A estas alturas del partido, no caben demasiadas dudas que Avantasia se ha convertido en la principal obra de Tobias Sammet. Es cierto, al geniecillo de Fulda lo conocimos a mediados/fines de los ’90 con Edguy, una banda que en aquellos entonces cultivaba un Power Metal absolutamente bombástico y épico, sin dejar de ser entretenido; pero paulatinamente, la inmensidad que ha ido adquiriendo su “proyecto paralelo”, con invitados de primerísimo nivel del mundo del Rock y del Metal, con su importantísimo rol en la recuperación de Michael Kiske para este lado del camino, y con grandes discos y canciones –algunas de ellas memorables–, hacen que la balanza de la importancia sin dudas se cargue para el lado de la Rock Opera.

En ese sentido, Sammet frecuentemente juega al misterio y con la expectativa de que, por la naturaleza eminentemente multipersonal de Avantasia, cada trabajo puede ser el último, aunque, siendo justos, en los últimos tiempos esa tendencia ha disminuido, al punto de que algo que en su momento pareció una quimera, como ver este espectáculo representado en vivo, se volviese una realidad, visitando incluso Sudamérica en más de una oportunidad. Es decir, la idea inicial está bastante consolidada y, por suerte, a menos que a Tobias “le den los monos” o le pase algo, debiese tener una larga vida.

Y pese a que esa tendencia haya disminuido, no deja de ser llamativa cada oportunidad en que Avantasia nos entrega un nuevo material. Sammet no sólo es un “capo” en cuanto a composición musical, voz y carisma, sino que es derechamente experto en el “goteo” de la información para generar expectativa. Así, vimos como en redes sociales y en su sitio web Tobi fue comunicando paulatinamente no sólo el lanzamiento de una nueva placa, sino que uno por uno los nombres que la compondrían. Algunas figuras de siempre, como por supuesto Sascha Paeth y Michael Kiske, otros que retornan como Jorn Lande o Sharon den Adel, y otras estrellas del rock de nivel mundial como Robert Mason (Warrant), Dee Snider (Twisted Sister) o Geoff Tate (Operation: Mindcrime, ex Queensrÿche), además de otros nombres llamativos como Marco Hietala (Nightwish) y el menos conocido Herbie Langhans (ex Seventh Avenue), entre otros.

Como es costumbre, Tobias nos entregó un single como adelanto previo al lanzamiento del disco, y resulta ser el primer tema de este trabajo: Mystery of a Blood Red Rose, un corte midtempo bien radial, extremadamente ganchero y teatral, muy entretenido y que supera con creces a otros singles de la banda (como Lost in Space o Dying For An Angel) en esos aspectos. Parte con un piano algo melancólico pero con energía, Tobias se pone su sombrero y bastón, y el tema va adquiriendo colores y mejorando su estado anímico. Hay que decir que el trabajo en los coros de fondo es realmente notable, y ayudan a darle una textura a la canción que probablemente no tendría sin estos elementos. Como anécdota, el propio Sammet comentó que compuso este tema pensando en una colaboración de Michael Lee Aday, más conocido como Meat Loaf, y más allá de que la colaboración no se pudo dar, la influencia del norteamericano es notoria. Muy buena forma de calentar motores con lo nuevo de Avantasia.

Pero claro, en el primer tema del disco canta sólo Tobias, lo que si bien no es moco de pavo, la gran gracia de Avantasia es ser una Ópera Rock que, por supuesto, cuenta con varias de las más granadas voces que uno puede encontrar en el mundo del Hard Rock y del Heavy Metal de hoy. Y ello llega con uno de los mejores temas del disco, y que probablemente uno de los pocos pasajes “desafiantes” del disco: Let The Storm Descend Upon You, que con sus más de doce minutos de duración es el tema más extenso de Avantasia desde Seven Angels del “Metal Opera Pt. 2”. Este corte marca el retorno de Jorn Lande, una nueva aparición de Ronnie Atkins (Pretty Maids) y el debut de Robert Mason, cantante de Warrant. Y bueno, es una composición realmente notable, con una introducción de piano y rítmica excelentemente conceptuadas, con orquestaciones que, pese a darle un aire bombástico, no suenan pretenciosas, porque tampoco se abusa de ellas. El coro, a cargo fundamentalmente de Jorn Lande, es realmente majestuoso y emocionante, con su “Shine your light into the darkness, and let the storm descend upon you”, que sin dudas es uno de los momentos más destacados no sólo del disco, sino que de los últimos trabajos de Avantasia. También destaca por sí solo Robert Mason, especialmente en los pasajes más lentos de mediados del tema, intercambiando roles con Tobias y Ronnie Atkins de forma sensacional. Fantástica canción, la más operática del todo el disco, con doce minutos que realmente se pasan volando, aunque –si hay que quejarse de algo– el final pudo haber sido algo más redondo. Ojalá la defiendan en vivo.

