Hay momentos, eventos y ocasiones que una persona ha esperado tanto para que se concreten, que incluso ha llegado a soñar con su llegada. Es más, esa espera se puede transformar en el sentido de una existencia, que sirve para apreciar lo que somos y nos ayuda a seguir adelante. Hay otros, que marcan la vida de un ser humano y se transforman en referentes de una época en el breve paso por este mundo de cada uno. Existen también otros episodios, en que las emociones son tan intensas que uno teme no ser capaz de abrazarlo todo; de ahí viene la frase “demasiado bueno para ser verdad”.

Sería mentira decir que los fanáticos de Blind Guardian en Chile no experimentaron una especie de hito personal por la venida de los bardos después de tantos años de espera. Sería mentira decir que muchos de ellos no miraban el calendario y fijaban la vista en el número 18 en la hojita de Agosto… y sería mentira decir que hay varios para quienes esta experiencia no los va a marcar por el resto de sus vidas, porque somos humanos y vivimos de recuerdos.

Blind Guardian en Chile… ¿Estábamos soñando? ¿Pasó realmente?

Blind GuardianBueno, OK, OK, es verdad, hay que aterrizar la conversación… Blind Guardian es una banda de canciones muy ambiciosas y ostentosas, especialmente desde Imaginations From The Other Side en adelante, con miles de arreglos, coros e instrumentalizaciones… mientras que en vivo, son sólo dos guitarras, un bajo, batería y teclado. En total, seis personas subidas a una pequeña tarima que tienen como fin entretenerse y dar un buen espectáculo más que alcanzar los altísimos niveles de sofisticación impuestos por ellos mismos en sus últimos discos, porque lo segundo es imposible. Seguramente, si se toma un bootleg de Blind Guardian de la gira del Nightfall In Middle Earth, puede quedar un vacío en el oyente, ya que los temas no suenan iguales a sus versiones de estudio. Pero estos discos piratas “mata pasiones” no pueden reflejar los aspectos más notables de Blind Guardian en vivo: emoción, mística y pasión, tal como aquellos mágicos artistas, poetas y músicos de la cultura celta, los bardos.

Blind Guardian sonó increíble. No sólo fue la emoción, también la excelente calidad musical del concierto; si hasta incluso el Estadio Chile, lugar pocas veces dispuesto a contribuir en el trabajo de los ingenieros de sonido, colaboró. Se tenía el recuerdo del recital de Helloween y más de alguno temía una réplica en ese sentido. Afortunadamente, nada de eso pasó. Esta era la segunda vez que visitaban Sudamérica y la primera que aterrizaban en Chile, por lo que la emoción estaba totalmente garantizada y avisada con antelación. Blind Guardian despierta el fanatismo en todo el subcontinente y si no lo creen así, pregúntenle a Yuri, un “cheverísimo” personaje con pinta estilo Los Prisioneros que nació en Marruecos, vivió en Perú y trabaja ahora en Ecuador, que hasta vendió su televisor para poder venir a Chile y estar presente en el concierto. Para él, vale totalmente la introducción expuesta.

Blind GuardianSobre el desempeño colectivo y personal de Blind Guardian la noche del 18, todo el conjunto a excepción de Alex Holzwarth –cuatro músicos además de Hansi– hizo su aporte en los coros, las segundas voces características del grupo. El rebote y eco del recinto hicieron que no se sintieran de manera íntegra como lo fue en Angra el año pasado en el Teatro Providencia, pero los momentos en que utilizaron el recurso se hicieron notar por su emotividad y quiebre. Obviamente, los coros fueron en complemento de la voz de Hansi Kürsch, y hasta este punto quería llegar: nunca jamás me habría imaginado que pudiera cantar tan poderosamente, rompiendo el techo del Víctor Jara y provocando la consternación de todos los presentes. Hansi no tiene un gran desplante como frontman… de hecho, él no es un frontman como tal, más bien un bajista que optó por cantar y que luego renunció a las cuatro cuerdas, pero su trabajo superó toda expectativa y fue el punto más destacable del espectáculo, después de la entrega de misticismo y magia por parte de toda la banda en cada una de las canciones. Michael Schüren, el mismo que toca el piano en temas como “The Eldar” o “Age Of False Innocence”, emuló de manera impecable los efectos y sintetizadores. El hermano de Alex, el bajista Oliver Holzwarth, se paró en escenario como si fuese miembro de Blind Guardian desde los días de Lucifer’s Heritage, mientras que Magnus tomó lo principal de la guitarra rítmica, y André hizo lo suyo con la líder y lead breaks, completando ambos el sonido de las seis cuerdas de Blind Guardian que se puede reconocer a kilómetros de distancia.

