No es mucho de lo que se puede hablar acerca de singles y EPs, pero este caso es diferente. Primero, porque se trata de Blind Guardian, una de las bandas con más prestigio en el metal europeo. Segundo, estos teutones se caracterizan por sacar discos en un intervalo de entre 3 a 4 años: por la ansiedad provocada por una larga espera, cada trabajo de Hansi & Cia. es altamente valorado por todos sus mas acérrimos seguidores, entre los cuales me declaro. Y tercero, Blind Guardian ha hecho algo totalmente insólito: lanzar como single promocional del futuro nuevo álbum, que saldrá en febrero próximo, un tema de catorce minutos de duración… ¡Catorce minutos! Es sabido que un single tiene la función de “atraer” a un público más general, y …And Then There Was Silence tiene de todo menos menos la propiedad de ser, lo que en términos periodísticos se denomina, un “gancho”. No va a ver estación de radio alguna que vaya a colocar la canción en su versión íntegra.

La canción es llamada And Then There Was Silence, un tema de monstruoso poderío épico, basada en la Iliada de Homero, epopeya en la cual se relata la Guerra de Troya. Todavía no me puedo explicar cómo Blind Guardian se las ingenia para ir siempre superándose y alcanzando otros niveles disco tras disco que graban. Emoción, magia, poder, melodía, encanto y mucho más, es lo posee este tema. Cada vez que se escucha, se descubren en ella nuevos matices, y en la siguiente otros, y muchos otros después de ser escuchada por enésima vez. Hasta ahora, And Then There Was Silence ha sido la única composición de larga duración que me hubiera gustado que durara unos cinco minutos más. ¿Y las letras? Impresionantes. Hansi Kürsch se ha transformado, además de un tremendo cantante, en un excelente letrista. Logra entrar en la sique de los personajes de la Iliada y reflejar con gran maestría cual es su sentir: sus alegrías, tristezas, miedos y temores más ocultos, etcétera. A través de la intimidad de Cassandra, Aquiles, entre otros, se logra dar cuenta de los hechos de una manera en que sólo Hansi sabe. Si se han dado cuenta, decir que And Then There Was Silence es un “temón”, sólo se transmitiría una pequeña parte de lo que es en realidad.

El lado B del single corresponde a la balada Harvest Of Sorrow (no confundir con Harvester Of Sorrow de Metallica). Es, totalmente, el polo opuesto al tema principal del EP: dura menos de cuatro minutos y es inalcanzablemente más sencilla, pero igual de emotiva.

En tercer lugar, por último, encontramos una pista multimedia, en el cual aparece el video clip de Born In A Mourning Hall, canción del Imaginations From The Other Side (1995).

Anteriormente, la banda había dicho que, en vez del clip, iba a colocar otro tema. Sin embargo, el video cae muy bien, especialmente a nosotros, que vivimos en un lugar donde no hay canales de televisión que paseen videos de metal.

Los temas son majestuosos, pero encuentro dos problemas con respecto al EP. Primero, la portada, obra de Anry, a mi gusto, es horrenda, nada que ver con las increíbles ilustraciones de la Tierra Media que Andreas Marschall (responsable también de las carátulas de Grave Digger, HammerFall, Running Wild, Nocturnal Rites, entre otros) dibujó en los discos anteriores. Es de esperar que en el próximo LP, vuelva Marshall a poner su estampa. Segundo, me salta una duda: con temas tan complejos, con tantos arreglos y coros, ¿cómo lo hará Blind Guardian para reproducirlos fielmente en vivo? Eso, señores, habría que verlo…