“Skies are falling down”. No es Lisboa, es Santiago, pero el cielo se rompe de igual manera y la lluvia cae sobre el ancho y largo de la Alameda. La fila de asistentes hace contraste negro a las coloridas tiendas de ropa infantil que empiezan a cerrar por la galería donde se ubica Blondie: el lugar de reunión para esta noche de Power Metal latinoamericano.

Abren las puertas; pasos descienden hacia el salón subterráneo y la barra se hace lugar de conversación amena mientras el telón digital muestra el logo de la banda con el oscuro concepto artístico del álbum que justifica la gira. Dos paneles tapan los amplificadores, solo la batería es visible; se podría pensar que ayuda a la inmersión o que es una propuesta minimalista, no hay opción (para aquellos que les gusta registrar detalles) de una foto al hardware. De todos modos, hacia las últimas afinaciones a la batería, el ensombrecido escenario capta mayor atención y comienza a sonar a modo de intro “Dr. Tyrell’s Death”, perteneciente a la banda sonora de la distopía sci-fi Blade Runner. Tensión pura.

Con la banda instalada parcialmente, Bruno Valverde comienza un ritmo familiar en la batería. Nothing to Say prende como pesada marcha. Al medio del escenario, entre la neblina del hielo seco, Rafael Bittencourt se impone con presencia en saludo a los asistentes, que ya se encuentran rechazando el suelo al ritmo de la batucada cabeceable. El último en aparecer, el gran Fabio Lione comienza los primeros versos. El salón de la Blondie se transforma en una fuente de calor impresionante. “Oh, I saw the gleams of gold…” ni Fabio ni Rafa cantaron ese puente con mayor ímpetu que los asistentes. Un comienzo con todo de parte de la banda y del público, realmente no hay nada que decir (perdón lo Meruane).

En favor de la buena recepción de “ØMNI” y lo que significa para Angra, podemos anticipar que ocupará bastante protagonismo en el setlist. El riff de Travelers of Time comienza a sonar en la conducción de Rafa y Bruno, el público, por supuesto… “¡eh, eh, eh!”. Fabio aparece, pero una expresión en su cara y miradas inquietas acusan que algo no anda bien. Al parecer, un problema con el retorno impedía que Fabio se escuchara y el volumen oscilaba entre bajos y altos. Debido a esto, Fabio continuamente desapareció y apareció en el escenario. Por fortuna, venía el segmento de Rafa en voz, por lo que algo de tiempo hubo para arreglar el problema, pero no hubo frutos. En un momento Fabio simplemente no se escuchó a comodidad.

Bajo esta inseguridad de parte de la voz de Lione comienza Angels & Demons del majestuoso “Temple of Shadows”. Rafa entra en cuenta del calor y se libera de la chaqueta que soportó sobre sus hombros desde el inicio. Esta versión de la canción tuvo un ligero acomodo en la melodía, ajustándolo a un registro más grave que al álbum. Algo extraño suena, al parecer no es un tema que a Fabio le acomode del todo, cosa rara teniendo en cuenta el registro increíble del tenor italiano (y vaya que le gusta mostrarlo repitiendo un juego con el público que también realiza en sus presentaciones con Rhapsody).

Newborn Me, single del disco “Secret Garden”, es la siguiente. Si bien el público no prendió tanto al inicio, la parte instrumental de esta canción pone los pelos de punta. Para aquellos, más fans de la era Matos, fueron luego agasajados con Time, del recordado “Angels Cry” que fue aceptada en unanimidad y en completo coro, incluso los segmentos instrumentales cuyas melodías el público no se aguanta seguir en voz.

Volviendo al álbum de la gira, Light of Trascendence suena rápidamente. “Human conception comes!”, un tema hecho para ser coreado, bastante cómodo para Fabio por la cercanía a Rhapsody, pero el público pareció más entusiasta de corear la melodía que las letras. No a todos les resulta familiar el nuevo disco, el ambiente no estaba tan prendido, pero esto no duraría, ya que Rafa toma el intro de Running Alone e inmediatamente reanima al público con un clásico. Y volviendo a la gira desde la nostalgia, es el turno de mostrar Insania, canción desafío para Fabio por el agudo a alcanzar al final del coro. Los problemas de sonido no ayudaron a esto, pero nunca fue tan grave para un público que estuvo dispuesto a corear esta canción. Al parecer, una de las que ha llamado la atención de “ØMNI”.

