No cabe duda que Arjen Anthony Lucassen es uno de los músicos y compositores más prolíficos de las últimas décadas. Desde la mente de este multi-instrumentista neerlandés han salido algunas de las mejores obras del género metal/rock progresivo. Ya sea con Star One, Guilt Machine y su proyecto estrella Ayreon, por nombrar los más exitosos y conocidos en los que ha estado detrás.

El formato “Opera Rock” es algo que siempre le ha acomodado, dada su versatilidad compositiva y habilidad  para congregar a estrellas del Rock y Heavy Metal. No olvidemos que sus discos han contado con las insignes colaboraciones de músicos como Bruce Dickinson, James LaBrie, Andi Deris, Anneke Van Giersbergen, Hansi Kürsch, Fabio Lione, Timo Kotipelto, Russell Allen, Jorn Lande, Michael Äkerfeldt, Devin TownsendSteve Lee o el mismísimo Bob Catley. Muchos después siguieron esta tendencia, algunos con mayor o menor éxito, pero innegablemente quién patentó esta suerte de  “subgénero” en el metal fue Arjen; en mi opinión,  lo más cercano a Andrew Lloyd Webber (Jesus Christ Superstar / Phantom Of The Opera / Cats) que tiene el estilo.

Y adentrándonos en este nuevo trabajo llamado “Lost In The New Real -el primero que lanza en solitario luego de 18 años-, observaremos de inmediato que el holandés no tuvo la intención de repetir la fórmula  de Ayreon y Star One, partiendo de la base que hay no cantantes invitados y Arjen se hace cargo de todas las voces del disco. Musicalmente hablando es el  más “personal” que ha hecho en mucho tiempo, que mezcla lo mejor de leyendas como The Beatles, Queen, Alice Cooper, David Bowie, Pink Floyd, Alan Parsons, Jethro Tull, ELP y Cheap Trick, entre otras. Como ya se imaginarán, se trata de un trabajo que sigue una dirección más clásica que metalera.

Bien, de igual forma hay elementos que se mantienen, por ejemplo, que el disco sea conceptual y cada canción tenga un hilo conductor narrativo. La historia es más o menos la siguiente: Mr. L (Arjen) es un hombre del siglo XXI, que ha sido preservado criogénicamente luego de haber sido diagnosticado con una enfermedad terminal. Tras décadas durmiendo como Steve Rogers (Capitán América), es despertado en un futuro lejano donde ya existe la cura para salvarlo. Al abrir los ojos se da cuenta que todo ha cambiado de manera drástica y se verá inmerso en mundo donde no tiene certeza respecto a lo que separa la realidad de lo ficticio. El Dr. Voight-Kampff –encarnado por el tremendo actor Rutger Hauer (Blade Runner)- es el encargado de asesorarlo emocionalmente en la tarea por encajar y encontrar un lugar en esta nueva realidad a la que se enfrenta.

Líricamente las canciones muestran la visión de Mr. L frente a este nuevo mundo, haciendo referencias a temas como control de la población, internet, tecnología, asuntos ambientales y la propiedad intelectual. Todos temas atingentes hoy en día por cierto, pero tratados de una manera bastante inteligente en el contexto futurista en que se narra la historia. El disco abre con la psicodélica The New Real –con clara influencia de David Bowie-, que transmite una atmósfera de incertidumbre muy bien lograda a la usanza de los viejos films Sci-fi. Dr. Voight-Kampff despertando al protagonista, dándole la bienvenida y explicándole que su enfermedad ha sido curada. En la contraparte Mr. L comienza una especie de regresión recordando lo sucedido (“I remember dying / Shifting into black / I remember dreaming / Of a second chance”).  Pink Beatles In A Purple Zeppelin es una tremenda canción que, como es de esperar, contiene guiños a todas las bandas citadas en el título.  Compuesta de una agradable línea vocal y acompañada de guitarras acústicas y excelentes orquestaciones. En la introducción, Rutger Hauer aparece explicando que ya no tiene sentido hacer música si está todo hecho y para eso existen dispositivos que la generan automáticamente de acuerdo a los deseos de quién lo esta usando. La creatividad musical prácticamente desapareció y todo se reproduce al placer del oyente: “Pink Beatles In A Purple Zeppelin / Same old sound, different song / And the song remains the same / Pink Beatles In A Purple Zeppelín / Sounds so right, feels so wrong”.

Cambiando el enfoque rápidamente llega Parental Procreation Permit, oscuro mid-tempo, en donde se endurecen los riffs convirtiéndola en la más pesada y metalera de este trabajo. El coro es un paseo de influencias en donde se puede encontrar de todo:  metal, psicodelia, e incluso voces guturales –cortesía de Wilmer Waarbroek– que  le entregan un matiz interesantísimo. La sucede la folky y celta When I’m A Hundred Sixty-Four (en clara referencia a When I’m Sixty Four del  Sgt. Pepper’s de The Beatles). Aquí Mr. L se plantea la duda existencial de que si pasado todo ese tiempo seguirá manteniendo motivación y seguirá siendo relevante; o por el contrario, si se convertirá en un ser redundante y pasará sus vida anhelando que llegué la hora de morir. Una delicia auditiva de dos minutos y medio, en donde predomina la elegancia y el buen gusto…

Las alusiones a clásicos del rock siguen con E-Police, esta vez citando a Dream Police de los reyes del power-pop Cheap Trick. Y tiene toda la onda de la banda de Rick Nielsen y Robin Zander, ya que pone especial énfasis en melodías y coros pegajosos. La “Bowie-diana” y atmosférica Don’t Switch Me Off pone en el tapete la eterna pugna hombre vs máquina, mientras que la líneas vocales y armonías de Dr. Slumber’s Eternity Home recuerdan a ELO. En cambio Yellowstone Memorial Day es más cercano a lo hecho con Ayreon, pudiendo reconocer ciertos guiños en las estructuras rítmicas y en los riffs, que acá son mucho más potentes y adquieren mayor protagonismo.

