Como es de costumbre, Iron Maiden ha hecho la invitación a diseñar su tarjeta navideña para este año. En el sitio oficial de la banda se ha publicado lo siguiente:

“¡Sí, ya casi es esa época del año otra vez!

Como lo hemos hecho en los últimos años, les dejaremos el diseño de la tarjeta de Navidad oficial de Iron Maiden a ustedes muchachos. Es la tarjeta que se envía cada año a los miembros del Fan Club y amigos de la banda. Cada año, el estándar ha sido sorprendentemente alto y ha sido para nosotros un verdadero reto elegir a un ganador. Este año, nos gustaría una tarjeta con el tema del Flight 666. Es así de general – ¡Dejen a su imaginación correr libre!

Envíennos sus diseños (conforme a las especificaciones más abajo) y el ganador será escogido por Rod, impreso y enviado a miles de personas. El ganador tendrá el crédito por la tarjeta, una camiseta de fútbol de Iron Maiden firmada por todos los miembros de la banda y otros regalos de la Tienda Oficial de Iron Maiden. También premiaremos a los participantes que nos gusten particularmente, y aunque tu tarjeta no sea escogida para imprimirse, usaremos nuestras favoritas en el homepage por todo Diciembre.

Su diseño debe ser tamaño A5 (unos 21×15 cm.) –  depende de ustedes la posición (retrato o paisaje). El resto depende completamente de ustedes.”

Los envíos deben ser en baja resolución, en formato JPEG o GIF (no se necesita alta resolución hasta que se elija al ganador). Se debe incluir el nombre propio en el nombre del archivo y el mail debe ser enviado a este correo con el asunto “XMAS CARD”, junto con los detalles para contacto.

Desde hoy puedes volver a participar de nuestro Foro. Los registros siguen siendo los mismos y los temas con sus respectivos post se mantienen tal cual quedaron el día 30 de Septiembre.

Ingresa en este link y participa de la comunidad MetalTrilogy.

Los finlandeses de Kalmah han finalizado el trabajo para su sexto álbum, a lanzarse a principios del 2010 por Spinefarm Records. El CD titulado provisoriamente como “12 Gauge”, fue grabado entre Junio y Agosto del 2009 en el estudio Tico Tico en Kemi, Finlandia, y fue masterizado en The Cutting Room en Suecia.

Nueve nuevas canciones y un cover  fueron añadidas durante las sesiones que “fueron bastante fluidas”, según dice la banda. “Teníamos todo casi listo antes de pasar al estudio y fue fácil sólo concentrarnos en el sonido y la perfección de nuestro desempeño. El sonido, bueno, por supuesto que es genial. Nos las arreglamos para sacar más depresión y agresión global.” Kalmah añade, “desde ahora nos concentraremos en el diseño de la carátula, el booklet, y eso.”

yngwie-korea-dvdEl sello Rising Force Records de Yngwie Malmsteen pronto comenzará a lanzar grabaciones archivadas inéditas. La primera será el DVD “Live in Korea”, que será lanzada oficialmente el 13 de Octubre del 2009. Estos son los temas sin editar que fueron grabados por los medios Coreanos. El Tracklist es:

01 – Rising Force
02 – Catch 22
03 – Crucify
04 – The Wizard
05 – Adagio
06 – Far Beyond The Sun
07 – Wild One
08 – Miracle Of Life
09 – Bad Reputation
10 – Trilogy Suite – Guitar Solo
11 – Masquerade
12 – Seventh Sign
13 – Acoustic Solo – Black Star
14 – I’ll See The Light

Los noruegos Tomorrow’s Outlook han subido a su MySpace el sample de su nueva canción “The Ethereal Dream”, la que cuenta con la colaboración de Michael Kiske en la voz. “34613” es el primer disco de la banda y será publicará a finales de este año.

Escucha el sample en el MySpace de la banda.

tomorrows-outlook

Tras su paso con Hail! en Enero pasado de este año, vuelve a nuestro país el cantante Tim Ripper Owens para presentar su último disco Play My Game.

El concierto comienza a las 20:00hrs. con los nacionales Sangre de Acero y los legendarios Inquisición. Las entradas tienen un valor de $15.000 y $20.000 con meet & greet.

Sigue en vivo los detalles del concierto través de nuestro Twitter.

n_ripperafiche

Ya se encuentran a la venta las entradas para el concierto de Angra en Chile, programado para el Sábado 19 de Diciembre en el Teatro Caupolicán.  Los tickets tienen un valor de $13.000 (primeros 500), $15.000 la preventa, $17.000 el día del show y $23.000 el Palco VIP (200 entradas con meet & greet). Estas se encuentran a la venta por sistema Ticketmaster, Falabella, Cine Hoyts, y sin recargo en Rock Music, The Knife y Mucky Rock (Eurocentro), Voz Propia (Portal Lyon) y boleterías del Teatro Caupolicán.

Los brasileros serán acompañados de las bandas nacionales Polímetro, Concerto, Grim y Alejandro Silva.

afiche_angra

Después de mucho tiempo de trabajo, PowerMetal.cl se ha renovado para nuestros visitantes. Acorde a las exigencias de los nuevos tiempos, hemos querido mejorar nuestro portal y adaptarnos a las tecnologías que hoy en día ofrece internet. Sus opiniones siempre nos han importado y las hemos tomado en cuenta, por eso, una de las novedades que ofrecemos es la posibilidad de comentar todos nuestros artículos.

Los primeros días serán de marcha blanca, y pronto podrás acceder al contenido histórico de nuestras secciones. Si alguna de las páginas presenta algún problema o error en tu dispositivo, envíanos un correo a contacto@powermetal.cl para estar al tanto. Por ahora, te recomendamos usar el navegador Mozilla Firefox o Internet Explorer 8 para un óptimo rendimiento.

n_powermetal

¡Atentos a los próximos días! que para celebrar este lanzamiento, regalaremos entradas para los conciertos de Alto Voltaje (con el regreso de Polímetro), Stratovarius y el evento Chile Rocks II (Kreator junto a Exodus).

¡Bienvenidos!

CONTACTO

Escríbenos a estos correos según el motivo/Contact Us:

Promoción de Conciertos Internacionales
Publicidad/Advertisement
Alianzas Estratégicas
Ventas Generales/Sales
Marketing
guille@powermetal.cl

Promoción de Conciertos Nacionales, Publicación de Afiches
Aportes Editoriales/Editorial Contributions
Sugerencias/Suggestions
Noticias de Bandas/Bands News
Otras Consultas
karimsaba@powermetal.cl

Envío de CDs, DVDs y material promocional de bandas/Send us your demo/promo material to:

Karim Saba
Diego de Almagro 2074, depto. 305 (Providencia)
Santiago, Chile
Código Postal: 7500000

Así debéis hacer vosotros: manteneos locos, pero comportaos como personas normales. Corred el riesgo de ser diferentes, pero aprended a hacerlo sin llamar la atención. Paulo Coelho

cob1

Destinar un lugar para Children of Bodom dentro de un subgénero del metal ha resultado –desde su génesis- tan controversial como el asesinato que inspiró a los finlandeses para nombrar a la banda, siendo ambos hechos algo en común: un misterio aún sin resolver. Precisamente, esa es una de las características destacadas de COB ya que han demostrado ser un grupo que no pretende estar dentro de un género, pues tal disposición los conduciría nada más a encasillarse en un mismo patrón de composición. Pero, ¿hasta qué punto les ha favorecido esa postura?…

cob2Con su álbum debut, Something Wild, y su sonido oscuro con supuestas raíces black metaleras combinado con power y heavy melódico, Children of Bodom atrajo rápidamente la atención no solo de fanáticos del metal sino de la casa disquera Nuclear Blast de Alemania, la cual se identificó con el estilo y acordó la distribución de los discos en todo el continente europeo. Así, se consolidaron como una de las propuestas más diferentes, entendiendo esa diferencia como algo novedoso, creativo y original, tanto así que estuvieron en los primeros lugares de las carteleras finlandesas.

El detrimento de las influencias neoclásicas surgió con la llegada de Hatebreeder. Esto, al parecer, debía ser una consecuencia lógica de ese contraste que querían transmitir con respecto a las demás bandas de ese momento (1999) que, según el líder, Alexi Laiho, solo buscaban sonar igual a Yngwie Malmsteen o a Dimmu Borgir. El cambio de Hatebreeder radicaba en  un mayor acercamiento a los estándares del black metal junto a riffs muy power  por lo que daba lugar para cuestionar si era muy black para los heavy/power o muy heavy/power para los black: la dicotomía inherente a Children of Bodom. Pese a lo anterior, tanta era la vorágine que los boletos para sus conciertos en Japón se agotaron dos semanas antes de las presentaciones y, por si fuera poco, el implacable sencillo “Downfall” hacía de las suyas, preparándoles muy bien el terreno y llevándolos a conquistar las carteleras no solo de su país sino de varios lugares de Europa.

cob4

El contexto que se vivía por recibir el nuevo milenio era tan prometedor como aterrador. Las expectativas de todos los ámbitos sociales crecían con cada segundo que pasaba, y en lo relacionado con la música existía la posibilidad de caer en la repetición al querer ser diferente. Pero eso no le sucedió a Children of Bodom, cuya pócima seguía tan legítima como al principio y su famosa actitud de buscar la diferencia entre la igualdad continuaba moviéndose hacía adelante. Prueba de ello fue su tercer disco, Follow the Reaper, que conservaba el perfil agresivo-melódico de sus trabajos anteriores y cuyas letras tratan temáticas como la realidad cotidiana, la depresión, el aislamiento individual y el suicidio. Era un hecho: tenían a dos continentes (Europa y Japón) extasiados con sus decibelios. El próximo paso era extender su éxito al otro lado del océano. Fue entonces cuando se presentaron por primera vez ante el público chileno, en el Teatro Providencia, el 21 de noviembre de 2001.

Otro capítulo se suma a la historia de COB a partir del lanzamiento de Hate Crew Deathroll. Éste, en definitiva, presenta una atmósfera más heavy/power pero no fue motivo para que el número de seguidores disminuyera; al contrario, Hate Crew Deathroll obtuvo el estatus de oro y además, fueron galardonados como “Banda Finlandesa del Año”. Todo dio paso a que se llevara a cabo la primera gira mundial de Children of Bodom, trayéndolos nuevamente al suelo chileno el 17 de agosto de 2004. El recital tuvo lugar en Discotheque Blondie.

¿Muertos?…

cob3La pregunta en realidad sería si siguen vivos en la escena luego de que una de las cuatro canciones que incluía el sencillo “In Your Face” fuera un cover burlesco de “Oops!… I Did It Again”, tema de la controvertida cantante Britney Spears. Si, Britney Spears. No conformes con ello, lo incluyeron en los bonus tracks de la versión japonesa de su cuarta placa titulada Are You Dead Yet?

Si bien es posible que los japoneses lo hayan tomado por el lado positivo y gracioso –como se pretendía-, es cierto que muchos fans les perdieron respeto y los sacaron del trono del heavy/power/black/death metal. El problema no era el tono burlón ni la víctima de las burlas sino el hecho de dedicar tiempo en grabar, mezclar, producir y reproducir una pieza eminentemente cursi y ultra popular. Independientemente de los aciertos o desaciertos de COB, Are You Dead Yet? contaba con composiciones sólidas y potentes aunque un tanto comerciales pero que al final de cuentas indicaban que COB aún no había muerto.

Lo más reciente de Children of Bodom y razón por la que regresan por tercera vez a Santiago es su sexto álbum, Blooddrunk estrenado hace solo un año y empapado –como era de esperarse- de poderosas batallas entre riffs y melodías que, con seguridad, harán estremecer al Teatro Teletón este Jueves 10 de Septiembre.

cob5

Hasta aquí el ciclo de vida de Children of Bodom parece una gráfica con muchos quiebres que no simbolizan los momentos altos y bajos de la banda sino sus tendencias de desplegar siempre una diverso conglomerado musical. Por otro lado, su auténtica y simple etiqueta de “metal” les ha evitado –aunque no en su totalidad- un cúmulo de críticas en cuanto al apego estricto a las directrices de un determinado formato.

La fórmula Bodom ha funcionado en gran medida, pues el hecho de “no querer sonar igual a” los ha llevado a encontrar ese gran tesoro que todas y todos los músicos desean encontrar: un estilo propio y singular. Para concluir: no todo en la música es de un género o de otro. Miren sino a Children of Bodom.

imágenes: spinefarm.fi | powermetal.cl

afiche_cob-amorphis

“El viaje de mil millas se empieza con el primer paso”. Lao-Tse.

Si nos detenemos un momento para reflexionar lo que ha transcurrido desde hace doce años, encontraríamos que en aquella ocasión en la que esta banda eligió su nombre recién dos horas antes de salir a tocar por primera vez fue precisamente de lo que hablaba Lao-Tse. Ese simple paso que más tarde los habría llevado a una aventura que recorrería diferentes partes del mundo y que ahora obliga a preguntarse ¿cuántas millas más se agregarán a esta travesía que ha tardado doce años?

La historia de esta agrupación parece de aquellas de la banda de un amigo del colegio, o la del vecino que se junta todos los fines de semana a tocar en el patio, o como la de cualquier otra que disfruta haciendo covers de Iron Maiden para los conocidos en algún local.

Six Magics no empezó más que como un grupo de fanáticos metaleros adolescentes antes que de músicos, cuyas actividades se centraban en las obligaciones del colegio pero que les permitía, al menos en forma de aspiración, el poder dedicarse a la música. Era un grupo de compañeros de curso y conocidos de tocatas que empezaron a crecer con música y a llenarse de ella, tomándola como un estilo de vida, en el sentido más serio. Quién se habría imaginado que doce años después se convertiría en uno de los grupos más grandes de metal en el país, que sería capaz de realizar un concierto de estándares internacionales, que para el 2004 editarían en Europa y Japón no el primero, sino que su segundo disco… ¡Y que todo esto en Chile lo conseguirían solos!

Si hoy decidieran acabar con todo esto, ya podrían decir que dejaron su estela en el medio nacional, pero que dejarían muchísimo sin completar, porque Six Magics está para logros más grandes e increíbles. De aspiración a realización, ese es el testimonio…

“NOS PUSIMOS SIX MAGICS DOS HORAS ANTES DE TOCAR”

Entremedio otros intentos, Six Magics no fue el primer grupo en el que sus integrantes fundadores se pasearon con sus instrumentos. Salió de la fusión de Anemia y de un trío de compañeros de curso del SEK. Erick Ávila era el líder de Anemia, según sus palabras en ese tiempo “fanático del metal y súper encasillado, que iba a todos los conciertos, me metía en los slams y odiaba el pop”, pero que siempre tuvo una inclinación a la guitarra. Seguidor de Megadeth, Metallica, Annihilator, Slayer, a los 14 años cuando estaba en primero medio, empezó a tomar más en serio dicho instrumento. Decidió comenzar a aprender solo y se juntó con un amigo, Pablo Vidal, para hacer un primer grupo que no tuvo ni nombre, pero tal amague de proyecto terminaría por dar forma a Anemia. Se les unió en la batería el hermano menor de Erick, Brian, y el bajista sólo recordado ahora como “Pepe Maiden”. Su estilo era Heavy Metal, en parte gracias a que en esos días llegó a las manos de Erick un cassette de Manowar el que por sus temáticas guerreras “lo encontré increíble, pero cuando aparecieron las motos, se me fueron porque mi interés iba en lo medieval y lo épico”.

Vidal además de encargarse de una guitarra haría las voces, “en la onda gutural”, pero sólo duraría hasta la primera presentación del grupo que realizaron en el Colegio El Dorado, oportunidad en que Erick conoció a Sergio Villarroel, cantante que había visto al cuarteto en acción. Por su gran voz y registro más claro se ajustaba a lo que querían, Ávila le ofreció que se les uniera. Anemia se presentaría en varias tocatas colegiales presentando covers de Iron Maiden, Megadeth y temas propios entremedio, con Checho en las voces y guitarras. Vidal sólo aportaría esporádicamente.

Era 1996 ya cuando a Erick se le acababa su tiempo en el colegio, cada vez veía más claro que la música era el camino que quería recorrer en su vida, pero como tal decisión significaba estudiar música, tuvo problemas en su establecimiento que como dice Erick, “por los prejuicios y el dinero, por un colegio demasiado materialista que odiaba todo lo relacionado con carreras artísticas”, no estuvo más opción que tomar otro ángulo hacia el mismo objetivo y cursar ingeniería de sonido. Sin embargo tendría ramos musicales en los que aprendería teoría, armonía y les sacaría provecho para aproximarse a sus verdaderas intenciones. Por mientras, seguía en el colegio en el que en vez de salir a carretear con sus compañeros “taquilla”, se quedaba ensayando toda la noche y aprendiendo a sacar solos de guitarristas como Marty Friedman.

Este mismo año, durante las fiestas patrias, Anemia fue invitado por el fundador de Panzer, Juan Álvarez, para participar en la Fonda Rock que se haría en el antiguo pub Obelix, ahora sala Omnium, en Las Condes. La banda aceptó y corrieron la voz entre sus amigos. Entre ellos, Erick avisó a un conocido suyo llamado Nicolás “Chino” Espinoza. Era otro guitarrista que tenía una banda formada con compañeros del SEK Internacional.

