La quinta entrega de esta, un tanto subvalorada banda alemana, estaba aderezada con un ingrediente muy especial y que podía mover a dudas: la salida de su vocalista de siempre, el talentoso Oliver Hartmann, quien le había impreso un sello particular a la banda. En su reemplazo, Mats Leven, quien además de su incursión en Dogface, era mayormente conocido por su trabajo con el sueco Yngwie Malmsteen en su disco Facing The Animal.

Como señalamos, es muy difícil acomodarse a un cambio de vocalista, pues no es sólo la voz de la banda, sino que también es la cara y el sello de ésta. Y en At Vance, Hartmann era el distintivo, pues, a pesar de que su guitarrista y líder Olaf Lenk fuera el que se llevara el peso de la composición de los temas de sus cuatro discos anteriores, la particular voz de Oliver le daba un carácter especial, siendo una de las mejores voces del heavy metal europeo, trabajando incluso en el proyecto de Tobias Sammet, Avantasia.

Sin embargo, y contrario a todo lo que pudo pensarse a priori, Leven, desde un principio le imprime su propio sello, a pesar de tener un timbre de voz similar a Oliver, tiene un feeling que se nota desde los primeros acordes de Fallen Angel, un excelente tema para iniciar el disco, rápido, potente, con un coro muy ganchero y con una voz de Leven que suena increíble. Hay un excelente uso de los teclados (por parte del mismo Lenk), que no saturan, sino que son un complemento perfecto para la banda. Se nota un cambio de sonido a lo que hacía At Vance, sobretodo en los anteriores Dragon Chaser y Only Human, donde estaba agarrando un aire más progresivo, sin embargo éste tema es una muestra de lo que será el disco, muy directo.

Broken Vow, es el siguiente tema, casi pegado a Fallen Angel (algo que patentó Masterplan en su disco debut), un mid tempo con vocación de single. En este tema vemos una banda que no teme jugar con atmósferas un tanto elegantes, sin perder el peso, algo como lo que hace Kamelot o Royal Hunt. En el inicio la banda se hace a un lado quedando de fondo a la excelente voz de Leven quien acepta el reto y lisa y llanamente se luce, no con una voz estridente o llegando a tonos inalcanzables, sino que con un feeling que le hace falta a muchos vocalistas que privilegian el virtuosismo al necesario sentimiento.

El tema que le da el nombre al disco, The Evil In You, es intenso, muy denso y pesado, con el riff tan particular de Lenk, apoyado siempre en la segunda guitarra por Rainald König. Nuevamente es el turno de Leven de lucirse, con un inicio en que el bajo de Sascha Feldmann y la batería de Jurgen «Lucky» Lucas hacen que esta nueva contratación de At Vance se luzca. Además de las influencias antes señaladas, el vikingo sueco Malmsteen luce omnipresente en los temas de esta banda, manifestando su influencia. Sin ser un tema rápido, está muy bien, te hace cabecear, con un coro enganchador y que se te queda muy pegado en el subconsciente.

Un inicio de teclados sin pausas, como todo el disco, le da el vamos a otro de los grandes temas del disco, Stronger Than You Think, más rápido, con un excelente trabajo de Lucky en la batería, sobretodo en el doble bombo, que es patente en casi todo el tema (aunque personalmente no me gustó el sonido que se le dio a la caja, siento que pierde presencia). A pesar de esto el tema es excelente, At Vance, y sobretodo Lenk, el cerebro detrás del grupo, es un muy buen hacedor de temas, simples, pero efectivos. En el solo, se vuelve a notar la mano de Malmsteen, muy virtuoso. Lo bueno es que, a diferencia de la banda del sueco, los temas son hechos para «la banda» no para el lucimiento personal, y eso los hace más cercanos a quien los escucha.

Una muy riffera The Curtain Will Fall es la que sigue, nuevamente con Leven destacando y mostrándonos que, a pesar de no ser un fanático del metal, el tipo cumple y siente lo que está cantando. Como señalamos, los temas son excelentes, muy gancheros, a pesar de que tienen una estructura similar, uno se da cuenta de que es At Vance lo que está escuchando, no otra banda, ésta no es una copia de otros, tiene un sello y un sonido que la hace particular y distinguible.