¿Hace falta mencionar que Where Pigs Fly homenajea a Pink Floyd? También notaremos ciertos pasajes beatlescos y también de Queen, especialmente en el solo muy en la línea de Brian May. La letra habla sobre la dualidad que implica vivir en universos múltiples, donde lo acontecido con la vida de muchos personajes históricos no es la misma que conocemos: Darwin defended creation / Einstein travelled in time / Columbus discovered India / And Shakespeare couldn’t rhyme”.O también refiriéndose a músicos famosos: “Elvis was a vegan / Dylan never got stoned  / Alice was known as Vincent  / And Bowie was just Jones / Michael looked like Michael / Keith drank only juice / Madonna was a virgin / And Jimi played the flute”. El desenlace de la historia llega con el épico corte que le da nombre a esta placa, Lost In The New Real, de más de diez minutos de duración y que en gran medida es un compendio sonoro de todo lo que hemos escuchado a lo largo del trabajo. Mezclando partes atmosféricas, con secciones de cuerda y viento, y las voces de apoyo de Wilmer Waarbroek esta vez suenan a Klaus Meine de Scorpions.

El segundo disco contiene material extra que consiste en cinco canciones que quedaron fuera del disco conceptual, como la excelente Our Imperfect Race , la floydianas Is There No God? y The Social Recluse, la experimental The Space Hotel y You Entered The Reality Zone (con arreglos vocales a lo Queen). Composiciones de gran factura que son acompañadas, entre medio, por cinco versiones “a la Arjen” de clásicos correspondientes a conjuntos que lo han influenciado; es el caso de Welcome To The Machine (Pink Floyd), Veteran Of Psychic Wars (Blue Öyster Cult), Battle Of Evermore (Led Zeppelin), Some Other Time (Alan Parsons) y I’m A Slime (Frank Zappa). Quedé especialmente impresionado con el toque industrial que le imprimió a Welcome To The Machine y la majestuosidad alcanzada en The Battle Of Evermore, por lejos una de las canciones más épicas de todos los tiempos.

También quisiera destacar el excelente trabajo en el artwork a cargo del ilustrador chileno Claudio Bergamin (Halford, Criminal, Fahrenheit). Cada una de las canciones tienen su arte propio, todo bajo un aura influenciada por las clásicas películas y series sci-fi de antaño, pero dándole un toque actual bastante interesante (por ahí se hace referencia al Secuenciador de Sueños de Ayreon también). Ojo que Claudio, para personificar al Dr. Voight-Kampff en la portada, se basó y utilizó como referencia a un gran y reconocido músico nacional, nadie menos que Hugo Pirovich de Congreso. Los más observadores ya lo habrán notado seguramente.

Lost In The New Real es una gran producción que a pesar de sus virtudes será mejor valorado por quienes gustan del rock clásico y progresivo de los ’70. Quizás no sea del total agrado del público metalero más tradicional -hay poco de eso como mencioné-, no obstante, la calidad de las composiciones no debería dejar indiferente a nadie. Arjen no tuvo miedo de echar mano a sus influencias logrando un collage actualizado de las bandas que han creado el mejor rock de todos los tiempos. Si gustas de la buena música -y por cierto del sci-fi clásico- no dejes pasar la oportunidad de perderte en esta nueva realidad.

14 comentarios
  1. Chucao Dice:

    Un excelente disco y una muy buena reseña. Me da la impresión que Lucassen quiso hacer algo más íntimo, darse un gustito, pero inevitablemente terminó haciendo un discazo.

    • Dio Dice:

      Pobre Arjen, condenado a hacer discazos.
      Lo escucharé por estos días, debe ser un gran trabajo.

    • patopumpkin Dice:

      Olvidé comentar… Qué gran review! es un gusto que escriban y le den espacio a este tipo de artistas algo más «under» que las bandas de power más famosas con las que todos gozan, yo tardé un par de añítos en conocer a este genio musical y todo su mundo me llevó a nuevas bandas y expandir mi universo auditivo. Seguramente otros más chicos vivirán lo mismo tras esta reseña.

  2. Chronologo Dice:

    Aun no lo escucho, pero Arjen es un tipo que jamas ha decepcionado. Discazo tras discazo, un verdadero monstruo musical.

  3. peneka Dice:

    cuando viene la critica del ultimo dico de manowar???????

    hediondo de malo el disco!!!!!!
    espero que se mojen el potito los weones y hagan una critica como corrsponde!!

    Responder

    • Pedro Dice:

      Pagame las contribuciones de este mes por pertenecer a la página y lo tendrás la próxima semana.

    • Jaime Dice:

      Cuál es la finalidad de ensuciar los comentarios de un review, pidiendo otro review? Es ridículo.
      Buen comentario Pedro, como siempre. Y gran disco éste

  4. Tulius Dice:

    El disco es tremendo! de hecho apenas salio a la venta me lo fui a comprar. Las 15 lucas mejor gastadas del ultimo tiempo

  5. mindfreack Dice:

    pinks beatles in a purple zeppelin temaaaaaazoooo, where pigs fly muiy entretenido el tema ponganle mucha atencion a la letra
    y como dicen arjen esta condenado a hacer discazos, tengo el agrado de tener la mayoria de los discos de ayreon yy son la raja bueno tambien en Musica Para 3 el into the elctric castle Y LOKO que pedazo de discos, tambien el de guit machine los de star one weon prolificamente genial!

Los comentarios están desactivados.