Con una gran ovación y sólido apoyo de parte del público, se desarrolló el solo del joven Bruno Valverde que dejó a más de un asistente con la boca en el suelo. Sin embargo, no sería el único momento en donde escucharía voces de impresión y sorpresa. Black Widow’s Web, canción de “ØMNI” con Sandy y Alissa White-Gluz de invitadas, increíblemente fue parte del setlist, con Rafa tomando el lugar de Sandy y Lione cubriendo la gutural voz de Alissa. Caras de asombro por miles. “La voz de Fabio debería ser ilegal”, podrían haber pensado, sin recordar “Aeons of Raging Darkness” de Rhapsody of Fire.

Para Upper Levels, ØMNI – Silence Inside y Ego Painted Grey llegó el momento de admirar el talento de la banda. Estas canciones, que contienen gran habilidad técnica, refuerzan a Angra como banda también de Metal Progresivo. Los coros cedieron, pero las ganas estaban ahí, tranquilas esperando el regreso.

Rafael Bittencourt es el único integrante de la banda original, dedicando un pequeño discurso a como “ØMNI” es un renacer de la banda y la forma en que Marcelo Barbosa y Bruno Valverde se están haciendo parte fundamental de Angra. De todas maneras, Rafa recuerda a los integrantes que han pasado en la trayectoria de Angra y han dado los cimientos para una banda que este 9 de junio el público chileno le dio merecidos aplausos. Lisbon comienza con gran ovación y nostalgia. Una presentación genial de parte de la banda al recordar un tema del desmerecido “Fireworks“, el público lo agradeció con creces.

El narrativo tema Magic Mirror de “ØMNI” vendría a poner un punto seguido a la noche. O más bien, el comienzo del final. Luego del encore, Rafa sale solitario a manipular el encordado de clásico para interpretar Reaching Horizons, uno de los primeros temas de la banda. Un momento único en el escenario. La banda se compone de nuevo para la interpretación del tema que le da el título al álbum del 2001: Rebirth. Estas dos baladas trasladaron al público a otro ambiente, un antecierre bien planeado para despertar el recuerdo y rememorar también la era de Edú Falaschi y Aquiles Priester.

Dos temas de dos eras y así también sería el final. Los himnos de Angra (y probablemente las primeras canciones de muchos). Carry On suena y el público entra en frenesí, sin embargo, me da la sensación de que fue aún mayor la sorpresa cuando a media canción comienza Nova Era. Espectacular cierre desde lo más alto. La banda se despide con el outro-coda ØMNI – Infinite Nothing.

Varios que la pedíamos extrañamos Z.I.T.O, sin lugar a dudas. Pero este nuevo Angra probó su valía ante el público regalándonos pequeños momentos y algunas risas como cuando Rafa cedió su micrófono a Fabio. Es irónico, porque el aspecto que más me agrada de esta nueva era de la Diosa del Fuego, es que Bittencourt cada vez más se atreve con la parte lírica. También, algo de lo que estoy seguro (y sin desmerecer a Marcelo, que tocó increíble), es que Kiko Loureiro es todavía parte de la banda. La reunión de la pareja de guitarristas es inminente. Gracias Angra por poner a Latinoamérica en el mapa del Power Metal.

Posdata: Cabros, las uñetas y baquetas son sólo eso. Uñetas y baquetas. No es necesario calentarse por pequeños recuerdos para después cuando el recuerdo que vale está en el presente.

Setlist de Angra en Chile:

01. Nothing to Say
02. Travelers of Time
03. Angels and Demons
04. Newborn Me
05. Time
06. Light of Trascendence
07. Running Alone
08. Insania
09. Solo de Bruno Valverde (batería)
10. Black Widow’s Web
11. Upper Levels
12. OMNI – Silence Inside
13. Ego Painted Grey
14. Lisbon
15. Magic Mirror
Encore
16. Reaching Horizons
17. Rebirth
18. Carry On/Nova Era

Live Review: Gabriel Rocha
Fotos: Karim Saba