Concordaremos la gran mayoría de quienes asistimos al anterior concierto de Angra en Chile, en 2011 en el Teatro Teletón, que no fue una de las oportunidades en que mejor le han resultado las cosas en esta tierra. Severos problemas de sonido, poca cantidad de público, y sobre todo el lamentablemente decreciente rendimiento vocal de Edú Falaschi, fueron factores incidentes en que ni para los fans, ni muy seguramente para la banda, haya sido un concierto para llevar perpetuamente en la memoria. Tras la partida de Edú hace ya más de un año, que no por previsible dejó de ser dolorosa –especialmente para quienes tenemos en muy alta estima el período en que Falaschi estuvo a cargo de las voces de la Diosa del Fuego–, la banda quedó en una especie de “limbo”, en que se han tomado las cosas con cierta calma en la búsqueda de un cantante coterráneo, la cual sin dudas no debe ser fácil, porque hay que ponerse esos zapatos, la de ser el cantante de una de las bandas de rock latinoamericanas más trascendentes de todos los tiempos.

Pero mientras tanto, Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt nos sorprendieron con una noticia: invitaron nada menos que al italiano Fabio Tordiglione, más conocido como Fabio Lione, a cantar con la banda al festival “70.000 Tons Of Metal”, y al parecer la química funcionó de tal manera que se extendió el convite para hacer una pequeña gira por Sudamérica, la que por fortuna nos contempla. Qué podemos decir a estas alturas que no hayamos dicho de Lione, sin dudas uno de los mejores cantantes de la escena, que además de su gran voz demuestra mucha versatilidad, pasando de la épica de Rhapsody Of Fire a la sofisticación de Kamelot como quien cambia de canal en la televisión y sin perder identidad. Si varios teníamos a Lione en un podio por su rendimiento en Rhapsody, hubo que construirle otro piso al ver su gran manejo y capacidad de situarse en escenarios y estructuras musicales muy distintas a la épica de los itálicos. Ante ello, la promesa era similar a ver la presentación de un refuerzo de alta alcurnia en un partido internacional, la expectativa de un show potente e intenso que siempre prometen los brasileños creció al saber que Lione vendría como mascarón de proa.

ARIADNA PROJECT

Mucha incertidumbre, a distintos niveles, había respecto al primer número de apertura de la velada. Algunos no sabían quiénes eran, otros apostaban a que era “Adriana”, y un tercer nivel ya sabía que se trataba de una agrupación argentina, pero pocos conocíamos la propuesta de Ariadna Project. De esta forma, a las 20.00 horas, con un telón de Animal de Six Magics, y con un público que en esos momentos no superaba las 500 personas, lo que hizo temer en algún instante con repetir la escasa asistencia del último show de Angra el 2011, saldrían a escena los jóvenes argentinos, quienes no por no ser conocidos en nuestro país iban a dejar de llamar la atención, con su Power muy inspirado por la movida escandinava liderada, cómo no, por Stratovarius, con ese formato de quinteto con una sola guitarra y con un tecladista shredder como en este caso es Guillermo D’Medio.

Una propuesta interesante, cantada en español, con un vocalista como el calvo Rubén Gauna (con cierto parecido al “Sacha” Sáez, ex delantero de Audax Italiano) con un buen manejo de diversos matices y, en suma, con una propuesta bastante intensa y sobre todo muy melódica. Muy agradecidos por la oportunidad de estar mostrando sus temas allende los Andes, en treinta y cinco minutos los muchachos trasandinos exhibieron temas propios, como las destacadas Nuevo Amanecer y Aprendiendo a Creer, y cerraron con la notable Y Las Sombras Quedarán Atrás (tras la cual Rubén presentó al resto de la banda, Alexis Espinosa en bajo, Rodrigo Gudiña en guitarra y Jorge Perini en batería), más la hímnica e influyente Hunting High And Low de los ya míticos Strato. Buena banda, que fue capaz de sobreponerse a algunos problemas de sonido, y a la cual si bien le quedan algunas cosas por pulir (especialmente en el ámbito escénico), seguramente oiremos de ellos en el futuro, muy pronto.