Hay que detenerse un poco en Alex Holzwarth, el actual baterista de Rhapsody quien vino a Brasil y Chile junto con Blind Guardian reemplazando a Thomas Stauch. Desde que se divulgó la noticia que Thomen no podría tocar en Chile a causa de una inflamación en un tendón de su mano izquierda, se supo de inmediato que no sería lo mismo, más todavía si se piensa que la formación actual es la misma desde 1987. Después de tantos años de espera, Blind Guardian vendría al fin al país, pero sin uno de sus miembros.

Blind GuardianCierto otra vez, Thomen es un baterista muy distinto a Alex, y aquello sí se notó en el concierto porque más de alguna canción sonó diferente. Son los temas de Stauch y no los de Holzwarth, y por eso muchos baquetazos e incluso hasta ritmos resultaron ser otros. Mientras Thomen, según palabras de Alex, ocupa una batería con un sinfín de tombs y platillos, él no utilizó en su drum set más de dos tambores encima de los bombos y otro en el suelo. Pero no por ello salió mal, para nada y por el contrario, Alex hizo un trabajo sensacional, muy destacable si se considera que recibió un llamado telefónico la noche anterior del vuelo de la banda a Brasil en que se le pidió reemplazar a Thomen. No hubo ensayo, sólo horas de viaje en avión que seguramente aprovechó Alex para escuchar y aprenderse los temas. Se debe que tener mucho valor para hacer lo que hizo Holzwarth y hay que destacarlo, y hay que decir que fue un instante muy emotivo cuando en el concierto Hansi presentó a Alex, el baterista se paró y fue ovacionado por todos. Este medio reconoce y agradece a Alex el haber vestido la polera de PowerMetal.cl durante en show completo.

LA ARREMETIDA DE LOS SEIS MAGOS

Todo comenzó primero con algo de retraso con el mayor producto de exportación powermetalero que tiene Chile en estos momentos, Six Magics. Con una puesta en escena a un nivel internacional y notablemente trabajada, con coristas incluidos, muy parecida a la que mostraron en el recital del lanzamiento del álbum el mes pasado, se encargaron de abrir la velada.

sm2

Nunca Six Magics se había presentado ante tanto público como en esta ocasión, y más encima que la galería de frente que se levantaba al escenario, pudieron haberse sentido nerviosos o incómodos, pero dieron prueba concreta de profesionalismo y de forma contundente. El grupo tiene que irse acostumbrando a estos trajines porque en un futuro no muy lejano es posible que se los vea tocando en Europa y su disco mostrándose en vitrinas de tiendas alemanas e italianas.

El sexteto comandado por el guitarrista Erick Ávila, demostró en el escenario su notable calidad y personalidad épica mezclada con poderío, cosa que, ojo, no muchas bandas nuevas del power metal europeo pueden combinar bien. No por nada es que Six Magics está acordando un contrato con el sello italiano Underground Symphony para la distribución de Dead Kings Of The Unholy Valley. Aunque el sonido no fue el óptimo como el que se escuchó en el lanzamiento, -nuevamente la acústica del Chile es el gran responsable– esta presentación no hizo más que ratificar el potencial internacional de esta banda, y terminar de calentar un ambiente ávido del poder de los bardos germanos…

