SAR

Instrumental Dark

EP - 2017

Valoración
8.4

Para aquellos que tuvieron el placer de asistir en junio de este 2017 al festival que trajo a Carcass de vuelta a nuestra tierra, la guitarra de Sergio Aravena no es extraña a sus oídos. El músico oriundo de Rancagua—guitarrista de las bandas Thrash Forahneo y Torturer, así como también de la banda Heavy/Power, Rebelion—, hace un giro introspectivo sobre su carrera y lanza el primer EP de su nuevo proyecto personal: SAR, donde, además de la guitarra, ejecuta el bajo y programa las baterías. Elaborado de forma independiente en su estudio personal, Instrumental Dark, del sello Best Foe, cuenta con la masterización y mezclas del brasileño Victor Hugo Targino, quien—además de lanzar Perfidy como guitarrista junto a Forahneo— también ha sido hombre tras perillas en el LP Age of Decadence” de los nacionales Necrosis.

La canción encargada de abrir esta sublime sinfonía de la noche y de lo onírico es Sueño Fantasma, comenzando inmediatamente con una marcha que juega con lo melódico y lo pesado en la sección de guitarras. El bajo no se queda atrás, al principio con una línea algo tímida, adquiere notoriedad melódica pasado el minuto, distanciándose de la guitarra rítmica y complementando los acordes abiertos de esta. Pero esta montaña rusa de sweep pickings todavía no acaba con las sorpresas, ya que luego de mantenerte enganchado, el vagón se suelta en un espacio abierto donde el tempo se acelera y el cabeceo se hace inevitable.

La secuela de este extraño sueño es casi inevitable, la Pesadilla número uno toma la atmósfera antecedida y la lleva a la incomodidad extrema con notas oscuras escoltadas por barridos aún más amplios que los primeros. Lo que hace a estas canciones tan necesarias en el género, es que su potencia y virtuosismo no se excede en demostraciones de elementos técnicos, muy por el contrario, respetan la integridad expresiva de la canción, sin desvirtuarse hacia un barroquismo de notas indescifrables.

La anomalía de tempo bajo viene acompañada del feeling en la tercera canción, titulada Sonámbulo, donde la guitarra pasa a través de la vibración profunda del bajo que va marcando sus notas principales. Este paseo onírico, en similitud con For the Love of God de Steve Vai, también posee un interludio en el cual los bends sostenidos se acentúan bajo el efecto hipnotizante del wah-wah, sin embargo, en Sonámbulo no hay temor alguno de romper el esquema y reemplazar el tacto de una guitarra con chorus por un ritmo distorsionado y pesado que entrega un clímax adecuado para el tema.

Finalmente, el cuarto y quinto track, Nocturno e Insomnio, son dos caras de una misma moneda—al igual que las dos primeras canciones—que dejan testimoniado el estilo de Aravena, no necesariamente en búsqueda de un punto de comunión, sino en explotar el contraste entre el Metal extremo y la guitarra neoclásica en transiciones de intensidad. Este álbum, además de ser una experiencia sonora impecable, es una referencia cualitativa concreta a la hora de imaginar el nutrido potencial de los músicos que conforman la escena metalera del país.

 

Gabriel Rocha

Tags: , , , ,

  • Iván

    Estamos en septiembre y no hay review de The Source. Me cago en vuestra puta raza, chilenos.

    • y que tiene que ver la raza con un comentario musical?

    • GriFFo

      yo diría ya pasó la vieja po viejito… nunca he visto un disco importante revisado con tanto desfase acá… o sale casi de inmediato o ya no sale…

    • StormRider

      y no puedes buscar en otra página? infeliz.

    • Gabriel Rocha

      Pese a tu poco educado comentario, halaga que estés pendiente de que se está revisando en la página.