Uno era el bajista Juan Pablo Pizarro, cabeza que pronto le daría nombre a este proyecto, y el batero Pablo Stagnaro, un adolescente que se leía en su currículum vitae rockero el haber comenzado a escuchar Guns ‘n’ Roses y Poison a los nueve años, en cuarto básico siguiendo los pasos de su hermano mayor, haber asistido al concierto de Axl Rose y Compañía, Morbid Angel, entre más experiencias. Desde un principio le llamó la atención los bateristas, sobre todo el de los Guns, “por la estética, los movimientos detrás de la caja y la forma de tocar”. Empezó a sacar temas con los brazos y armaba baterías con los cojines. En séptimo, cuando tenía once años, le compraron su primera batería, tiempos en que sus influencias eran Megadeth, Death y Iron Maiden. A los 15 empezaría a tomárselo seriamente y tomaría clases con Darío Rojas.

El Chino no sólo llamó a sus compañeros de banda para que fueran al Obelix, sino que llenó el pub el día que Anemia se presentó. Sucedió que el guitarrista quedó impresionado, según Erick recuerda, con la voz de Checho. El trío quedó tan a gusto que Nicolás y Juan Pablo alcanzaron a Erick para felicitarlo y proponerle una idea: fusionar las dos bandas para tocar el 19 en la misma Fonda Rock.

Seguramente Juanzer aprobó porque así se hizo. Se juntaron los tres del SEK con Erick y Checho, haciendo el último sólo las voces. En dos días ensayaron temas de Iron Maiden y para el 19 de septiembre estarían listos. Sólo faltaba el nombre y el líder intelectual del trío, Juan Pablo, propuso el que tenía para su banda: “Yo con mi grupo -recuerda Erick que decía J.P. Pizarro-, hemos estado trabajando un nombre hace mucho tiempo atrás. Y hemos llegado a la conclusión que…” Juan Pablo le expuso un ensayo filosófico, antropológico, de fondos esotéricos y ocultistas sobre el origen de Six Magics, tan convincente e interesante que Erick lo compró de inmediato, convencido que ellos siempre se habían llamado así. Pero en verdad, esa banda nunca había tenido nombre, buscaban, recuerda Pablo, sin éxito palabras en el diccionario que pudieran ocuparse y hasta esa misma tarde aún no se llamaban nada. “Nos pusimos Six Magics dos horas antes de tocar”.

Six Magics nació entonces el 19 de septiembre de 1996. Aunque sólo se trató de una presentación con algunas canciones de Iron Maiden, Erick encontró que había sonado muy bien, mucho más que Anemia. Para Erick estaba claro que había que seguir ese rumbo. Encontró que Checho se desenvolvía mejor sólo cantando, que el Chino la hacía en la guitarra y que Juan Pablo era un muy buen bajista que veía más seria la música, a diferencia de Pepe Maiden que la tomaba como un hobbie… como también quedó impresionado con Pablo, el baterista, pero ahí surgió un problema… Erick quería seguir tocando con su hermano Brian.

Los hermanos Ávila, debido a la personalidad más introvertida de Pablo, habían malentendido que se había mostrado muy desagradable con ellos, por lo que los motivos de maquinar un complot para deshacerse de Stagnaro y después llamar a Brian para reemplazarlo, no hicieron más que acrecentarse. Sin embargo, los primeros ensayos de Six Magics se hicieron en la casa del baterista -hasta el día de hoy- así que empezaron a conocerlo hasta que toda primera impresión fue borrada y enterrada. Para mala fortuna de Brian, cualquier razón para que no estuviera Stagnaro se había esfumado… Erick hasta pensó en fórmulas insólitas como tener dos baterías en el grupo, idea que por supuesto no funcionó. Al final, por capacidades y disposición, Pablo siguió en la banda, lo que no significaría el último aporte de Brian.

EL DEMO GRACIAS A “NECROMULA”

Con esta primera alineación, Ávila, Villarroel, Espinoza, Pizarro y Stagnaro, comenzaría Six Magics a trabajar en sus composiciones, de Heavy Metal melódico con letras en castellano, más que por el gusto de hacerlas así, porque el cantante no manejaba el inglés. Muy pronto, Erick llegaría a un ensayo con una maqueta de Necromante que el resto de la banda escuchó y le gustó. La empezaron a armar y el objetivo sería montarla para el concurso y café concert del colegio Manquehue que se realizaría en noviembre, ese mismo año. El premio al grupo o solista ganador eran 12 horas en un estudio para poder grabar lo que quisieran o alcanzaran, pero sabían que no iban a ganar. Las bandas que se presentaban eran buenas y de variados estilos, todas más aceptables para el oído general que el metal, entre las que había un trío funk en la que un reformado Pablo Vidal, “antiguo” miembro de Anemia, tocaba la guitarra, con un jurado que no entendería la propuesta de Six Magics y ante un público familiar, en general, que con suerte habría escuchado el nombre Iron Maiden.

Pero eso no era nada. Con sólo ver que irían a cantar una canción a la que no habían alcanzado a escribirle las letras, quizás otra banda, con más experiencia, habría preferido no presentarse, pero Six Magics se tiró. Erick le preguntó a Sergio si es que sabía inglés, y como le respondió que no tenía ni idea, el guitarrista le dijo “bacán. Entonces muléa las letras”. Y así, si alguien pudiese explicar por qué ocurren de vez en cuando estos lapsus fuera de todo pronóstico, dignos de ser enmarcados en relatos y mitos urbanos, Six Magics se paró en tarima y, cantando “Indochubeinshen suntime desire in the window”, ganó el producido café concert y se llevaron el premio para grabar el demo, ante los seguramente atónitos contendientes y un maravillado jurado. “Si es que habíamos ganado así -señala Erick-, con todas las buenas bandas que estaban, significaba que realmente estaba pasando algo”.

Terminando el “glorioso” ’96 para la banda, Ávila llegó con dos temas más: El Lago de la Tristeza y Fuego de Eterno Odio, que junto con Necromante, ahora sí con letras listas, fueron las canciones grabadas gracias al premio. Pero como la intención era escribir y registrar otro cuarto tema y juntar todo para lanzar un demo promocional, el grupo ahorró plata e hicieron Trilogía. Trilogía de un Guerrero se tituló la maqueta sacada en 1998, año en que la banda se afiató y adquirió experiencia gracias a numerosas presentaciones en la capital y en el sur del país como en Temuco, Talca y Curicó, en esta última ciudad, en un concierto al aire libre, donde Villarroel no pudo cantar porque se había enfermado y lo reemplazó el Chino en los temas de ellos y un vocalista de un conjunto death metal local para Hallowed By Thy Name. Allí la banda conoció a Elizabeth Vásquez, la persona que sería la manager de Six Magics.

El EP tuvo una buena recepción dentro del género, en momentos que Radio Concierto y revistas impresas daban su apoyo. “Pese a que este trabajo -señaló Erick- no tenia ninguna proyección profesional, la respuesta del público hizo tomarnos más en serio nuestro trabajo y surgió la idea de grabar un disco de forma profesional y con un equipo profesional”.

Con un “equipo profesional” se refería a los cambios que vendrían en la banda. Todavía habían miembros que estudiaban en el colegio y otros que estaban por salir que tenían otras ambiciones, como el bajista. Después de la gira en el sur, Juan Pablo, el mismo que había bautizado apuradamente al grupo y quien escribía las letras, decidió partir a Francia. En su reemplazo entró un compañero de colegio de Stagnaro y Espinoza, Rodolfo Sánchez.

Lo último que hicieron Juan Pablo y Erick juntos fue una colaboración con Bewitched, antes de irse. Ya con el Fito en la alineación, Six Magics grabó su quinta canción: Tormenta, predecesora de Storm, a la que le hicieron una mayor promoción en las radios. Con el tema en rotación radial se fueron a Concepción invitados a tocar a la Havana Club, donde recibieron una respuesta eufórica ya que “la gente ya se sabía las letras, fue muy bacán”, como recuerda Erick, además de volver a Curicó a otro festival en la calidad de banda invitada junto con Poema Arcanvs, esta vez sí con Sergio.

Pero esta alineación duró poco. Tormenta fue la última que harían en castellano porque al año siguiente, otro cambio acontecería en la banda. Sergio Domínguez tomaría las voces en lugar de Sergio Villarroel. La versión oficial cuenta que fue porque el grupo, en especial Erick, quería empezar a escribir letrasen inglés y tener a un cantante que las pudiera interpretar, pero lo que no se reveló es que en ese tiempo Six Magics estuvo a punto de disolverse.

Erick conocía al Checho D. de antes debido a que era el vocalista de la banda de Brian, llamada Gandalf, y porque se lo encontró en una tocata de Bewitched, donde le ofreció hacer un proyecto paralelo a Six Magics, junto con Sebastián Carrasco, pianista desde los ocho años, un “cabro chico que tocaba la raja”. Escribieron canciones más complejas como Merlín, con referencia a leyendas medievales. Empezaron a grabar y “todo estaba quedando la raja -Erick-.

Me estaba embalando más con la idea de cantar en inglés y hacer algo más complejo, porque Six Magics era más rockero, a lo Maiden. Me gustaba la onda pero necesitaba hacer algo más a lo que yo iba, más arreglos”. Fue ahí cuando pensó que lo mejor era dejar el conjunto y trabajar con Domínguez y Carrasco aparte. En vez de pedir o comunicar que Villarroel debía dejar su espacio a Domínguez, “a lo cabrón, porque no me correspondía”, dijo que se iba porque no quería seguir con letras en castellano “aunque Checho ‘1’ cantara la raja”. Pero la banda en vez de dejarlo ir, cerraron filas hacia Erick. Pablo, muy amigo del cantante, optó por irse con el guitarrista por el hecho que Ávila era el que componía las canciones. A esto lo siguió Fito y el Chino… “será”. No tuvieron más que decirle a Villarroel la decisión que la banda había tomado y entró Domínguez, casi al mismo tiempo, un poco después, que el Seba, transformándose el grupo en un sexteto el 2000.

Así la idea de grabar un primer LP se empezó a planificar… incluso Erick, ya en tercer año de ingeniería de sonido, se retiró para estudiar en la Escuela Moderna de Música la carrera de intérprete instrumental.

La primera “tocata” del nuevo Six Magics, el debut de Sebastián y el sonido de los teclados, fue nada menos que en el Teatro Providencia, el 18 de julio del 2000, teloneando a Nightwish en su primera visita. Sólo interpretaron repertorio de la banda, sin covers, en adelanto de la producción que comenzaría tan luego se presentaran con los finlandeses: Talisman, Metal Century, Storm, Eternal Warrior, Prince of Pure Light…

Con el proceso de composición listo, entraron en enero a los estudios Procor. Según Erick, sería la primera oportunidad en que grabarían algo serio y desembolsando tanto dinero para cubrir los gastos. Aún así pudieron sólo ocupar los estudios una vez a la semana entre enero y febrero del 2001, durante las grabaciones, y al entrar a clases para terminar las mezclas y la masterización.

Erick comenta: “Partíamos a las ocho de la noche y terminábamos a las seis de la mañana y como no habían micros, con el Pablo nos devolvíamos en bicicleta y lo llevaba, para el otro día volver a seguir grabando y la misma tanda”.

Pero a Erick le preocupaba mucho el sonido… estaba muy escéptico de trabajar con Raphael França, el productor, debido a la experiencia que habían tenido con otros ingenieros. “El problema grave que había en Chile -sentencia Ávila- eran los sonidistas, tienen esa mentalidad que prometen mucho y entregan poco. Me cargó cómo sonaba Tormenta y me peleé con el sonidista. Lo mismo cuando quisimos grabar Talismán en castellano, antes”. Esa desconfianza hizo que aparecieran diferencias y fuertes discusiones entre Ávila y França en un principio, pero que se fueron limando a medida que avanzaba el trabajo. Incluso França, viendo que no alcanzarían a terminar, logró que grabaran en horas extra fuera de planilla, casi a escondidas y con el productor justificando el tiempo que la banda no pagaba.

Pero más allá de las intenciones, se terminó en marzo y el resultado dio un álbum con un muy buen sonido, gracias al productor que el 2001 agarró vuelo no sólo con éste, sino que además con Poema Arcanvs y el Raging Planet de Bloden Wedd. El sexteto actuaría en una de las tres presentaciones que Rhapsody hizo en Santiago, exactamente un año después de haber teloneado a Nightwish, para después de inmediato lanzar, independientemente, el primer disco de Six Magics, Dead Kings of the Unholy Valley.

LA NUEVA TRILOGÍA

Dead Kings of the Unholy Valley muestra una propuesta de Six Magics evolucionada a vertientes power, melódicas y sinfónicas, influenciado por “el barroco y el clásico romántico”. Son en total once temas, de los que ya se han grabado en la mente colectiva del medio Storm, Infinite Keeper, Talisman, Agony of a Hero, entre otras. Pero lo que más representa a Dead Kings es la trilogía final, Eternal Warrior, Prince of Pure Light y el extenso tema título que desarrollan el concepto del álbum. La siguiente es la historia:

“La dinastía compuesta por los reyes Dacrol, Fhernon, Zerlek and Sigurd regían dos imperios: los primeros tres el Imperio de la Oscuridad y Sigurd el Imperio de la Luz Pura. Sangrientas y crueles batallas tuvieron lugar por estos dos imperios, volviendo el paisaje en un desolado lugar, donde la muerte lo cubría todo. Durante el período de luchas, Sigurd preparó a su hijo, el príncipe Ilgard para enfrentar al ejército de la oscuridad. En la región de Holdness, el joven príncipe enfrenta a Dacrol y Fhernon, reyes de lo inerte, quienes guiaron sus fuerzas en una forma brutal. Aún así, la espada de Ilgard termina con sus vidas y los cuerpos son enterrados por sus clanes en el Valle Profano.

Zerlek trata de vengar la muerte de sus hermanos y destruir el Imperio de Luz Pura, él ataca frontalmente el castillo de Sigurd sin conseguir su objetivo y muere en su intento. Los clanes, desconcertados por la muerte de sus líderes encuentran la solución en una vieja leyenda que dice: “La desolación vendrá a todo signo de vida, el día en que los cuatro reyes de la dinastía Gwez estén enterrados en el Valle Profano”.

Sigurd es asesinado y su cuerpo es enterrado por los clanes enemigos en el portal que separa la vida de la muerte. Ilgard, hecho rey, confronta la desgracia que cae en su reino y es instruído por Zoser, el hechicero más importante del reino, quien le revela el extracto de un pergamino: “El triunfo del mal será eliminado cuando un noble guerrero rescate el cuerpo de su padre desde el valle profano y lo queme en el Volcán Darkaria, pero si él se equivoca y elige el portal equivocado, él deberá enfrentar el alma del rey que allí yace”.

El primer portal es el equivocado y el heroico guerrero enfrenta a Dacrol, derrotándolo fácilmente. Ilgard falla nuevamente en el segundo portal y enfrenta al poderoso Zerlek, quien le deja caer el peso de su espada, destruyendo su armadura y casi matándolo. Ilgard se recobra con dificultad y ante al asombro de Zerlek lucha con más fiereza hasta matarlo. Ilgard se dirige al otro portal temeroso de equivocarse, pero los dioses se han apiadado del joven rey. Ilgard llega al portal donde su padre yace… Cabalga con el cuerpo e su padre hacia el volcán Darkaria en donde realiza el ritual. Ilgard libera sus tierras y las otras.

Liberó a su pueblo y a su padre. Los dioses lo quisieron así… El guerrero eterno salvó sus tierras de la absoluta oscuridad…” (Extraído de sitio oficial de Six Magics).

El trabajo recibió críticas muy positivas en los sitios y revistas del ambiente metalero chileno, que recalcaban el buen sonido y el talento de una joven pero no recién llegada agrupación, como también haciendo comparaciones con bandas extrajeras como Rhapsody a causa del concepto medieval fantástico que encerraban las letras. Erick era el creador de la historia: “Me encanta evadirme de la realidad, la música junto con las letras son una puerta a un mundo del cual yo soy dueño y puedo hacer lo que quiera, me gusta mucho el tener la libertad de inventar lo que sea sin restricciones”.

Se vendieron rápidamente 300 copias en las tiendas especializadas durante el tiempo que sucedió al lanzamiento comercial del disco, sólo por medio de promoción en Internet, ya que la banda no quería, según su criterio, “saturar con tocatas porque se perdía un poco la magia. La idea de nosotros siempre ha sido tratar de dar más importancia al recital, que no sea una cosa de todos los fines de semana”.

Pero la baja cantidad de presentaciones después de la salida del disco se debió más bien a dificultades internas. Sólo meses después que Dead Kings of the Unholy Valley viera la luz, Nicolás Espinoza, el guitarrista fundador, dejó Six Magics antes de terminar el 2001.

PICKBLADE & THE CLAW

Sin tener en mente a ninguna guitarra que pudiera venir a reemplazar, Erick llamó a un amigo de la Escuela Moderna de Música con el que había preparado algunos temas para presentaciones en ese establecimiento, Mauricio Nader, para pedirle consejo o alguna recomendación. Como él no tocaba la guitarra sino el bajo, buscó entre conocidos a alguien que pudiera audicionar, sin éxito. Pero su movida no terminaría acá.