Set List Six Magics

1. Elizabeth VI
2. Storm
3. Agony Of A Hero
4. Eternal Warrior
5. Prince Of Pure Light
6. Talisman
7. Infinite Keeper

A LA EDAD OSCURA Y A LA TORMENTA

¿Cómo se prendió la mecha que haría explotar toda esta emoción contenida? “The field is lost, everything is lost… the Black One has fallen from the sky and the Tower in ruins lie”, las líneas del diálogo entre Sauron y Morgoth conocidas como War Of Wrath, fueron seguidas a voces por los 2 mil 200 ó 300 asistentes al evento. La banda entró caminando lentamente a tomar sus instrumentos saludando al público que se levantaba imponente ante el escenario. Era impresionante ver desde allí la galería de frente atestada de fanáticos.

Blind GuardianComo la introducción ya había anunciado, Into The Storm de Nightfall In Middle Earth abrió el concierto causando una explosión de euforia en todos los rincones del lugar. Increíblemente bien logrados los coros, no porque casi toda la banda se haya involucrado en ellos, sino debido a que la frase We are following the will of the one y lo que sigue, fue acompañada por toda la concurrencia y desde ese momento, muy temprano en el recital, el público se transformó en una especie de “séptimo miembro” de Blind Guardian –ya que eran seis los músicos arriba– encargado de las segundas voces.

El siguiente tema fue Welcome To Dying, con el cual Hansi y Compañía dejaron en manifiesto sus intenciones de hacer una poderosa y contundente entrega de metal con todas sus letras y sin vacilaciones. Después llegó uno de los imperdibles nuevos clásicos de la banda, la hechizadora Nightfall. Aunque hubo un desfase entre Alex y André en el solo, la canción no perdió su magia, sobretodo en los coros. Luego, Oliver con el bajo dio paso al primero de los seis temas que tocarían del Imaginations From The Other Side, placa a la cual más recurrieron en la noche, The Script For My Requiem. Esta fue la pieza que más diferente sonó en el show debido a que Alex le pegó a la caja en varias partes del tema en otro tiempo del compás, pero no cayó mal el cambio y al final los fanáticos aplaudieron The Script For My Requiem “versión Holzwarth”.

El momento de la primera balada había llegado, André y Magnus tomaron sus guitarras acústicas y Hansi presentó la canción que lleva el título de los libros más reconocidos de J.R.R. Tolkien, Lord Of The Rings, la cual resultó ser un híbrido entre las versiones del Tales From The Twilight World y The Forgotten Tales, en lo que terminó siendo uno de los momentos más sobrecogedores de todo el concierto. Pero después del instante de calma, Blind Guardian sacudió el gimnasio completo con Valhalla del Follow The Blind, una de las favoritas del público, que supo hacérselo saber muy bien a la banda por medio de una estruendosa ovación, una más de las tantas que se sintieron en la noche. Otro momento memorable del show que no paraba en pasión, intensidad y emoción.

Blind GuardianA estas alturas ya habían tocado seis temas y hasta ese instante ninguno había sido del último álbum, el inconmensurable A Night At The Opera, lo cual no pasó inadvertido ya que generalmente los grupos comienzan sus espectáculos con una canción de su más reciente producción. Pero por el otro lado, los cortes del ANATO son tan complejos y sofisticados que resultan casi imposibles de ser reproducidos de manera creíble en vivo. Quizá esa es la razón –sensata y comprensible– de por qué no se escuchó más del nuevo LP. Incluso, la que vino después de Valhalla, The Soulforged, fue recién la primera que tocaron de ese disco, un tema que la verdad no prendió mucho entre los asistentes. Pero las que si prendieron, y mucho, fueron Born In A Mourning Hall y Mordred’s Song, ambas del Imaginations, álbum que es al parecer por el que más cómodo le resulta a Blind Guardian expresarse.

Y si esas dos prendieron, la personalidad de Blind Guardian clásico de antaño personificada en Banish From Sanctuary incendió el recinto, como también una de mis canciones predilectas: Bright Eyes. Watching You! Watching You! Aquel susurro se convirtió en una tormenta y lo interpretaron tal cual aparece en Imaginations, siendo que en la gira de Nightfall In Middle Earth la mezclaban con la versión acústica que aparece en The Forgotten Tales.

