Recuerdo que cuando me tocó reseñar el disco debut de Battle Beast, Steel de 2011, terminé aquel comentario reflexionado si efectivamente teníamos en frente a los nuevos héroes del Heavy Metal. Había pasado un buen tiempo desde que una banda tomara la escena literalmente «por asalto» , remeciendo con un sonido ultra bombástico y explosivo, que si bien evocaba a muchas grandes leyendas del género, a la vez  agregaba el toque propio de su natal Finlandia logrando desmarcarse de muchas bandas actuales revival, al mostrar un sonido fresco, competitivo y acorde a estos días.

Todo parecía ir viento en popa: fueron firmados por Nuclear Blast, se embarcaron en una gira europea como soportes de Nightwish y se preparaban a dar el gran paso de su carrera con la siguiente producción. Pero, justo en medio de esto, ocurrió algo que nadie esperaba: su notable cantante Nitte Valo renunciaba a la banda, dejando un mar de dudas respecto al futuro de estos prometedores finlandeses. Perder su cantante original siempre será una baja sensible, más en este caso cuando se trata un elemento esencial y distintivo en su andamiaje.

Battle Beast debía comenzar prácticamente desde cero, buscar a un reemplazo a la altura y desde allí empezar a capitalizar lo sembrado con su notable primera placa. A simple vista el conjunto liderado por Anton Kabanen (guitarras) no la tenía nada fácil, pero afortunadamente pudieron dar con una front woman tan o más buena vocalmente que Nitte: la joven  Noora Loohimo. Los clips que la misma banda publicara dejaban en claro el talento de la rubia , evidenciando ciertas similitudes de rango respecto a su antecesora, pero también poniendo su cuota de personalidad.  Solucionado lo anterior, las preguntas que surgían eran obvias: ¿Podrían superar su gran disco debut? ¿La promesa se convertirá finalmente en un jugador de grandes ligas ? O quizás se trataba de una de las tantas  estrellas fugaces en el firmamento metalero que se quedaron sólo en las buenas intenciones y no trascendieron más allá.

Lo cierto es que al menos para mí, esta banda no sólo igualó lo conseguido en su debut, sino que lo superó de forma amplia. Este álbum homónimo mantiene los elementos de Steel pero mejorados absolutamente, es decir: mejor producción, mejores canciones, mejores coros, mejor interpretación, mejor arte, etcétera. No creo que existan muchas bandas en la actualidad tocando un Heavy Metal así de triunfante, hímnico, épico y ganchero, que además suene natural y donde prácticamente todas las canciones que contiene la producción son un highlight de la misma.

El disco parte con Let It Roar, corte que hace gala de una clara inclinación finlandesa. Las melodías del teclado de Janne Björkroth recuerdan ligeramente a Hunting High And Low de Stratovarius, junto a riffs trepidantes y líneas vocales llenas agresividad y onda por parte de Noora. El coro «just let it roaaaaaaaaaaaaaaaar» es hímnico y a la vez una declaración de principios de que estas bestias de batalla están de vuelta y listas para atacar en el campo de guerra más cercano. Out Of Control tiene una estructura de riffs marciales a la Accept, pero que en la parte de las estrofas se percibe algo más reposada, pudiendo reconocer algunas ligeras influencias de Nightwish. Pero claro, eso llega hasta el coro donde Noora se enfurece y muestra las bondades de su registro.

Out In The Streets se sale un poco del molde, porque si bien suena metalera tiene un enfoque un tanto más radial, ya sea por las excelentes líneas vocales, como por las cuidados arreglos de Anton Kabanen y Juuso Soino, además de las futuristas melodías de teclados Björkroth. Neuromancer, mezcla riffs ochenteros de bandas como Scorpions y Dokken con esa aura tecnológica y futurista que se asomaba en el anterior corte, concluyendo en un resultado bastante fuera de lo común y que da cuenta de la habilidad de estos finlandeses para salirse del molde, aglutinando diferentes influencias para lograr grandes canciones de Heavy Metal contemporáneo.

Raven en cambio es casi un homenaje a Judas Priest, pues se trata de híbrido de clásicos como Painkiller y Between The Hammer And The Anvil. La base rítmica de Pyry Vikki (batería) y Eero Sipilä (bajo) suena solidísima, emanando altas dosis de en crudeza y agresividad, junto a la joven Noora que deja el alma en este corte.

In The Heart Of Danger fue la escogida como primer single, suena bombástica y pomposa, reconociendo elementos de gente como Dio, Accept y Survivor, conteniendo teclados omnipresentes, riffs gancheros, solo inspiradísimo  y un trabajo vocal de proporciones épicas. Si bien considero que es una gran canción, no tengo muy claro si era la más adecuada para haber sido el primer single, lo que de todos modos queda a criterio de quién la escucha. Con Machine Revolution nos vamos a otro extremo en donde prácticamente cruzan la línea del metal industrial, que recrea una atmósfera caótica y futurista a la vez, para luego seguir con el épico y solemne instrumental Golden Age el cual da paso a Kingdom.  Es lejos la canción más power metalera de todo este trabajo, así lo muestran los majestuosos arreglos y coros de batalla.

