y de conocimiento por parte del público hacia cada una de las canciones de la banda.

cmd16cl-11

El show sigue con I Am, nuevamente con una complicidad completa por parte del respetable, tanto así que Michael y Mats se acercaban a la valla de contención y estuvieron varias veces a punto de caer sobre la gente. Terminada la euforia de este tema la banda sale del escenario y comiezan sonidos envasados que dan paso a The One, en donde Michael se queda solo en el escenario entonando esta dulce melodía. Luego la banda vuelve al escenario para dar vida al último tema de la noche (pre encore), que es Chivalry, uno de los temas favoritos de la banda, perteneciente a “Havoc”, donde el público recién se podría decir que bajó un poco la guardia, a esas alturas exhausto pero todavía con la emoción a tope por lo que se estaba viviendo. Los noruegos no daban más de la emoción, le daban la mano a todos en el público como ya no sabiendo que más hacer en muestra de agradecimiento… se despiden de una forma muy calurosa, para volver tras un breve encore con otro de los temazos de su discografía, Game of Life, que obviamente, adivinen, fue coreada a rabiar por cada uno de los asistentes a esta extraordinaria e imborrable velada musical.

cmd16cl-07

Creo que no queda nada más que agregar. Las loas son infinitas, pero créanme que quizá insuficientes. Puede haber sido una revisión monótona si se quiere, pero créanme que no hay mucho espacio para algo distinto, porque el concierte de anoche fue una perfecta comunión entre banda y público, de esas que se ven muy de vez en cuando.

Para cerrar, solo les puedo decir que tuvimos acceso al backstage, conversamos con parte de la banda, y Truls estaba tan emocionado y shockeado con el público que una de las pocas cosas que fue capaz de decirnos fue “Best crowd ever”… y la honestidad de sus ojos era evidente. En virtud de lo que personalmente vi, también me atrevería a decir que el público de aquella noche fue lo mejor que se ha visto por estos lados.

Gracias Delta, gracias Circus Maximus, por brindarnos una velada inolvidable.

Setlist de Circus Maximus:

01. Namaste
02. A Darkened Mind
03. SIN
04. Havoc
05. Glory of the Empire
06. Arrival of Love
07. Highest Bitter
08. Architect of Fortune
09. Abyss
10. Alive
11. Ultimate Sacrifice
12. I Am
13. The One
14. Chivalry
15. Game of Life

 

 

4 comentarios
  1. Syter Dice:

    Ambas bandas estuvieron excelentes!! Sin embargo, una acotación: The One la tocaron al final, después de Game of Life cuando ya estaban incluso desarmando la batería…

    • KeeperOfSolitude Dice:

      Exacto.
      «Terminada la euforia de este tema la banda sale del escenario y comiezan sonidos envasados que dan paso a The One, en donde Michael
      se queda solo en el escenario entonando esta dulce melodía. Luego la
      banda vuelve al escenario para dar vida al último tema de la noche (pre
      encore), que es Chivalry,»

      Esos sonidos envasados son todos de la intro de Chivalry.
      The One fue el tema «que les sacamos» después de que ya había cortina de salida, luces encendidas y técnicos desarmando la batería.

  2. AleRock Dice:

    Excelente show de Delta, se las mandaron cabros. Con respecto a Circus Maximus no que queda mas que decir que fue concierto memorable, realmente increíble, me acuerdo cuando tocaron architect of fortune, el cual fue un momento muy emotivo, ojala vengan nuevamente. Gran review powermetal!!!!!!!

Los comentarios están desactivados.