Eternal Thirst

The Hellish Fight Goes On

Álbum - 2017

Valoración
8.2

Ya nos acostumbramos a disfrutar de buenas producciones chilenas porque, definitivamente, el Metal nacional ha entrado en su mayoría de edad y ya no hay vuelta atrás. La conjugación de mayor acceso a tecnologías de grabación y mejores instrumentos con la aparición de una camada de talentosos y esforzados músicos hace posible que varias bandas se estén abriendo paso a nivel internacional tanto con sus trabajos grabados como con, incluso, presentaciones fuera de nuestras tierras.

En este contexto tenemos a Eternal Thirst, la banda de la sed eterna (por sangre según algunos más metaleros, por cerveza según otros) que este año nos regalan un trabajo de estudio, su tercer largaduración, al que decidieron titular “The Hellish Fight Goes On” y que nos trae diez tracks de puro Heavy Metal clásico y enrabiado, marcando el debut discográfico de Rodrigo Contreras en las voces, quien viene a unirse a las cuatro cuerdas de Hugo Álvarez, las guitarras de Hugo Sánchez y Javier Alarcón, además de la batería de Francisco Vera.

Así, abriendo los fuegos, nos encontramos con The One Who Fights Will Never Die, la que arranca con una intro un poco confusa para el oído donde se escucha el choque de espadas en medio de sonidos electrónicos creando como una atmósfera futurista, quizás haciendo una alusión a la inmortalidad al estilo Highlander, introducción que da paso inmediatamente al poder del Heavy sediento, con un riff potentísimo y una base rítmica rápida que no pierde fuerza en ningún momento y sin mayores cambios hasta pasada la mitad del tema, donde nos encontramos con un exquisito quiebre rítmico que, en vivo, claramente te permitirá descansar el cuello un rato. Es una apertura que deja claro lo que la banda quiere compartir y el lugar que le corresponderá a Rodrigo dentro del conjunto, quien muestra tener las cualidades necesarias para ser la voz al frente de esta máquina, reforzando este concepto con el excelente final de la canción.

Con un riff que recuerda un poco a Judas Priest arranca In League With One Who Has No Name, un tema que suena aún más clásico que el anterior, con una base rítmica galopante que invita a formar un lindo mosh pit y disfrutar con todo, contando con un tremendo momento de calidad al llegar a los solos, donde tanto Sánchez como Alarcón demuestran que la calidad la tienen de sobra. Ciertamente el nivel en este punto lo podemos considerar como ascendente en comparación a su antecesora, lo que nos va prometiendo un tremendo disco para disfrutar de principio a fin.

Esto continúa con una midtempo deliciosa llamada Anemas Dungeons en alusión a la famosa prisión bizantina, donde, gracias al estilo rítmico, las líneas vocales de Contreras se pueden disfrutar en su totalidad, pudiendo mostrar más tranquilamente su calidad vocal que, a veces, se desaprovecha con líneas vocales muy planas a lo largo del disco pero que sin lugar a dudas encuentra su espacio para lucirse a ultranza aquí. Pasando la mitad del track aceleramos un poco el ritmo pero manteniendo intacta la estructura del tema y regalando una de las piezas más exquisita del disco, siendo la estructura musical más dinámica entre las que cuentan con voz, terminando aún más rápido que en su segundo momento.

A la orden de All Beasts Arise toda la caballería de los sedientos se larga a correr cual horda que se lanza a la pelea. Un pasaje instrumental de tremenda calidad que te permite apreciar sin ninguna distracción toda la calidad que cada uno de los músicos tiene para ofrecer a esta mezcla final que se llama Eternal Thirst, una banda que se nota tremendamente afiatada con sus ya más de diez años de carrera, aún con un baterista que cumple 3 años junto a ellos y un vocalista que lleva recién su primer año, sencillamente la calidad compositiva y ejecutora que demuestran no puede dejar indiferente a nadie.

Nail The Banner Of War arranca con un riff potente y lento, donde pareciera que todas esas bestias que se alzaron en el track anterior reciben una arenga de parte de un caudillo que los llama a clavar el pendón de la guerra en la tierra a conquistar, la velocidad no es un protagonista acá sino la potencia y la oscuridad que se alcanza a percibir. La sección de los solos es bastante correcta pero carece un poco de la genialidad que se alcanza a disfrutar en los temas anteriores, lo que siempre puede pasar, un tremendo track que termina nuevamente, como si fuera una fórmula del disco, con la voz de Contreras en su máxima expresión.

En la medianía del disco nos encontramos con Power Of Fire, con un toque que nuevamente hace pensar en Judas Priest sin parecer una copia o algo poco original, siendo quizás uno de los detalles más importantes en la banda, si bien en ocasiones ciertos sonidos te pueden recordar a otra banda en ningún momento se duda que el sonido pertenezca a otro que no sea Eternal Thirst. Acá nos enfrentamos un poco a ciertos problemas en la composición de las líneas vocales, si bien Contreras hace un tremendo trabajo en su capacidad y calidad, las líneas vocales tienden a mantener una cierta monotonía que sólo se quiebra en el mismo final, detalle que reduce levemente la efectividad del track que, aun así, se mantiene por lo alto.