Un piano nos genera un ambiente fantasmagórico y da pie a la participación del gran David DanielDee” Snider, un héroe del Hard Rock de la vieja escuela, y que es el principal intérprete de The Haunting, tema que es inevitable de emparentar con canciones como Death Is Just a Feeling del “Angel of Babylon” -cantada por Jon Oliva (Savatage)-, o con la increíble The Toy Master del “Scarecrow” -cantada por Alice Cooper-, en el sentido de ser canciones con las que comparte esa aura tenebrosa y algo malévola. Tiene un gran inicio, creciendo en intensidad hasta llegar a un coro estupendamente logrado, pero quizás le sobre un poquito de luz y le falte algo de tenebrosidad y desarrollo. Pese a ser un muy buen tema y a que la interpretación de Snider es atractiva, quizás le falte un poco para estar a la par de sus temas congéneres, además que el final suena algo abrupto.

Otro momento destacado de la placa llega con la participación de una voz legendaria y referencial como la de Geoff Tate en Seduction Of Decay, un corte de siete minutos que está a la altura de la enorme trayectoria del cantante estadounidense. Un tema algo más denso que lo que acostumbramos a escuchar en Avantasia, por momentos bastante hipnótico, con progresiones interesantes y sobre todo con un muy destacable trabajo de Tate, mostrando parte de su muy conocida versatilidad, con altos como en sus mejores tiempos –en el precoro realmente se luce– y con bajos de no menor calificación. A destacar también las líneas de bajo de este corte, que sin dudas son de las más destacadas de toda la placa. Aunque hay que darle más de una vuelta para sacarle bien el jugo, es uno de los puntos altos de este trabajo.

Un regalito para quienes añoran la época de los Metal Opera llega con Ghostlights, donde nuevamente Michael Kiske desparrama encima de la mesa sus credenciales que lo acreditan como el Papá de los Helados en cuanto se refiere a cantar Power Metal. Una interpretación que sigue estremeciendo y emocionando, especialmente a quienes hemos criado y educado nuestros oídos escuchando este tipo de música, con esa especie de “aura celestial” que imprime el calvo de Hamburgo a este tipo de canciones, particularmente con sus agudos. Definitivamente el tema más reglamentariamente Power de todo el disco: guitarras afiladas, velocidad, excelentes solos y armonías, voces y coros gloriosos, y además de Kiske, tiene participación Jorn Lande, y por si fuera poco, Oliver Hartmann está a cargo de las guitarras. Ah, por cierto, Sammet está en gran nivel (sus “they call me home, they call me home” son excelentes). Por momentos, dan ganas de decir que dejen el disco hasta ahí y les pasen la copa de inmediato, cátedra de Power Metal.

El disco hace un quiebre más que interesante con Draconian Love, un corte con un estilo rockero-seductor-erótico-festivo-oscuro tan propio de tipos como Ville Valo o Fernando Ribeiro, y que presenta masivamente la voz de Herbie Langhans, todo un hallazgo para quienes no lo conocíamos. Unos tonos graves bastante góticos que se contrapesan muy bien con la voz más aguda de Sammet, especialmente con un coro que amenaza con quedarse pegado durante mucho tiempo, en particular los “hey hey hey”. Uno de los riesgos que corre Tobias, superando esta valla con suficiencia. Un nuevo acierto.

