Síguenos en:

CD Reviews

Ensiferum – Two Paths

Publicado hace

el

Para nadie es un misterio que luego de la publicación de “From Afar” (2010), Ensiferum ha divagado entre álbumes poco consistentes que cada vez los alejan más de su peak tanto en composición, como en popularidad alrededor del mundo. No es de extrañarse entonces si surgen opiniones divididas respecto al presente de la banda. Es así como “Two Paths” asoma como una gran oportunidad para reivindicarse y retomar el rumbo que los convirtió en uno de los pilares fundamentales de esa ola de Folk Metal que nos azotó hace algunos años.

La intro Ajattomasta Unesta es épica como pocas. No mentimos al decir que bastan un par de compases para situarse dentro de una batalla de grandes proporciones. Al ritmo marcial se le suma una tenue voz femenina que solo logra ir subiendo la tensión segundo a segundo hasta que la banda deja caer todo su peso donde la armonía en las guitarras y los arreglos orquestales destacan por sí solos. Rápidamente pasamos a For Those About to Fight for Metal, que con total seguridad afirmamos que es uno de los puntos más altos del álbum. De inmediato es necesario recalcar que la acordeonista Netta Skog aparece en los créditos como compositora. Entonces, básicamente es el opening track al que nos tienen acostumbrados y que ya resulta ser marca registrada de la casa. Riffs gancheros y repetitivos, doble bombo a más no poder, arreglos corales y orquestales, que finalmente abren paso a un estribillo hecho para cantarlo con el puño en alto: “For those about to fight for metal/ Gods of war salute you all/ For those who’ll never lower their blade/ We’re blood brothers till the end“. ¡En vivo será notable!

Al igual que su predecesora, Way of the Warrior se encuentra dentro de lo más destacado del LP. En primer lugar, imposible no elogiar la gran pegada de Janne Parviainen durante todo el tema. Logra llevar con total soltura cada uno de los pasajes, haciendo que la canción fluya y se transforme en un hachazo de aquellos. Así, el grito inicial de Petri Lindroos no hace otra cosa que incitar al caos y al descontrol mientras escuchamos un huracán de fondo. Considerando esto último, desde luego que el trabajo de las guitarras es arrollador a medida que se intercalan los riffs más pesados y los interludios antes de cada estrofa. Los frases desgarradoras son acompañadas de forma precisa hasta que llegamos al coro “It’s the way of the warrior/ This path before me/ Destined to be the king/ Of battlefields!” que rápidamente te queda dando vuelta en la cabeza. Por último, suma atención con las segundas voces y con la parte instrumental, ya que nada es dejado al azar. Al hueso y sin pretensiones.

En absoluto contraste, Two Paths es una pieza un tanto más densa y algo más difícil de digerir. Los “dos caminos” se ven reflejados en la interpretación vocal de ambos guitarristas (voz limpia y gutural). Y esto la verdad es que es un poco contraproducente, ya que la voz de Markus cuesta encajar dentro de la primera estrofa y el primer estribillo. Suena un tanto fuera de lugar y por momentos le falta fuerza en su interpretación. Eso sí, una vez que Petri entra de lleno en el tema, este recién agarra un poco de fuerza y de empuje mientras Janne y Sami aplastan todo de fondo. Lamentablemente la idea era bastante buena y predecible, pero se ve un tanto opacada por la gran diferencia que mencionamos anteriormente.

Volvemos al vértigo en todo su esplendor con la notable King of Storms. Nuevamente Janne se luce de principio a fin con un trabajo sobre el ride ejecutado a la perfección. Eso como primer aspecto a destacar. Luego, junto a las guitarras más filosas y “callejeras”, encontramos arreglos orquestales más bien discretos, pero que en su conjunto logran que en cada una de las partes donde se hacen presentes se alcance una gran cohesión. Además, suma atención con la parte de los solos en la sección media-final, que si bien no es tan extensa, no se guardaron absolutamente nada. Lo demás ya es tierra conocida. Gritos, coros épicos y un headbanging que no se toma pausas.