Por otro lado, el que se había enterado por comentarios de Checho D. que Espinoza se había ido era Gabriel Hidalgo, reconocido guitarrista de la escena metalera chilena. El 2000 se fue a probar en Bewitched, donde conoció a Freddy Alexis quien también estaba audicionando. Allí surgió la idea de unirse a Witchblade y entró a finales del 2000. El disco de esta banda se estaba grabando al mismo tiempo que el de Six Magics y, como era amigo de Sergio Domínguez, ambos iban intercambiando materiales avanzados e impresiones. Después de su polémica salida de Wichtblade junto con la otra guitarra, Soledad Genua, los dos trataron de crear un proyecto con el cantante de Six Magics, el cual no funcionó. Entretanto, Pickblade fue pieza importante en los orígenes de Fahrenheit pero decidió alejarse el grupo porque no coincidía con las intenciones del resto de producirse estéticamente con una imagen ochentena glam. Así le llegó el dato que a Six Magics le faltaba un guitarrista y habló de vuelta con Erick, quien le pidió que sacara un par de canciones. Para el mero trámite, porque en enero del 2002, Gabriel entró de inmediato.

Pero justo cuando estaba el “atado con el Chino”, el bajista Rodolfo Sánchez desapareció de vista. En la segunda mitad del 2001, tenían que participar en una tocata y fueron a buscarlo a la casa, pero en vez de encontrarlo se enteraron que andaba en Perú y que no volvería hasta marzo. Para Erick, el bajista había perdido interés en este tipo de música y tenía su mente en otras cosas. “El Fito entró en el Dead Kings y empezamos a avanzar, las proyecciones se fueron tornando mucho más serias y el Fito como que no siguió ese ritmo porque quizás no le interesaba. Se retiro sin decir nada”. La situación era incierta, no sabían si él seguía en la banda. Aún así empezaron a buscar un nuevo bajista y otra vez Erick acudió a Mauricio Nader.

Él los había conocido años atrás en una tocata al aire libre en el Parque Intercomunal, y desde ahí los empezó a seguir, comprando el demo y yendo a las presentaciones. Su principal interés era el unirse al grupo, pero no se movió al saber que Juan Pablo Pizarro había partido a Francia. En vez, entró a la Universidad de Chile el ’99 a estudiar bioquímica, carrera de la cual se retiró ese mismo año para entrar a Composición y Arreglo en la Escuela Moderna. Así conoció a Erick y a Seba el 2001, un día en que Six Magics fue a ensayar a una sala del lugar para su presentación con Rhapsody. Se hizo amigo de Erick debido a que tenían que preparar unos temas para presentarlos en la Escuela, Mauro aprovechó de decirle que los seguía desde hace tiempo y que quería ayudar en la banda.

En esos meses, no había razón de por qué cambiar de bajista. De hecho lo llamó esa vez para preguntarle por un guitarrista que tomara el lugar del Chino. Pero cuando la banda se decidió a buscar un nuevo bajo a causa del viaje de Rodolfo, Mauro estaba también fuera del país, en Londres, donde estaba ahí desde hacía un mes y con firmes intenciones de quedarse a vivir. “Pero como cachaba que Erick no estaba ni ahí con el otro bajista -agrega Nader- un día lo llamé (a Erick) y me dijo que me quedaba allá o me devolvía para probarme. ‘Si te sacas dos temas y los tocas, estás dentro”. Así hizo Mauro, volvió, audicionó y quedó, al mismo tiempo que Gabriel. “Yo no tocaba tan bien para lo que Erick quería, como el bajista anterior, pero traté de responderle sacando los temas, poniéndome las pilas con el bajo y ayudarlo en las tareas”, dice Mauro, mientras que Erick reconoce que “me habría ahorrado caleta de malos ratos si le hubiera echo caso antes”.

“MÁS VALE TARDE QUE NUNCA”

Con nueva alineación empezó Six Magics el 2002, con muchos planes como replanificaciones y replantamientos no para grabar un segundo disco… había mucho que hacer aún con el Dead Kings. Redefinir la banda con sus dos nuevos miembros, la imagen y promoción. Inauguraron el sitio web oficial. En tocatas y en el concierto de Sonata Arctica, en marzo, repartiendo promos del disco. Ese mismo mes empezaría la preproducción del primer vídeo clip, al mismo tiempo que la banda ensayaba para sacar los temas con sus nuevos músicos.

Buenas noticias llegaron desde el extranjero. Moon Records de México, interesado en el disco, negoció con Six Magics para vender Dead Kings en ese país, obteniendo la licencia. También ahora desde Europa, el sello italiano Underground Symphony empezaría las conversaciones más tarde para distribuir el álbum en el Viejo Continente y en Japón.

Mientras ocurría esto y trabajaban en los preparativos del postergado lanzamiento, por la llegada de los nuevos integrantes y las planificaciones, el sitio nacional Rockaxis invitó al grupo para tocar en un ciclo acústico que se haría en junio en la House of Rock, por medio de un llamado de Claudio Torres a Erick. El conjunto, que para colmo acababa de reaprenderse los temas del disco, tendría que sacarlos de nuevo en otras versiones.

El 28 de junio fue la primera presentación de Six Magics con su nueva alineación con las versiones unplugged de su disco. Y al sábado siguiente, 6 de julio 2002, en la Laberinto, se hizo el lanzamiento en vivo de la producción. Se realizó un año después de que Dead Kings viera la luz en el mercado, pero “más vale tarde que nunca” dijo el frontman Sergio Domínguez durante el espectáculo, preparado, al igual que el álbum, de manera independiente con la ayuda de familiares y amigos, con el resultado de una muy cuidada escena que incluía un telón de fondo con cruces de motivo, fuegos y llamas que salían de encima de los parlantes, coros a cinco voces, monjes con candelabros, cellos, estrenos de vestimentas con el logo de la banda, etc.

Las 700 personas, conteo oficial, que asistieron vieron el debut en sociedad de Mythology, banda de los ex Polímetro Carlos y Patricio Esquivel, mientras que Six Magics interpretó todos los temas de Dead Kings más el ya clásico Necromante, con todo el público coreando las canciones.

Erick comenta: “Antes habíamos tocado con harta gente, pero estaba súper lleno y empecé a tiritar en el primer tema, nunca me había pasado. Fue la primera vez que tuve nervios reales. Ha sido uno de los más increíbles que hemos tenido porque fue la primera vez que había tanta gente conglomerada para ver sólo a Six Magics. Nunca había tenido la experiencia de hacer un concierto donde éramos el grupo principal. Fue lo mejor del año”.

Los dos meses siguientes fueron claves. En agosto 2 volvieron a repetir set acústico en la ex Oz, junto con The Shrink, Fahrenheit y Alejandro Silva Power Cuarteto. El empujón del lanzamiento y dicha exposición les valió para el 18 tocar ante mil 800 asistentes como número de apertura en el concierto de los alemanes Blind Guardian realizado en el Estadio Chile. Y luego de este muy buen momento, el mejor hasta esa fecha, firmaron contrato de distribución por cinco años con el sello Underground Symphony, después de meses de negociaciones. De este modo, el álbum Dead Kings Of The Unholy Valley sería vendido en digipack en Europa y Japón. Sin embargo el lanzamiento mundial del disco se retrasaría hasta abril del 2003 porque la intención del representante de dicha discográfica, Maurizio Chiarello, era colocar una sección multimedia con el vídeo clip que Six Magics estaba por hacer…

El tema que se eligió fue Prince of Pure Light y partieron el primer fin de semana de octubre al sector de El Volcán en el Cajón del Maipo para realizar las tomas. De entre tantas tareas como despejar escombros durante toda la noche para que después el director dijera que iban a grabar en otro lugar, arreglando plumavit, pintando y maquillando personajes, de dormir media hora en los autos, despertándose con la llegada de un bus “lleno de niños chicos con tambores”, devolviéndose con las cabras que iban cagando los asientos y a punto de arrollar a ciclistas en la carretera por el cansancio, salió un video en el que se recrea la trama de la trilogía narrada en el disco, ambientado en el Valle Profano, que muestra a Ilgard, sentado cerca de una fogata recordando a su padre, decidido a encontrar su cuerpo y salvar su reino.

El clip fue estrenado en un “mega asado” en una parcela de La Reina, donde el sexteto aprovechó de compartir con las más de 200 personas que fueron. En esa oportunidad también estuvo Ethernia, la banda viñamarina de Power Metal en castellano en la que participaba Brian Ávila, y Awake, tributo a Dream Theater en la que sus filas contaban con Stagnaro y Nader. Six Magics tocó canciones de su primer LP y un adelanto de lo que sería su próximo disco, ya que en ese momento estaban avanzados con el proceso de composición para el siguiente álbum.

Y así cerrarron su primera gran etapa profesional y musical, ya que anunciarían cambios importantes para el futuro: “El álbum estará basado -decía un comunicado- en nuestra mítica tierra de Chiloé, mostrando los aspectos más oscuros de la mitología chilota. Con esto, Six Magics deja de lado las letras relacionadas con temas épicos y comienza una nueva etapa musical, a la vez que pretende aportar con su música en el acervo cultural de nuestro país y por supuesto exportarlo al mundo”.

Erick ya había cumplido un sueño: “De corta edad me gustó todo lo relacionado con el medioevo, alucinaba cuando con mi imaginación, me hacía parte de este mundo, pero creo que llegó el tiempo de alejarse de esta fantasía y abrir mi mente para conocer aún más, ya cumplí un sueño de los muchos que tengo”.

TESTIMONIO DE CHILOÉ

Para terminar con el primer disco, Dead Kings of the Unholy Valley recibió en Europa comentarios de medios italianos, alemanes y rusos, entre otros, y se encaramó en rankings de los discos de metal importados más pedidos en Japón en una revista de ese país, a la par con Nightwish y encima de Rata Blanca. “El grupo se esta moviendo bien allá y nosotros tocando en Chile -Erick-. Tenemos que ir para cachar qué está pasando”. 500 copias se vendieron durante las dos primeras semanas y en las próximas subiría a más de mil, cantidad que en Chile se vendió en un año. Incluso, a Six Magics le llegó una oferta de la banda británica Dragonforce, que estaba interesada en llevarlos para tocar en Inglaterra, pero que por falta de tiempo, dinero y organización, estuvo muy lejos de concretarse. Erick: “Había muchas cosas que hacer todavía para poder ir”, como el grabar y sacar el segundo disco.

Desde diciembre se empezó a trabajar en la preproducción del álbum para poder entrar de lleno en su grabación a partir de marzo del 2003, aunque sobre qué iba a tratar el disco, ya estaba definido hace mucho tiempo. “Todo esto partió a principios del año pasado (2002), eran dos proyectos paralelos los que se estaban formando -Mauro-. El otro era de leyendas chilenas, pero después nos enfocamos en lo de la isla de Chiloé”, a pesar que cuando salió Dead Kings, la promesa fue el hacer un siguiente disco que explicara una concepción profunda del nombre de la banda.

Para este propósito, Gabriel examinó libros del tema en la biblioteca de la universidad donde estudiaba historia, y Erick viajó a Chiloé para escuchar historias de los lugareños, conocer la mitología e “invocar” al Caleuche a ver qué pasaba. “¡Y pasó algo! Estaba tan sugestionado que escuché unas cadenas (…) Pensé que era cuestión mía, pero de repente el que estaba al lado se acercó y me dijo ‘oye Erick, ¿cachái como que hubo una persona que estaba andando?’ ¿¡Adónde huevón!? ‘¡Para allá!’ ¡Y de ahí venía el sonido de las cadenas! (…) En Castro me dijeron que el Trauco sí existía, ‘yo encontré caca del Trauco’ así convencido”.

Durante las vacaciones de verano, Six Magics sólo interrumpiría la preproducción para tocar el 5 de enero en La Batuta con Burning Tears, Alta Densidad y Mythology, para el Tributo al Rock Finlandés, y en marzo para un recital en Quinta Normal, porque de ahí se dedicarían exclusivamente a grabar, con França nuevamente, quien se había ganado la entera confianza por los resultados del Dead Kings, esta vez en los Pig Power Studios, los coros en Cactus Room, y el piano de cola en la Escuela Moderna de Música.

A pesar de los siempre infaltables inconvenientes como juntar el coro, discusiones y trabajar hasta muy tarde, en abril iba todo sobre ruedas. Pablo en dos días había terminado no de grabar, sino de “clavar” las baterías, lo que dio rápido paso a que se completara la base rítmica con el bajo de Mauro y algunas guitarras. Un problema llegó cuando Sebastián no pudo continuar con sus grabaciones… le dio tendinitis en una de sus muñecas, debido a que estaba estudiando trompeta (¿?) y había dejado de un lado las teclas.

Lo más difícil fue cuando Sergio Domínguez apareció un día, a la mitad del proceso, con una muy mala noticia: tendría que ausentarse del país antes de que terminara el año porque tenía una complicación en su salud que debía ser tratada en Estados Unidos. Le dijo a Erick que lo mejor para él era hacer este viaje lo más pronto posible, y que lo mejor para la banda era buscar a otro cantante que pudiera grabar las pistas vocales. Como balde de agua fría cayó esta noticia a Erick, pero ante la propuesta de Checho de abandonar el grupo, el guitarrista de respondió “¡No huevón! Cómo se te ocurre… grabas y te vas. Nosotros buscamos reemplazante hasta que vuelvas”. Así, Checho les agradeció y grabó feliz, cosa que, según Ávila, no hizo que las sesiones fueran más relajadas o “mágicas”. Erick quería sacarle provecho a los registros bajos y medios del vocalista, que eran lo que más le acomodaban a su timbre, lo que generó discusiones entre Erick y Checho cuando este último proponía hacer líneas melódicas en tonos altos, además de repasar una y otra vez con profesores de inglés la pronunciación y la fonética.

Y más estresante porque debían buscar, al medio de la producción, a un cantante que ocupara el lugar de Checho mientras estuviera afuera. Mas la banda, dicen ellos, tuvo suerte en encontrar a Cristóbal Flores, de registro más alto, vocalista sin quererlo.

Cristóbal cursaba enseñanza media, vivía rodeado de tíos que escuchaban Kiss, Deep Purple, Led Zeppelin y odiaba la música, pero le fascinaba las artes plásticas y a eso quería dedicar su vida. Esto fue una fuente de conflictos con sus padres quienes le prohibieron que estudiara arte. Para Cristóbal fue una frustración, pero que lo acercó a la música, a tomar una guitarra y escuchar grunge, pasando por todo un rápido proceso hasta llegar al metal, atraído por “el fenómeno estético y emocional que trasmite la música”. A Cristóbal lo “descubrieron” como vocalista cuando unos amigos desde afuera lo escucharon cantando en la ducha, quienes “me engrupieron para tocar una canción de Malmsteen”. De ese entonces agarró más confianza y se lanzó a aprender solo. El 2001 entró a cursos vespertinos para “educar la voz” y al mismo tiempo que Six Magics sacaba Dead Kings, se encontraba escribiendo temas con Oniria. El grupo había dado con Flores debido a contactos con Hidalgo, que le había ofrecido grabar sus demos. “Todo se gana por mérito. Se probó a varia gente… No estoy aquí porque sí”.

Con cantante ya localizado, Six Magics terminó en agosto la grabación y entró en las mezclas en la segunda quincena y en septiembre, y al final en la apurada masterización en la misma mañana en que tenían que enviar el master para reproducir las copias. Como las anteriores masterizaciones no habían funcionado, “nos quedamos desde las once del mediodía hasta las siete de la mañana del día siguiente, cansados con caras de pescado… más encima el master no grababa y no pudimos llevarnos la copia para la casa… y para colmo se apareció Peter Rock en el estudio, abrazándonos a todos, entero enfiestado puro dando jugo”.

Cuando al fin quedó todo listo con la producción, se subieron tres canciones en el sitio oficial, relanzado con un nuevo diseño acorde a la nueva imagen de la banda y al concepto del disco, a cargo de Brian Ávila. Éstas fueron Caleuche (The Flying Dutchman), Brutal Sacrilege y Trauco (Seed of Pain), las que sirvieron para generar no sólo expectativas para la venta del disco, sino también para el lanzamiento que se haría el primero de noviembre en el Teatro Providencia.

The Secrets of an Island salió a la venta el miércoles 22 de octubre, nombre que guardaba consigo toda una superproducción del metal chileno. Con un sonido de brillante factura, con músicos invitados e instrumentos folklóricos, métricas y timbres de música chilena, con un trabajo del piano y la voces de Domínguez formidable y con coros jugando el papel de un séptimo integrante, contribuyeron a la génesis de un álbum temático y conceptual sobre Chiloé, que trata por separado en sus canciones sobre los seres de la mitología de la isla y porque al final devela toda una trama que une todos los elementos. El diseño del booklet con 32 páginas y la portada fue cargado a los créditos del hermano de Erick, Brian, quien llevaría a otro nivel la imagen de Six Magics, entre muchas otras cosas, dándole a cada músico de la banda un personaje para llevar consigo: El Coo (Erick), Invunche (Seba), el Trauco (Mauro), la Voladora (Pablo), la Viuda (Checho) y el Basilisco (Gabriel). Y los aportes de los que no fueron parte de la grabación del Dead Kings se hizo también notar en la composición, ya que Hidalgo escribió The Basilisk, mientras que Nader entraría en Chaos and Fury y Caleuche.