Manteniendo la velocidad un poco más tranquila y la potencia arriba arranca Into The Tower Of Fear, el tema más largo de este trabajo que se extiende por casi nueve minutos, lo que permite que la segunda mitad del mismo sea prácticamente un interludio musical. La voz de Contreras se escucha cómoda pero mantiene cierto nivel de monotonía nuevamente, lo que, en todo caso, no invalida para nada su tremendo trabajo vocal que le da un toque de potencia importante a la ejecución de cada instrumento. A los tres minutos nos encontramos con un quiebre rítmico que nos lleva a las profundidades de esa torre, nos da un pequeño paseo por un sonido que recuerda un poco a The Rime Of The Ancient Mariner, dejando clara la influencia del NWOBHM, el paseo continúa por distintos ritmos hasta que nos encontramos nuevamente con la voz de Contreras para darle un tremendo cierre a este track, terminando con unos solos inmejorables.

Como estábamos muy tranquilos, nos suben de vuelta a la máquina y nos arrasan con el comienzo de Breaking The Tomb, una patada en la cabeza instantánea que se relaja un poco luego de la introducción dando paso a Contreras en un ritmo bastante más tranquilo hasta que, cerca de la mitad, aceleramos nuevamente la bestia y nos arrastra con ellos. Esta canción en vivo claramente es un momento de mosh pit inmediato, un llamado a la batalla bajo el escenario sin duda, el que funciona tremendamente bien en los dos momentos rítmicos que presenta, aunque claramente se disfruta mucho más en la violencia y agresividad de las secciones rápidas.

Battalion arranca como queriendo comenzar un himno, queriendo instaurarlo, el segundo momento más largo de este trabajo nos regala ocho minutos de Heavy Metal que inicia con tranquilidad y descansa un poco luego del primer grito de Contreras para dar paso a una base rítmica galopante que te hace sentir totalmente vivo, con ganas de salir a seguir el batallón de luchadores que convoca, con una guitarra lanzando un riff de aquellos que se agradecen y nos hace recordar por qué debemos luchar por el Metal. Si bien es un tremendo tema que no falla en su estructura musical, quizás peca un poco en su extensión, lo que hace se vuelva un poco repetitiva y, por lo tanto monótona, lo bueno es que como es un tremendo tema no aburre ni nada, pero claramente hubiera logrado su objetivo sin necesidad de extenderlo por ocho minutos.

Ya en el cierre del álbum nos encontramos con Spears Instead Of Hands, el que aparece como un bonus pero que, claramente, forma parte integral de este larga duración. Nuevamente, con la tranquilidad rítmica que ha caracterizado este trabajo, las guitarras nos regalan un riff tremendamente pesado por donde se le mire, dejando caer todo ese peso sobre la voz de Contreras que, a pesar de mantener líneas vocales relativamente planas, demuestra una vez más porque está ocupando ese puesto como heredero del legado que nos dejó Pablo Garriga (QEPD), un trabajo que carga con un importante peso simbólico que Renzo Palomino pudo cubrir en su momento y que ahora, un vocalista que hace su primera aparición en un trabajo de esta envergadura, ha demostrado ser capaz de defender. Es un end track correcto, sin mayores sobresaltos y con una muy buena composición, el que en ocasiones acelera, especialmente en los coros, pero no abandona en ningún momento la estructura base lo que permite disfrutar sin mayor esfuerzo de todo el tema en su conjunto, sobre todo el momento de los solos donde tanto Sánchez como Alarcón nos regalan unos pasajes del mejor Heavy Metal nacional, cerrando el disco casi con una invitación a esperar su próximo trabajo.

En definitiva, los diez temas que componen este “The Hellish Fight Goes On” merecen cada escucha que uno le pueda dar porque, sin lugar a dudas, Eternal Thirst es una de las más importantes bandas del que yo me he atrevido a llamar New Wave Of Chilean Heavy Metal, donde cada vez son más bandas las que nos están poniendo en el mapa del Metal gracias a música como la que componen y nos regalan estos sedientos de alcohol y/o sangre. Como país ya no somos sólo consumidores del mejor Metal mundial sino que, de a poquito, con paso lento pero seguro, nos vamos metiendo entre los mejores productores de esta música que todos disfrutamos. A modo personal sólo les pediría que trabajaran un poco más las líneas vocales, que la voz de Contreras pudiera jugar más y demostrar con total dinamicidad y libertad su calidad y capacidad.

Ciertamente este no será el mejor trabajo de Eternal Thirst, porque estoy seguro que el próximo será mucho mejor y el que le siga a ese será aún mucho mejor. Esta banda nos viene regalando una escalada de calidad en cada uno de sus álbumes y, aún más si esta alineación se puede mantener en el tiempo, no cabe duda alguna que su camino sólo apunta hacia arriba, tanto en lo que a composición y ejecución refiere como a las probabilidades de abrirse camino en los mercados más grandes y exigentes. Por ahora, sólo nos queda esperar lo que nos traerán en su próximo largaduración y, por mientras, estar atentos a sus presentaciones porque si en el disco suenan bien, nadie se puede perder la oportunidad de disfrutar toda su energía en el escenario presentando temas de este tremendo álbum.

 

Seba Miranda

Tags: , , , ,