Y bueno, una de las mejores formas de aprovechar a Netta Skog es su gran talento para el canto. De esta forma, Feast with Valkyries está interpretada en su totalidad por la acordeonista. El ritmo mid-tempo acompaña de forma óptima la historia que se cuenta y la forma que tiene la finesa para entonar cada una de las frases. A su vez, el estribillo fue hecho para cantar y bailar de acuerdo al festín en el que nos sitúan: “High to the skies, across the seas/ Woods of the north and mountain peaks/ The song will sound through history/ Tonight we’ll feast with valkyries“. La función de entretener y llamar la atención de forma positiva se cumple a cabalidad. ¡A disfrutar!

Don’t You Say es quizás una de las más llamativas considerando el concepto general de este trabajo. Resulta un tanto “extraña” puesto que más bien hablamos de un corte que oscila entre un Rock más radial y festivo, pero sin dejar el típico sonido Folk de los fineses. Esto último se aprecia desde un comienzo cuando escuchamos el ritmo de la batería y la melodía principal que acompaña toda la canción. A destacar también la constante participación de Netta tanto en los coros como en la instrumentalización. A su vez, no se sorprendan si el fraseo de Markus Toivonen les recuerda a Christopher Bowes (Alestorm) durante gran parte de la lírica. Lo cierto es que es una mezcla que en el balance final termina por convencer de gran manera. Quedan cordialmente invitados a cantar el “Don’t you say it’s the same old story/ don’t you say I came too late…“.

De lleno en la segunda mitad del LP, I Will Never Kneel asoma por lejos como uno de los puntos más bajos dentro de todo el tracklist. Si bien en un comienzo pareciera ser otro tema directo al hueso, cada vez que escuchamos el “I will never kneel…” entramos en un letargo y en una monotonía que cada vez resulta menos provechosa. Lo único destacable quizás es el pasaje donde nuevamente Netta Skog logra una interpretación vocal sobresaliente y muy acorde a la atmósfera que se crea en la parte media. Pero esto es solo algo pasajero, puesto que pocos segundos después volvemos a los aspectos negativos ya descritos. Por el contrario, God Is Dead probablemente es la composición más festiva y vertiginosa de todas. Con algunos tintes propios de Turisas (¿coincidencia?), todo parece ser un caos y una celebración digna de los paganos. Aún así, bastante poco es lo que llega a aportar en el balance general. Se sostiene solo por la calidad de su predecesora y su ubicación dentro del álbum.

Casi finalizando, Hail to the Victor es otra pieza densa y pesada que no logra renovar energías considerando que prácticamente es el ending track. Más aún considerando que la letra intenta ser épica y grandilocuente conforme la canción va desarrollándose. Es así como nunca toma la fuerza necesaria y se queda corta dentro de su propuesta. La parte instrumental logra refrescar un tanto los ánimos, pero súbitamente se pierde la inspiración con el “Hail to the Victor…”  al igual como ocurre en I Will Never Kneel. Luego Unettomaan Aikaan asoma como el outro donde el acordeón, la sección de cuerdas y la misma voz femenina que abre este trabajo se hacen presente.

Por último, y a modo de bonus track se nos presenta la “versión alternativa” de God Is Dead y Don’t You Say. A ojos cerrados esta última es la más recomendable, ya que en esta ocasión las voces están a cargo de de Petri y vaya que las cosas cambian. La intención no es desmerecer ni quitar mérito a la propuesta original, pero resulta bastante interesante tener la perspectiva de los guturales interpretando el estribillo con una potencia envidiable. Ojo ahí.

A modo de conclusión, a todas luces “Two Paths” está lleno de altibajos y de contrastes que no resultan muy placenteros. La baja considerable en las composiciones de la segunda mitad de la placa no se puede pasar por alto. Y es una lástima, puesto que los temazos que abren el disco pueden resultar opacados injustamente. Ahora, centrándonos en los aspectos positivos, la participación de Netta es el primero de ellos. Gran, gran acierto al incluirla en el trabajo vocal de cada una de las pistas. Los coros suenan poderosos y brillan con luces propias. Por otro lado, la base rítmica a cargo de Janne y Sami es simplemente descollante. Nada más que acotar al respecto. Finalmente -y volviendo unas líneas atrás-, las canciones más destacadas con total seguridad están llamadas a convertirse en clásicos instantáneos. Solo esperen a ver lo bien que funcionarán en vivo y en directo.

 

 


close
Thanks !

Thanks for sharing this, you are awesome !

X