Apenas sí quedó tiempo entremedio para el lanzamiento en vivo de The Secrets, el primero de noviembre con los amigos de Mythology otra vez participando, otro conjunto de punta del Heavy y Power Metal criollo. Esta vez, se trataría de un gran recital hecho y derecho, con la diferencia que sólo habrían bandas chilenas y que sería aún más: Six Magics se las jugó con una escenografía que grupos extranjeros no habían podido hacer antes en el Providencia, con una imponente gigantografía de fondo, decorados en el escenario, una enorme tarima para la batería en un lado, el coro situado en el otro, actuaciones durante los temas, iluminación del estándar de shows de Chayanne o de grandes convocatorias, y la presentación de animaciones 3D. Ante mil concurrentes, Six Magics tocó cerca de dos horas canciones de ambos álbumes. Erick: “En estos casos tienes todo el control en la producción del evento, y puedes hacer cosas grandes sin ningún límite. Para mí fue espectacular ver después en fotos la cuadra que doblaba con gente. O cuando corría la cortina para ver cómo estaba el teatro casi lleno con el público gritando el nombre del grupo”.

Este mismo show mostrarían para el Festival del Power Metal Alemán, el 22 de noviembre. El sexteto nacional iba a presentarse, no como teloneros, sino como banda invitada junto con Masterplan y Gamma Ray. Pero como ese día se realizaba la Teletón y Marcelo de Cachureos y el Gato Juanito irían a desocupar el Estadio Chile a las cuatro de la tarde, sin dejar tiempo para las pruebas de sonido de las tres bandas, el grupo chileno tuvo que echar pie a un lado. Después la situación se hizo tan crítica que no hubo más remedio que trasladar el concierto al Teatro Providencia.

En Chile el nuevo álbum ya está circulando, The Secrets of An Island, con el que ya han avanzado hacia un nuevo nivel en la escena metalera nacional, sin importar cuál estilo. No es sólo porque se trate de un segundo disco de un conjunto chileno, hecho que ya en este país es remarcable, contando con los recursos y medios, sino que por el “pedazo” de trabajo que es, a nivel sudamericano y mundial, por lo que representa, un pedazo de la tradición de narraciones y cultura de Chile… que la fusión de entre el metal y elementos folklóricos funciona…

Como muestra de los buenos frutos que habían estado cosechando, el ocho de mayo de 2004 organizan un concierto tipo despedida, pues partirían a promocionar su segundo largaduración en países de Europa como Francia, España y Alemania en donde hubo un buen número de sitios web y revistas especializadas –como Kerrang y Rockhard- que los tuvieron en la mira e hicieron muy buenos comentarios acerca de la agrupación y de su material.

Un año más tarde, dejan constancia de su éxito a través de un DVD que grabaron en un recital en el que todos los lugares del teatro estaban ocupados. Éste fue editado en el 2007, año en el que también se dan la tarea de empezar la grabación de su tercera placa. Pero claro, como Six Magics no es una banda estática sino por el contrario, en cada oportunidad sube un peldaño más, el productor sería nada más y nada menos que David Prater, quien había realizado trabajos con bandas de renombre como Dream Theater. Pero los obstáculos no fueron factores aislados de Six Magics, pues Sergio Domínguez anuncia su salida definitiva de la banda y es entonces cuando Elizabeth Vásquez toma la batuta de la voz y debuta como vocalista oficial con el tercer disco, Animal.

Elizabeth, cuyas influencias vocales son más que todo de géneros como R&B, Jazz y Soul, pasó por momentos intensos no solo por el ritmo de trabajo de Prater y su meticulosidad con relación a las líneas vocales (improvisación y cambios de última hora) sino también porque dos meses atrás ella había pasado por una operación de cáncer de tiroides, lo que la obligaba a retirarse por momentos de la grabación para cumplir con algún tratamiento y luego regresar al estudio.

Fue así como cinco años después de haber lanzado The Secrets of an Island, por fin estaban listos para presentar Animal y a la vez, estrenar la voz de Elizabeth junto a la banda. El show de lanzamiento había sido fijado inicialmente para el 11 de octubre en el Teatro Teletón, sin embargo, el 3 de septiembre cuando Tarja Turunen ofreció un concierto en Santiago, estrenaron oficialmente ciertos temas del tercer material de estudio.

Contrario a los dos discos anteriores, Animal tiene un significado conceptual pero eso no quiere decir que haya una historia en él, es decir, cada tema es autónomo y se relacionan solo en cuanto realidades cotidianas de la humanidad. Además, con Animal, el grupo transmite la madurez y el nivel que han alcanzado con el paso de los años y ya lejos de ser considerados como una banda influenciada por otra, ofrecen un estilo propio y evolucionado que logra diferenciarse de los canones establecidos para poder posicionarse como un nuevo referente dejando a un lado el miedo de ser distintos.

No hay ninguna duda de que todo lo que ha conseguido Six Magics ha sido gracias al empeño que cada uno de sus integrantes ha puesto. Se la han jugado, y no como apuesta o tiros al aire para ver si cae un pájaro, sino que por el trabajo que han hecho, garantía de sus buenos resultados, pues no solo han demostrado que su talento se ha quedado chico en el mercado nacional sino también que el metal hecho en casa es digno de ser escuchado en cualquier lugar del mundo. Son músicos de gran categoría y profesionalismo que creen firmemente que su único desafío es superarse a sí mismos y mejorar cada vez más para cumplir no solo uno, sino miles de sueños y metas que se van cumpliendo a paso lento, pero seguro.

“Las diferencias se diluyen al compás de la música, mientras su ritmo y armonía la hacen una y eterna entre los sentidos de quienes la aprecian.” Andrés Calderón

A lo largo de la historia, el Rock ha trascendido más allá de los horizontes en medio de distintos sonidos, ramas de un árbol cuya copa pareciera no tener un límite. Pero para alcanzar esa altura y comprender cada una de las ramas, se debe comenzar por las raíces, de donde se desencadenan míticos acontecimientos. En esta ocasión, PowerMetal.cl explora la cadena perpetua de músicos, de una banda legendaria que evolucionó y al mismo tiempo inmortalizó un legado digno, para toda la eternidad.

En los años 70´s el heavy metal era solo un bebé concebido por bandas como Deep Purple, Led Zeppellin y por supuesto, Black Sabbath y fue en ese momento que se marcó, inevitablemente, la manera como hoy conceptualizamos ese género musical. A finales de ese década, las relaciones entre el hasta ese entonces líder de Black Sabbath, Ozzy Osbourne, y el resto de la banda se encontraban en su etapa cúlmine. Los viajes constantes y el abuso de alcohol y drogas por parte de Ozzy aumentaban la tensión dentro del grupo, creando cada vez más fisuras que hacían insostenible cualquier posibilidad de continuar a menos que sucedieran algunos cambios en la alineación. Además, el nombre Black Sabbath representaba algo más que fama y no podía ser simplemente dejado a un lado, debía conservarse hasta que el tiempo y las circunstancias lo decidieran, por eso Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward deciden despedir a Ozzy de la banda y es en marzo de 1979 que llega el ex – Rainbow, Ronnie James Dio, a reemplazarlo.

El primer trabajo de Dio con Black Sabbath fue “Heaven and Hell” el cual fortaleció la imagen de la agrupación al transmitir la solidez que tan solo unos meses antes venía en decadencia. Es en ese momento que, de alguna manera, se estaría sellando el futuro de la banda ya que ese año significó un giro de 180 grados que con el tiempo se convertiría en la cara más firme de la moneda. Pero las cosas no fueron tan fáciles como parecen. Geezer se había retirado un poco antes de la entrada de Dio por lo que en julio entró Geoff Nicholls (ex – Quartz) a hacerse cargo del bajo. “Heaven and Hell” salió al mercado el 25 de abril de 1980 y tuvo muy buena aceptación, factor que fue demostrado cuantitativamente a través de las ventas, y no es para más, contando con cortes como “Neon Knights”, “Children of the Sea”, “Die Young”, “Lonely Is The Word” y el propio tema homónimo.

Por azares del destino, Geezer volvió con Black Sabbath durante las últimas sesiones de grabación así que Nicholls no tuvo más remedio que pasar a ocuparse del teclado en los conciertos. Ya nuevamente con la alineación completa, se van de gira para promocionar “Heaven and Hell” pero cuando todo parecía estar en su lugar, Bill Ward anuncia el 31 de agosto (1980), justo antes de un concierto en Hawai, que debía abandonar la banda debido a sus problemas con el alcohol y las depresiones causadas por la muerte de sus padres no mucho tiempo atrás, razón por la que tuvieron que suspender la gira hasta encontrar a un baterista, que terminó siendo el ex – Axis, Vinny Appice.

El GOBIERNO DE LA MULTITUD

Con Appice, Iommi, Butler y Dio en la formación, emprendieron hacía la grabación del décimo álbum de Black Sabbath, “Mob Rules”, lanzado el cuatro de noviembre de 1981, destacándose los temas “The Sign of the Southern Cross”, “Turn Up the Night”, “Falling off The Edge of the World”, también “E5150” y “The Mob Rules” que aparecieron en el soundtrack de la película Heavy Metal. Cabe resaltar que Dio participó en la composición de la música y escribió todas las letras.

La sombra de Ozzy no dejaba de rondar y, precisamente, esa es la peculiaridad de “Mob Rules” puesto que la portada generó una serie de rumores que insistían que debajo de la firma del diseñador, Greg Hildebrant, se podía leer la palabra “Ozzy”. Hubo otras personas más radicales que afirmaban que en realidad la frase escondida de la portada era “Kill Ozzy”, pero Hildebrant desmintió algunos años después que existieran imágenes escondidas en el arte.

El cuarteto –o quinteto si se toma en cuenta a Nicholls – realizó la gira respectiva para impulsar “Mob Rules” y aprovecharon para grabar un álbum en vivo que lanzaron el 18 de enero de 1982 bajo el nombre de “Live Evil”, al que Geezer se refirió como “Live in the Studio Evil” aludiendo a las grabaciones de estudio que debieron incorporar posteriormente. Sin embargo, existieron algunos conflictos internos que condujeron a una división “irremediable” y por eso en los créditos se deja notar que Dio y Appice no aparecen como miembros oficiales de la banda.

Mientras Ronnie James formaba su proyecto solista “Dio” junto a Appice, Black Sabbath reclutó a Ian Gillan en la voz y Bill Ward volvió a retomar su lugar como baterista y juntos grabaron “Born Again” que salió a luz el siete de agosto de 1983.  Aunque Ward había grabado estando sobrio, sus problemas de adicción no eran muy fiables para irse de gira con la banda entonces se produce un cambio y entra Bev Bevan con quien logran llevar a cabo todo el Born Again Tour.

Las cosas iban viento en popa, pero a pesar de que Ian Gillan tenía la potencia necesaria para interpretar bien los clásicos de Sabbath, dijo que debía dejar el grupo a causa de algunos problemas de cuerdas vocales, pero la realidad era que haría una reunión con Deep Purple. Por su parte, Bevan también se retira para trabajar con ELO, Electric Light Orchestra.

Bill Ward se reintegra nuevamente, a la vez que reanudan la búsqueda de un nuevo frontman y es cuando el productor Spencer Proffer recomienda a Ron Keel, quien estuvo durante solo un corto tiempo con Black Sabbath durante el verano de 1984. Luego le sucedió Dave “Donuts” (le gustaba comer donas en los ensayos) Donato pero solo estuvo escribiendo y ensayando por seis meses. A todo esto, la inestabilidad reinaba a sus anchas y contaminaba la emoción de los integrantes, tanto así que Geezer se disgusta por las dificultades de la alineación y se retira para formar un proyecto solista, realizando algunos conciertos en el Reino Unido como “The Geezer Butler Band”. Así mismo, Bill Ward se aleja del grupo alegando que “eso no era Black Sabbath”.

Parecía que solo Tony Iommi tenía esperanzas y voluntad de seguir con algo que daba la impresión de existir solo por ratos. Black Sabbath vivía un momento de inactividad lo cual no precisamente significaba que estuvieran disueltos oficialmente, situación que Warner Bros. aprovechó muy bien al presionar a Iommi para sacar un álbum solista que fue lanzado el 28 de enero de 1986, pero al final la compañía disquera consideró que era de beneficio que saliera como un disco de Black Sabbath que contaba con la “participación especial” de Tony Iommi. Este fue llamado “Seventh Star” y la alineación estaba reformada e integrada por Glenn Hughes (ex Deep Purple) en la voz, Dave Spitz en el bajo, Eric Singer en la batería y los infaltables Nichols y Iommi.  El disco fue bueno comercialmente pero durante la gira promocional, se vieron obligados a despedir a Hughes luego de cinco conciertos, y reemplazarlo casi de emergencia por Ray Gillen para poder terminar el tour. Gillen no permaneció por mucho tiempo por conflictos con la banda.

Casi sin darse cuenta, empezó una nueva era de Black Sabbath junto al vocalista Tony Martin, quien permaneció desde 1987 hasta 1990 y grabó los discos “The Eternal Idol” (1, noviembre, 1987), “Headless Cross” (1, abril, 1989) y “Tyr” (20, agosto, 1990).  Durante esos años hubo un buen número de músicos que iban y venían por diversos motivos, principalmente para ocupar las posiciones de batería y bajo. A  partir de “Headless Cross” y después de 18 años de tener contrato con Warner Bros, Iommi firma un nuevo convenio de grabación con IRS Records. Al finalizar la gira  de “Tyr” se comenzó a germinar un rumor: Geezer y Ronnie James Dio volverían a unirse a la banda. Y en efecto, sucedió.

El 28 de agosto de 1990 Geezer visita a Dio en un concierto que daría en Minneapolis para hablar sobre algunos planes que habían estado titilando en su mente y en la de Iommi, pero es hasta en los primeros meses de 1991 que Dio decide volver con los Black Sabbath. Así, la alineación de “Mob Rules” y “Live Evil” empieza a trabajar en “Dehumanizer”, publicado el 30 de junio de 1992 y con el cual regresaron, después de nueve años, al Top 50 de Estados Unidos y al Top 40 del Reino Unido. Temas como “Computer God”, “Time Machine” (apareció en la película Wayne´s World), “Master of Insanity”, “I” y “Too Late” fueron, indudablemente, una descarga de buen Heavy Metal. Pese al éxito de “Dehumanizer”, las débiles relaciones interpersonales constituyeron por enésima ocasión la causa de un rompimiento en la estructura de la banda, lo que provocó el retiro de Dio.

Seguidamente, ocurre un hecho sorpresivo: Ozzy Osbourne anuncia sus deseos por cantar nuevamente con Black Sabbath como un acto de despedida de su carrera musical y eso se llevó a cabo los días 14 y 15 de noviembre de 1992. Se suponía que sería la última aparición en vivo de Ozzy pero contrario a lo que se había manifestado, en vez de desaparecer del mapa, se unió otra vez a la agrupación. Poco tiempo después, en 1994, Tony Martin es llamado para grabar el siguiente material de estudio, “Cross Purposes” con Bobby Rondinelli en la batería. El álbum fue lanzado el 31 de enero de ese año y de la gira del mismo nace “Cross Purposes Live” (1, marzo, 1995).

El 8 de junio del 95 nace “Forbidden”, -que traía de vuelta al bajista Neil Murray y al baterista Cozy Powell- pero no tuvo mucho reconocimiento y la mayoría de calificativos que le dieron fueron negativos, en referencia a la poca creatividad y el sonido a un nivel bajo tomando en cuenta los anteriores. Además, IRS no apoyó plenamente la promoción de “Forbidden”, factor que repercutió en las ventas. Cuando se terminó el tour de “Forbidden”, la banda quedó inactiva pero por motivos contractuales con IRS Records, lanzan en abril de 1996 un álbum de grandes éxitos, “The Sabbath Stones”.

En 1997, surge una reunión con casi todos los miembros originales de Black Sabbath –Osbourne, Iommi, Butler – para ofrecer algunos recitales en el Ozzfest de ese año con Mike Bordin en la batería y luego Shannon Parkin. Posteriormente, Bill Ward se incorporó a la reunión y viajó a Inglaterra para ensayar los conciertos de diciembre en el Reino Unido, de donde se origino el CD “Reunion”, (20, octubre, 1998) que contenía 16 éxitos y dos temas nuevos, “Psycho Man” y “Selling My Soul”.

Durante los años comprendidos entre el 1999 al 2003, no sucedió nada que pudiera considerarse relevante a parte de la venta del CD doble en directo “Past Lives” (agosto, 2002) y CD doble de grandes éxitos de los años 70 al 78, “Symptom of the Universe”: The Original Black Sabbath” (octubre, 2002).  De hecho, Joe Siegler, autor de la biografía de la página oficial de Black Sabbath, la denomina como la “era inactiva”. Sabbath comunicó que en el 2005 irían de gira por Europa y también a Estados Unidos para participar una vez más en el Ozzfest. También salió el tercer álbum de Geezer Butler, “Ohmword” (10 de mayo) y uno de Iommi con Glenn Hughes “Fused” (11 de julio).

La trayectoria del legendario grupo Black Sabbath quedaría grabada en la historia gracias a que el tres de noviembre se anuncia que serían incluidos en el Salón de la Fama del Reino Unido tras haber sido nominados en septiembre. La ceremonia formal fue el 16 de ese mes en donde Sabbath tocó “Paranoid”. Pero la fama no queda ahí. Solo cuatro meses después fueron nombrados parte del Salón de la Fama de Rock & Roll de Estados Unidos. Al día siguiente lanzan “Greatest Hits”.

