Night Sight

The Beginning

Álbum - 2017

Valoración
8.7

Un oscuro comienzo de un cambio de paradigma. Hace dos años, Night Sight hizo su debut con “No Way Out, treinta y tres minutos cargados de Thrash en la línea de Slayer, como lo contamos en su oportunidad en la revisión de este discazo. Sin embargo, ahora es el turno de “The Beginning, un disco que sin dejar su esencia Thrash “Bay Area”, explora mucho más las melodías del Heavy Metal y evoca una oscuridad anterior hacia los tímpanos; haciendo resurgir el recuerdo del “Show No Mercy, del “Killing is my Business…, de Mercyful Fate y los numerosos e influyentes grupos de la “nueva ola del Heavy Metal británico”, que parecieran ser irreplicables en su mística old school. Night Sight se conforma en la actualidad por Mauricio Soto en la batería, Franco Troncoso en las guitarras y José Marvel en las voces. Quien domina el encordado grueso todavía es incertidumbre y públicamente no se han dado a conocer roles activos en el presente álbum, esperamos que en algún futuro la banda nos ilumine con respecto a esto.

Una solitaria y rápida guitarra aparece luego de una moderada canción introductoria para efectos de intriga, este es el comienzo de Amnesia, un potente tema resuelto en dos intensos minutos en donde lo único que se extraña es un sonido más análogo y expandido de los platos de la batería, en esta ocasión, del ride que acompaña el coro y pre-coro. Este sonido pulcro y limpio de la batería se extiende a lo largo del disco, restándole el efecto avasallador que tiene, por ejemplo, la batería reverberada de Pete Sandoval o Dave Lombardo. En otras bandas no sería una característica tan clave, pero una batería imperfecta vaya que reforzaría ese toque “vieja escuela” que posee este disco.

El bajo se hace notar en la banda con un estilo percutivo y marcado en la frecuencia aguda, imposible no notarlo, imposible no cabecear con él. Su presencia rítmica se hace notar fuerte en Other Side of the Mirror, canción que explota en los oídos después de las primeras líneas del verso y con unos riffs que ya quisiera MegaDave. La temática paranoica de la canción continua con Don’t Speak on my Mind, que se va presentando prudentemente para luego sorprender y estallar con una subida de tempo en el coro, donde José nos muestra en el coro a armonía dual que su voz distorsionada no sólo funciona para los tonos bajos de Other Side Of The Mirror, sino para incluso gritos en falsete que, sin exagerar, median entre el joven Tom Araya y King Diamond, y si no lo creen, es cosa de escuchar el track siguiente: Blinded, que deja en claro que este disco supera al anterior en insanidad. Se trata de una canción relativamente sencilla, pero que por sus aceleraciones y desaceleraciones también es una de las más dinámicas del disco. Ese coro fantasmal que introduce el disco y que como leitmotiv acompaña el resto de los coros, le da el toque de horror a esta pesadilla del hombre materialista y codicioso.

Y continuando con la lírica condenatoria, Fuck Off es una cátedra de Thrash a riff cabalgado que nuevamente engancha con la transición de sus componentes rítmicos. Lamentablemente, los platos condenan la canción—sobre todo uno de los crash, que derechamente no suena bien—, junto con la caja, que si bien no suena mal, los fills quedan planos y con poco matiz en una canción que depende de ellos para conectar el acelerado coro. Del séptimo track, Who Are You?, destaca por sus letras cargadas de una visión nihilista e irónica sobre la corta vida humana. Su musicalización es bastante simple y estándar en comparación a las otras canciones; aspecto que está lejos de ser una característica negativa, sino todo lo contrario, ya que la melodía se hace más importante que el ritmo, probando así que Night Sight tiene la capacidad de hacer buen Heavy Metal clásico.

Mi predilección se la lleva Those, canción donde las guitarras se hacen protagonistas con increíbles solos que no se extienden más allá de la cuenta, más un interludio de acústica de doce cuerdas que junto a los suspiros de José le dan un toque siniestro preciso. Poco tiempo pasa para dejar de comparar el inicio con Tornado of Souls, esta canción representa la magia que envuelve la composición de este álbum, que aparte de la furia juvenil de bandas legendarias, también contiene un tinte de madurez de los elementos atmosféricos que se logran transmitir con melodías bien trabajadas. Y eso que no soy fanático de los fade-outs, el final de la canción es simplemente genial, me hizo pensar en las armonías de Andy LaRocque (Death, King Diamond), uno de mis guitarristas favoritos. Lo mismo se puede decir de la canción que finaliza el disco: En Coma, tema en nuestra lengua que tiene todos los elementos de culto, tanto del Thrash como del Heavy, separados cada uno por la mitad de la canción respectivamente. Un mosaico de ritmos que pasa rápido por los oídos, pese a que no tenga tanta diferencia de tiempo con las otras canciones, y que bien está elegida como single, ya que adelanta el potencial que trae este disco.

 

Gabriel Rocha

Tags: , , ,