Maze

Misery For Breakfast

EP - 2017

Valoración
8.6

A buena mesura del conocimiento de nuestros lectores, el nombre Nicolás Arce no es desconocido si pensamos en el prestidigitador de cuerdas en las filas de la Ópera Metal nacional Húsar, de Ivés Gullé. Maze, el proyecto liderado por el también productor—de bandas como Polímetro y Battlerage, entre otras—sale a la luz después de siete años de génesis. Y además de Arce en la guitarra, sintetizadores y bajos de estudio, Maze cuenta con la voz de Rodrigo Varela (Afterglow, Húsar), Vincent Zbinden en batería y su más reciente incorporación, Diego Contreras (Violent Passion Surrogate) en el bajo.

El EP se titula “Misery for Breakfast” y se compone de cinco canciones originales, más un cover a la legendaria banda noruega A-Ha; un eco de aquellos tiempos donde el pop tenía tendencias vanguardistas gracias a que los maquiavélicos estrategas de mercado global estaban recién haciendo sus planes para robar el sintetizador. Esta canción versionada y elegida para cerrar el lanzamiento es el exitoso single The Sun Always Shines on TV. La canción, pese a que incorpora riffs y doble-pedal para reemplazar el trémolo constante de la canción original, logra escapar de la tentación del versionado mediocre según los recursos genéricos del Metal (como mal acostumbra Children of Bodom). Sin embargo, también cometen la sana insolencia—como todo buen cover debiera cometer—de quitarle autoridad al sintetizador para acentuar el toque propio. Al iniciar dando mención a la canción final del disco, pretendo trasladar a letras la impresión personal que tuve sobre esta banda: un estilo que—como ellos bien definen—tiene base en el Prog y Power Metal, pero que saca provecho de los sonidos sintéticos de forma melódica y cinemática.

Los dos primeros temas, F.E.A.R. y Endless Streams, dan una fuerte impresión de la capacidad que tiene la banda para mezclar estos dos mundos. En ambas, Varela hace buen uso de su talento al adecuar la intensidad de su voz a los segmentos de la canción que lo requieren. Sin embargo, su registro vocal impresiona aún más en la segunda canción, con un coro cuya altura tonal es comparable a la habilidad que Cedric Bixler-Zavala (At the Drive-In, The Mars Volta) tiene para lograr cohesionar un canto suspirado con uno rompe-cristales. Hacia el tercer tema, The Best Things of My Life, la banda mantiene con más moderación las intromisiones atmosféricas de los sintetizadores, lo que da como resultado la consideración de este tema como el más Power del disco. Una canción que, también por su contenido lírico en torno a la nostalgia, trae a la memoria a Stream of Counciousness, el mejor disco de Vision Divine a mi parecer. Resulta paradójico que el sonido de las frecuencias altas de la batería (platos y caja) pierdan definición y claridad en comparación al bombo y los toms (que suenan espectacular); sin embargo, con la gran cantidad de sonoridades de estos dos primeros temas, la banda opta por no saturar el volumen, lo que es un prudente acierto y una posible consecuencia de nivelar los metales percutivos.

Y luego de la explosión del tercer tema, vienen en buen lugar las power-ballads a entregar dinamismo, reforzando así la impredictibilidad de este lanzamiento. Así como en el caso de los vinilos, que daban cierta cohesión a las canciones del lado A con respecto al lado B (gran ejemplo: Sad Wings of Destiny de Judas Priest), el lado B de “Misery for Breakfast” inicia con You Step Into My Darkness. Se trata de un tema tipo I Walk Beside You de Dream Theater, que—como bien indica el título—posee una devoción declarada por parte del hablante lírico, cuya pasión se refuerza en la compañía de las guitarras en el coro. En claroscuro, The Void muestra una actitud sentimental más estoica y desesperanzada, sacando a relucir todo el potencial de los instrumentos, incluido el bajo que a lo largo del disco se muestra más bien tímido (asunto que de todas formas promete cambio a futuro con la total incorporación e influencia de Contreras). Guiado por una rítmica de cuerdas de metal acústicas, la guitarra a manos de Arce se lleva el protagonismo, intercalándose en los momentos adecuados con pesados acordes, para luego cerrar el tema pedaleando el wah en los solos.        

Con un debut impresionante, Maze rompe el silencio de su gestación con un sonido que no se ha visto frecuente en el Metal melódico nacional. Sin duda, el futuro de esta banda se escucha prometedor.

 

Gabriel Rocha

Tags: , , , , , ,