Síguenos en:

CD Reviews

Unisonic – Ignition

Publicado hace

el

¿Cuántas bandas “nuevas” generan este nivel de expectación? Es muy infrecuente, por no decir derechamente raro o prácticamente imposible, imaginar que una banda que no tenga una carrera como tal provoque una expectativa con estos niveles de ansiedad… a menos, claro, que haya una “pillería”, que en este caso es el currículum de sus integrantes.

Y esa “pillería” es fantástica: tan genial que si alguien alguna vez se le ocurría que cierto cantante y cierto guitarrista/cantante volverían a estar unidos y armar una banda, habría sido tomado como un inconsciente soñador. Ahora, imaginar que estos dos individuos además anunciaran una visita a Chile quizás no estaba en la mente ni de los más optimistas y afiebrados fanáticos.

Pues claro, estos dos individuos a los que hacemos referencia están lejos de ser cualquier cosa, un ciudadano estándar proveniente de la vieja Prusia o músicos X. Son nada más y nada menos que dos piedras angulares en la historia de un estilo musical que no sólo pega, gusta y entretiene, sino que derechamente se profesa y se vive, como es el Heavy Metal… nada menos que Michael Kiske, dueño de una de las más grandes voces de la historia de la música, y Kai Michael Hansen, insignia del Power Metal y número puesto en la formación de cualquier ranking histórico, banda soñada o equipo ideal. Si bien ambos ya habían hecho cosas juntos post Helloween (sin ir más lejos, las colaboraciones de Kiske, en segundo plano en Land Of The Free y protagónicamente en Time To Break Free de Gamma Ray), lo que aterrizaba todas las expectativas era el alejamiento que tuvo Kiske del mundo del Metal. Les confieso algo: acabo de escribir la palabra “tuvo”, como algo que queda en el pasado, y me provoca una grata sensación.

Porque si bien el primer gran acercamiento con el Metal de Kiske fue con esa gigantesca obra llamada Avantasia (los créditos al genio Tobias Sammet), y gracias a la cual algunos tuvimos la fortuna de cruzar la cordillera y ver a Kiske y Hansen juntos en vivo tocando en un memorable show en Teatro Flores en Buenos Aires, y la existencia de otros proyectos de Kiske (algunos más interesantes que otros) ligados con el hard rock, faltaba algo: consolidación. Y a mi juicio, esa consolidación viene dada con la formación de una banda, que saque un disco y que haga un tour… lo que es precisamente lo que Kiske está haciendo con esto que se llama Unisonic. Pero además, hacerlo en compañía de Kai Hansen no me parece que sea un detalle o un elemento decorativo, porque la importancia y el peso específico de Hansen en la escena le proporcionan un plus gigantesco.

Por ello muchos reaccionamos con la ilusión de un niño apenas supimos la existencia de esta banda, de sus integrantes, y más aun al tomar conocimiento de que Kiske y Hansen, juntos, estarán tocando en Chile. Es en ese contexto cuando recibimos Ignition, este “Mini CD” de 18 minutos, que sirve como un sabroso entremés para realmente empezar a conocer la propuesta de Unisonic, más allá del glorioso e inmutable pasado de Kai y Michael. Pasado que igualmente se honra con una versión de I Want Out –ya hablaremos de ella–, pero que cuenta con tres temas inéditos y propios, cosa que en particular y para estos efectos, es lo que más me interesaba escuchar.

Probablemente, al igual que yo, ya habías visto el videoclip promocional de Unisonic, el tema que abre este Mini CD, y quizás hayas tenido una sensación parecida. Un riff sólido, sencillo y contundente, un “midtempo acelerado” y de inmediato, sin concesiones, llega Michael Kiske y te empieza a cantar Heavy Metal. Sinceramente, y con todo el respeto que me merecen los otros trabajos de Kiske, desde haberlo escuchado en Avantasia no me provocaba esta sensación. Me resulta particularmente emocionante escuchar a Kiske cantando Heavy Metal. Con un puente a dos voces armónicas y con un coro nada más sencillo que “Unisonic, Unisonic”, y con un estupendo trabajo en las guitarras de Kai y Mandy Mayer, Unisonic es un tema perfectamente armado y con un Kiske que hacia el final realmente se luce y te maravilla. Quizás sea criticable que sea un tema casi hecho con una “fórmula”, pero ojo: a no a todos les resulta.

Ya en el ámbito de temas “inéditos inéditos” viene My Sanctuary, que va en una línea similar al tema anterior, a midtempo, con muchas influencias hardrockeras y un sonido que cautiva, realmente, por su frescura y por su naturalidad. Y Kiske muestra aún más credenciales de vigencia, particularmente en el coro, con uno de esos fantásticos agudos con vibrato que lo convirtieron en una de las voces más importantes de la historia. Para destacar, nuevamente un trabajo atinadísimo en los solos de guitarra, sin sobrecarga pero no por ello menos lucidos. A mí, particularmente, me gustó mucho este tema.

El último de los temas inéditos ya era “algo” conocido, Souls Alive, que en este Mini CD encontramos en versión “Demo” y seguramente en el disco vendrá en una versión definitiva. Personalmente, y gustándome bastante los dos primeros temas, este es mi preferido, porque creo que es el que muestra más facetas, con un ritmo algo más galopante (sin ser rápido), un trabajo soberbio de las guitarras en armonía y un coro fantástico realmente, donde Kiske muestra que no es necesario lucir agudos impresionantes para “atraparte” con ese verdadero don que tiene en sus cuerdas vocales. La parte del tema previa al final (después de los solos), prácticamente con la sola voz de Kiske es realmente sensacional. Veremos como suena el tema en su versión definitiva, pero ya la “demo” no tiene desperdicio.

Y lo último es algo con lo cual es difícilmente quedar más “prendidos” para lo que vendrá de Unisonic: nada menos que una versión en vivo de I Want Out, inmortal clásico de Helloween. Está bien, la hemos escuchado muchas veces, es conocida hace veinte años, la hemos escuchado en vivo. Pero el hecho de que la toque Unisonic y la expectativa de escucharla en vivo en Chile cantada por Kiske me parece que hace que esta versión adquiera una dimensión mayor y más allá del tema en sí mismo.

Este “Mini CD” me deja varias conclusiones. La primera, es obvia: la ansiedad por escuchar el material definitivo de Unisonic. La segunda: que es un material de calidad y que definitivamente Kiske y Hansen no sólo vienen con un revival sino que están muy vigentes y con un material valioso. Pero la que quizás sea la más importante a mi juicio es que Kiske se está dando cuenta de algo: que no sólo es un portentoso vocalista, sino que la mejor música que puede cantar es esa que empieza con Heavy y termina con Metal. Kiske está tocando Heavy Metal señores, y al menos yo, no me lo voy a perder.


close
Thanks !

Thanks for sharing this, you are awesome !

X