Setlist Ariadna Project:

01.La Llave
02.Nuevo Amanecer
03.Muere La Noche
04.Aprendiendo a Creer
05.Y Las Sombras Quedarán Atrás
06.Hunting High And Low (cover de Stratovarius)

SIX MAGICS

Gracias a Dio comenzó a llegar más público y comenzó a formarse una masa más o menos respetable en la cancha del Caupolicán, más digna de la calidad de las bandas que se desempeñarían en escena. Y a las 20.50 horas llegaría el turno de ingresar al escenario a los nacionales de Six Magics que, hay que decirlo, se veían rarísimos sin su líder y referente Erick Ávila, reemplazado en esta oportunidad por Gabriel “Pickblade” Hidalgo, ex integrante de la banda y que no vamos a descubrir ahora su gran talento en las seis cuerdas. Erick está en Alemania trabajando en diversos proyectos, entre ellos la posibilidad de Six Magics de girar por Europa el próximo año, tal como lo señaló su vocalista Ely Vásquez, quien le dedicó el show a su líder físicamente ausente pero presente en todo lo que dice relación con la banda.

El quinteto nacional, compuesto –además de Ely y Erick, reemplazado por Gabriel en este show– por su cofundador Pablo Stagnaro en batería, Mauricio Nader en bajo y Pablo Sepúlveda en guitarras, tiene cancha y muchas horas de vuelo como para saber manejarse en este tipo de instancias, centrando su show en sus últimos trabajos, de los cuales nos mostraron Rolled, Falling Angels, Another Name (de su última placa, Falling Angels), además de They y Behind The Sorrow, sólo recordando su pasado más lejano con la contundente y muy Power Caleuche (The Flying Dutchman). Personalmente prefiero el Six Magics más cargado al Power que hacían hace algunos años, pero no por ello dejaremos de destacar la gran reinvención y atrevimiento de esta talentosa agrupación, que frecuentemente se saca lustre y que siempre luce de manera irreprochable en el escenario, además con el plus que le otorga su voz femenina. Se agradece la calidad, el profesionalismo y la entrega de una de las bandas líderes de la escena nacional, mostrada en media hora en el escenario del Caupolicán.

Setlist Six Magics:

01. Intro / Rolled
02. Falling Angels
03. Another Name
04. They
05. Behind The Sorrow
06. Caleuche (The Flying Dutchman)

ANGRA

Mayor tranquilidad comenzó a generar el público que desde el inicio de la jornada comenzó a rellenar la cancha del Caupolicán. A estas alturas, mientras el reloj ya pasaba de las 21.30 horas, la cantidad de personas superaba los cuatro dígitos y me atrevería a estimar en unos 1.200 espectadores, cosa que a uno le parece muchísimo más digno de la calidad e importancia de la Diosa del Fuego, aunque por cierto a uno le gustaría que fuese aun más gente y que siempre tuviéramos recintos llenos.

Cae el telón de Six Magics y se revela el de Angra, que no por ser “sencillo” dejaba de ser imponente, una adaptación de la carátula de Rebirth. También se dejó ver la batería, con dos parches de Angels Cry en los bombos. Y a las 21.50 horas se corta la música envasada del …And Justice For All, se apagan las luces y llegaría a su fin la espera, la incertidumbre, de cómo funcionaría Angra con un “refuerzo” en las voces como Fabio Lione.

Mientras sonaba la intro, el primero que pasó a su puesto fue Ricardo Confessori hacia los tarros, y luego paulatinamente se fueron instalando Kiko Loureiro, Rafael Bittencourt (con un bigote que lo hacía verse parecido al argentino Leopoldo Jacinto Luque) y Felipe Andreoli en sus respectivos puestos, comenzando a ejecutar una de las obras maestras que ha sabido componer esta banda, la gloriosa Angels Cry deldisco homónimo, que debe ser uno de los mejores discos debut de la historia del rock. Todo esto ante la alegría del público que sabía que estaba presenciando un instante glorioso. Quedaría sólo una duda: ¡cómo encaja aquí Fabio Lione! Y las primeras respuestas llegaron con este tema, en Fabio no encontraríamos la “delicadeza” de un André Matos pero sí otras virtudes, que el italiano muy inteligentemente se encargaría de hacer destacar, lo que se inició con este tema, donde Lione convierte ciertos instantes más “delicados” en momentos aguerridos, con menos facultades para llegar a los imposibles agudos de André, pero compensándolo con gran entrega y potencia, y sobre todo con un dominio absoluto de la posición de frontman, donde Fabio aprueba con honores.