Master Of The Pendulum sin dudas debe haber sido compuesto por Tobias pensando en la voz de Marco Hietala. Comienza con Tobias intentando llevarnos a un terreno enigmático, pero pasados unos segundos el tema toma energía y vuelo con un alarido sensacional, y con un brillante trabajo de Sascha en las guitarras. Ahí ya aparece el bajista/vocalista de Nightwish, quien luce buena parte de su repertorio vocal, con esos agudos raspados y esa cosa medio “enojada pero no tanto” que proyecta en su prestación vocal. Particularmente notables son los “tick tock, tick tock” del maestro del péndulo que personifica el hombre de la doble barba. Sin dudas uno de los temas más Power de toda la placa, disfrutable en grado sumo, especialmente quienes gustamos de la banda de Tuomas Holopainen.

En todos los discos de Avantasia hay participación femenina y por cierto “Ghostlights” no es la excepción. Y dicho rol es ocupado en esta oportunidad por la holandesa Sharon den Adel, quien nuevamente fue reclutada por Tobias tras su participación en los históricos Metal Opera de principios de siglo. De esta forma, Isle Of Evermore es una balada cargada de suavidad, sin ser demasiado melosa, donde la voz de Sharon termina por atrapar al oyente cual sirena con su particular sensibilidad, y el dueto con Sammet funciona de muy buena forma. De todas maneras, uno tiende a preferir otro esquema en este tipo de temas más reposados, como por ejemplo esa catedrática balada que es What’s Left Of Me, con esa inolvidable interpretación de Eric Martin. Igualmente aprueba y cumple bien su función, aunque quizás se podría haber aprovechado más y mejor a Sharon.

Babylon Vampires recuerda a otro clásico de la banda como Promised Land, en ese plan de “midtempo acelerado” y con un Robert Mason que vuelve a las voces, en muy alto nivel, sin temor a los agudos y ayudando a crear uno de los mejores estribillos del disco (el “Babylon is burning / and you’re glowing like a fiery star / and no one can tell if we’re been for real” es realmente muy bueno). El trabajo en las guitarras es de lo más destacado del disco en esta faceta, y se lo reparten Oliver, Sascha y otro que retorna, el gran Bruce Kulick. Un corte cargado de energía y buena vibra, de aquellos que en vivo funcionan perfecto.

Lo siguiente, Luciferproduce sensaciones algo encontradas. Comienza con un piano acompañado por un Jorn Lande que realmente conmueve, de hecho quizás en este tema muestre su mejor performance de todo el disco –junto con lo que hace en Let The Storm Descend Upon You, por cierto, y es acompañado de muy buena forma por Tobias, con una armonía vocal sensacional. Luego toma ritmo con las guitarras en un nivel superlativo –fantástico lo de Bruce Kulick–, y cuando vuelve a la armonía vocal en el coro y uno piensa que el tema tomará aun más vuelo, el tema acaba. La idea es extraordinaria pero queda la impresión que le faltó algo de desarrollo, deja una pequeña sensación de incompletitud que impide que termine de cuajar.

Ya acercándonos al final del disco, un entretenido corte como Unchain The Light vuelve a traernos a Michael Kiske, esta vez junto a Ronnie Atkins y por cierto a Tobias. Nuevamente el trabajo de las voces es impecable, en un tema a midtempo donde la responsabilidad del coro recae por cierto en Kiske y sus agudos incomparables, aunque quizás la parte más destacada del tema sea la vocalización de Michi previa al solo de guitarra, muy sencilla pero emotiva y con la calidad acostumbrada del cantante de Unisonic.

Y para culminar el disco, otro gran tema y que sin dudas debiese andar muy bien en vivo. Es cierto que en A Restless Heart And Obsidian Skies existe una reminiscencia demasiado evidente a ese gran tema que es The Story Ain’t Over, más aun al ser cantada por el viejo y querido Bob Catley, con esa sencilla emotividad que proyecta en su voz el venerable cantante de Magnum. De hecho escuchar los dos temas juntos deja la sensación de ser parte de una especie de mini saga. Pero una de las gracias de Sammet es que la similitud de ciertos temas no es algo que termine molestando, o al menos que esa incomodidad no sea ni de cerca la sensación primaria al momento de enfrentar una composición suya. Una muy buena canción, emocionante, que no es derechamente una balada aunque tiene varios elementos de ella, con un estribillo realmente bonito con más vuelo y energía que el resto del tema, y que muestra a un Catley catedrático. Para destacar, nuevamente, el gran trabajo de Bruce Kulick en las guitarras. Gran final para un excelente trabajo, más allá de su bonus track Wake Up To The Moon, que pese a contar con unos notables Kiske y Lande acompañando a Tobias, sin ser un mal tema, probablemente no alcance el vuelo de los temas anteriores y por ahí se puede justificar su exclusión de la nómina final.