LA ERA DE HEAVEN & HELL

Es casi toda una vida lo que se ha mencionado anteriormente solo con el objetivo de llegar a este punto, el nacimiento del proyecto/banda “Heaven & Hell”. Los antecedentes hablan por sí solos y relatan una historia que ha dejado gotas de sudor, de pasión y de esfuerzo con tal de no dejar morir la esencia de la música que ha trascendido…

El 2006 es decisivo para volver almismo lugar en donde se había gestado una química de grupo que brotaba desde los ensayos y se transmitía en cada concierto. En una plática entre Dio e Iommi surgió la idea de componer nuevas canciones para incluir en un disco compilatorio que llevaría el nombre de “The Dio Years”. Se juntaron en el estudio y lograron darle vida a “Shadow of the Wind”, “The Devil Cries” y “Ear in the Wall”.

En octubre, se publicó un comunicado de prensa en la página de Dio, Iommi y Geezer en el que informaban que se reunirían por un tiempo y que el sonido que tenían se remontaba a la época de “Heaven and Hell” y por ello sería el nombre que usarían en esta nueva aventura juntos. Si todo salía como esperaban, el proyecto estaría listo a principios del 2007. Vinny Appice regresaría para tomar las baquetas del proyecto, luego de que Bill Ward expresara que no tenía intención ni de grabar, ni de irse de gira con “Heaven and Hell”. Appice tomó rápidamente un vuelo hacía Inglaterra para ir al estudio de Tony Iommi, done estaban trabajando el nuevo material. Fue todo tan de prisa que no hubo tiempo para llevarse sus kit de batería y tuvo que usar uno que estaba en el estudio y que había pertenecido a Cozy Powell.

Justo como esperaban, en el 2007 pudieron empezar a dar noticias sobre la gira y desde luego, sobre el álbum, dando como fecha de lanzamiento el tres de abril. Al principio planeaban sacarlo como un box set pero al final fue solamente un disco sencillo que contenía algunos de los temas de la compilación “Stand Up & Shout: The Dio Anthology” pero fueron re – remasterizadas y además, representa los cuatro discos de Black Sabbath en los que Dio estuvo involucrado.

Las fechas de la gira se concretaron a mediados de enero. Por otro lado, Geezer y Dio fueron al show de Eddie Trunk y hablaron sobre el proyecto H&H. También dieron algunos detalles como que las nuevas canciones no tenían teclado, que los ensayos empezarían el primer día de febrero, que Scott Warren –de la banda de Dio- tocaría teclado en el tour y principalmente, que no planeaban tocar ninguna canción de la era de Ozzy durante esos shows sino que solo los de los álbumes donde había participado Dio, además de las tres nuevas canciones.

El 30 de marzo grabaron el concierto en Radio City Music Hall que salió en venta como CD doble el 28 de agosto. También hay un DVD de ese recital y un paquete que contiene el programa del tour, fotos y otras novedades. La última fecha del tour fue el 18 de noviembre en Bournemouth, Reino Unido. Fue un buen tour y contrario a los Ozzfests pasados, no se pospuso ni se canceló ninguna fecha gracias a la buena salud física de Dio. Para cuando el tour terminó, hubo muchas especulaciones sobre si ese sería el final, a o que Ronnie James Dio respondía: “He aprendido a no predecir el futuro así que ¿quién sabe?”.

Con seguridad, luego del tour dieron mucho de qué hablar por lo que más tarde, Butler informó que Heaven and Hell estaba en discusiones con varias casas disqueras para la posible grabación de un nuevo álbum de estudio en el 2008. Los y las fans estaban con la boca abierta, un disco de “Sabbath” después de tanto tiempo era algo asombroso.

Mientras tanto, Ronnie James se fue de viaje y realizó algunos conciertos en Noruega, España, Suecia, Dinamarca, entre otros, con su banda Dio. Una vez fuera de ese compromiso, retomó la tarea de hacer nuevas canciones junto a Iommi y en el verano se dispusieron a ensayar para una gira que harían en Estados Unidos, “Metal Masters”, junto a Judas Priest desde el 6 al 31 de agosto del 2008.

Largas horas de grabación los esperaban ávidamente en Rockfeld, el mismo estudio en el que grabaron “Dehumanizer” 16 años atrás. Solo unos meses después, dieron a conocer que el nuevo álbum de Heaven and Hell estaba listo y que había sido una experiencia agradable. Seguramente el trabajo en el estudio fue intenso y por ello se tomaron un descanso durante las fiestas de fin de año para regresar renovados y no solo estrenando año, también disco.

Febrero de 2009 empezó a florecer con las fechas para el tour de Heaven and Hell y los tickets fueron teniendo dueños/as con suma rapidez. El diez de ese mes se anunció que el nuevo CD, “The Devil You Know” vería la luz el 28 de abril y cuyo primer sencillo, “Bible Black” empezó a aparecer en línea a mediados de marzo y recientemente, se han dado adelantos del esperado trabajo. En Chile podremos escucharlos en vivo y a todo color el viernes, 8 de mayo en Movistar Arena.

Las contribuciones de estos músicos y sus creaciones se han mantenido vivas a lo largo del tiempo, de generación en generación. Y no es para más, es el resultado de 41 años de dedicación incansable, pese a las múltiples entradas y salidas que sufrió la alineación, esa espina dorsal que protegió muy bien el tesoro escondido entre cada nota, entre cada silencio. Heaven and Hell es simplemente el reverso de una hoja que forzosamente tiene un anverso, aunque algunos/as prefieran seguir llamándolos simple y llanamente, Black Sabbath.

¿Lo mejor de Inglaterra? bueno, porqué no decirlo, la respuesta a esa pregunta ciertamente que podría ser sin ningún tapujo la siguiente: el Fútbol, el Gin, y Iron Maiden (fanáticos del Whisky, dije Inglaterra, no Escocia(!)), y bien, hablando ahora muy en serio, lo que va a vivir el mundo del metal a partir del 1 de febrero del 2008 es algo tan tremendamente especial, que merece que todas las páginas del género en todos los continentes brinden el debido homenaje a este grupo de músicos que cambió las vidas de muchos de nosotros, los británicos Iron Maiden, quienes a través del “Somewhere Back in Time World Tour”, cual máquina del tiempo, nos llevarán atrás en las eras y edades…no solamente a lo mejor de los 80´s, sino también a Egipto (Powerslave), Macedonia y Persia (Alexander The Great), Mongolia (Gengis Khan), la Segunda Guerra Mundial (Aces High), la alta mar de los piratas (The Rime of The Ancient Mariner), la batalla de Balaclava (The Trooper), el mito de Ícaro y tantos, tantos otros lugares a través de la magia de la música reforzada con la potencia del metal…esta gira es un regalo de los Dioses…

Para muchos de nosotros Iron Maiden es mucho más, pero es que mucho más que la banda favorita, ellos ya son nuestros amigos, parte de nuestras vidas, “blood brothers” de verdad, no importa que no los conozcamos en persona, al momento de tener un álbum y un tema para cada una de las etapas de nuestras vidas, ya son parte de la historia que escribimos en esta tierra, y parte de las vivencias que nos llevaremos a la tumba, momento en que ciertamente recordaremos el tema “Die with your boots on”! la verdad mientras escribo estas líneas me parece increíble que en el 2009 tengamos las oportunidad de revivir en un show los grandes éxitos de los 80´s con motivos escenográficos del Powerslave…para los “viejos” sobre 30 será la mejor forma de recordar nuestra niñez y juventud de una época increíble del heavy metal, para los más jóvenes, la oportunidad de sus vidas de conocer a UNA BANDA DE VERDAD, así de simple, sin más que decir en estos meses de emoción extrema, ahora más que nunca hermanos de sangre en el metal, esperemos nuestro turno con un eterno UP THE IRONS!!! (prólogo de MTWebmaster)

EL COMIENZO DE LA LEYENDA

En 1971, un quinceañero llamado Stephen Percy Harris, nacido en Leytonstone, Londres, el 12 de Marzo de 1957, vivía entre dos pasiones: la música y el West Ham United, equipo de fútbol de la Premier League de Inglaterra. Steve, quien poseía (y posee) bastante talento para el fútbol, se vio un tanto decepcionado al ver que muy pocos de los jóvenes como él llegarían a ser futbolistas profesionales, por lo que poco a poco fue trasladando sus esfuerzos hacia la música y decidió adquirir un bajo por la módica suma de 40 libras esterlinas. Así, inspirado en bandas como Jethro Tull o Genesis, formaría después de poco tiempo lo que fue su primera banda, llamada Influence, que posteriormente cambió su nombre a Gypsy’s Kiss. Después de algunas pequeñas tocatas, el imberbe Steve abandonó la banda para unirse a Smiler, agrupación compuesta de jóvenes bastante mayores que él, y con la cual adquirió la experiencia suficiente como para dar a luz a su proyecto personal.

Así, ya en 1975, inspirado en la película “The Man In The Iron Mask” y en la dudosa femineidad de la Primera Ministra de Inglaterra de aquellos entonces, Margaret Thatcher (apodada “la Dama de Hierro”), Steve Harris encontró el nombre para su banda: Iron Maiden. Ya con el tema del nombre resuelto, Steve comenzó a buscar músicos en su barrio, el East End de Londres, reclutando a Terry Rance y Paul Sullivan en las guitarras, a Ron Matthews en la batería y al cantante Paul Mario, quien fue reemplazado poco después por Dennis Wilcock (con quien había tocado en Smiler). Éste recomendó a Steve a un rubio y joven guitarrista, con rostro felino, que hacía sus primeras armas en Urchin, llamado David Michael Murray, nacido en Edmonton, Londres, el 23 de Diciembre de 1958, lo que motivó la partida de Rance y Sullivan de la banda (quienes vieron esto como una falta de respeto), llegando Bob Sullivan (“Bob D’Angelo”) a suplir esa plaza faltante. Y además, Ron Rebel reemplazó a Matthews en la batería. Poco después, luego de múltiples cambios -donde incluso Iron Maiden tuvo ¡tecladista!, Tony Moore, y Dave Murray fue echado de la banda por Wilcock, para posteriormente volver-, otro ex-Smiler, Doug Sampson, llegaría a tomar las baquetas, mientras buscaban otro vocalista. Y en ese entonces un compañero de Steve le recomendó a un cantante de apellido italiano con tendencias algo punk y con un gran carisma, que mostraba sus virtudes en Bird Of Prey. Su nombre era Paul Andrews, más conocido como Paul Di’Anno, nacido el 17 de Mayo de 1958, en Chingford, Essex.

En esos entonces la situación de Iron Maiden era complicada. Las casas discográficas les hicieron algunas ofertas, a condición de que se cortaran el pelo y se volvieran una banda punk, lo cual Steve Harris estaba lejos de desear. La dura indiferencia, sumada a la reticencia de las radios a incluir bandas metaleras en sus programaciones, se convirtieron en una gran razón para no claudicar. Pero a fines de 1978, tiempo en el cual tocaban por algunas cervezas y se trasladaban en una furgoneta que ellos llamaban “The Big Goddess”, la situación comenzó a cambiar y lograron grabar un demo, que contenía los temas “Prowler”, “Invasion”, “Strange World” y “Iron Maiden”. Para dimensionar la pobreza franciscana en la cual Maiden se inició, hay que decir que no pudieron pagar el cassette original. Dave Murray le entregó su copia a Neal Kay, un DJ que dirigía la noche rockera en “The Soundhouse”, un lugar casi de mala muerte, donde Maiden comenzaría a pavimentar su camino a la fama. En honor a esto, la banda elaboraría poco tiempo después un EP llamado “The Soundhouse Tapes”, que fue originalmente distribuido en forma independiente y que llegaría a transformarse en un ícono de colección.

Una de las copias de la cinta llegó a manos de Rod Smallwood -personaje clave en la historia de Maiden- quien, encantado con la banda, acudió a una presentación en vivo bastante accidentada de la doncella en donde Paul Di’Anno fue detenido horas antes por posesión de arma blanca, por lo que el repertorio fue en su mayoría instrumental y Steve las hizo de vocalista en los restantes temas. A pesar de este inconveniente, Smallwood ofreció ser el manager de la banda, lo cual aceptaron. Poco después, tras una presentación en “The Marquee” con alrededor de 700 fans, Iron Maiden firma contrato con EMI, en lo que se convirtió en un tremendo paso. Ya con EMI, la banda grabó en 1979 dos temas, “Sanctuary” y “Wrathchild”, para la compilación “Metal For Muthas”, con Di’Anno en las voces, Murray y el recién llegado Tony Parsons en las guitarras, Steve en el bajo y Doug Sampson en batería.

EL SEXTO INTEGRANTE Y LOS PRIMEROS DISCOS

Doug comenzó a tener algunos problemas de salud, por lo cual salió de la banda, siendo sustituido por Clive Burr, nacido el 8 de Marzo de 1957. Y Tony Parsons nunca enganchó con la “onda” de la banda, por lo cual también la dejó, llegando en su reemplazo Dennis Stratton, nacido el 9 de Noviembre de 1954 en Londres, quien era el gerente de “The Cart & Horses”. Así, con una formación renovada, la banda salió de gira en Febrero de 1980 para promocionar el “Metal For Muthas” y celebrar la edición de su primer single, “Running Free”, que ascendía al nº 44 en los rankings británicos. La banda recibe una oferta de la BBC, para tocar en el programa “Top Of The Pops”, lo cual aceptaron a condición de tocar en vivo (serían los primeros desde que The Who lo hiciera ocho año antes), en actuación que puede chequearse en el uno de los discos del DVD “The Early Days”.

El día 14 de Abril de 1980 la doncella da a luz a su primer hijo. “Iron Maiden” alcanzó el nº 4 en los rankings, lo que fue consecuencia de la enorme popularidad que estos jóvenes estaban alcanzando -con temas increíbles como “Phantom Of The Opera”, “Running Free” o “Prowler”, entre otros- lo que trajo como consecuencia que incluso fueran invitados a la gira británica nada menos que de Judas Priest, quienes recientemente habían lanzado su clásico de clásicos, “British Steel”.

Y en ese tiempo, puntualmente en Enero del mismo año 1980, nace el -en ese entonces- sexto integrante de Iron Maiden. De la mano de Dave “Lights” Beasley, nace “Eddie”, la mascota de la banda, que aparece en todas y cada una de las carátulas oficiales de los trabajos de la banda. Se dice que el nombre “Eddie” se habría originado de un viejo chiste inglés, que hablaba de un niño llamado Eddie que no tenía cuerpo sino sólo cabeza, que rogaba no recibir más sombreros de regalo para Navidad. Perfeccionado y rediseñado posteriormente por Derek Riggs, Eddie, quien ha aparecido como un faraón, un cyborg o un demente con camisa de fuerza, ha pasado, por derecho propio, a transformarse en un integrante más de la banda, estando presente en las presentaciones en vivo y evolucionando al mismo ritmo que lo ha hecho la banda.

Posteriormente, la banda hizo una gira de dos meses por las islas británicas, además de cuatro presentaciones en “The Marquee”, con lleno total. En el mes de agosto, acompañan a Kiss en su gira europea y en el Festival de Reading, donde además comparten escenario con UFO. Y al terminar la gira, la tensa situación entre Dennis y el resto de la banda se hizo insostenible, por lo que Iron Maiden se quedó con sólo un guitarrista. Pero no sería por mucho tiempo, pues Dave Murray recomendó a un ex-compañero de Urchin, un delgado y pulcro guitarrista llamado Adrian Frederik Smith, nacido el 27 de Febrero de 1957 en Hackney, Londres Este, quien se unió a la banda poco después.

Con esta nueva alineación, y bajo la producción de Martin Birch, el 2 de Febrero de 1981 salió al mercado el segundo trabajo de Iron Maiden, denominado “Killers”, que obtuvo doce discos de oro alrededor del mundo y llegó a situarse en el nº 12 de los rankings ingleses. Con temas como “Purgatory”, “Wrathchild” y “Murders In The Rue Morgue”, Iron Maiden mostró una mayor sofisticación en la elaboración de sus canciones, sin perder la fuerza con la cual emergieron en una escena inhóspita. Tras visitar por primera vez países como Canadá, EEUU y Japón, lanzan un single en vivo (con temas grabados en este último país) , llamado “Maiden Japan”, parafraseando al clásico “Made In Japan” de Deep Purple.

A pesar del éxito anteriormente señalado, existía algo que la banda nunca había tenido: estabilidad. Y ahora el turno de abandonar la banda era de Paul Di’Anno, quien llevaba una vida totalmente ligada al “ideal” rockero del “sexo, drogas y rock’n’roll”, lo cual estaba deteriorando su salud y especialmente sus cuerdas vocales. Y este hecho marcaría historia, pues su reemplazante, un ex estudiante de historia, admirador de Ian Gillan y talentoso esgrimista -incluso se señala que fue invitado a participar del equipo olímpico de esgrima de Inglaterra para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992-, un tal “Bruce Bruce”, el enmascarado cantante de Samson, se transformaría en uno de los más grandes vocalistas de la historia del heavy metal.

LA FORMACIÓN IDEAL Y LA ETAPA DORADA

En efecto, a Bruce Bruce, el vocalista de Samson, le encantó la idea de tocar con Iron Maiden. Tras una audición en la cual Steve quedó sorprendido por la potencia de la voz de Bruce, éste quedó oficialmente integrado a la banda, retomando su verdadero nombre, Paul Bruce Dickinson. Nacido el 7 de Agosto de 1958 en Worksop, Nottinghamshire, cantó por primera vez en público cuando era muy pequeño, haciendo una sui generis interpretación de la canción de su héroe del momento, Popeye el Marino.