El comienzo en guitarras sin distorsión con el sonido del mar de fondo, hacen pensar que es una balada la que viene, pero es otro tema mid tempo, One Millions Miles Away, de una estructura similar a los anteriores, con Lenk en un papel muy secundario, dejando a Leven y a Sascha que hagan su trabajo de una gran forma. Es impresionante el sello que le logra dar Mats a cada tema, podrían aburrir, sin embargo cada tema es algo distinto, no hay un molde, sí una fórmula que hace que cada tema suene distinto, pero que se reconozca el trabajo del grupo. Nuevamente un tema muy digerible, agradable de escuchar, pero muy potente, una gran mezcla, un excelente coro.

Right Or Wrong¸el siguiente es furioso, rápido a rabiar, con un Leven brutal, uno de los grandes temas del disco, que nos muestra que At Vance también puede hacer maravillosos temas rápidos. La sección del coro es increíble, la batería de Lucas suena potentísima, sobretodo los bombos que bombardean cada segundo. Un temazo con todas las letras, adrenalínico, muy, pero muy power.

El descanso viene con Shining Star, una balada muy bien construida, muy bonita, que cumple su función en el disco, sin destacar demasiado. Mayormente acústica, con un Leven cantando más limpio, el tema se rescata, especialmente para quienes gozan con las baladas con aires ochenteros.

Pero el descanso se acaba con el que, a mi juicio, es el mejor tema del disco, el brutal Streets Of My Dream, un tema muy rápido, nuevamente con un Lucas impresionante, el tema es sin duda el más poderoso y violento del disco, una muestra de power metal en toda su dimensión, con un Leven otra vez y como en todo el disco impresionante, mostrándonos su versatilidad, pues donde antes puso feeling, ahora le agregó aún más potencia. El momento más brillante del disco.

Lo siguiente es un solo de un minuto y medio de Lenk en guitarra. El tipo no se aguantó más y quiso mostrar su virtuosismo ejecutando la pieza Caprice N° 16, de Nicolo Paganini, que imagino debe funcionar en vivo más que en estudio, donde se siente un poquito demás. At Vance nos tiene acostumbrados a ejecutar piezas clásicas, pero siempre eran interpretadas por la banda (como la espectacular Quinta Sinfonía de Beethoven interpretada en su anterior disco), pero ahora no se entiende mucho lo que se hizo.

Princess of Ice, es sin duda un excelente fin del disco, porque es una muestra palpable de lo que hace At Vance, excelentes temas, ya sea rápidos como mid tempo, como éste, muy ganchero, con un gran coro, como señalé un gran fin del disco.

Si hay algo que me llamó la atención es que en esta quinta entrega, At Vance no incluyó ningún cover, algo que era casi como un sello, sobretodo los excelentes cobres de Abba que interpretaron en sus anteriores discos. Quizás como marcando una nueva etapa dentro de su carrera, con Mats Leven como punta de lanza.

En suma estamos en presencia de un discazo, uno de los mejores del pasado 2003 y sin duda, el mejor de la carrera de At Vance, una mezcla perfecta de potencia, poder y elegancia. Una banda poco valorada y poco conocida, pero que vale la pena tener en cuenta.

3 comentarios
  1. powermetal master Dice:

    El tema de este disco «Princess of ice». es un temazo wn.. es unos de mis favoritos.

  2. Carlos H Dice:

    Disculpa pero la banda si hizo un cover para este trabajo, claro está, este fue lanzado como Bonus Track en la edición Nipona, el tema elegido fue la genial «highway star» de Deep Purple!.

    Por cierto, muy acertado y preciso el review!.

  3. Rafael C Dice:

    Como dices , es imposible confundirse , usted sabe que es At vance lo que esta escuchando , Curtain will fall mi favorita , pero que preciosas canciones hay en este disco , una joya 10 puntos !

Los comentarios están desactivados.