Quizás una «contra» que tenga “Ghostlights” es que es un disco que corre pocos riesgos, impone pocos desafíos al oyente, y que muestra un asentamiento en una zona de confort que iniciaron “Angel of Babylon” y “The Wicked Symphony”, continuó “The Mystery of Time” y consolida este nuevo trabajo. En definitiva, no se trata de un trabajo particularmente novedoso. Pero más allá de esto, sin ninguna duda el nivel de regencia que ejerce Sammet sobre este territorio cómodo es enorme, siendo capaz de pasearse sin ningún complejo por diversas áreas, que no por haber sido ya recorridas dejan de ser dignas de caminarse. Ir a la playa un día de sol puede generar cosas distintas a ir a la misma playa un día de lluvia, y así lo entiende Sammet, cuyo nivel compositivo parece inalterable, su talento y carisma atrae a connotados músicos y sobre todo al público, que con justicia lo califica como uno de los más grandes compositores de los últimos años. Ya en Enero tenemos un postulante a los discos top de un 2016 que se avecina abundante en buen material. Las luces de los fantasmas sí que brillan.

26 comentarios
  1. Mauro Cisternas H Dice:

    al fin alguien que ponga en el lugar que se merece «Draconian love», quizás la canción más felizmente arriesgada de éste trabajo que coincido, es más de lo mismo, pero lo mismo es bueno, por ende, se agradece jeje, excelente disco.

  2. Xween Dice:

    Master of the pendulum es la patá!!!! Hietala, que ya había sorprendido con un buen papel en Ayreon aquí se las manda!!

  3. Follow the sign Dice:

    Discazo, con más altos que bajos incluyendo el que puede ser uno de los mejores temas de todos los discos de Avantasia: Let the Storm Descend Upon You. Superior al anterior «The Mystery of Time» (que igual es un buen disco y con la gracia de tener a Mr. Lynn Turner) y muchísimo mejor como álbum completo que The Wicked Symphony/Angel of Babylon.

  4. farfaramir Dice:

    No lo sé… Parece que soy el único que no me uno al festival de felicitaciones por este disco.
    Antes de que digan «viuda de las Metal Operas», a mi me encantó el Mistery of Time y el Scarecrow, pero este… Me costó. No es un disco malo, tiene un par de temas bastante entretenidos y en general todos los cantantes se lucen, pero no me lo he logrado escuchar entero de una tirada, tengo que parar, mirar los pajaritos un rato y volver porque o sino me aburro. Siento que es un disco que ya había escuchado antes, pero más largo y con pocos saltos.

    • falk Dice:

      Me pasa lo mismo. Creo que hay dos o tres canciones que son muy buenas (Let the Storm…, Seduction of Decay y tal vez Draconian Love) y el resto es bastante olvidable. Siento que el disco es muy parecido al Mystery of Time en sonido, a pesar de tener otros cantantes, posiblemente mejores. Como que me cuesta avanzar a la segunda parte del disco, Isle of Evermore me detiene.

    • Rebirth Dice:

      Totalmente de acuerdo! Yo recuerdo que cuando salió the mystery of time me sorprendio mucho, es un disco diferente, novedoso y con muchos puntos altos. Este de aca tiene canciones buenas, sobre todo me quedo con let the storm descends upon you, master of the pendulum tambien, pero de ahi falta algo más, no es malo, pero no es que me den ganas de escucharlo tanto

  5. Courage Dice:

    Varias cosas:

    – Michael «Dickinson» Kiske no es un tío que vuelva al metal gracias a Avantasia, es un tío que vuelve al metal cada vez que se le pone delante un cheque con varios ceros delante de las narices. Porque vamos, después de haber faltado el respeto como lo ha hecho a todos los metaleros, no vuelve por voluntad propia.