Con el objeto de que Bruce se acoplase, Iron Maiden realizó algunos recitales en Italia, para posteriormente presentarlo al público inglés, quien lo apodó “The Air Raid Siren” (sirena de ataque aéreo), por la potencia de su voz. Y es sabido que el público metalero no es muy dado a dar oportunidades a los reemplazantes, pero Bruce se metió al público al bolsillo en muy poco tiempo.

Ya con Dickinson en la banda, llegaría el momento de la consagración definitiva. Su nuevo trabajo, “The Number Of The Beast”, salió a la venta el 29 de Marzo de 1982, ubicándose en los primeros diez lugares en los rankings de toda Europa, y fue el primer álbum de Maiden en ubicarse en el nº 1 de las listas inglesas. Con temas clásicos como “The Number Of The Beast”, “Run To The Hills” (el single del álbum, que llegó a ubicarse en el nº 7 de los rankings) y “Hallowed Be Thy Name”, entre otros, este trabajo es considerado como el que llevó a la consagración a esta banda inglesa, mostrando una actitud arrolladora, sonidos armónicos con el notable aprovechamiento de las twin guitars y sobre todo con la maravillosa voz de Bruce. Como consecuencia de este éxito, Iron Maiden hizo un tour, “The Beast On The Road”, que duró cerca de 8 meses, donde en alrededor de 180 conciertos visitaron lugares como Australia, Nueva Zelanda, Nueva York, culminando con una gran presentación ante 35.000 personas en el festival de Reading.

Pero el final de la gira marcaría un punto oscuro en la banda, pues el baterista Clive Burr, aludiendo a una serie de problemas personales y al intenso ritmo de trabajo, decide abandonar la banda. Y es así como Iron Maiden recordó al baterista de los franceses Trust, quienes apoyaron a Maiden en la gira del álbum “Killers”. Y es así como Michael Henry McBrain, nacido el 5 de Junio de 1952 en Hackney, Londres, arriba a la banda, configurando lo que, para muchos, es la alineación ideal de Iron Maiden. Cabe señalar que su apodo, “Nicko”, proviene de su niñez, en la cual su hjuguete favorito se llamaba “Nicholas the Bear”, por lo que sus padres lo llamaban “Nicky”, lo que derivaría en “Nicko” poco tiempo después, adoptándolo como nombre artístico..

La banda voló a Nassau, Bahamas, para grabar su cuarto disco, y aprovechando su estancia en aquel paradisíaco lugar, decidieron aprovechar de grabar el video de su nuevo single, “Flight Of Icarus”. El guión del video indicaba que apareciera alguien maquillado de azul y vestido de monje, papel que fue representado por Nicko. Y así, en Mayo de 1983 salió a la venta “Piece Of Mind”, trabajo que en su artwork muestra a un Eddie con camisa de fuerza y encadenado. Rápidamente, este disco alcanzó el nº 3 en los rankings británicos. Este trabajo mostró otras facetas de la banda, con un sonido un poco más elaborado y con un pequeño toque de mayor complejidad en las composiciones -como vemos en la maravillosa “To Tame A Land”-, aunque sin perder la actitud guerrera, como vemos en el clásico “The Trooper”, o en “Where Eagles Dare”.

La banda llevó a cabo entonces el “World Piece Tour”, recorriendo prácticamente los mismos lugares de su gira anterior, culminando con una presentación televisada en Dortmund, Alemania, en cuyo show la banda atacó “brutalmente” a Eddie, lo cual causó cierta controversia.

Si lo que hemos visto hasta ahora es histórico y consagratorio, lo sucedido en 1984 lo sería aun más. La salida a la venta en Septiembre de su quinto trabajo en estudio, “Powerslave”, marcó una etapa importantísima en la banda. En este trabajo, que cuenta con un artwork absolutamente de lujo, con Eddie convertido en una especie de faraón en medio de una pirámide egipcia, la complejidad compositiva insinuada en “Piece Of Mind” llega a niveles fantásticos, especialmente con dos joyas de la historia del metal, como “Rime Of The Ancient Mariner” y “Powerslave”, sin perder la agresividad, que vemos en “Aces High”, y sobre todo marcando el “sonido Maiden”, con el bajo en un rol protagónico, las twin guitars haciendo de las suyas y Bruce retando a que alguien cante como él.

El éxito de “Powerslave” hizo que Iron Maiden llevara a cabo un tour a gran escala, llamado “World Slavery Tour”, que constó de alrededor de 300 conciertos en poco más de un año, visitando incluso países sometidos a regímenes comunistas como Polonia, Hungría o Yugoslavia, en pleno período de la guerra fría entre EEUU y la URSS, y la “Cortina de Hierro”, que dividía al mundo occidental del comunista. Y la doncella demostró que su música estaba más allá de las luchas políticas, en lo que fue considerado como un hito histórico. Además de esto, la banda visitó por primera vez Sudamérica (puntualmente Brasil), en lo que fue un majestuoso Rock In Rio (con un público aproximado de 200.000 personas), compartiendo escenario con Queen, AC/DC y Ozzy Osbourne, entre otros. Con un Eddie transformado en un atemorizante monstruo de casi 20 metros de altura y con un Dickinson recordado (y en vigencia) como uno de los mejores frontman de la historia, la puesta en escena de la banda sobresalía, resaltándose las performances en el Hammersmith Odeon y cuatro noches consecutivas en el Long Beach Arena en California, Estados Unidos, las cuales fueron aprovechadas para sacar para grabar un disco doble y un video de sus presentaciones en vivo, en el mejor momento de la banda. El disco y el video, llamados “Live After Death” (uno de los mejores discos en vivo de la historia del metal), salieron a la venta en Octubre de 1985, llegando al nº 2 del ranking de ventas.

El 29 de Septiembre de 1986 salió a la venta el sexto disco en estudio de la banda. “Somewhere In Time”, grabado en Munich, Alemania, y Nassau, marca un notorio cambio en el sonido de la banda, pues ésta comienza a utilizar sintetizadores como fondo en varios temas, lo cual causó escozor en algunos fans. Pero tras escuchar temas como “Caught Somewhere In Time”, “Heaven Can Wait” o la fantástica y épica “Alexander The Great”, los temores se esfumaron. Y un punto aparte en este trabajo es su artwork, para muchos metaleros el mejor que se haya hecho en la historia, pues muestra a un Eddie futurista en el centro de Londres, y con una serie de detalles (que especialmente pueden apreciar quienes tengan la versión en vinilo) perfectamente diseñados por Derek Riggs que lo hacen merecedor de comentarios y análisis aparte.

Lamentablemente no todo podía ser color de rosa. El aporte creativo de Bruce Dickinson se redujo notablemente, al tiempo que Steve Harris tendía a ensimismarse en la composición de los temas. Y esto se unió a que se originó un montón de versiones separatistas debido a la poca repercusión del disco, considerando las expectativas generadas. Todo esto se vio acrecentado debido a que Steve Harris decidió dedicarse a trabajar con su amiga, la cantante Anita Dobson, componiendo algunos temas y participando de la grabación de su álbum. Y otra revista especializada señalaba que Bruce estaba hastiado de las “tiranteces que imperan en Maiden”. Pero la gota que rebalsó el vaso emanó del propio sello grabador de Iron Maiden, el que señaló que la grabación del nuevo álbum estaba postergada indefinidamente, y que sería reemplazada por una remasterización de “Killers”. Esto provocó la reacción de Dave Murray, quien desmintió tajantemente los rumores de separación, tranquilizando de cierta forma a los fans.

A pesar de todos estos problemas, la banda llevó a cabo el “Somewhere On Tour”, que contaba con un inmenso Eddie convertido en cyborg, y que comenzó en Belgrado, Yugoslavia, y terminó en Osaka, Japón, en lo que fueron más de ocho meses. La banda registró algunos momentos del tour y algunas entrevistas y los lanzó a la venta en 1987, en un video llamado “12 Wasted Years”.

EL SÉPTIMO HIJO Y LA PARTIDA DE ADRIAN

La banda ya se encontraba preparada para lanzar su séptimo trabajo en estudio. Pero antes de ello decidió grabar un video promocional de su single, “Can I Play With Madness”, el que sería dirigido por Terri Gillian, director de la película “Brazil”, y que sería una especie de “mezcla entre ‘Monty Phyton’ y ‘Los Cazadores del Arca Perdida’”, según Gillian.

Ya con el video estrenado, Iron Maiden lanzó su séptima placa, titulada “Seventh Son Of A Seventh Son”, que inmediatamente alcanzó el nº 1 en el ranking inglés y se mantuvo durante muchas semanas en el top 5. Con un artwork rayando en lo demoníaco y convertido por la historiografía metalera como uno de los mejores álbumes conceptuales de todos los tiempos, este trabajo, que es considerado por muchos dentro de lo mejor de la discografía de Maiden, acentúa las bases de sintetizadores esbozadas en “Somewhere In Time” (de hecho en los shows habría un tecladista invitado, Coun Kenney), sin perder su sonido clásico y llegando a niveles de majestuosidad con temas como “Seventh Son Of A Seventh Son”, “Infinite Dreams” o “Moonchild”, entre otros.

La banda decidió entonces centrar su gira, denominada “Seventh Tour Of A Seventh Tour”, en Estados Unidos, la cual se desarrolló con mucha efervescencia por parte de los fans, pero sin provocar mayores altercados. Pero lo que verdaderamente generó comentarios de toda índole fue la actitud de ciertos personeros estadounidenses, entre los cuales se incluía al conservador reverendo Jimmy Swagart, quienes enarbolaron la bandera de la censura contra esta banda británica, calificándola de satánica, e incluso utilizando una foto del mismísimo Steve Harris para la portada de un libro en el que hablaba de los “alcances demoníacos y degenerantes” del Heavy Metal, ante lo cual Steve demandó a Swagart por el uso sin autorización de su imagen, y además se determinó a arrasar en los Estados Unidos, con el fin de obtener el reconocimiento que sí tenían en Europa. Y no está de más señalar que en aquel entonces el señor Swagart, cuyo pasado no era muy católico, estuvo involucrado en escándalos con prostitutas, lo cual restaba toda validez a sus críticas acerca de ética y moral. La consecuencia no era su virtud más destacada, al parecer.

El punto más alto de la gira se logró en el recital de Donington, en lo que según muchos constituyó el mejor recital de la historia de Maiden y que contó con dioses del rock como Kiss, David Lee Roth, Guns N’ Roses y Helloween, entre otros. Y la banda decidió tomarse un reponedor descanso en 1989, tiempo que Bruce y Adrian aprovecharon en llevar a cabo proyectos solistas. Bruce grabó junto a otros rockeros ingleses una versión de “Smoke On The Water” de Deep Purple, donde conoció a su ídolo Ian Gillan, y se decidió a lanzar su primer álbum solista, denominado “Tattooed Millionaire”, que se enmarca en un estilo que no tiene mucho que ver con Maiden, más relajado y rocanrolero, en el cual trabajó con un guitarrista llamado Janick Robert Gers, nacido el 27 de Enero de 1957 en Hartlepool.

Lo de Adrian tuvo otros matices. Además de su intención de sacar a la luz su proyecto solista con su banda Adrian Smith & Project (A.S.A.P.), llamado “Silver And Gold” -proyecto en el cual además se hizo cargo de la vocalización-, era sabido que, debido a su introvertida personalidad, a Adrian le resultaba cada vez menos cómodo y satisfactorio el estar en una banda tan importante, y que requería tanto desgaste, como Iron Maiden. Y es así como, poco tiempo después de sacar a la venta su video “Maiden England”, y conjuntamente con la celebración de los diez años de la banda como la estrella de la compañía EMI, Steve Harris anunciaba la amistosa salida de Adrian Smith de Iron Maiden. Y sólo siete días después se anunciaba su reemplazante, que, para variar, estaba al alcance de la mano: el propioJanick Gers.

El trabajo, que vagamente había comenzado antes de la salida de Adrian, continuó como si no hubiese habido cambios. Y es así como el 1 de Octubre de 1990 Iron Maiden lanza su octavo trabajo en estudio, llamado “No Prayer For The Dying”, trabajo que, extrayendo el sonido de teclados y sintetizadores, intenta dar al sonido Maiden una connotación un poco más sencilla y directa, como se ve por ejemplo en temas como “Holy Smoke” (que tiene un video bastante divertido), “Tailgunner” o “Run Silent Run Deep”. Y si bien es cierto el álbum debutó con un nº 2 en los rankings ingleses, no consiguió la popularidad de los álbumes anteriores. Con un afán de hacer más sencilla y directa su puesta en escena, la banda, en su “No Prayer On The Road Tour”, sólo usaba un telón gigante en sus presentaciones en vivo, las cuales se vieron ciertamente limitadas en su número debido a la tensión internacional emanada del conflicto bélico entre Estados Unidos e Irak, en la llamada “Guerra del Golfo”. Y el toque de distinción lo hizo el gran despliegue escénico de Janick Gers, quien demostró que su carácter y su entusiasmo estaba lejos de ser similar a la pulcra timidez que Adrian Smith mostraba en escena.

Para el nuevo disco, se hizo una especie de concurso entre varios artistas para diseñar a Eddie. Y así fue como triunfó el modelo diseñado por Melvyn Grant, con un terrorífico Eddie saliendo de un árbol que, sin duda, se convirtió en una de los mejores cover arts de Maiden. El 11 de Mayo de 1992 salió a la venta la novena placa de Iron Maiden, llamada “Fear Of The Dark”, que a pesar de haberle dado a la banda su tercer nº 1 de la historia, es un disco un tanto irregular, que en todo caso llevó un par de gemas al olimpo del Metal, “Fear Of The Dark” y “Be Quick Or Be Dead”, además de otros temas muy interesantes como “Afraid To Shoot Strangers” o “Judas Be My Guide”.

La banda inició en Escandinavia su “Fear Of The Dark Tour”, para posteriormente, en Agosto, presentarse por segunda vez en Donington, donde grabaron un nuevo disco doble en vivo. Incluso la banda visitó Sudamérica, y estuvo algunas horas en Chile, donde tenía presupuestado tocar el día 23 de Julio en la Estación Mapocho, pero no pudo hacerlo debido a que grupos ultra católicos y moralistas, que tildaron a la banda de satánica -a oesar que la versión oficial hablaba de problemas con el recinto- terminaron por impedir la realización del recital de Iron Maiden en nuestro país, para desazón y furia de los fans y de los integrantes de la banda. A pesar de este impasse, la banda continuó su exitoso tour a lo largo del mundo. Pero algo no andaba bien.

LA PARTIDA DE BRUCE

Bruce Dickinson estaba cansado. Sentía que no podía desarrollar todo su potencial compositivo con Iron Maiden, y que su etapa en la banda estaba cumplida, por lo que, en términos más o menos amistosos, emigró de la banda. Steve Harris no manifestó su molestia de inmediato, sino que primero se encargó de recopilar el extenso material en vivo generado de sus múltiples presentaciones, y decidió que se lanzaran dos discos en vivo por separado, uno con material anterior a 1985, “A Real Dead One”, y uno con material posterior, “A Real Live One”. Bruce fue despedido en un impresionante recital, que se llamó “Raising Hell”, televisado a muchos países.

Después de pasada la efervescencia y la desazón por la partida de Bruce, Steve Harris señaló a la prensa su molestia no por la salida de Bruce, sino por lo que éste declaró a la prensa, en el sentido de que su molestia y desmoralización respecto a la banda venía desde mucho tiempo antes. Steve declaró entonces que si Bruce se sentía así, él mismo le habría dicho mucho antes que se fuera de la banda.

Y obviamente la búsqueda del reemplazante de Bruce sería una cuestión que no sólo llamaría la atención de la banda, sino que del público metalero en general. Así, se realizaron audiciones por todo el mundo, rumoreándose que el vocalista podría haber sido Michael Kiske, en ese entonces vocalista de Helloween, o Joey Belladona, ex-Anthrax, o incluso el mismísimo Paul Di’Anno. Pero nada de eso llegó a ser cierto, pues después de escuchar más de 5.000 cintas, la banda se decidió por un discreto y poco conocido vocalista de una banda conocida por Maiden llamada Wolfsbane. Su nombre era Bayley Cook, nacido el 29 de Mayo de 1963 en Birmingham, más conocido como Blaze Bayley.

LA ERA DE BLAZE

Con la llegada de Blaze, y de su nuevo productor, Nigel Green (quien compartiría funciones en ese ítem con Steve Harris), Iron Maiden comenzó a trabajar en lo que sería su décimo trabajo en estudio. Y así, el 2 de Octubre de 1995 (año en el cual Bruce Dickinson visitó por primera vez nuestro país, el día 9 de Marzo en el Teatro Monumental) sale a la venta “The X-Factor”, un disco bastante largo y con un sonido absolutamente distinto a cualquier otro trabajo de Iron Maiden, que raya en lo oscuro, intentando explotar al máximo el limitado campo vocal de Blaze. Con temas como “Man On The Edge”, “Lord Of The Flies” y sobre todo la magistral “Sign Of The Cross”, Maiden marcaba el comienzo de una era distinta, quizás más oscura, con menos revoluciones y, sobre todo, intentando sopesar el enorme fardo que les dejó la partida de Bruce pues, para la mayoría de los fans, era imposible imaginar a Maiden sin Dickinson.