Over The Top nuevamente recoge elementos de Accept, especialmente en los riffs a la Wolf Hoffmann y el coro que marca registrada de los alemanes.  Noora realmente se luce en este track.  Su voz se sitúa en un punto medio entre Doro Pesch y Blackie Lawless con algo de Rob Halford,  y aquí sus líneas vocales son el grito de guerra perfecto para abalanzarse al campo de batalla y patear algunos traseros robóticos.  Seguimos con Fight, Kill, Die que tiene reminiscencias a Manowar, las cuales mezcladas a los elementos característicos de Battle Beast hacen que suena fresca y llena de energía.

En la parte final nos encontramos con el ultra épico Black Ninja, un medio tiempo de gran factura que combina de todo: voces cristalinas, gritos enrabiados, riffs pegajosos, teclados solemnes y un solo extraordinario dada su simpleza y buen gusto. ¡Realmente una temazo con letras de liquidación! Y en el epílogo llega Rain Man donde la influencia de Accept vuelve a aparecer -el riff recuerda a Bucket Full Of Hate-, pero sin duda lo más interesante es el pomposo coro, que incluye las voces de apoyo semi guturales cortesía de Kabanen, muy en la onda de U.D.O.

Con esta placa homónima, Battle Beast se anota posiblemente uno de los mejores discos de Heavy Metal que se hayan lanzado en los últimos años, donde la variedad y calidad de las composiciones son la prueba de que esta banda está para grandes cosas. Y si bien no están reinventando nada, si le están dando frescura a la escena mostrando un sello propio que progresivamente se va desarrollando.  Acá no hay ninguna canción baja o de relleno, todos los tracks son himnos con coros «larger than life» como dirían los gringos.  Lo más sorprendente de todo es que el promedio del conjunto no supera los 25 años, por lo que, de no pasar algo muy raro, están llamados a entrar merecidamente a la primera división del Heavy Metal.

Cabe mencionar la tremenda portada de este trabajo a cargo del chileno Claudio Bergamin (Arjen Lucassen / Halford / Rata Blanca / Criminal), quien desde su cuartel general lleva un buen tiempo trabajando para artistas de la primera división del género.  De hecho, la mejora respecto a la primera placa comienza por la portada, que esta vez sí le hace honor a la calidad musical de estos finlandeses, pudiendo reconocer guiños a Masters Of The Universe, Thundercats y Conan The Barbarian

En resumen, una producción que alcanza altos estándares de espectacularidad y que ningún fan del metal tradicional puede perderse.  La guerra está desatada y el campo de batalla listo y dispuesto, la pregunta ahora es: ¿Quién será capaz de detener a estos guerreros felinos?

 

6 comentarios
  1. Felipe B. Dice:

    Excelente disco!!! Esta banda muy pronto se convertirá en una de las mas importantes de la historia del Metal

  2. sajon Dice:

    lo estoy escuchando y me está pasando lo mismo que con el primero… sentir que escucho una banda REALMENTE fresca en el metal. no me pasa muy seguido.
    a pesar de que en review se comparó casi todas las canciones con alguna banda más antigua, no encuentro que battle beast se parezca a otra. me explico; a la hora de recomendar esta banda no digo: «escucha a estos compadres! son como… » y eso es MUY bueno.

    pensé que extrañaría más a Nitte pero no (mucho). de igual manera prefiero a la primera pero la actual no trató de ser una clon y pudo aprovechar que solo es el 2do disco para poner su propio sello.

    y opino lo mismo lo que Pedro dice al final. tendría que pasar una wea extremadamente extraña para que Battle Beast no llegue a las grandes ligas o hagan hito en el metal.

  3. Jorge Ciudad Lara Dice:

    Steel es una pequeña obra maestra y me alegra que este disco sea distinto compositivamente hablando. ya que el primero es insuperable en lo que hace. Buena movida de Battle Beast, yéndose del tono más británico que tenía el primero, a otro más germano clásico/ finlandés moderno. Uno no echa mucho de menos a Nitte Valo justamente porque el homónimo no es una copia de su antecesor, pues realza varios otros elementos. Le tengo mucho cariño al primer álbum, pero el nuevo tiene muchísimos argumentos sólidos como para destacar.

  4. August Dice:

    Parece ser que esta banda puede pasar por desapercibido que alguna vez tuvo una cantante diferente a esta nueva si es que siguen cosechando frutos a futuro tan buenos como este, nada que envidiar a Nitte esta nueva mujer, tonos agudos, melancolicos, graves, y tonos altos desgarradores, incleible, son pocas veces que un remplazo es igual de bueno o incluso mejor que su antesesor. Nitte fue el sello que carcterizo al primer disco, esa espectacular forma de interpretar, pero la nueva lo hace igual y hasta mejor. Y el resto del disco igual de enganchador que el primero, con estribillos pegadizos, faciles de digerir y a lo muy heavy clasico pero con un toque moderno.

  5. Diego A. Arcis Dice:

    uta, pero que tremendo disco, la voz de Noora me gusta mucho más que la anterior, y el disco igual!!!!!… BattleBeast viene para quedarse!

Los comentarios están desactivados.