    – Por enésima vez, Avantasia NO es opera rock, sino POWER METAL. Avantasia nunca ha sido un grupo de rock, sino de metal, y el hecho de llevar un gran número de vocalistas interpretado cada uno a un personaje no lo hace opera rock. Opera rock es lo que hizo Pink Floyd en The Trial.

    – Geoff Tate no es un cantante versátil, más teniendo en cuenta que es un tío que rinde bastante por debajo de lo que es capaz, se limita a imitar a Dickinson y nada más, cuando es un tío que podía hacerlo mucho mejor. Podía tomar ejemplo, mismamente, de Tobias Sammet, que en tiempos del Vain Glory Opera se dedicaba a imitar a Dickinson, pero posteriormente dejó ese estilo para usar uno propio (y mejor, por cierto).

    – Twisted Sister no es hard rock, sino glam metal.

    Una vez comentado esto, pues poco que decir. La verdad hace tiempo que un disco de Avantasia no tenía tan buena nota, sin duda algo bueno. No lo he oído, pero me da muy buena espina, sobre todo porque he visto gente como Sharon Den Adel o Marco Hietala entre los cantantes.

    Para mi gusto lo que sí que faltan son vocalistas femeninas, haber puesto a más. Me gusta más la voz de las chicas (suelen ser mejores cantantes que los tíos, por lo general, al ser más dadas a formarse en canto), y además porque también tienen derecho, que las mujeres no son menos que los hombres (de hecho todo lo contrario).

    En ese sentido, proyectos como Aina o Ayreon lo hacen mejor, además de que son más opera que Avantasia.

    PD: Ahora es cuando vienen los fanboys del sobrevalorado Kiske y los niñatillos machiruletes a darme de palos, total, como no les voy a leer me da lo mismo.

    • Fabian Rabítö Dice:

      – Por enésima vez … si es opera rock, hasta ellos mismos se autodenominan así … no mas Metal operas .. hace tieeeempo
      – Twisted sister es hard rock xD, su sonido es hard rock crudo .. que la vestimenta sea extravagante es otra cosa

    • Gaburieu Dice:

      Yo creo que este weon despues de escribir, revisa todo, y tampoco le gusta.
      Que weon mas amargado.

    • Pepito Dice:

      El hecho de usar el término «glam metal» para referirse a la música de Twisted Sister, demuestra que el comentario de arriba no tiene ningún sustento ni validez (y estoy seguro de que no podría argumentar por qué la música de ese grupo no puede definirse como Hard Rock. Me refiero a argumentaciones musicales sustantivas, no a la imagen del grupo). Por otra parte, se ve que tampoco entiende lo que significa una «ópera rock» (se ve que tiene una definición «propia» que no tiene que ver con los discos que fueron calificados de esa forma desde hace muchísimos años). Lo demás, puras opiniones igual de subjetivas a las de cualquiera.

    • Father Time Dice:

      Primero escucha la wueá…y luego tira tus argumentos, no tiene sentido que escribas y escribas sin siquiera haber oído el álbum. Como siempre haciéndote notar por tus diferencias y críticas fáciles, tratando de provocar al resto con lo de Kiske (lo bueno es que ya pocos te pescan). En síntesis, armando polémica para ser el florero de mesa de todas las noticias o reviews. Esto es una página de «Metal» lady…. «MEEEEE TAAAAL», a pesar de tus esfuerzos por polemizar con cada comentario y de tus discursillos feministas absolutamente oxidados. Más fácil te sale ofrecerte como panelista en SQP o Alfombra Roja, tendrías todo el campo para tus críticas, y por tu talento, de seguro serías la conductora absoluta. Saludos.

      Heavy Metal is the Law !!!

