Outsiders

Year One

Álbum - 2017

Valoración
7.9

Durante estos últimos años, todos hemos sido testigos de cómo ha crecido la industria del mundo de los superhéroes, de cómo se ha ido masificando un gusto que hasta hace no mucho tiempo atrás era más bien algo de nicho y que sin duda era tildado como algo más bien nerd, ñoño y/o geek. Hoy por hoy es difícil encontrar personas que no estén familiarizadas con este universo, ya sea por la trilogía de Nolan del hombre murciélago, o por las aclamadas series de Netflix inspiradas en los superhéroes de Hell’s Kitchen o por las infinitas precuelas y secuelas de los X-Men. Quienes antes con suerte ubicábamos al Superman encarnado por Christopher Reeve y los monitos de Spidey que daban en el Canal 13, ahora sabemos perfectamente que existe un universo Marvel y uno DC, cada uno con sus héroes y villanos y que The Avengers no es La Liga de la Justicia. Y esta masificación llega al mundo por la indiscutible influencia de la industria del cine y televisión en nuestras vidas, quienes desde un par de años a esta parte han inundado las carteleras con películas y series de superhéroes como los mencionados anteriormente.

¿Y qué tiene que ver esto con el Heavy Metal? Tiene bastante que ver, porque los tentáculos de este fenómeno superhéroe van mucho más allá de los comics, cine y televisión, influenciando distintas industrias y expresiones de arte, y nuestra música no está ajena a eso. “The Dark Saga” (Iced Earth), I Am the Law (Anthrax), Holy Wars… The Punishment Due (Megadeth) o los más recientes Grailknights solo por nombrar algunos, están también inspirados en el mundo del cómics. Y la buena noticia es que el Heavy Metal nacional también tiene algo que aportar a esta especie de New Wave of Super Heroes Metal (NWOSHM).

Outsiders es una banda nacional de Metal Progresivo fundada en 2012, formada por Cristián Baeza en las voces, Yordy Pérez en guitarras, Ricardo Berríos en el bajo, Sebastián Baeza con las teclas y Nicolás Bascuñán a cargo de la percusión. Outsiders basa sus composiciones en el concepto y mitología de los principales personajes de cómics. Desde sus inicios el quinteto ha buscado consolidarse como banda pionera en la combinación de rock y viñetas, a través de composiciones enfocadas al relato de estas historias, permitiendo así dar contexto musical a la novela gráfica retratada en cada canción.

“Year One”, su disco debut lanzado durante el primer trimestre de este año, es el primer acercamiento a ese objetivo. Este largaduración está basado en superhéroes clásicos del universo DC Comics, donde las canciones relatan motivaciones y conflictos en la historia de los personajes. El álbum fue producido por Nicolás Arce (Húsar, Polímetro) en AST estudios, mientras que las backing vocals corrieron por cuenta de Rodrigo Varela (Húsar, ex-Delta), y otro conocido nuestro, Jaime Salva (Concerto, Húsar), apoyando con asesorías vocales. En la carátula, se aprecia a Outsider, personaje propio de la banda, del cual están planeando hacer cómics, canciones y quién sabe si más adelante hasta un álbum conceptual que relate su historia.

El álbum comienza con Zero Hour, una introducción instrumental compuesta por Sebastián que está basada en el evento DC del mismo nombre. Con un sonido bastante cinematográfico, esta breve intro nos sumerge inmediato en un ambiente épico y fantástico, donde los arreglos orquestales de Jean Pierre d’Alençon (Berklee College of Music USA) adornan este preludio que desemboca en First Flight, basado en la historia de Linterna Verde. Un tema que representa perfectamente el espíritu de la banda en términos musicales: una base rítmica de carácter progresivo que encaja en una estructura clásica y más bien sencilla, con un teclado protagonista de sonido moderno y galáctico a lo Star One, una guitarra más acompañante que protagonista y melodías fáciles de enganchar. La voz de Cristián es limpia y goza de un registro que le permite ir de lo grave a lo agudo de forma natural, que calza bien con la propuesta musical, pero perfectible en términos de pronunciación. En general este primer vuelo de Linterna Verde cumple bien con ser una carta de presentación y nos da una imagen bastante certera de lo que se viene en el resto del disco.

Una intro de teclados y percusión da inicio a Out of Reach, tema que tuvimos la oportunidad de conocer por adelantado gracias a un lyric video que promocionaba este trabajo. Este tema, basado en las emociones y dilemas de Flash, acelera las revoluciones y explota de buena manera las performances individuales de cada integrante, haciendo una correcta relación entre la velocidad del superhéroe y la cadencia de la canción. Muy buen trabajo de Bascuñán en la batería, llenando de adornos un muy buen corte, que mezcla ritmos, melodías y emociones de buena manera, con un trabajo dinámico de Cristián representando los diferentes estados de ánimo del protagonista en cuestión, superponiendo líneas vocales creando esta sensación de velocidad mas no caos en una de las buenas canciones que nos entrega el disco.

Solemne es la atmósfera que crea Sebastián a modo de introducción en Deepest Kingdom, cuarto tema del disco, basado en el reino submarino del nunca bien ponderado pero no menos importante Aquaman, que luego de la introducción despega a toda velocidad con un riff electrizante liderado por Yordy en las seis cuerdas. Aquí Outsiders acelera el metrónomo de muy buena forma, en un tema donde destaca la contundencia general que logra el quinteto poniendo todo su talento al servicio de la canción, destacando el trabajo de Berríos en el bajo con certeros destellos de talento y los tremendos solos protagonizados por Yordy y Sebastián, dando forma a un tema que puede no ser fácil de digerir a la primera, pero que sin duda al ponerle atención devela ser una composición de grandísima factura.

