Iced Earth

Incorruptible

Álbum - 2017

Valoración
8

Cuando la banda entra en silencio debido a un paro de sus actividades en vivo (que esta vez son razonables por los conocidos problemas de Jon Schaffer en el cuello que lo devolvieron al quirófano y a una lentísima recuperación), es difícil no ver enfriadas las expectativas de cara a un nuevo trabajo. Pasa el tiempo sin noticias, sin vivencias y, así, ICED EARTH, en cierto modo, se aleja del radar de los fanáticos.

Qué duro debió haber sido para el guitarrista y Stu Block este tiempo, especialmente para el cantante, que se encuentra en sus años dorados como músico e intérprete.

Sin embargo, siempre cuando la banda entra en estos recesos (1999 y 2000 por Demons & Wizards, 2004-2006 por la salud de Schaffer), surgen ideas elaboradas que, sigilosamente, empiezan a ser materializadas en una nueva producción que desde la nada se lanzan a la escena. “Incorruptible”, duodécima entrega de ICED EARTH, no es la excepción.

Ver también: ICED EARTH lanza lyric video para Seven Headed Whore, adelanto de “Incorruptible”

Y claro que surgen ideas refinadas desde un comienzo. En ese sentido, Great Heathen Army -primer track- se presenta como si fuera una canción del “Beyond The Red Mirror” de BLIND GUARDIAN, debido a su solemne intro de coros muy parecido a la de “The Ninth Wave“. No obstante, rápidamente la composición toma cuerpo de banda e introduce guitarras pesadas y un grito que -adelantemos- anticipa que el performance de Stu Block será tan enfático como el de Schaffer en su variedad riffera, rozando la experimentación dentro de los parámetros suyos.

El verso inicial tiene mucho del METALLICA ochentero circa “Master Of Puppets” (rasgueos de acá recuerdan un tanto a “Disposable Heroes“), sin perjuicio que sea lo melódico y lo powermetalero europeo lo que definitivamente vayan dando personalidad a este corte inspirado en historias vikingas de invasión a las islas británicas. Finalmente, hay que señalar que Great Heathen Army es muy representativo de lo que presentará el trabajo completo, con conclusiones iniciales que pueden ser tomadas como una relativa tónica de un “Incorruptible” variado, refinado y con experimentos dentro de elementos reconocibles del Heavy Metal.

Se trata entonces de un álbum más melódico, más elaborado y un tanto más épico en lugar de ser oscuro como “Plagues Of Babylon” o aguerrido, directo y ciento por ciento schafferiano como “Dystopia”. Y bueno, por supuesto que mantiene el sello de contar con un sinfín de guitarras empastadas con la batería del -gracias a los dioses- retornado Brent Smedley (quien es el batero de ICED EARTH por antonomasia en todos los años de este conjunto). Sin embargo, casi no se escucharán esos riffs galopeados, filosos y de alta velocidad tan característicos de Schaffer y por los cuales se ha hecho famoso en la escena. En contrapartida, ante la escasez de ese tan significativo elemento, Jon explora sonidos rítmicos no detectados antes en sus temas.

De esta forma, allí radica la enorme variedad de guitarras del álbum con líneas rítmicas que jamás pudieron haber sido concebidas en otra producción de ICED EARTH, rasgueos absolutamente inéditos para el contexto que discutimos, métricas que se atreven a rozar lo progresivo, timbres de Telecaster y otros recursos que otorgan un colorido muy particular a un trabajo que no tiene comparaciones simples con el resto del catálogo de Schaffer.