Después de Bright Eyes llegó la última ocasión en que se pudo escuchar una canción de A Night At The Opera, el corte más rápido de ese álbum, Punishment Divine, que, al igual que The Soulforged y a pesar de su poderío, tampoco logró entusiasmar tanto como los otros números.

Había llegado el momento de la siguiente balada y otra vez los guitarristas se sentaron y tomaron sus guitarras electroacústicas. Era inevitable, se venía The Bard’s Song – In The Forest y el público enloqueció incluso antes de que Hansi la presentara. Entre todos los grandes episodios del recital, este pudo haber sido el más emotivo de todos. Sólo las guitarras y el bajo, Kürsch casi no abrió la boca. Nuevamente los asistentes, el “séptimo integrante”, se hicieron sentir hasta la Tierra Media, en lo que resultaron ser los minutos de mayor intimidad entre los músicos y los presentes. En eso, con el público todavía sin salir del mundo de los bardos introducidos por el tema recién interpretado, las guitarras eléctricas volvieron a manos de André y Magnus, mientras que Hansi anunciaba la última de la noche y la despedida de Blind Guardian: Imaginations From The Other Side, otro de los temas en que Alex Holzwarth le agregó bastante de su genio personal.

Blind GuardianEsa canción es un gran cierre para cualquier concierto de Blind Guardian, pero no porque fuera propicia para esa ocasión el público iba a aceptar que la banda se fuera. Los años de espera por parte de los chilenos, la mística del ambiente creado y la emoción ordenaban que el grupo tenía que volver a escenario al menos una vez más, o dos, tres, o se quedara para siempre; no importaba, los mágicos momentos que se estaban viviendo hicieron que cualquier noción de tiempo y espacio se diluyeran en la música de los bardos. Por ello no fue sorpresa que la banda haya vuelto a la tarima sin hacerse de rogar, y su vuelta no fue mezquina. Primero, fue Journey Through The Dark, segunda y última canción de la jornada de álbum Somewhere Far Beyond, y posteriormente, una increíble versión de A Past And Future Secret, en el cual destacó de sobremanera el teclado de Michael Schüren, nada de sampleos y mucho ambiente, considerando la compleja estructura del tema.

Terminada la juglaresca balada que habla de la Leyenda del Rey Arturo, el público empezó a corear al unísono una sólo palabra, que si se dice dos veces, se invoca a una de las más grandes canciones de Blind Guardian: Mirror! Mirror! Hansi movió su cabeza de un lado a otro diciendo simplemente no no, no mirror. Pero como claramente no podía faltar en un buen concierto de Blind Guardian, el público empezó a pedirla con más fuerza todavía, MIRROR!! MIRROR!!

Ante la estruendosa petición, Kürsch volvió a acercarse al micrófono y dijo “¿quieren Mirror Mirror?”, y todos gritaron descontroladamente en lo que se entendió como un SÍ. Un discurso de Hansi que se puede redondear en Mirror Mirror, para los fanáticos con más pasión del mundo”, cerró la discusión y los que acudieron a ver a Blind Guardian se salieron con al suya. Hansi, invitaba a corear la melodía de la guitarra durante la introducción y el grupo se entregó al público. Un increíble cierre para una noche de encuentro, emoción y mística de un conjunto que nunca debió haber estado alejado de estas tierras. Ellos saben eso y, como dijo Hansi, remediarán el error tratando de volver a Chile el próximo año. Como señaló en algún momento del recital, “gratos momentos, grandes personas”, refiriéndose a su estadía en Chile.

