Síguenos en:

CD Reviews

Kiske / Somerville

Publicado hace

el

Fue el representante del sello Frontier Records quien ideó el concepto para este proyecto, logrando unir a dos de las más talentosas voces de la escena: Michael Kiske -que por supuesto ya sabemos de quien se habla con tan solo mencionar el apellido-  y la norteamericana Amanda Somerville, más conocida por su participación en  bandas  como Aina, Epica, Kamelot, por mencionar algunas.

Quienes complementan la alineación en el proyecto para la parte instrumental son Magnus Karlsson (Allen/Lande, Primal Fear) junto a Sander Gommans (After Forever) quienes se encargan de las guitarras, Mat Sinner (Sinner, Primal Fear) al bajo, Jimmy Kresic a los teclados y sintetizadores (Voodoo Circle) y Martin Schmidt con Ramy Ali quienes se encargan de la batería.

Aunque el sello Frontiers anunció anticipadamente a este proyecto como un disco de melodic rock, más bien viene sonando a un álbum con distintas influencias orientadas al heavy metal, el hard rock y que incluso -a mi parecer-  es un poco más pesado que los otros proyectos donde ha participado Michael Kiske, como Place Vendome,  por ejemplo.  Esto nos hace percibir que Kiske cada vez se acerca más a los terrenos del metal que como ya sabemos, desde su salida de Helloween ha dicho en repetidas ocasiones que no quiere participar más en la escena del heavy metal, contradiciéndose bastante; pues es muy frecuente su participación con bandas del género.  Asimismo, sus recientes proyectos hacen notar un acercamiento al estilo musical ya mencionado.

En contraste tenemos a Amanda Somerville, que comenzó en la escena pop para ir adentrándose después al ambiente del heavy/power metal, apegándose bastante a la escena alemana, de donde ha recibido el mayor apoyo y reconocimiento al  hacerla  partícipe de varios proyectos.

Pasando al álbum, la enérgica Nothing Left To Say, es la canción que da inicio al álbum en donde se escucha un poco más de participación por parte de Kiske, que como es de esperar, siempre con la misma calidad de voz, adorna el tema con mucha melodía.  Silence, canción que se ha dado a conocer por la difusión del videoclip vía internet, combina el power melódico con elementos oscuros y melancólicos del metal gótico; muy emotiva, clara y oscura al mismo tiempo. En End of The Road, encontramos orquestación adjunta a una excelente mezcla de voces, con lo que se logra un momento realmente dramático en el álbum;  Don’t Walk Away y Rain recordarán a la canción de Place Vendome, I Will Be Waiting, ya que  son canciones que ponen el álbum un tanto hard rockero; ambas con un muy bien acertado coro y un poco menos participación por parte de los teclados, cosa que no afecta.  Debo decir que particularmente me gusta como queda la voz de Amanda en estas dos canciones.

One Night Burning es la respectiva balada del álbum, una combinación de piano, guitarras acústicas y eléctricas con power chords, que le quedan muy bien al coro: un tema un tanto sentimental que logrará hacer sentir al oyente angustia o pérdida. Second Chance será la última canción para quienes obtengan la versión con 11 tracks o “normal” del álbum, es una expresión musical sincera y honesta de sentimiento constante la que encontraremos en esta balada, que a mi parecer da un excelente final al disco.

Y para quienes obtengan  la versión digipack encontraran un bonus track llamado Set a Fire, denso y pesado, que viene siendo un tema más orientado para los fans del metal gótico norteamericano.

Hay que destacar que la participación de los músicos enriquece y complementa bastante bien el disco, ya que la parte de la ejecución de guitarras es bastante acertada con distorsiones muy pesadas y solos de guitarra que impresionan mucho.  Un disco que por su variedad seguramente también logrará captar la atención de fans de diferentes tipos de metal melódico.

En resumen, es aquí donde debuta un nuevo proyecto para dos magníficas voces como lo son Michael Kiske y Amanda Somerville, en un álbum que va enfocado a las voces de ambos, y donde los músicos nos demuestran a lo largo del disco que son bastante acertados para darle buena vibra a la placa, logrando su objetivo a lo largo de la misma: unos verdaderos virtuosos.

Seguramente este proyecto tendrá un buen recibimiento por parte de los fans, sobre todo los de Kiske que quedarán complacidos con el.  Y por supuesto, no de menos los de Amanda Somerville quien finalmente se involucra de lleno a un proyecto de metal.


close
Thanks !

Thanks for sharing this, you are awesome !

X