Quizás se pueda indicar, de forma analógica, que es una especie de segundo “Dark Saga”, no en el sentido estilístico sino en que era muy distinto a los álbumes que lo antecedieron pero que no había motivos para recibirlo de mala manera por la estampa de muchas de sus canciones y el performance de su cantante Matt Barlow. Lo mismo sucede con “Incorruptible”, con el cual uno puede preguntarse cómo esta o tal canción puede ser de ICED EARTH pero, que de igual modo, termina convenciendo en la mayoría de las oportunidades.  También, podría hacerse un pequeño paralelo con lo propuesto en “Horror Show”, en cuanto a ser un trabajo más melódico o, incluso, con “Framing Armageddon” por su experimentación aunque con mayor madurez, menos capas y mucho más peso, valiéndose de recursos más normales que jamás habían tenido espacio en la música de ICED EARTH.

¿Y revisaste este tema? ICED EARTH libera nuevo lyric video a la espera de “Incorruptible”: Great Heathen Army

Siguiendo la revisión tema por tema me parece que hay que advertir lo siguiente en cuanto a la principal debilidad de este disco. Esto, porque entre temas que realmente son joyas para el catálogo de ICED EARTH y el Heavy Metal de la actualidad, hay un par que son demasiado tímidos, por no decir de bajo estándar, y que son significativos para el sabor que queda al final. Por fortuna, la que sigue después de la apertura se trata de quizás la canción más espectacular que haya escrito Schaffer desde la contratación de Stu Block y que, sinceramente, pongo a la altura de su material más clásico de ICED EARTH.

¿Cómo describir entonces Black Flag (coincidencias con la serie de Netflix absolutamente intencionadas)? Parte con una especie de intro como las que hacía Ronnie James Dio con canciones como “Don’t Talk To Strangers” o en Black Sabbath con “Children Of The Sea“, relativamente calmadas pero sosteniendo una tormenta que más tarde explota con mucha fuerza con un típico ritmo en tresillos, súper reconocido en obras como “Phantom Of The Opera” de IRON MAIDEN o… no sé, una infinidad de temas que han utilizado este recurso desde la invención del Heavy Metal pero que de verdad, en esta composición, suenan como si fuera primera vez que se utilizaran. Las melodías son pletóricas y absolutamente épicas, el ritmo poderoso a emocionar y, el hecho de que su coro que dice “stories foretold of silver and gold the empire’s greed” no parezca un coro sino un envión que le entrega más fuerza y emoción al tema, hace que esta pista se convierta en una verdadera culminación del estilo. Jamás había escuchado una canción tan intensa con este tipo de ritmo y eso habla maravillas de un Schaffer que decidió no recurrir a sus recursos de siempre sino a otros, típicos del metal, para dar a conocer que él también los controla y domina.

Uf! Qué decir del performance tremendamente extraordinario de Stu Block en Black Flag, que solo con seguirlo en las letras uno queda sin aire por culpa de la emoción y la resistencia física que el tipo enseña. El aun joven cantante se maneja con una variedad y agresividad tan increíbles que, de verdad, lo ponen a la altura de las mejores interpretaciones vocales en la historia de ICED EARTH, confirmando que el canadiense le hace honor a su antecesor y a la fanaticada. Cuánta furia, brillantísima actuación de un artista que, como dijimos el 2011, le ha devuelto años de vida a un Schaffer que se siente muy cómodo, sea entregando temas típicos pero maestros como éste o haciendo experimentos como en otros tracks de “Incorruptible”. Al final, para redondear con ésta, es de esas que hace que todo un lanzamiento valga la pena y Black Flag significa tanto para “Incorruptible” como “Dracula” para “Horror Show”.

El tercer track es uno ya conocido, Raven Wing, una versión elaborada de canciones como I Died For You, Watching Over Me y Hollow Man de “The Glorious Burden” e If I Could Fly de “Plagues Of Babylon” pero con una estampa creativa y más oscura que muy bien vale considerarla. Es pesada, es colorida e intensa, como esas composiciones estilo baladas de ICED EARTH que invitan a levantar el puño con los coros. ¿Quién más logra aquello?