Y así fue como Iron Maiden quiso mostrar su nueva conformación al mundo metalero. El tour, al cual llamaron “The X-Factour”, los llevó a lugares “exóticos” para estos efectos, como Israel o Sudáfrica y, ¡al fin!, a nuestro país, donde llevaron a cabo una presentación el Jueves 29 de Agosto de 1996. Con un Teatro Monumental lleno hasta las banderas, Iron Maiden llenó de emoción a los fans que los esperaron durante tanto tiempo, a pesar de la limitadísima voz de Bayley y de un par de incidentes (inolvidable el impresentable incidente con el batero de Héroes del Silencio, a quien a los 40 segundos de haber salido a escena le lanzaron nada menos que un palo, así como el “No more! I fuckin’ kill you!” de Blazey la cara de perro de Steve Harris tocando “The Trooper” ante los escupitajos recibidos), que no lograron empañar el éxtasis de aquella noche.

El nuevo Maiden decidió echar una mirada hacia atrás, para lanzar su primer álbum recopilatorio, que se llamaría “Best Of The Beast”, que incluiría un tema nuevo, “Virus”. Con el “pretexto” del nuevo disco, la banda prolongó la gira, mientras se preparaba el material para el nuevo trabajo, el segundo de la era Blaze.

Mientras tanto Bruce Dickinson, un poco aburrido de sus experimentaciones cercanas al rock alternativo (junto a su banda “Skunkworks”, con la cual realizó un disco llamado de la misma forma), lanza, con el tremendo apoyo de la guitarra de Adrian Smith, un tremendo disco, llamado “Accident Of Birth”, en el cual volvía a sus raíces metaleras y a mostrar que su voz estaba más vigente que nunca. Y con la gira de ese disco, Bruce nos visitó por segunda vez la noche del Viernes 21 de Noviembre de 1997 en el Velódromo del Estadio Nacional, junto a Ronnie James Dio, Jason Bonham y The Scorpions, en una presentación memorable para quienes tuvieron la fortuna de asistir, especialmente para los fanáticos de Iron Maiden, quienes deliraron con los tres temas de la doncella que Bruce, Adrian y compañía ejecutaron aquella noche.

La banda se preparó entonces para lanzar su undécimo álbum en estudio. Intentando abordar el tema de la computación y la consecuencial deshumanización por parte de la sociedad, mezclado con alusiones futboleras (incluyendo la polera oficial de fútbol de la banda y a varios futbolistas usándola, como Paul Gascoigne o el Tino Asprilla, entre otros), “Virtual XI” salió a la venta a fines del mes de Marzo de 1998. Con, según muchos, el peor cover art de la historia de Iron Maiden, y sólo ocho temas, este trabajo desilusionó a muchos fans y reactivó la ilusión de otros. Temas como la excelente “The Clansman”, “Futureal” y “When Two Worlds Collide” llamaron la atención de los fans, y muestran una buena vocalización por parte de Blaze.

Y mientras tanto, Bruce Dickinson junto a Adrian Smith estaban lejos de perder el tiempo, lanzando a la venta un tremendo disco llamado “The Chemical Wedding”, que llevó, tanto a muchos de los fans de Maiden como a la crítica especializada, a manifestar que el trabajo de Bruce como solista superaba con creces al de Iron Maiden con “Virtual XI”.

Y era el turno del tour mundial, que los llevaría a múltiples lugares del mundo, incluyendo una nueva presentación en Santiago el día 10 de Diciembre de 1998, junto a los dioses del Power y del Thrash Metal, Helloween y Slayer, respectivamente. Pero nuevamente las circunstancias jugaron una mala pasada, puesto que el gobierno inglés recomendó a sus artistas connacionales que no visitaran nuestro país, por temor a algún tipo de represalias de inadaptados y subnormales debido a la detención en Londres del General Pinochet. Y así, por segunda vez, los fanáticos mordimos el polvo de la derrota.

CINCO, MENOS UNO, MÁS DOS, SON MÁS QUE SEIS …

Pero después del trago amargo que vivimos al no poder, por segunda vez, ver a Maiden en Chile, el día Viernes 12 de Febrero de 1999 recibimos una sorprendente noticia: Bruce Dickinson regresaba a Iron Maiden, marcando la salida de Blaze Bayley casi por la puerta de atrás. Pero Bruce no volvía solo, lo hacía junto con Adrian Smith, configurando un inédito trío de guitarras sólo experimentadas por Lynyrd Skynyrd. Bruce aprovechó de hacer unos últimos recitales junto a su banda, para lanzar un excelente disco en vivo titulado “Scream For Me Brazil”, para luego incorporarse a Maiden.

Ante esta increíble noticia, el lanzamiento del videojuego “Ed Hunter” pasó a segundo plano. Lo que más resalta de este período es el mini tour que la “nueva” banda realizó, ejecutando temas elegidos por los fans, quienes deliraban e imaginaban la majestuosidad de la tríada de guitarras, y soñaban con un nuevo disco. Esto se convertirían en realidad a fines de Mayo del año 2000, con el lanzamiento de su duodécimo disco en estudio, llamado “Brave New World”, el que sería producido por Kevin Shirley. Con un artwork fantástico, que vuelve a la excelencia de las épocas pretéritas, y un sonido fresco, poderoso, conjuntamente con el inagotable caudal vocal de Dickinson, hacen de este trabajo uno de los mejores desde “Seventh Son Of A Seventh Son”. Con temas como “Dream Of Mirrors”, “Ghost Of The Navigator”, “The Fallen Angel” o “The Wicker Man”, Maiden muestra un sonido muy “de banda”, quizás por el hecho de haber grabado conjuntamente todos los instrumentos (y no por separado como se estila el día de hoy). Además, unos sutiles toques orquestados marcan a este trabajo como uno de los mejores de Iron Maiden.

Y llegaría la hora, al fin, para los fans chilenos, de ver a Maiden en su esplendor, sin problemas políticos, religiosos o de cualquier otra índole. La tarde-noche del Lunes 15 de Enero del 2001, iniciada por el magistral recital de Rob Halford, en ese entonces ex vocalista de Judas Priest, llevaría a los casi 25.000 fans de la doncella que se dieron cita en la pista atlética del Estadio Nacional a delirar, enloquecer y ser felices con la presencia de los 6 británicos que conquistaron nuestros oídos y, a muchos de nosotros, nos llevaron al camino del metal. Con una presentación no exenta de imperfecciones técnicas en el sonido, pero con emoción y adrenalina a raudales, Iron Maiden hizo historia aquella noche, saldando una deuda (que no se originó por culpa de ellos) que ya casi duraba 10 años, desde aquel ingrato episodio con ciertos personeros de la Iglesia Católica chilena.

Luego, Iron Maiden se tomó un pequeño descanso, Bruce planeó algunas presentaciones como solista (entre ellas en el Wacken Open Air de Alemania, junto a Blind Guardian, entre otros), la banda realizó algunos recitales a beneficio de su ex baterista Clive Burr, quien está afectado de una seria enfermedad llamada esclerosis múltiple. Además, se lanzó una edición especial del single “Run To The Hills”, cuyas ganancias irían directamente a Clive y su fundación.

El 10 de junio de 2002 editarían “Rock In Rio”, su primer DVD en formato doble, con la actuación que el grupo ofreció en el famoso Festival en Rio en el año 2001 ante 250.000 personas. También se editaría en algunos países en formato de doble VHS, doble CD y triple vinilo de edición limitada. El concierto fue filmado por Globo TV con 14 cámaras, incluyendo 2 grúas y un helicóptero, dirigido por Dean Karr, quien trabajó anteriormente con la banda cuando dirigió el clip para “The Wicker Man”. El segundo DVD consiste en entrevistas con el grupo y material extra para los fans. El lanzamiento obtuvo un éxito inmediato, llegando al número uno en las listas de video en Reino Unido, al número 2 en las de DVD en Alemania y 4 en las de video.

El 4 de noviembre de 2002, Iron Maiden lanzó un box set llamado “Eddie’s Archive”, que contiene dos discos dobles que recogen las primeras grabaciones en vivo de la banda, que van desde 1979 hasta que lideraron el Festival Donington en 1988, más otro disco doble bautizado como “The Best Of The B’ Sides”, que recoge todos los temas que no entraron en los discos oficiales. La presentación del box-set es sencillamente notable: una caja con la cara de Eddie plateada, una especie de pergamino en donde se narra la historia completa de Iron Maiden,más un vaso de cristal con la cabeza de Eddie. Junto con lo anterior, la banda lanzaría su segundo disco de grandes éxitos, llamado “Edward The Great”, que contiene 16 temas.

Con un afán comercial, Iron Maiden comenzó, a fines de Mayo del 2003, un tour denominado “Give Me Ed… Til I’m Dead”, efectuando alrededor de cincuenta conciertos en Europa y Estados Unidos, donde además se estrenó un tema nuevo, “Wildest Dreams”. En Junio, la banda lanzó su segundo DVD, llamado “Visions Of The Beast”, que reúne todos los videos de la historia de la banda y que no tiene desperdicio.

LA DANZA DE LA MUERTE … Y NUEVAMENTE A CHILE

El 8 de Junio del 2003 saldría a la venta el décimotercer disco en estudio de la doncella, el segundo tras la vuelta de Bruce y Adrian. Este trabajo se llamaría “Dance Of Death”, y si bien su carátula deja bastante que desear, es un disco sólido y con momentos brillantes. Con 11 temas y sesenta y ocho minutos de duración, “Dance Of Death” destaca por su tema homónimo, además de las potentes “Montségur” y “Rainmaker”, entre otros, además de ser el primer disco que cuenta con Nicko McBrain como compositor de un tema, para la rockera “New Frontier”.

Era más o menos obvio que Maiden nos visitaría el 2004, fijándose como fecha el Martes 13 de Enero, a las 21.00 horas, en la Pista Atlética del Estadio Nacional. En una jornada que marcó ciertas similitudes con su venida anterior (fecha, alineación, recinto y los “scream for me, Santiago!”) y, por cierto, varias diferencias (telonero, disco, una performance acústica con “Journeyman” y un artero pisoteo en el piso a Blaze subiendo una octava en el coro de “Lord Of The Flies”). De todas maneras, una performance a la altura de la grandeza de Iron Maiden.

En Noviembre de 2004, la banda lanza un DVD doble: “The Early Days”, que en su primer disco muestra grabaciones inéditas de los primeros años, es decir, la época que va desde antes de “Iron Maiden”, hasta “Piece of Mind”, y en el segundo disco, quizás lo más trascendente: la aparición de prácticamente todos los integrantes de la banda en el periodo que abarca 1975 a 1983, incluyendo a quienes no alcanzaron la parte “profesional” de la banda. Destacables los “uuuh!” que seguramente provocan las apariciones de personajes con pinta de cajeros de banco y que alguna vez tocaron con Steve Harris. Para promocionar este DVD, la banda efectuó durante algunos meses de 2005 una gira que abarcó principalmente Europa, en conciertos en los que sólo tocó temas de aquellos años. Y mientras tanto, Bruce Dickinson lanzó “Tyranny Of Souls”, un excelente trabajo en solitario.

ENTER WWII !!! A MATTER OF LIFE AND DEATH IS COMING

En Septiembre del 2006 el mundo del heavy metal vio nacer un emotivo y prolijo trabajo sobre la Segunda Guerra Mundial, el álbum “A Matter of Life and Death”, el que incluso podría ser considerado la obra de arte musical más relevante que se haya hecho jamás sobre el tema.

En las composiciones se destaca algo que no pasaba desde el tiempo del “Seventh Son”, y es el trío compositivo Harris-Smith-Dickinson. Con una banda muy afiatada y compositivamente mejor que nunca, este álbum olvida un poco las guitarras paralelas y se adentra musicalmente en la potencia de Bruce, las guitarras más crudas y un bajo de Steve obsesivo y determinante; elementos que Nicko complementa brindando detalles increíbles en muchos temas.

Puntos altos del AMOLAD son “Different World”, “These Colours Don’t Run”, “The Longest Day” (debe estar entre los Top 10 históricos de la banda, temazo absoluto), la emotiva “For the Greater Good of God”, la esotérica “Lord of Light” y la magnánima “The Legacy”. Importante es mencionar que en la gira del “A Matter of Life and Death”, se dieron el lujo de tocar el álbum completo, lo que fue gratamente recibido por los más leales fans de la banda, lamentablemente no pasaron por sudamérica, pero el destino nos tenía preparada una gran gran sorpresa a cambio de esta ausencia….

LA GRAN GIRA DE TODOS LOS TIEMPOS

Lo que se comentaba como gran rumor resultó ser cierto y más aún, ¡incompleto!, más que un “Early Days Recargado” u otra “gira de clásicos”, expectación mundial causó Iron Maiden cuando en Septiembre del 2007 anunciaron el “Somewhere Back in Time World Tour”, mega evento que traería de vuelta los grandes éxitos de los 80`s, pero con motivos escenográficos cercanos al Powerslave y Somewhere in Time.

Elementos muy importantes a destacar de la gira es que fue realmente mundial, visitando la banda Asia, Oceanía, Europa, Norte y Sudamérica y por primera vez América Central. Por otra parte, banda arrendó un avión especial para transportar a los músicos, staff, equipamiento y demases, siendo el mismo Bruce el piloto en al menos la mitad de los kilómetros recorridos. El avión denominado “Ed Force One” y decorado al estilo Iron Maiden, sin duda que fue la gran atracción de los aeropuertos que visitó.

La expectación extrema que provocó la gira hizo que en Brazil y México se acabaran las entradas en el mes de Diciembre (2007), en Chile se agotaron el 18 de enero 2008, casi 2 meses antes del show, lo que provocó reventas a precios inimaginables, exigencias a la Intendencia de Santiago para autorizar más personas en la Pista Atlética y otros que se quedaron afuera. Fue un concierto difícil de borrar de la memoria de cada uno de los cerca de 30 mil asistentes, con un setlist soñado y una banda que cada vez que viene demuestra su entrega ante un país que se rinde a sus pies.

Para recopilar algunos de los temas que fueron traídos al presente con la gira “Somewhere Back in Time World Tour” la banda realizó el 27 de junio del año pasado, el lanzamiento de un disco con el mismo nombre. Esta gran gira, que dio inicio en la India el 1 de febrero de 2008 se extendió hasta inicios de este año debido a su prominente éxito a lo largo de todo el mundo y, para alegría de las y los devotos seguidores en Chile, la Bestia regresa una vez más a Santiago, presentándose el domingo, 22 de marzo a las 19:00hrs, esta vez en el recinto con mayor capacidad que pudo encontrar la producción del show debido a los arreglos del Estadio Nacional: el Club Hípico de Santiago, con capacidad en este concierto para 50 mil espectadores. La banda aprovechó su regreso a Latinoamérica para presentarse en países donde nunca lo había hecho como Ecuador y Perú.

Hace una semana precisamente, Bruce Dickinson anunció a sus fans colombianos que al finalizar esta gira Iron Maiden se dedicará tiempo completo a la composición y producción de un nuevo material, planeado para el 2011. Así mismo, sólo un mes después de su visita a Santiago, publicarán un documental llamado “Flight 666” en el cual se podrán observar escenas de esta magnífica gira.

Con seguridad, el mundo del metal vivirá la última fase del tour de una manera tan especial que merece ser conmemorado en todas las páginas del género ya que a través de “Somewhere Back in Time World Tour”, cual máquina del tiempo, Iron Maiden nos llevará atrás en las eras y edades, no solamente a lo mejor de los 80´s, sino también a Egipto (Powerslave), Macedonia y Persia (Alexander The Great), Mongolia (Gengis Khan), la Segunda Guerra Mundial (Aces High), la alta mar de los piratas (The Rime of The Ancient Mariner), la batalla de Balaclava (The Trooper), el mito de Ícaro y tantos, tantos otros lugares por medio de la magia de la música reforzada con la potencia del metal de esta banda británica que sin duda alguna nos ha dejado un rico legado de inolvidables experiencias y música incomparable. Sabemos que vendrán múltiples sorpresas a lo largo de la próxima jornada de la Bestia. Mientras tanto, disfrutemos esta gira que es un regalo de los Dioses…

Y para no cerrar con el típico “Up The Irons!”, una mini trivia: ¿sabía usted que el citado “Up The Irons!”, adoptado por Iron Maiden, es en realidad un grito de apoyo al West Ham United, apodados antiguamente “The Irons” en razón a su antiguo nombre, “Thames Ironworks F.C.”?

Para cualquier persona que inicia una banda, pensar en permanecer en escena durante un largo tiempo y tener, además, proyectos alternos de gran calidad parece al principio una utopía, pero para Tobias Sammet ha sido solo una realidad. Una realidad que ha visto con la mirada hacia el frente y sin volver atrás.

Tobias Sammet, al cual el apelativo de “maestro” le queda cada vez más pequeño, es dueño de una particular mente y una creatividad sin par; una especie de Rey Midas del Power Metal de finales de los ’90. Ha sido capaz de crear complejas e interesantes composiciones y excelentes letras, tanto en Avantasia, su proyecto “solista” de Metal Opera como en Edguy, la banda que ha liderado por más de diez años. Quizá el secreto del éxito de este talentoso músico –y de su banda- se esconde entre la sencillez, la cordura y el sentido del humor.