Sin ninguna pausa Angra nos regalaría la soberbia y alucinante Nothing To Say del Holy Land, uno de los temas favoritos de gran parte de los fans de Angra dentro de los que, modestamente, me incluyo. La cantidad de influencias vertidas en esta canción, concentradas y optimizadas, generan un cóctel emocionante cada vez que uno la escucha, y con mayor razón en vivo. Pese a que Fabio marró en la letra en un momento, salvó con total suficiencia a tal punto que pocos se deben haber dado cuenta. A estas alturas ya notábamos una diferencia sustancial con el show del 2011, donde la banda se notó apagada, triste, específicamente recuerdo la cara de Felipe Andreoli, a quien en aquella ocasión se le notaba demasiado no estar disfrutando en el escenario. Ahora fue totalmente distinto, cuando inician la ejecución del tema, Kiko y Rafael se pararon al lado de la batería de Confessori y lo hicieron de manera coreografiada, se notaba que lo estaban pasando bien. Y eso reconfortaba a esas alturas, más allá de lo bien que lo estábamos pasando nosotros, el notar a la banda contenta fue uno de los puntos más altos de la jornada.

Con el protagonismo de Felipe en el bajo, que se va en un momento hacia el centro del escenario, vendría el momento de Waiting Silence de ese gigantesco disco que es el Temple Of Shadows. Un corte bastante más progresivo, otra de las principales influencias de Angra, que es una especie del persa Biobío del Metal, encuentras de todo, en distintas formas, etapas y antigüedades. A estas alturas ya podíamos hablar de una tendencia: Fabio se manejaría vocalmente más a sus anchas en los temas de la era de Edú, y es razonable. No quiero decir que en los temas de la era de Matos lo haya hecho mal, para nada, al contrario, sino que lo sentí más cómodo en las canciones de la segunda etapa de la carrera de Angra.

Fabio nos saluda, nos dice que hace frío pero que “con la buena música no es frío”, luciendo un español empeñoso y bastante aceptable. Nos cuenta que van a tocar temas de toda la discografía de la banda (cosa que como veremos cumplirían al pie de la letra), y que ahora volverían atrás con Time, uno de los temas más queridos de Angels Cry, donde Fabio, como dijimos, sin la delicadeza de Matos sino que con la potencia de un generador termonuclear industrial con doble turbina nos entregó una versión más aguerrida, quizás algo más rockera, recibida con bastante alegría, aunque probablemente con algo menos de pasión por parte del público de lo que uno habría esperado, que es un punto que se repetiría a lo largo de la jornada, puede ser el único pequeño “pero” de toda la velada.

Ya habíamos visitado los dos primeros discos con Matos y sería el turno del tercero, el fabuloso Fireworks, disco algo cuestionado pero que personalmente me fascina, pese a haber sido compuesto en un momento donde las relaciones humanas en Angra no andaban del todo bien. Y su single Lisbon sin duda es de sus temas más emblemáticos, donde Fabio mostró mucha entrega e inteligentemente no arriesgó con demasiados altos. El “oooh, skies are falling down” fue de los momentos más cantados de la noche.

Lione nos da las gracias tras los “olé, olé olé olé, Angraaaa, Angraaa” del público, y las miradas se dirigieron hacia el costado derecho del escenario (nuestra izquierda), donde Kiko Loureiro, haciendo gala de una gran versatilidad, se puso detrás del teclado, colgándose su guitarra en la espalda, y en modo piano comenzó a ejecutar junto a Fabio la estupenda Millennium Sun de Rebirth, primer disco de la era Falaschi. Hay pocas cosas más rockeras que ver a un chascón tocando piano y esa escena con Kiko a las teclas, se agradece. Palabras aparte para el desempeño de Fabio, que se ganó una ovación y unos “Faaabiooo, Faaabiooo” por su sensacional desempeño en este corte que pareció hecho para él.

La banda estaba contenta y se notaría en el siguiente momento. Fabio anuncia “una canción muy buena del Temple Of Shadows” y al inicio hubo una descoordinación con la batería de Confessori, momentos en los cuales Fabio salió jugando diciéndonos que nos había faltado gritar más. En ese tipo de situaciones se nota no sólo la “cancha” y experiencia sino que la armonía de la banda. Pues bien, pasado ese mínimo impasse sería el turno de la impresionante Winds Of Destination, que en el disco cuenta con la colaboración nada menos que del profesor Hans Jürgen Kursch, y que en un inicio fue “cubierto” por Felipe Andreoli, en el primer verso. Nuevamente Kiko en un momento se va hacia el piano, para después volver a hacer ese extraordinario dúo de guitarras gemelas con Rafa Bittencourt, quienes tienen una química muy especial para tocar juntos, cosa que se ratificaría minutos más tarde. Nuevamente destacar a Fabio, que no sólo era capaz de ponerse los zapatos de Matos y Falaschi y poder caminar con ellos, sino que también los de Hansi.

Tras los aplausos, Fabio nos señala que ahora van a tocar una de sus canciones favoritas, “una canción muy linda”. Y vemos a Confessori con una maraca grande marcando ese ritmo de música popular brasileña que caracteriza a Gentle Change, para posteriormente Kiko unirse a este fenómeno con dos maracas chicas. Un tema que transita por diversas tesituras, bastante difícil de ejecutar en vivo precisamente por su cantidad de matices y sutilezas, y donde nuevamente uno pudo notar a una banda pasándolo bien.

Fabio nos pregunta: “tú quiere más?” Ante el obvio “síiii” nos contrapreguntó “¿Una? ¿Tres? ¿Cinco? ¿Siete? ¡Tenemos que tocar tres horas!”, lo que obviamente causó gran alegría. Nos presentó un tema de Aurora Consurgens, que no sería cantado por él sino que por Rafael Bittencourt, tal como lo vimos en el recital pasado, donde Edú descansaría mientras Rafa cantaba The Voice Commanding You. Siempre he admirado profundamente a los músicos capaces de cantar y tocar algún instrumento, hay que tener una coordinación realmente formidable, y Bittencourt no es la excepción, su voz no es tan potente pero es un más que competente cantante y además le da un matiz distinto a los shows, es a todas luces un aporte. No es un tema sencillo y Rafa salió bastante airoso, aunque mi momento favorito es cuando losdosguitarristas se ponen de frente y se “cruzan” para tocar los solos armónicos, como sucede en este tema.

Los roadies de la banda se apresuraron en instalar una guitarra acústica, pues lo que vendría sería un tema dificilísimo de interpretar en vivo, Late Redemption del Temple Of Shadows, que como sabemos en estudio tiene la no despreciable colaboración del célebre cantante de música popular brasileña Milton Nascimento. Aquí entre Kiko, Rafa y Felipe cubrieron vocalmente el enorme espacio que utiliza Nascimento en este corte, con más garra que calidad vocal, pero bueno, tampoco es grave ni mucho menos, al contrario, se agradece el valor de atreverse a tocar en vivo un tema así, y que salió con números azules en el balance.

Nuevamente Kiko se dirigió al teclado y Fabio nos anuncia que “esta canción está en el segundo trabajo”, la fabulosa Silence And Distance, que podríamos entender como el “papá” de temas como Millennium Sun.La progresión de este tema es realmente fantástica y en vivo emociona, sin dudas es de los temas más queridos de la banda y se notó, pese a que, como dijimos anteriormente, quizás faltó un poquito más de entrega de parte del público, obviamente esto no incluye en lo absoluto a los muchachos/as que cantan todas las canciones. ¿Habrá influido el tratarse de un show al final de un día laboral/estudiantil pesado? Es posible. De todas formas no es algo grave, sólo me parece que fue el único factor que aprobó sin distinción máxima en toda la jornada.

Volviendo al show, llegaría el momento acústico, sólo con Kiko y Rafa sentados con sus guitarras. Loureiro nos dice en un español bastante correcto que ahora viene un momento más “intimista”, lo que obviamente causó los típicos gritos e insinuaciones que se hace en este tipo de situaciones. Nos dice que “no somos mucho de hacer esto en los conciertos, sino que en los hoteles y en nuestras casas”, que iban a tocar cosas “más viejas” porque “estamos un poco viejitos”, ante las risas y agrado del público, que además rió de buena gana junto a los guitarristas cuando Kiko no podía pronunciar la palabra “compuso”, diciéndole “composto” y después “composo”. Luego Kiko habla de que con Rafa antes tenían otra banda, todo bajo tal tipo de insinuaciones del respetable que incluso, a la usanza del Festival de Viña, les pedía “el beso”, lo que fue recibido con gran humor por ambos, especialmente por Rafa que se paró a darle un abrazo “fraterno” a Kiko, que nos cuenta que el siguiente tema sería algo que Rafa, “uno de los mejores compositores del mundo”, escribió cuando tenía diecisiete años. Y sería una sorpresa pues no estaba contemplada en el setlist, el tema más antiguo ejecutado durante la velada, la emotiva Reaching Horizons, sólo con ambas guitarras y la voz de Rafael, ovacionado merecidamente.

Seguiría el momento acústico con el único tema de la noche que recordó al disparejo Aqua, el último disco de la banda, pero que para hacer justicia con la promesa de recorrer toda su discografía, había que recordar. Bonito tema A Monster In Her Eyes, con “influencias andinas” como señaló el propio Kiko, y que luego dio paso al último corte de la fase acústica del show, la inolvidable Make Believe, cantada por Kiko, de forma bastante correcta y muy aguerrida, se agradece cuando uno nota en los músicos que están dando todo lo que tienen e incluso más de lo que uno espera. Excelente la parte acústica del show, fue un quiebre necesario y con la duración precisa.

Con rapidez los roadies desarmaron el set acústico para la vuelta del resto de la banda escena, para ejecutar lo siguiente, que sería la melancólicamente impecable No Pain For The Dead del Temple Of Shadows, que cuenta en estudio con la voz femenina de Sabine Edelsbacher (cantante de Edensbridge), la que fue cubierta de forma muy entregada por Rafa Bittencourt, ganándose muchos aplausos.

Ya acercándonos al final, Fabio nos cuenta que el setlist es un poco diferente a lo que tocaron en Buenos Aires y en Brasil, lo cual fue recibido de muy buena forma, y nos anuncia un tema que no estaba en el set. Wings Of Reality, del Fireworks, fue el primer tema de Angra en Chile en el ya lejano 18 de Abril de 1999, en el mismo recinto. Para quienes tuvimos la fortuna de asistir a ese inolvidable show fue un momento bastante emotivo, además de ser un tema de calidad incuestionable y que fue bastante disfrutado, máxime al considerar que era una novedad que Angra nos estaba entregando.

Y para cerrar la primera parte del show, Angra saldaría una deuda. Y una de esas grandes. Si no me falla la memoria, nunca habían tocado Evil Warning en Chile, pese a que sin dudas es uno de los temas top de la carrera de la Diosa del Fuego. Pues bien, al fin vimos al público mucho más entregado y comprometido, y no era para menos, nos estaban regalando uno de los clásicos máximos del Angels Cry, para cerrar la primera parte del show, con un setlist de ensueño.

Tras el encore se escuchan los inconfundibles sones de la Sinfonía Inconclusa de Franz Schubert, lo que de todas maneras nos llevaría a un solo destino, que no es otro que la fabulosa y atemporal Carry On, probablemente el máximo himno de la carrera de los brasileños. Otra pequeña deuda: en los últimos tiempos cuando la tocaban en vivo estaban cortándola a la mitad, cosa que es derechamente un crimen, pero por fortuna en esta oportunidad la tocarían completa. Qué decir de Fabio que no hayamos dicho, el tipo es un monstruo, que claro, se vio complicado y con las venas de su frente y cuello al borde de reventarse al tratar de responder a las exigencias de este tema, pero salió adelante con una garra incuestionable. Excelente momento, más aun al repetirse esa posición de frente a frente entre Kiko y Rafa al momento de los solos que brinda un plus escénico importante.

En un tono algo más relajado y festivo, Kiko sale a escena con una cámara con un trípode grabando a la banda y a la gente, mientras los restantes músicos comenzaban la ejecución de Rebirth, el penúltimo tema de la velada. Conmueve la entrega de los muchachos cuando entre todos cantan el “recalling, retreating, returning, retreaving”, y así se entendió, siendo muy aplaudidos.

Y sin parar, llegaría el último tema de la noche, la enorme Nova Era, tema estandarte de la era Falaschi, que abre no sólo Rebirth sino que la fructífera era de Edú en la banda por allá por el año 2001. Recién en esos momentos le llegó a escena una bandera chilena a Kiko, a ese pequeño tipo de cosas me refiero cuando señalo que quizás faltó un poquito de mayor participación del público en el show, el público es parte importante del espectáculo. Y así, a las 23:55 horas, y con el outro Gate XIII de fondo, tras dos horas y cinco minutos, la banda se despide del escenario con una sonrisa de oreja a oreja, merecida y bien ganada.

Más allá de la óptima, valiente y aguerrida presentación de Fabio Lione enlas voces, creo que lo más relevante del show fue el haber notado que Angra está dando pasos para volver a ser lo que fue. La sensación con la que nos quedamos en su concierto anterior fue de preocupación, se notaba a una banda tensa y que no disfrutaba demasiado lo que estaba haciendo, -más allá de su profesionalismo incuestionable-, a tal punto que no pocos nos cuestionamos acerca del futuro de la agrupación. Pero ahora nos quedamos con la sensación de tranquilidad de haber visto a los brasileños (y al italiano) dejando “todo en la cancha”, y es de esperar que esto sea el inicio de un proceso de reconstrucción compositiva, que acierten con el cantante que elijan, y que sigan maravillándonos con ese tipo de composiciones que sólo ellos pueden hacer. Por ahora, nos quedamos contentos al ver que hicieron un show a la altura de su legado y trascendencia.

Setlist de Angra:

01. Intro / Angels Cry
02. Nothing to Say
03. Waiting Silence
04. Time
05. Lisbon
06. Millennium Sun
07. Winds of Destination
08. Gentle Change
09. The Voice Commanding You (cantada por Rafael Bittencourt)
10. Late Redemption
11. Silence and Distance
12. Reaching Horizons (cantada por Rafael Bittencourt)
13. A Monster In Her Eyes (cantada por Rafael Bittencourt)
14. Make Believe (cantada por Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt)
15. No Pain for the Dead
16. Wings Of Reality
17. Evil Warning
Encore
18. Unfinished Allegro / Carry On
19. Rebirth
20. Nova Era

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

 

18 comentarios
  1. Joaco_Matos Dice:

    Sin duda fue un concierto para fanáticos. En mi posición individual lo disfruté a concho, pero muchos no estuvieron a la altura, un tipo al lado mío me preguntó como se llamaba la canción que estaban tocando en acústico (refiriéndose a Reaching Horizons). Sólo los que siguen de siempre a Angra sabrán que es del primer EP de la banda, incluso antes de Angels cry. Los fanáticos lo disfrutamos como quinceañeros. Aún parece que la banda busca consolidarse luego de la salida de Edu, pero como bien dice Darío, avanzó a pasos agigantados. Inteligentes con el setlist y con la elección del cantante, Lione es una bestia, nunca lo había visto en vivo y es tremendo.

    • Messenger in flames Dice:

      Sin querer ser una especie de Profe Campusano,originalmente es del demo Reaching Horizons (tremendo demo en todo caso) del 92 y despues fue regrabada en el Freedom Call

  2. Diego A. Arcis Dice:

    Buen review, pero ¿como que disparejo Aqua?, yo lo encuentro excelente, mejor que Aurora, pero bueno, es cosa de gustos!… Saudos!

  3. Hernan Lofre Dice:

    Una pequeña correccion, la cancion «Y las sombras quedaran atras» no es un cover,es de Ariadna projet….Barilari la hizo conocida, pero pertenece a dicha banda. Saludos desde el otro lado de la cordillera.

  4. Margarita Laines Dice:

    fue increible el show quiza como dicen mas bien para seguidores de la carrera de ANGRA, debo decir que mantienen su escencia que su corazon son Rafael y Kiko… y que Rafael hizo una entrega completa siendo quiza el que mas brillo en el show …

  5. Andres del Pino Dice:

    Excelentes musicos, fue increible haber visto por primera vez a Angra, la verdad bastante perdido ya que les habia perdido la pista desde el 2000. Pero para un metalero viejo y ahora powermetalero fue un agrado.

  6. Damian Dice:

    en mi opinion a fabio le quedo grande Angra sobre todo los temas de Andre nose cual es el fanatismo por el nadie lo niega es un buen cantante pero no es la voz que encaja con Angra veo que esta gira es mas por dinero que otra cosa nose lo mejor es que se dediquen a buscar un nuevo vocalista que lleve a Angra en a lo alto

  7. Daniel Dice:

    Excelente presentación! El setlist estuvo impecable. Si bien siento que el sonido no acompañó mucho ni que ni Kiko ni Rafael estuvieron muy ‘finos’ en varios pasajes, lo importante es que a nivel general se sintió a una banda compenetrada.
    Lo mejor, tal como lo dice el autor, es ver a una banda llena de energía y entusiasmada de nuevo.

    Fabio, si bien no «es para Angra» como dicen algunos, demostró una vez más que es un vocalista de elite y que su capacidad no puede ponerse en duda. Tiene muchos recursos e hizo varias canciones de Angra «suyas». A esperar que la banda encuentre un vocalista que los pueda llevar a lo más alto de nuevo.

  8. Hydora Dice:

    Jamás pensé que interpretarían No Pain For The Dead, una sorpresa infinitamente agradable en ese momento.

    • Rocko Dice:

      Ciertamente compipa! Ese tema es gigante… Si hubiesen tocado Shadow Hunter con acustica ubiese sido notable!

  9. Joako Dice:

    Muy buen review, el setlist me parecio increible, como un grandes exitos, cosa que se aprecia mucho. Por otra parte una lastima que se haya ido Priester, ya que confessori no le llega a la altura, y el sonido en general no fue muy bueno, reventando demasiado los agudos y exagerando los ecos en los gritos de Fabio. Pero a pesar de todo fue un show memorable!

  10. marcelo Dice:

    QUE GRAN CONCIERTO!!! aun no entiendo como el públiko estuvo tan calmoo!!! tocaron los mejores temas y a pesar de muchos factores que ya todos han mencionado…nos dejo un buen sabor de boca angra,,,,,,,en stratovarius no se escuxaba la voz de timo pork el publiko cabtaba y coreaba cada cancion de la banda…ojala esa energia se haya visto el juevesss…… bueno que mas decir larga vida a angra!!!! y animensee los weones que van a los conciertos o sino los mandamos a ver bandas coreanas de pop!!!

  11. Messenger in flames Dice:

    Sin haber ido a ver a Angra me he fijado en algo respecto al mal tiempo que tuvieron ultimamente antes de la salida de Edu, Angra tiene 22 años de existencia, es una banda de una calidad soberbia y en algun momento debian pasar por algo asi, es como en todo orden de cosas, por algo los grandes son grandes, porque no solo viven de victorias, sino que tambien son dignos y salen airosos de situaciones dificiles

  12. StratovargasH Dice:

    Grande ANGRA!!!! Setlist preciso, y Fabio que Saco Carry on no se como.
    Gran Concierto y ojala sigan dando oportunidad a las bandas chilena es estos espectaculos.

  13. Baco Dice:

    Fabio Lione a esta altura le compite a Ripper Owens ( y para los mas viejos a Jeff Scott Soto) en cuanto a ser galleta de cuanta banda del genero tenga problemas. En todo caso gran frontman, ojala se afiate a una banda en forma estable

Los comentarios están desactivados.