Acto seguido, viene uno de los primeros grandes experimentos de la placa por medio de The Veil que parte como esas introducciones que tenían cortes del primer disco de ICED EARTH (tipo “Curse The Sky“). Lamentablemente, la composición nunca levanta y se estanca como las pistas que forzaban pausas incómodas en “Framing Armageddon”. El panorama se vuelve a armar con Seven Headed Whore, la única que -aunque en forma metafórica- se acerca a las temáticas de “Dystopia” o “Plagues Of Babylon” y que, estilísticamente, si bien su tono se replicó en Boiling Point y Days Of Rage hace unos seis años, ésta simplemente termina siendo superior en su factura. Alguien se habrá imaginado a Violate del “Dark Saga” con ésta o la portada de “Days Of Purgatory” con el lyric video lanzado hace unas semanas y, lo cierto es que se trata de otra de las arrancadas memorables de un disco variadísimo que continúa con un giro de timón: The Relic (Part I). Lo primero que me recuerda su llegada es a discos de IRON MAIDEN, de la era “No Prayer For The Dying” o “Fear Of The Dark”, con un Stu Block consistente pese a bajar mucho las revoluciones de agresividad para centrarse en las melodías. Sólo el tiempo dirá si vale la pena o no rescatar esta canción pero funciona bastante bien en el contexto del tracklist tan variado.

Después, la gran sorpresa: una instrumental y nada parecida a “1776“, la última que habrá hecho Schaffer ya hace décadas (recordando que era un refrito de una composición de los ochenta). Aquí, el nombre de Ghost Dance (Awaken The Ancestors), está nuevamente muy bien puesto, invocando danzas originarias de América del Norte, caras rojas, sabiduría y una cultura cada vez más entrañable en la actual civilización. Hay cánticos en el fondo y muchos arreglos que evocan este ambiente. No es una composición directa pero sus arreglos la hacen especial, casi chamanística y con un Brent Smedley que vuelve a reclamar su asiento tras las cajas y tambores de ICED EARTH.

Brothers, en cambio, nos regresa a ese ICED EARTH de “Plagues Of Babylon”, visto en la sección no conceptual de aquel álbum, un corte más rockero al estilo de “Peacemaker” pero mucho más cálido y abierto en sus sentimientos y musicalidad. Es de esas pausas que se disfrutan mucho y que, en definitiva, terminan siendo momentos entrañables de un tracklist. Jon Schaffer piensa mucho en la dinámica de un repertorio y es allí donde Brothers hace sentido, un respiro previo a Defiance, más agresiva, partiendo con unos escuetos leads de un guitarrista como Jake Dreyer (ex en vivo y de sesión de KOBRA AND THE LOTUS), cuyo input mejor puede compararse al estilo de Ralph Santolla en “The Glorious Burden”. Aquí estamos ante un midtempo donde Stu Block nuevamente viene a desplegar un performance variado desde lo furioso a lo melódico delante de guitarras y baterías que le dan espacio para lucirse.

Ver también: Iced Earth (banda del mes marzo 2012): completa biografía hasta ese entonces

Ahora, como hemos visto, los experimentos de ICED EARTH en “Incorruptible” son bastante amigables pero ninguno es de la talla de Clear The Way (December 13th, 1862), basada en la batalla de Fredericksburg de la Guerra Civil estadounidense. Aquí se escucha algo completamente atípico para lo que Schaffer nos tiene acostumbrados pero muy adhoc a los preceptos del Power Metal europeo. Su partida con esos rasgueos tan peculiares es absolutamente inesperada y el coro en acordes mayores perfectamente podría haber salido de una canción feliz de GAMMA RAY, IRON SAVIOR o alguna otra banda de Hamburgo. Por si eso fuera poco, es complementada por una sección instrumental de un tono tan colorido y vibrante como fuera de lo común para este grupo. Jamás Schaffer, quien desafía sus propios moldes acá, había pensando musicalmente en clave tan europea pero su resultado después de unas escuchadas termina pasando muy rápido, decantando en un final de repertorio jamás explorado por ICED EARTH. Hay un trasfondo muy grande en las letras de este tema y ya no puedo esperar más a tener las letras para irlas decantando.