Blind GuardianFueron 17 canciones en total en cerca de dos horas de show. Pudo más de alguien decir que faltaron Majesty, otra más del Somewhere Far Beyond o la poderosa Lost In The Twilight Hall, que hasta hace poco era considerada por Blind Guardian como un corte obligado en su repertorio. También se pudo haber echado de menos más canciones del A Night At The Opera, sólo presentaron dos, pero la verdad es que cuesta imaginarse a los bardos tocando con buenos resultados Battlefield, por ejemplo. De hecho, este no fue un concierto de la gira de A Night At The Opera, fue mucho más que eso, es decir, fue todo un regalo para los fans, el set list estuvo grandioso y no existió ningún tema de relleno… eso sería imperdonable con tanta cantidad de grandes composiciones con que cuenta la banda. En resumen, uno de los mejores set que se han visto acá en Chile.

Esta fue la primera vez que Blind Guardian tocaba en Chile, y la emoción de apoderó del grupo, del público y del ambiente reinante en el Víctor Jara como pocas veces había sucedido acá en el país. Hansi Kürsch no se cansó de señalar que estaba admirado de la pasión y entrega de los chilenos y de lo bien que lo estaba pasando Blind Guardian en el show. Para Hansi, como él mismo lo señaló, fue “more than just a concert” (más que sólo un concierto), lo cual muy bien entendemos porque sentimos esa noche exactamente lo mismo, como uno de los eventos metaleros más especiales que nos ha tocado vivir.

Set List Blind Guardian

01. War Of Wrath
02. Into The Storm
03. Welcome to Dying
04. Nightfall
05. The Script For My Requiem
06. Lord Of The Rings
07. Valhalla
08. The Soulforged
09. Born In A Mourning Hall
10. Mordred’s Song
11. Banish From Sanctuary
12. Bright Eyes
13. Punishment Divine
14. The Bard’s Song – In The Forest
15. Imaginations From The Other Side
16. Journey Through The Dark
17. A Past And Future Secret
18. Mirror Mirror

20 comentarios
  1. Dödens Gråt Dice:

    Que genial poder leer éste review, muy interesante para todos los que en ésa época eramos demasido pendejos y nos perdimos tamaño concierto.
    A esperar nomás, ya queda poco!

    • kraneo Dice:

      si amigo mio.. han pasado varios años ya.. aora ya ke tay grande .. veras ke todos los mitos sobre esta banda son cietros «SON WNS KE TOCAN DE VERDAD»

      vai a kedar loko ..
      pd: lleva pañuelo x ke vaia llorar
      aajajaja

      salx2

  2. Pedro Dice:

    Desde Valparaíso me hice presente. Hacía mucho frio y llovia fuerte, pero eso no fue impedimento para disfrutar de un show histórico.

    9 años más tarde, me siento privilgiado de haber estado ahí y haber sido partícipe de la historia.

  3. RSH Dice:

    ese concierto estuvo espectacular!!!

    siempre me he preguntado por qué le pusieron una batería tan chica (2 toms y un timbal no más) a Alex Holzwarth

  4. gillan Dice:

    es cierto los que estubimos ahi nunca olvidaremos ese dia , fue muy bueno el concierto, sobre el sonido creo que el rebote que dio el victor jara fue demasiado, lo que no dejo gozar al 100 % la poderosa voz de Hansi, pero eso no quita merito a lo especial que fue aquel dia.

    ahora a esperar el 31 con mi entrada con meet & greet , ojala pueda sacar algun autografo

  5. newdeath Dice:

    estuvo muy bueno. lastima que sus ultimos trabajos no sean de mi gusto, los iria a ver…

  6. crisbard Dice:

    Lastima que en esa epoca era estudiante y no conocia demasiado bien a la banda,pero eso lo remediare este 2011 jajaja.
    Aunque este resital lo tengo en dvd pirata pero no es lo mismo.

  7. Hallowed Dice:

    los espere desde el 2003 y por culpa del dinero no podre ir, mas encima toy a la chucha mas dificil se me hace, ojala alguien lo grabe pa poder verlo que sea, ojala vengan de nuevo.

  8. Slash66 Dice:

    re ctm!! casi lloro con este review!! me dan ganas de vender mis gonadas para ir al concierto ahora xD

Los comentarios están desactivados.