March to the sound… to the sound of 666” (extracto de Splendor Demon Majesty). Mats Björkman, Lars Johansson, Jan Lindh y el capitán Leif Edling (The Doomsday Kingdom, Krux) han seleccionado al legendario Johan Längquist para posicionarse al frente de Candlemass, regresando así a sus filas luego de toda una trayectoria desde el inolvidable debut, “Epicus Doomicus Metallicus”. El 22 del pasado mes de febrero, “The Door to Doom” sale a la luz bajo el sello Napalm Records, producido por Marcus Jidell (Royal Hunt, Soen). ¡Los reyes del doom épico están de vuelta!

La puerta se abre y una resonancia de guitarras da la bienvenida. Splendor Demon Majesty quiebra la disonancia y la banda se muestra ante tus oídos con riffs que suenan como pasos de gigante. La intensidad se acelera y Johan comienza a cantar la bienvenida al altivo demonio que ilustran las letras. ¡Nada de sutilezas! El primer track deja los pelos de punta al estilo Candlemass: canciones de segmentos sencillos, solos groovy de “Lasse” Johansson y conducidos líricamente por la pluma de Leif, que increíblemente logra hundir la atmósfera a oscuras profundidades sin recurrir al barroquismo victoriano de los exponentes literarios que alimentan el imaginario de Candlemass y del Heavy Metal de semiótica más oscura. El sonido general del álbum se caracteriza por esa “textura de espesor granulado” al que nos tienen acostumbrados, y particularmente símil al álbum homónimo (“Candlemass“) lanzado el 2005, que marcó un hito similar en la banda, ya que para entonces había regresado el inconfundible Messiah Marcolin al estudio.

Under the Ocean lleva la narrativa hacia las profundidades del océano y la paranoia del hablante lírico al sentir e imaginar espíritus danzantes que surgen del mar. Una canción de inicio templado, luego marchante, donde Jan va marcando las coyunturas rítmicas con—notoriamente pesados—golpes en la batería y las guitarras se complementan con efectos en el coro, complemento para caracterizar las ondulaciones del mar. Sin ser un fanático de las canciones con fade out, debo confesar que le calza perfecto al final de esta.

Luego del silencio, el timbal a las manos de Jan comienza a entregar un latido in crescendo. La lovecraftiana Astrorolus – The Great Octopus nos entrega una dosis de horror cósmico en la descripción de esta deidad-bestia del fin de los tiempos. La canción obtuvo gran notoriedad por su invitado especial, el también siniestro, padre del Doom Metal, Tony Iommi (Black Sabbath), que junto a la dupla Lasse/Mappe, encaja un solo con pedal wah como él sabe. El pesado ritmo del coro evoca mucho al trabajo de Leif en Avatarium, logrando recabar en el contraste con los versos algo de la psicodélica ambientación de la banda, pero esta vez con Längquist rugiendo en vez de la dulce voz de Jennie-Ann Smith como voz principal, aunque es una de las colaboradoras del disco.

Para el final del “lado A” del álbum, nos encontramos con Bridge of the Blind, experiencia de corta duración (3:40 aproximadamente) que se aleja del batir intenso y entra en un pasaje donde predominan las guitarras acústicas, complementadas por el solo eléctrico a downtempo. Hacia el final de la canción, un mellotrón y su suave fundido vintage acompaña sutilmente a la balada. El mayor acierto de esta canción es la rareza de su coro, que, siendo melódico y flanqueado en esta dimensión de sonidos pesados, recuerda a las baladas de Uriah Heep.

El quinto track, Death’s Wheel, se muestra como una canción sencilla, groovy y fácil de cabecear, como, por ejemplo, el clásico Bewitched de la era Marcolin. Sin embargo, debe ser mencionado el cambio de intensidad desautomatizador que viene a mitad de canción y durante el solo. Ese segmento instrumental refresca el tema y convierte esta piedra en joya.

Black Trinity, donde la melodía vocal varía de forma notoria, demuestra la manera en que se niega a envejecer la voz de Johan Längquist, incluso arriesgando que este lanzamiento sea comparado a los últimos EP (ojo, Death Thy Lover es imperdible), grabados por Mats Levén con su versátil rango vocal que ha demostrado en su numeroso currículum, mención especial a su paso por Therion y At Vance, y junto a Leif, en el inconcluso Abstrakt Algebra y Krux.

Es así como viene House of Doom, tema que no imaginé que podría ser desasociado de la voz de Levén, pero Johan lo acuña como Marcolin acuñó Under the Oak en aquellos tiempos. Pero, sin ser fanboy, cabe aclarar que hay que guardar las proporciones, ya que Messiah sigue siendo el vocalista más lírico y difícil de emular que ha tenido CandlemassHouse of Doom abre con un tañido de campanas entre el caer de la lluvia, se convierte en el tema más rápido y coro más amplio, además de recordable. Apostaría a que será un fijo en los setlist de esperadas futuras presentaciones en vivo. Los efectos añadidos, al igual que las demás canciones, son precisos y moderados, como los susurros del coro y los órganos que le roban el protagonismo al solo de guitarra (¡incluso amenazando con concluir la canción antes del segmento de Lasse!).

Finalmente, el octavo tema, The Omega Circle se acerca a la composición melódica trabajada durante la era de Robert Lowe (Solitude Aeturnus), vocalista que hizo gran impacto en estudio, pero lamentablemente no pudo extenderse hacia las presentaciones en vivo. Estos temas tenían la particularidad que se iban abriendo hacia segmentos totalmente diferentes, generalmente cerrados durante el verso y con un coro sorpresivamente melódico. En esta ocasión, en el coro contamos con las voces añadidas de los anteriormente mencionados Jennie-Ann Smith y Mats Levén.

Candlemass tiene la capacidad de mantenerse en una línea tradicional que se mantiene interesante e infranqueable, probablemente por la voluntad de Leif Edling de abstraer sus experimentaciones hacia otros proyectos, claro, con la excepción de los discos—a mi parecer infravalorados—“Dactylis Glomerata” y “From the 13th Sun”. Este lanzamiento es posible encontrarlo en bonus, el cual incluye el EP “The House of Doom” donde la versión de Mats Levén de la canción homónima es incluida junto a Flowers of Deception, Fortuneteller y Dolls on a Wall. El disco se siente como un sucesor de “Epicus Doomicus Metallicus”, sin ser similar a este, sino evolucionado, incorporando pasajes desde la trayectoria de Candlemass post-regreso de Marcolin. Imperdible.

Review: Gabriel Rocha