Para ningún metalero debe ser misterio que Ronnie James Pavadona, más conocido como Ronnie James Dio, es una de las voces más inspiradoras en el heavy metal en toda su extensión. Dio, con su trabajo tanto en su propia banda, como en Black Sabbath y Rainbow, marcó a generaciones de metaleros, incluidos los suecos Astral Doors, quienes se formaron allá por el 2002 cuando el guitarrista Joachim Nordlund junto al baterista Johan Lindstedt decidieron formar una banda que sonara como las leyendas y para eso llamaron a un viejo amigo del guitarrista: el vocalista Nils Patrik Johansson. Ese año daban inicio a Astral Doors y empezaban su camino. Doce años después estamos escuchando su séptimo disco, Notes From The Shadows, sin perder en ningún momento la idea original que los llevó a iniciar el proyecto.

Last Temptation Of Christ da inicio al trabajo mostrando enseguida que Nils Patrik Johansson no tiene problemas en dejar en claro que Dio es su inspiración al cantar. Es un tremendo cantante que siempre muestra una fuerza y entrega en cada canción envidiables y que aprovecha un tema directo, sin pausas, con un sonido cercano al NWOBHM. Verdadero mazazo a la cabeza para iniciar el álbum.

La acción continúa con Disciples Of The Dragonlord que baja un poco las revoluciones. Un tema con un aura más oscura, mágica, que atrapa y no te suelta, que nos lleva a esos discos de los inicios del metal, que hablaban de ocultismo y oscuridad. Las guitarras de Joachim Nordlund mezclan el hardrock más clásico con el powermetal más moderno y logran entregar un sonido único, pero que siempre recuerda como bandas como Deep Purple, Rainbow y Black Sabbath le volaban la cabeza al mundo. Y acá quiero hacer un alto para alejar a cualquiera que espere encontrar en Astral Doors y en especial en Notes From The Shadows la nueva revolución del metal. Astral Doors es en todo momento un homenaje a las viejas glorias, un homenaje bien logrado, que fue hecho con pasión, no solo por cumplir.

Wailing Wall parte con una bonita intro de guitarra electro acústica, para luego seguir con la entrada de la batería de Johan Lindstedt, que es golpeada con mucha potencia y rítmica, pero siempre tratando de ser más parte de un conjunto, que mostrarse como un genio. Un tema que continúa con esos sonidos de hardrock y metal clásico, algo que claramente es el resultado de tantos años de búsqueda de un sonido que los defina como banda. No es fácil homenajear a los dioses y no caer en la repetición o la copia.

De repente nos encontramos con un viaje al pasado, podemos cerrar los ojos y sentir que lo que se inicia es la legendaria Man On The Silver Mountain de Rainbow, para dar paso a una versión más oscura de las voces de Johansson en Shadowchaser. Otro alto para desmentir una crítica que siempre se le ha hecho a este vocalista. Que solo se puede el sonido “a la Ronnie James Dio”. Esta crítica se basa solo en su trabajo en Astral Doors, pero quien quiera ver la versatilidad que tiene este sujeto, revise el trabajo que ha hecho en Civil War, Lion’s Share y Wuthering Heights. Continuando con Shadowchaser, destacar que es uno de los temazos en un tremendo disco, claramente uno de los temas que quedaran grabados en el oído de quien quiera dejarse llevar por el aura que trae Notes From The Shadows, con esa onda media blusera mezclada con el powermetal, al que los suecos nos tienen acostumbrados.

Lentamente se inicia Die Alone, que viene a ser el momento monumental, épico y grandioso del disco. Un mid-tempo muy heavy, muy poderoso. El soul de las guitarras de Norlund, las percusiones de Lindstedt brutalmente ejecutadas acompañadas por Ulf Lagertröm en el bajo y por los teclados de Joakim Roberg, quien se dedica a oscurecer y engrandecer el tema, y la entregada voz de Johannson, dan vida a LA canción del disco. Destinada a ser un clásico. Hoodoo Ceremony es una pausa en teclados, algo así como un intermedio, que permite superar la grandiosidad del tema anterior y dar paso al lado más hardrockero de Astral Doors, lado que se inicia con Southern Conjuration, un tema estructuralmente cercano a lo que mostro la banda en Wailing Wall muy directo, con una vibra muy positiva.

El trabajo continua en un estilo que en todo momento recuerda a Rainbow y a Dio con Walker The Stalker, Desert Nights e In The Name Of Rock. Tres temas que buscan mantener ese sonido más rockero, sin perder ni un poco de fuerza. Finalmente Confessions cierra el disco de manera gigante. Otro temazo a la lista dentro de un disco excelente. Un tema más powermetalero, con tintes de himno, pero en ningún momento dejando el sonido NWOBHM mezclado con hardrock que nos entregan Astral Doors en todo el trabajo.

Notes From The Shadows es un disco realmente gigante, que hay que escucharlo siempre recordando que Nils Patrik Johansson se juntó hace más de diez años con gente que quisiera revivir el sonido que hizo grande a Dio, Rainbow y Black Sabbath (en especial con Ronnie James Dio en voces), entre otros. Porque Astral Doors no es un ejemplo de originalidad, no vino a romper esquemas, ni a ser la nueva revelación, o la banda que construya las bases de futuro del metal. Astral Doors sigue la religión que cree que esas bases ya están construidas y que hay que buscar en ellas como es que el metal debe sonar.

“Carve My Name Into The Stone”

3 comentarios
  1. Bernard Dice:

    Oye el vocalista igual a Dio wn, la misma voz, el mismo tono, efectos. Da un poco de nostalgia, bastante diría, asi es el METAL, deja huellas permanentes.

    • Karim Saba Dice:

      esta banda nació inspirada en Dio …. y desarrolla un metal muy clasico. Vale la pena escucharla

Los comentarios están desactivados.