Suele suceder que, cuando una banda lanza un disco que podríamos considerar dentro de la categoría de grandes discos, el sucesor de éste es esperado con ansias, y suele suceder que no llene las expectativas que uno se ha forjado en él. Ejemplos hay muchísimos,  Queensrÿche nunca fue el mismo del «Operation : Mindcrime», a Helloween le costó mucho igualar el trabajo magistral de los Keepers, Children of Bodom decayó respecto de su Hatebreeder con el Follow the Reaper, y así hay ejemplos por montones.

¿Dónde pretendo llegar con esto?… las expectativas cifradas en el nuevo disco de los españoles AVALANCH eran altas, ya que su disco antecesor «Llanto de un Héroe», fue sencillamente excepcional, uno se preguntaba si este nuevo album podría llegar al nivel del anterior.

Vamos por parte. Este disco parte con intro que mezcla lo clásico y lo rockanrolero, Hacia la Luz, para luego comenzar con la primera gran descarga del disco Tierra de Nadie, un tema rápido filoso, donde se luce la guitarra del genio creador de AVALANCH, Alberto Rionda, un riff a toda velocidad y un solo de gran estatura.

Luego un intro muy sinfónico da lugar al segundo tema del disco, que le da nombre El Ángel Caído, un tema sobresaliente, con un riff pesado y oscuro, pasando a un coro muy speed, con un gran trabajo de Alberto Ardines en la batería.

El panorama sigue alentador, con el siguiente tema Xana, un tema más bien relajado, pero muy bien logrado.

El instrumental La Buena Nueva,  precede a uno de los mejores temas del disco Levántate y Anda, un tema muy en la onda Judas Priest, directo al grano, poderoso, a la vena. Gran momento del disco.

Pero las aprensiones señaladas al comienzo de la crítica comienzan a hacerse patentes con los temas siguientes, que no aportan mucho al disco, sobretodo en materia lírica, donde las letras comienzan a hacerse repetitivas y las fórmulas también empiezan a repetirse. Alma en Pena, es un buen corte, sin embargo apela a una fórmula repetida, la de la estrofa a medio tiempo con un coro más rápido, fórmula que también se hace patente en Delirios de Grandeza, un tema absolutamente prescindible. Algo similar sucede tanto en Corazón Negro, un corte que si bien no es deficiente, tiene una pobreza franciscana en sus letras, lo que se repite en la balada Antojo de un Dios, con una de las letras más bajas que me ha tocado oir (sin llegar al nivel de algunos temas de Stratovarius en todo caso), lo que hace que nuevamente se pierda un tema que podría ser muy bueno (la melodía del coro es hermosa)

Sin embargo estos muchachos oriundos de Oviedo, nos tenían reservada su mayor joya para el final, El Séptimo Día a modo de introducción, da paso a una de las más grandes obras de AVALANCH, que lejos es lo mejor de su disco Las Ruinas del Edén, una obra en tres partes donde AVALANCH logra transportarnos a otro mundo, quizás el paraíso, para mostrarnos este intenso diálogo entre Dios, aburrido del trato que le dan los hombres, y un hombre que se ha escapado del rebaño, musicalmente es el tema mejor logrado del disco, con la intervención de la soprano lírica Tina Gutiérrez, los percusionistas cubanos Omar Bouza y Edel Pérez y con la gran performance de Leo el vocalista del grupo SARATOGA en el papel de hombre quien aparece en la segunda parte del tema. Sin duda el mejor tema del disco, que cierra con una instrumental al igual que su anterior disco, pero distinta en cuanto a la forma, ya que “Llanto de un Héroe”, era un tema rápido, muy al estilo de Yngwie Malmsteen, sin embargo Santa Bárbara, nombre del corte que cierra el disco, es más lenta, podríamos decir que más melancólica.

Como resumen podríamos señalar que El Ángel Caído, es un buen disco, con momentos notables, pero que no alcanza el nivel logrado por su anterior placa, sin embargo está dentro de lo destacado del año, y nos muestra que en la madre patria, se están haciendo buenas cosas, se está trabajando duro, y fruto de ello es que la escena española cada día es más fuerte con bandas que están dando que hablar, como Tierra Santa, Ankhara, Dark Moor, Mago de Oz, entre otras. Y entre ellas está Avalanch, que les lleva un poco de ventaja, ya que este es su tercer disco, con un disco en vivo entre medio, con un sonido absolutamente internacional, con un trabajo de portada sencillamente notable, a cargo del maestro Luis Royo, y con un futuro más que promisorio.

5 comentarios
  1. shadowskeeper Dice:

    Que recuerdos, muy buenos tiempos con este discazo, personalmente no he escuchado por completo el llanto de un heroe, pero estoy seguro y que muchos estaran deacuerdo de que este es de los mejores discos de Avalanch. quizas con el tiempo la concepcion es diferente pero al contrario del review pienso que ningun tema sobra en el disco, y justamente esos que mencionas son los que mas tocan en vivo, personalmente mis favoritos son Tierra de nadie, las ruinas del eden y Levantate y Anda un gran temazo

    Con este disco conoci al gran Victor Garcia, supe luego que ya no seguia en la banda, y con el afan de escucharlo nuevamente conoci a warcry otra gran banda española.

  2. POWERDAVE Dice:

    eL Mejor e avalanch increible disco, y la cancion «delirios de grandeza» lo mejor, no se porque dices que es prescindible, si mas bien ahora es Imprescindible en todos sus shows, el tema el angel caido y «Xana» son obras maestras, al igual que la balada «ANtojo de un Dios», disco definitivo de heavy metal /Power en español, Victor Garcia brilla, al igual que Beto Rionda

  3. Astur Dice:

    «Santa Bárbara» es mucho más que un tema instrumental: es el himno minero, casi un segundo himno de Asturias!

  4. Fidel Quinan Llancalaguen Dice:

    Solo podría decir que cuando tenia apenas 12 años no hubiese comenzado a escuchar Avalanch, si no hubiese sido por Corazón Negro, que se apega mas al heavy puro, sin duda me a gustado tanto su trabajo que hoy con mis 25, aun los encuentro excepcionales dentro del heavy en español.

Los comentarios están desactivados.