En relación al sonido, el haber traído de vuelta a Jim Morris a alguna fase de la producción le ha hecho muy bien a la banda luego de un “Plagues Of Babylon”, donde hay cosas en mezcla y grabación que no resultaron del todo óptimas al hacerse sin la guía de este personaje en los estudios de Grave Digger y otros lugares de Alemania. Sí, suena distinto a los discos de ICED EARTH producidos por Morris en Florida y, quizás, eso tenga que ver con que las pistas se hayan grabado en el nuevo cuartel general de Jon Schaffer, donde inevitablemente las acústicas y equipos serán otros. Esto, en cierto modo, le da frescura al trabajo aunque me parece que lo que más hace que “Incorruptible” suene como tal es el tremendo performance de Stu Block, asentado ya como artista y no como mero intérprete presionado por las expectativas y eventuales sombras.

Sigo pensando, en todo caso, que Block está forzando su timbre en ICED EARTH en cuanto a lo que exige Jon y el estilo vocal del grupo. Incluso, en varias partes donde debería ir una sola capa vocal, Stu dobla sus líneas y las canta dos veces en el mismo sólo con el fin de darle más cuerpo a su voz. A espera que eso no traiga problemas en vivo, donde el cantante no tendrá a un segundo Stu Block para apoyarlo. No le vaya a pasar lo mismo que a Edu Falaschi, quien terminó arruinando su voz en ANGRA, forzando registros que después de unos años pusieron en jaque el futuro del conjunto.

En un disco de contrastes, “Incorruptible” lleva a ICED EARTH a experimentar con lugares comunes a los cuales nunca optó por ir y que ahora lo hace de forma bastante natural y, a veces, con un éxito sorprendente. Sólo es cuando quiere rememorar sonidos de “Framing Armageddon” o “Crucible Of Man” que el trabajo baja su nivel, excepciones que por suerte son justamente eso, excepciones. Temas como Great Heathen Army, Raven Wing, Seven-Headed Whore y Clear The Way representan el alto promedio de calidad de esta placa mientras que Black Flag, un punto sublime en la historia de ICED EARTH. “Incorruptible” no es más que “Dystopia” (ese último trabajo está entre los tres o cuatro mejores de Schaffer y eso hay que aceptarlo), pero sí mucho más que “Plagues Of Babylon” y varios otros del siglo XXI, un CD melódico y agresivo, épico y conciso que pasa volando y dan ganas de volver a repasar. 

Jorge Ciudad

Tags: , , , ,

  • ZOHAN

    Desde el “Horror Show” (Para algunos un buen disco y para otros no) e incluso desde el gran “Something Wicked” ya se notaba que la mano de Shaffer estaba variando y mucho a la hora de componer. Si se comparan esos 2 discos, y sobretodo los venidos posteriormenente, con los primetos hasta “The Dark Saga” se ve un tremendo cambio de estilo. Dificilmente los “nostálgicos fans de Iced Earth” como yo vamos a contentarnos con un disco nuevo que se aleje de esos discos que fueron los que hicieron grandes a esta banda.

  • Daniel_Thno

    Hecho de menos el review del último disco de Grave Digger… me extraña no lo hayan hecho ya que es una tremenda banda y dentro del estilo principal de este sitio…. en parte entiendo ahora pq no vienen a chile..
    PD: buen review de Iced Earth..

  • StormRider

    Que salga luego para opinar

  • angel alvear

    siiiii, y que vuelvan a Chile!!

  • StormRider

    El disco es muy bueno, esta bien logrado, pero se hace demasiado corto para ser IE. No hay ningún tema relleno, se merece un 9.5 IMO

  • Jorge

    El tema Raven Wing tiene un solo de guitarra acojonante. El disco para es muy superior al anterior. Saludos desde España