    • Victor Dice:

      – Comparar Ayreon, un proyecto progresivo único con Avantasia es Mala opción.
      – Segundo, no has escuchado el disco… y opinas.
      – Creo que estas perdido amigo Twisted Sister es y será Hard Rock (de Glam o hair metal solo la pinta y ni siquiera. Parecen zombies de futbol americano con maquillaje)
      -Tate esta desgastado pero suena como nunca en el disco.
      -Cual es la gracia de provocar a los seguidores de Kiske o Dickinson. Menos mal no conoces a Barren Cross o lo tapizas en mierda.
      Y por ultimo tus gustos apestan defiendes a muerte a bandas de niñas comerciales que ya no son lo que fueron (Nightwish desde tarja o Whitin desde Mother Earth). Solo reconozco y admiro a la banda Austriaca Edenbridge por su trayectoria y calidad musical.
      Y eso de apodar estilos es una mierda, para mi es rock y metal.
      Saludos a todos los Brothers of Metal!!

  6. Pedro Araya Llanca Dice:

    Excelente review amigo Darío Patricio Sanhueza De la Cruz. El disco es notable, con arreglos tremendos, melodías pegajosas pero a la vez elaboradas y los invitados, como es costumbre, más que lucir por sus pomposos curriculums musicales son parte del engranaje de las canciones que hacen que cada una adquiera vida e identidad propia . Creo que este disco es más «Rockero» que Metalero, en efecto hay harta influencia de la dupla Meat Loaf/Jim Steimnan lo que de por si lo convierte en quizás el disco más arriesgado que haya hecho Tobias hasta ahora. La canción con Geoff Tate es lo mejor que le he escuchado desde el Promised Land, es un tema inspirado en el Queensrÿche época Rage for Order. Reitero mis felicitaciones y esperando con ansias mi copia de esta maravilla.

  7. Father Time Dice:

    Tremendo disco wn, creo que detrás de los Metal Opera pelea palmo a palmo con «The Scarecrow». Y no es porque coincida en varias ideas, porque también podría pensar distinto en algunos puntos, pero creo que es excelente el review de don Darío… como siempre. Saludos cabros!

    Heavy Metal is the Law!!!

  8. justo Dice:

    Gran disco, no es perfecto ya que tiene uno que otro momento bajo, pero lo disfrute bastante( me gusto mas que el ultimo, disco que me aburrio muy rapido).
    Gran referencia. Ville valo ahi vocalista bastante infravalorado a mi parecer en terminos generales.

  9. Gaburieu Dice:

    Debo decir que a la primera escucha no e agrado, se me hizo eterno, y no estoy de acuerdo con el ultimo parrafo, yo si encuentro que este disco tiene bastantes cosas que no habiamos escuchado en los otros discos de Avantasia, y quizas eso mismo hizo que me mareara un poco, no digo que lo plano este bien, pero tampoco el ir del power al hard rock y luego a una balada, para pasar a un tema onda Him, es como digerir mucha «informacion» de una.
    Le dare una segunda repasada a ver si se me calienta un poco mas la oreja, pero por ahora un 9,2 encuentro tremendamente excesivo.

  10. Diego A. Arcis Dice:

    Como de costumbre en los discos de Sammet, me pasa que hay un par de temas que realmente me apestan, y eso me hace no considerar tan bueno el disco.

  11. Cryogenized Dice:

    Con opera rock y todo me gustó el disco, es bastante entretenido de escuchar excepto algunos temas medios flojos pero buen disco en general.

  12. Paris Padilla Dice:

    Es un trabajo excelente que cumple con lo que nos ha venido entregando Tobias Sammet en años anteriores. Yo ya me lo aventé de cabo a rabo varias veces y lo sigo disfrutando.

  13. Domi Dice:

    Hola primera vez que escribo en esta pagina, la conocía eso si, quería decir que es una excelente review Darío, resume muy bien el contenido del disco, ademas de aportar datos técnicos en los cuales no soy experta y encuentro muy útil para que una vaya aprendiendo (ya que no se tanto como me gustaría sobre Power Metal), por eso decidí empezar a buscar paginas y leer artículos como este, se agradece el esfuerzo y ganas para escribirlo :)

    Sobre el disco yo creo que lo he escuchado un sin fin de veces, hasta mi esposo que le gusta el Punk se sabe algunos temas como Unchain The Light o Let The Storm Descend Upon You jajaja XD

Los comentarios están desactivados.