Sonidos orientales extraídos directamente del corazón de Egipto ambientan Curse of Time, canción basada en la historia de Hawkman, príncipe egipcio quien bajo la condena de un juramento estaría destinado a reencarnar una y otra vez a lo largo de la historia, sufriendo una maldición de nunca acabar. Una canción que, recordándonos el trabajo de Myrath u Orphaned Land, derrocha técnica e intensidad en términos de ejecución. Es uno de los mejores despliegues a nivel interpretativo, donde destaca el trabajo de Yordy llevando la melodía principal, la base polirrítmica que sostienen Nicolás y Ricardo es también notable durante todo el recorrido de la canción, y la voz de Cristián se escucha cómoda en esta propuesta. Es un tema que, nuevamente, podrá no enganchar de inmediato, porque no es un tema fácil ni “ganchero”, pero que con cada vuelta en nuestros reproductores se hace más grande.

Dawn of War, sexto corte de la placa, es un tema casi totalmente instrumental inspirado en la Mujer Maravilla, que comienza con un canto muy suave y una melodía armoniosa protagonizada por Cristián, pero que progresivamente va evolucionando hacia ritmos más rápidos y melodías más densas, conformando una interesante parte instrumental que deja de manifiesto la influencia de bandas como Pain of Salvation o Nevermore. Esa influencia se aprecia también en Infinite Earths, tema inspirado en el macro evento del universo DC llamado “Crisis on Infinite Earths”. En lo musical, es un tema midtempo que presenta variados recursos a lo largo de sus seis minutos, con un comienzo reflexivo, introspectivo, y que deriva en sonoridades más potentes, con hartas melodías colisionando entre sí hacia el final de la canción, dando una sensación de entropía que podemos asociar a esta crisis en que está basada.

El único tema que escapa al universo DC en esta placa lleva por nombre Diablo y está inspirado en el cómic homónimo chileno, obra de Javier Ferreras (FERRE) y Mauricio Herrera. De atmósfera oscura y más cruda, esta canción es la única interpretada en español y retrata un diálogo entre el Señor del Infierno y el protagonista de esta historia, quien termina transformándose en el vigilante sobrehumano que protegerá las calles de Santiago. Una introducción rápida y caótica, con un gran desplante técnico de Yordy, desemboca en una canción contundente, de melodía sufrida y con un coro particularmente denso y perturbado. Un acierto sin duda tanto desde el punto de vista musical como del homenaje a esta viñeta de origen nacional.

Acercándose hacia el final de “Year One”, la banda arremete con los dos superhéroes más famosos del universo DC, dos símbolos que no podían faltar: Batman y Superman. The Beginning of Tomorrow, inspirada en el alter-ego de Bruce Wayne y su búsqueda de justicia y venganza, es un tema que se percibe maduro, sobrio, que consolida sonidos y recursos explotados a lo largo del disco, con un toque de emotividad en el relato; mientras que Birthright aborda la historia del superhéroe venido de Krypton enfrentando su destino inexorable. Musicalmente hablando, también se percibe como una composición madura y muy bien cuidada, con un coro potente, en donde la habilidad de cada integrante contribuye a consolidar una obra épica de muy buena factura. Un temazo que se percibe más luminoso que su predecesor, algo que no creo sea casualidad teniendo en cuenta los protagonistas de cada historia. Cerrando el disco suena The Final Night, breve instrumental basado en el evento DC del mismo nombre, donde Sebastián y su teclado apagan las luces del disco con un ambiente solemne y espacial.

Desde la perspectiva que se mire, “Year One” es un disco muy interesante de explorar. Musicalmente es un trabajo bien cuidado, donde se nota la seriedad de la banda, que en todo momento alcanza un buen nivel interpretativo. Lírica y conceptualmente, es un buen acercamiento al mundo del cómic, tanto para los fans como para quienes no comulgamos día a día con este universo. Y lo mejor de todo es que el espíritu de las canciones, su sonoridad y las emociones que transmiten se condicen perfectamente con la historia que están relatando, no se dejaron detalles al azar lo cual se agradece. En cuanto a oportunidades de mejora, creo hubiera sido positiva la presencia de temas más gancheros, que se puedan digerir a la primera, pues eso ayuda mucho a la escucha de un disco que a la primera se puede percibir algo denso. Por otra parte, hay que cuidar la pronunciación porque en algunos pasajes hay barreras de lenguaje evidentes, y me parece que las líneas melódicas de la voz no se acoplan perfectamente al conjunto instrumental. Finalmente creo que el sonido del disco también admite cierta mejora, pues aun cuando la calidad de la producción es indiscutiblemente buena, el sonido no es todo lo prístino que podría ser y el conjunto de las pistas creo que podría sonar aún mejor.

Felicitaciones a Outsiders por este muy buen debut. Esperemos sigan desarrollando esta interesante propuesta conceptual y que en un futuro sea el propio Outsider y sus aventuras quien esté inspirando discos por otras partes del mundo. 

Hernán Bórquez

Tags: , , ,