EL NACIMIENTO

Un adolescente, Tobias Sammet, (13 años), lleno de ideas, conoce en un colegio de Fulda en el centro de Alemania, a su amigo Jens Ludwig, quien se transformaría a la larga en su mayor colaborador, intentando plasmar en ensayos sus gustos musicales, que en ese tiempo no consistían en otra cosa que Iron Maiden o Helloween. Posteriormente, a este par de incipientes músicos se agrega Dirk Sauer, del mismo colegio, quien se incorporaría a este proyecto como guitarrista. Y si bien sufrieron para conseguir un baterista, al final lo encontraron en Dominik Storch. Como puede apreciarse, el joven Sammet cantaba, tocaba el bajo y además tocaba teclados, lo cual es una notable demostración de su versatilidad. Ya no deseaba ser periodista, sino un vocalista de heavy metal.

Ya funcionando como una banda propiamente tal, Edguy (nombre que inventaron gracias a Edgar Zimmerer, el profesor de matemática al que tachaban de estúpido) grabarían un par de demos, “Evil Minded” y “Children Of Steel” en 1994, y al año siguiente lanzan su primer trabajo más “formal”, que se llamaría “Savage Poetry”, que cautivaría la atención de la compañía disquera AFM Records, con la cual sellan un vínculo contractual que a la postre les traería buenos dividendos.

En 1997, con una mejor producción, lanzan “Kingdom Of Madness”, el verdadero primer LP de Edguy, disco que si bien constituye lo más débil de la discografía de estos jóvenes germanos, demuestra una interesante comunión como banda, y excelentes temas, como “Wings Of A Dream” y la larguísima “The Kingdom”.

LA GRAN REVELACIÓN

Poco después del lanzamiento de “Kingdom of Madness”, Dominik Storch deja la banda, siendo reemplazado posteriormente por Felix Bohnke, quien había tocado en un par de bandas no muy serias, y que nada había escuchado de esta joven revelación.

Así, con Bohnke como baterista oficial de la banda (a pesar de que en realidad la batería es tocada por Frank Lindenthal), en 1998 lanzan “Vain Glory Opera”, espectacular disco con el cual se hicieron mucho más conocidos a nivel mundial, incluyendo por supuesto a Sudamérica, que cuenta con la participación de consagrados personajes como Timo Tolkki de Stratovarius y Hansi Kürsch de Blind Guardian. En este disco, Edguy muestra un sonido impecable, limpio, bombástico, energético y absolutamente refrescante, con composiciones sencillamente espectaculares como lo son “Vain Glory Opera”, “Until We Rise Again”, “Fairytale”, entre otras.

Pero si hay un trabajo que ha hecho grande a Edguy en la historia moderna del Power Metal, es su maravilloso “Theater Of Salvation”, de 1999. Con la llegada a la banda de Tobias “Eggi” Exxel, el nuevo bajista, Tobias Sammet se concentra aun más en la composición, lo cual es notorio a lo largo del disco. Dotado de composiciones un tanto más complejas, pero sin perder esa fantástica frescura compositiva tan característica de Edguy, “Theater Of Salvation” es un trabajo que supera con creces las altas expectativas generadas en esta joven banda, que en ese momento deja absolutamente de ser una promesa, para convertirse en una notable realidad. Con fantásticos coros (con una implícita influencia de Queen), riffs pegajosos y canciones con estructuras clásicas remozadas, “Theater Of Salvation” es una fiel muestra del Power Metal de los ’90 en estado puro. Temas como “Wake Up The King”, la increíble “The Unbeliever” y la majestuosa “Theater Of Salvation” son sólo muestras del fascinante e inagotable caudal creativo de Tobias Sammet.

EL RECICLAJE Y LA ÓPERA DEL METAL

Después del impresionante éxito a nivel mundial de “Theater Of Salvation”, Edguy entra en un proceso de “descanso compositivo activo”, pues intentan complacer uno de los más fervientes deseos de Tobias Sammet, re-lanzar su primer trabajo. Ello debido a que en el tour de “Theater Of Salvation” que hicieron junto a Gamma Ray y HammerFall los fans les preguntaban casi todas las tardes sobre su primer álbum, entonces, decidieron volver a grabarlo con el equipo y nivel adecuado. Es así como en el año 2000 Edguy lanza “The Savage Poetry”, un muy buen trabajo, en el cual se nota la madurez compositiva que siempre ha tenido Edguy, principalmente en temas como “Sacred Hell”, “Eyes Of The Tyrant” y “Frozen Candle”.

Pero aquél año Sammet además planeaba otra cosa. Al grabar “Vain Glory Opera”, Tobias se vio sorprendido sobremanera al ver a Hansi Kürsch, al apreciar su forma tan particular de cantar y componer, por lo que se sintió incentivado a crear un proyecto solista. Y un buen día se sentó a escribir una historia, protagonizada por un novicio Domínico en la localidad de Mainz, en Alemania, llamado Gabriel Laymann, quien descubre que su hermanastra, Anna, ha sido encerrada en una torre por estar poseída. Buscando una explicación, encuentra un libro prohibido, en el que descubre ciertos secretos. En resumen, en esta historia se mezclan conceptos fantásticos y verídicos, así como ideas profundamente religiosas y filosóficas. Así nació lo que a la postre se convertiría en el “DISCO DEL AÑO” para los visitantes de PowerMetal.cl , “Tobias Sammet’s Avantasia – The Metal Opera”, que a comienzos del reciente año 2001 vino a consagrar para siempre al distinguido Tobias Sammet, quien fue magistralmente secundado por personajes de la talla de Henjo Richter y Kai Hansen (Gamma Ray), André Matos, Oliver Hartmann (At Vance), Timo Tolkki (Stratovarius), Markus Grosskopf (Helloween), Alex Holzwarth (Rhapsody), David De Feis (Virgin Steele) y el ex Helloween, Michael Kiske, entre otros.

LA MAGIA DEL PRESENTE

A finales de 1999, también comenzaron a escribir las canciones del próximo disco y durante seis meses estuvieron probando las ideas en el estudio y haciendo arreglos. Los siguientes tres meses los dedicaron a la grabación. Fue así como en septiembre del 2001 dieron a conocer su quinto trabajo de estudio, “Mandrake”, citando al mítico mago así llamado. Esta placa está dotada de una notable producción y distribución (superando en ventas incluso a muchos artistas pop), y de una gran calidad compositiva. Si bien no alcanza la majestuosidad de “Theater Of Salvation”, “Mandrake” es un excelente trabajo, cuyos puntos más altos son la emocionante, “Tears Of A Mandrake”, la muy power “Save Us Now” y la callejera “Nailed To The Wheel” que, contrario a las demás, primero escribieron la letra y seguidamente pensaron en componer la música con un tono bastante agresivo.

Lamentablemente, días antes del lanzamiento de “Mandrake”, fueron hurtados desde las mismísimas bodegas de AFM Records cientos de copias auténticas, lo cual facilitó el que las canciones estuviesen en internet antes del lanzamiento. Pero afortunadamente, la venta de copias originales del disco tuvo buen rumbo, además de que la banda realizó una especie de tour promocional por Europa, con el fin de firmar autógrafos y promocionar la comercialización legal del disco. Una de las formas clásicas de demostrar que una banda europea es consagrada, es visitar Sudamérica. En efecto, el viernes 8 de Febrero del 2002 se confirmó la visita de Edguy en Chile en el Teatro Providencia.

Tras la publicación del álbum en vivo “Burning Down the Opera” en agosto de 2003, grabado en Europa durante la gira mundial de “Mandrake”, los alemanes dejan el sello AFM Records y firman contrato con la gigantesca casa disquera Nuclear Blast Records. Un año más tarde sale a luz “Hellfire Club” con un sonido más heavy metalero y acompañados de la orquesta alemana Babelsberg, que anteriormente había hecho trabajos para los legendarios Scorpions.

“Hellfire Club” tiene varias cosas curiosas, el primer sencillo, “King of Fools”, era en realidad un EP que se vendió a precio de sencillo porque Edguy tenía mucho material para entregar, por otro lado, es uno de los álbumes con más sentido del humor de esta banda. Además, el título alude a un lugar secreto de Inglaterra en el siglo XVIII. El lugar era de una sociedad secreta de hombres jóvenes que pretendían ser de la alta sociedad y decían estudiar filosofía en sus reuniones pero, en realidad, solo se dedicaban a estar de fiesta, tomar y hacer orgías. El nombre del club sonaba rudo y se ajustaba perfectamente para reflejar la manera como sonaba este disco.

Uno de los cortes más destacados del mismo es el propio “King of Fools”, relacionado con la industria actual de entretenimiento y su forma de crear artistas artificiales. Probablemente el tema central del disco sea “fuck you” en el sentido de defender la identidad metalera que, por razones obvias, no está inmersa en las modas que impone la televisión (we don´t wanna be like you). Otras canciones sobresalientes del “Hellfire Club” son: “Lavatory Love Machina”, , “The Piper Never Dies”, “We Don’t Need A Hero” y “Mysteria”.

El Hellfire dio paso a una gira en la que se dieron más de 80 shows, incluyendo los festivales “Rock am Ring” y “Rock im Park”. En el 2005 se presentaron por tercera vez en Estados Unidos en el marco de la gira “Worldwide Hellfire Tour”, así también, lanzaron un EP / DVD titulado “Superheroes” que contaba con el ahora polémico Michael Kiske como invitado especial.

El estreno del 2006 fue “Rocket Ride”, el cual marcó el inicio de una nueva forma de producción para Edguy, pues fue la primera vez que contrataron a un productor externo: el reconocido Sascha Paeth, quien les dio valiosas contribuciones y diferentes puntos de vista que dieron como resultado un excelente trabajo y, como era de esperarse, rápidamente la agenda estaba dotada de fechas para Europa, Japón, Taiwán, China, Tailandia, Corea, Estados Unidos y la infaltable Sudamérica. Esta tercera gira fue prevista como la más grande de la banda hasta ese momento, refiriéndose con ello a la asistencia masiva y a los elementos que tendrían los shows. Edguy fueron invitados especiales en la gira por Alemania de Aerosmith y en un concierto de Scorpions en Bratislava, Slovakia. En octubre continuaron incansablemente con un nuevo viaje de cuatro semanas por Norteamérica, y ese mismo año la banda vuelve a Chile para presentarse en el Estadio Victor Jara en un show que demostró lo que la banda había crecido desde su primera vez en nuestro país.

Sin duda, “Rocket Ride” es un disco con ligeramente menos intensidad que el anterior y que, por momentos, se acerca más a la línea del viejo “Vain Glory Opera” pero, definitivamente, con características únicas y sonidos nuevos que no pierden el toque de Edguy. Si se tuviera que usar solo una palabra para describir este álbum sería “diversidad”. Entre los temas que tuvieron mayor impacto se encuentran: “Sacrifice”, “Rocket Ride”, “Superheroes”, “Wasted Time” y “Trinidad”, por mencionar algunas. No se puede dejar de mencionar que con el paso de los años la voz de Sammet ha madurado considerablemente hasta el punto de ofrecer la intención correcta en el instante correcto.

La más reciente entrega es “Tinnitus Sanctus” (2008) que demuestra una vez más el sentido de evolución tan peculiar de Edguy: no repetirse a sí mismos para no acabar aburriéndose. Con seguridad, lo han logrado a través del desarrollo de un estilo propio pero que no se limita a probar cosas nuevas. A diferencia de “Rocket Ride”, éste no es tan variado porque busca centrarse en un material más específico y para ello se han orientado en los instrumentos básicos (guitarra, batería, bajo) dejando un poco de lado a los teclados para no recargarlo.

Con respecto al título del álbum, “tinnitus” es un fenómeno auditivo que consiste en oír, de forma leve, silbidos que no provienen de ninguna fuente externa; la segunda palabra es santo, del latín “sanctus”. Por tanto, la idea es escuchar tantas veces el disco hasta que se quede como un sonido constante en los oídos. De ahí que en la portada aparezca un santo al que le sangran los oídos. Con esta novedosa placa, los indicios de que Edguy se está alejando de sus raíces power metaleras son cada vez más evidentes. Pero aunque las canciones de “Tinnitus Sanctus” ya no son tan épicas, conservan el poder y la energía de siempre. Además, poseen poderosos riffs y melodías sumamente pegajosas como en “The Pride Of Creation”, “Sex Fire Religion” y “Speedhoven”.

Si bien es cierto que Edguy se encuentra ahora entre la frontera del power metal y el hard rock, es una situación que no le resta nada a esta gran banda que ha tenido una trayectoria muy limpia y ha sabido mantenerse a lo largo de los años, teniendo en cuenta que incursionaron en una época en la que el grunge era el género que más acaparaba la atención. No se sabe a ciencia cierta hacía donde se dirige la admirable creatividad de Tobías Sammet, lo cierto es que nunca ha tenido miedo de dejar el pasado atrás, para él, como diría el nobel José Saramago, del momento solo sirve lo que acontece. Este quinteto, que por mucho tiempo mantuvo en alto la bandera del power metal alemán regresa al suelo chileno en el marco de la gira “Tinnitus Sactus World Tour”. Los nacionales Aghonya, SteelRage y Delta son los encargados de abrir este show que tendrá lugar el domingo 22 de febrero en Blondie, a las 18:00hrs.

En tiempos actuales, donde el público exige más que escuchar discos, el registro en DVD se hace indispensable para darse a conocer como banda en vivo. Siguiendo esta tónica, la banda Delta sacó a fines del año pasado su primer registro de este tipo titulado Live At The Begining, una presentación realizada en la Sala SCD Vespucio junto a los disueltos Human Factor en Diciembre del 2007.

Difícil es sonar mal en este recinto tan íntimo para presentarse en vivo. El sonido de aquel día se plasma en el disco de muy buena manera, si cabe alguna duda de cómo puede sonar una banda nacional (inquietud de algunos a los que se les invita a comprobarlo en vivo), éste desmiente categóricamente aquella teoría. Éste debe ser el punto más alto del DVD ya que en imágenes deja un poco que desear. Lo mismo con el menú que tenía para haber aprovechado la buena ilustración de la carátula del disco, que no van de la mano en cuanto a gráfica.

Todo parte con una intro que presenta a cada uno de los integrantes de la banda. Más de 1 minuto se hace largo para algo que podría haber sido más preciso sobre todo si se hace en cámara lenta. Two Bullets es el comienzo del concierto y de partida mostrando lo que será el DVD en su totalidad: excelente sonido, muy buena calidad de imagen, pero no así las cámaras. Excepto el plano fijo al baterista Andrés Rojas, las otras cámaras parecen estar improvisando planos más que teniendo un objetivo determinado en cada toma con movimientos que tienden a ser más de acomodamiento de cada camarógrafo que con intenciones claras a mostrar. Con una grabación así, difícil también poder hacer una buena edición, la que tiene ritmos concretos acordes a las canciones, pero que al momento de presentarse un protagonista en momentos determinados de cada tema se llega un poco tarde a mostrarlo. Se puede ver esto cuando se comienza un solo y al rato después tenemos recién la toma de quien lo está haciendo, como por ejemplo en el solo de Nicolás Quinteros la cámara demora en encuadrar la mano con la que lo está haciendo, algo que presenta la inquietud en querer ver realmente lo que está pasando.

El concierto tiene momentos musicales notables con canciones como Apollyon Is Free o Who I Am y “el hit inmortal” Burning Soul entre otros, temas que al igual que todo el setlist tienen sólo alagos para el vocalista Felipe del Valle. Otro buen momento es un interesante adelanto del disco solista de Nicolás Quinteros con la canción Passion (junto al guitarrista Álvaro Zambrano de Dama Juana). Una hora de conciero con temas bien elegidos e interpretaciónes que van cada día en alza por parte de cada integrante de la banda.

Como menú extra, el DVD ofrece una entrevista al guitarrista de la banda Benjamín Lechuga donde comenta las bondades de las distintas guitarras que utiliza y hace demostraciones de cada una con canciones de Delta. Un buen gancho de su sponsor que puede servir de guía para quienes tengan las inquietudes de su sonido.

El siguiente material extra se titula Viaje al sur de Chile. Éste es un registro personal de la banda que muestra el viaje hecho en el verano del 2008 par auna serie de conciertos al sur de nuestro país. La grabación cuenta con una accidentada prueba de sonido que termina con un corte de luz que incluso hace suspender el show. Carrete, competencias de tragos al seco, promoción del show por parte de Santiago Kegevic en la playa e imágenes del show en Pucón. Todo comienza con el descanso en una bomba de bencina esperando a continuar el viaje y obstáculos como cruzarse con carabineros en el camino o quedarse sin bencina para volver a la capital. Este es el contenido de un video que se sustenta por imágenes que suelen tener mayor duración de la que debería, terminando en redundancia y podría haber sido algo más entretenido por las historias que tiene con una edición de cortes más rápidos.

Live At The Begining termina siendo una buena carta de presentación para mostrar el sonido de Delta en vivo. No será el último DVD de la banda, donde esperamos que las próximas imágenes grabadas puedan estar a la altura de la cada día más prolija parte musical.

CONCIERTO

01 – Intro
02 – Two Bullets
03 – Man Behind The Masquerade
04 – Apollyon Is Free
05 – Who I Am
06 – Andrés Rojas Drum Solo
07 – I Can’t
08 – Passion
09 – Song For The Opressed
10 – Black & Cold
11 – Benjamín Lechuga Guitar Solo
12 – Let’s Reach The Sky
13 – Burning Soul
14 – On A Thread

EXTRAS

01 – Entrevista a Benjamín Lechug
02 – Viaje al Sur de Chile
03 – Créditos