Live Review: Blackoustic – Kotipelto + Liimatainen en Santiago (2018)

Cada vez que tenemos noticias relacionadas a Timo Kotipelto, muchos hacen la asociación natural con su trabajo con Stratovarius y en menor medida con su trabajo solista. Ocurre de igual forma con Jani Liimatainen, debido a su paso por lo que se puede considerar la mejor etapa de Sonata Arctica y sus muchos proyectos paralelos, por lo que la reunión de dos grandes insignias del Power Metal finlandés en Cain’s Offering generaba grandes expectativas en el ambiente, sobre todo de verlos en vivo. Mientras ambos desarrollaban sus ideas en este nuevo proyecto, paralelamente aparece “Blackoustic”, disco con versiones unplugged de canciones de Stratovarius, temas solistas de Kotipelto mezclado con muchos covers, y es justamente este show el que nos permite más que ver a dos de los más grandes referentes de la escena finlandesa, sino que a dos amigos que decidieron hacer algo fuera de lo común. Aunque el disco fue lanzado en el año 2012, no teníamos mayores noticias hasta que se anunció esta presentación.

El Club Subterráneo fue el lugar escogido para el show de los fineses, y ya cerca de las 20:30 horas se podía ver mucha gente dentro del recinto esperando el inicio del show, lo que ocurrió exactamente a las 21:00 con el clásico apagón de luces y el consiguiente griterío cuando Timo y Jani hacen su ingreso al escenario. Sin parafernalia, sin escándalo, solamente una guitarra y un pedestal bastó para que se diera inicio a la presentación con Sleep Well, parte del repertorio solista de Kotipelto y Black Diamond de Stratovarius donde pudimos apreciar de inmediato lo que veríamos a lo largo de todo el show: Entre ambos músicos se siente una atmósfera íntima y cercana debido a su largo tiempo trabajando juntos, lo que genera una complicidad y comunicación mucho más cercana a lo que se aprecia normalmente sobre un escenario y da pie para que el público se integre y disfrute de lo que pasa en el escenario (excepto aquellos iluminados que quieren grabar todo el concierto en el celular, quienes fueron conminados “amistosamente” a bajar sus aparatos por gran parte del público que se encontraba más atrás y que no dejaban ver el show).

Dentro de los covers de “Blackoustic”, uno de los más destacados es Out In The Fields de Gary Moore, donde Jari bromea mucho acerca de que esta será “La primera canción buena del show”. Jani, permíteme decirte con mucho respeto que (aunque fuera en broma) no podías estar más equivocado porque lo que vimos más adelante con A Million Light Years Away y especialmente I Will Build You a Rome fue simplemente épico, con Timo y Jani (sobre todo este último) tremendamente sorprendidos por la calurosa y efusiva recepción del público al simple hecho de nombrar a Cain’s Offering… Ojalá la demostración de afecto sea un buen aliciente para que se animen a volver con este proyecto. Tras cartón vino el único tema de Sonata Arctica de la velada, My Selene, que a pesar de contar con una gran respuesta de la gente se pudo notar cierta disconformidad, ya que hay temas mucho más icónicos y representativos de la trayectoria de Jani en Sonata, pero todos sabemos lo que pasó ahí, y de todos modos se agradece que al menos se incluya algo de su trabajo en dicha agrupación.

Tras cartón, y después de una emotiva interpretación de Forever que fue acompañada por los 750 asistentes al show, vino un homenaje a dos leyendas del Heavy Metal en la forma de Holy Diver y The Trooper, ambas interpretadas de forma impecable, pero sobre todo respetuosa por parte de Timo y ampliamente coreadas por todos. Sabiendo que los zapatos de Ronnie James Dio y Bruce Dickinson no son fáciles de calzar, Kotipelto saca al ruedo toda su experiencia y talento para rendir un gran tributo a “dos de los más grandes cantantes” según sus propias palabras. ¡Todos estamos de acuerdo contigo Timo, tranquilo!

La primera parte del show merecía un cierre acorde a la altura de todo lo que habíamos visto, y la canción elegida para esto es Paradise, con el público coreando de principio a fin, con Timo cantando a un nivel altísimo y Jani impresionado por la respuesta de la audiencia no solamente a las canciones, sino que también a la atmósfera que se generaba por la comunión de dos grandes amigos dispuestos a pasarlo bien arriba de un escenario, compartiendo canciones (y muchas cervezas en el caso de Jani). Tras una gran ovación y breve espera, ambos músicos hacen su vuelta al escenario con camisetas de la selección chilena desatando el aplauso y la aparición del popular “ceacheí”, donde la cara de “No entiendo nada” y el comentario “What the fuck” de Jani saca risas tanto de Timo como del público. Esto se puede entender ya que Jani alcanzó a visitar nuestro país únicamente una vez con Sonata Arctica en aquel histórico concierto del 2002 en el antiguo Teatro Providencia y quizás no recordaba el cariño que tiene el público chileno por la escena finlandesa.

El encore tuvo como inicio Karjalan Kunnailla, descrita por Timo como una canción típica del folklore finlandés, la cual fue recibida con respeto y atención por parte de los presentes y sirvió para recomponer un poco de energías para el cierre del show, a cargo de Coming Home y el hitazo Hunting High And Low, donde no hubo nadie que se quedara sin cantar a todo pulmón una de las más grandes letras compuestas por Kotipelto en su prolífico trabajo en Stratovarius.

Y si todo el show fue una fiesta, momentos de risa y alegría, el broche de oro de la jornada a cargo de The Final Countdown de los suecos Europe se lleva el premio a uno de los momentos más memorables que me ha tocado cubrir (y vivir) en un show, con una gran intervención de Jani bromeando acerca de que era imposible que una banda finlandesa terminara un show con una canción de una banda sueca, por lo que usaron el coro de la gran Killed By Death de Motörhead como outro.

A título personal, me gusta mucho ver a bandas y músicos consagrados saliendo de su “zona de confort” y arriesgar un poco más en formatos como éste, ya que le dan al público la oportunidad de ver otras facetas que no es posible ver en un show habitual, tales como una mayor interacción con la gente, más cercanía y complicidad entre banda y público, y muchos otros factores que quedarán en el recuerdo de quienes pudimos estar en la presentación de “Blackoustic”.

Setlist:

Intro: War/Fanfare (Rocky IV)
01. Sleep Well (Kotipelto)
02. Black Diamond (Stratovarius)
03. Out in the Fields (Gary Moore)
04. Shine in the Dark (Stratovarius)
05. Season of Change (Stratovarius)
06. A Million Light Years Away (Stratovarius)
07. I Will Build You a Rome (Cain’s Offering)
08. Perfect Strangers (Deep Purple)
09. My Selene (Sonata Arctica)
10. Forever (Stratovarius)
11. Holy Diver (Dio)
12. The Trooper (Iron Maiden)
13. Paradise (Stratovarius)
Encore:
14. Karjalan kunnailla
15. Coming Home (Stratovarius)
16. Hunting High and Low (Stratovarius)
17. The Final Countdown (Europe, Motörhead ‘Killed by Death’ outro)

Live Review: Sebastián Aguirre
Fotos: Guille Salazar

MIRA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO