antmank18

Ciertamente era una noche muy especial la que habríamos de vivir el pasado Domingo. Ya habíamos sido honrados con la presencia de Anneke Van Giersbergen, tanto en solitario como con su anterior banda; también Anathema nos había visitado dejándonos memorables postales; incluso alguna vez pudimos ver a Anneke y Danny (guitarrista y ocasional vocalista de Anathema) juntos, pero jamás se había dado tener en una misma noche y en un mismo lugar a dos artistas tan connotados como Anneke y Anathema juntos. Sin embargo parecía ser cosa de tiempo para que esto cambiara, pues ya es conocida la gran amistad que une a los músicos y una gira en conjunto se hacía evidente. Añadamos a eso la decepción momentánea de los fans cuando hace un par de meses Anathema se vio obligo a posponer la gira por el continente, y nos daremos cuenta de cuan ansiada era esta velada.

Para los fanáticos de The Gathering, ver un show de Anneke Van Giersbergen es casi un deber. A punta de carisma, talento y entrega, la oriunda de Sint Michielsgestel se ha hecho de tantos fans como su anterior banda, fans que por cierto reconocen en ella un legado importante. Por esto y porque su propuesta musical simplemente convence (sumado, claro al hecho de contar con el apoyo de una banda de la envergadura de Anathema), no extrañó que fueran muchísimos los fanáticos que se apersonaron en el pequeño coloso Caupolicán. La verdad yo dudaba un poco sobre la convocatoria que pudiese tener el evento, pero lo concreto es que el sector de cancha se encontraba realmente repleto, y el sector central de la tribuna fue habilitado, con lo que caculo en unas 2.000 personas la asistencia. Número más, números menos, lo cierto es que el vínculo forjado con sus fans chilenos no se debilita con los años, si no que se fortalece.

antmank01Para convencerse de ello bastaría simplemente analizar los primeros segundos en los que la rubia (ahora está rubia) pisó el escenario, aún antes siquiera de acercarse al micrófono. Fue una ovación total que hizo estremecer al teatro y muy probablemente a ella también. Eran las 21:04 de la –muy fría– noche cuando sus músicos acompañantes comenzaron a ejecutar Fury, tema que puede encontrarse en lo que hasta hora es su más reciente producción: el disco en vivo Live In Europe. Pese a ser un tema relativamente nuevo, la recepción de la gente fue excelente, tanto así que fue muy coreada y bailada, y es que la energía de esta mujer contagia. Eso sí, aquél momento palideció al lado de lo que vino inmediatamente después. Fue genial, y no dejaba de pensar que hacía unas pocas semanas otra banda había estado en ese mismo escenario interpretando el mismo tema: Saturnine. Es simplemente una de las canciones más potentes y alucinantes en la discografía de The Gathering (y Anneke, pues ella lo compuso). Seguramente no fui el único que recordó esa mágica noche del 2007. ¡Fue estremecedor! Simplemente emocionante. Es uno de las canciones “regalonas” de la audiencia y de la artista, así que el nivel de entrega por parte de ambos fue máximo.

Luego, en un despliegue de multifuncionalidad que no deja de sorprender, Anneke se sienta al piano (que hasta ese momento había estado abandonado en el escenario) para interpretar Ice Water, que por cierto permitió apreciar la magnitud de su vozarrón. Y siguiendo con la demostración de su destreza, tomó luego una guitarra y dio el vamos a I Want, aquella extraña y feliz canción de In Your Room (2009). No se imaginan cuánta sensación provocaron sus “tu tu tu tu” del estribillo. Al terminar, y aún en medio de una ovación gigante, se anota con un C-H-I, algo que le fascina de nuestro país (¡pueden leerlo en su Twitter!), para dar rápidamente paso a Adore (de verdad, esto era sin pausa alguna), del mismo álbum. Acá el público tuvo una respuesta más bien pasiva (sin perjuicio de que varios cantaran), sólo al final vino a estallar en un gran aplauso. Algo similar ocurrió con Hey Ok, también de In Your Room, aunque aquí la gente prendió más, mucho más.

Con Laugh It Out la gente se dejó llevar por la vibra de la canción y por fin se pudo ver a una buena porción de gente saltando. Antes de eso sólo habían sido pequeños grupos aislados, y la mayoría se conformaba con alzar manos y puños. Luego de ese envión de energía, Anneke consideró que era hora de calmar el asunto, se fue nuevamente hacia el piano, mientras todos los demás músicos dejaban el escenario. Pregunta que si estamos listos para “una linda canción” y se ríe del hecho de que sólo las chicas contesten animosamente “¡Sí!” y de que los hombres más bien respondan “Seh…”. Preguntó por las personas enamoradas y se sorprendió (y se mató de risa) al ver que eran “tres personas”. Luego un enamorado fan (tratando de dar fe de que los hombres tenemos sentimientos) gritó algo así como “I love you forver”; no se entendió mucho y ella bromeando respondió “I love my mother? Me too! I’m gonna tell her when see her”. Y bueno, todo el mundo muerto de risa con aquél momento. Así, entre broma y broma, llegó uno de los momentos más lindos de la noche, con una atmósfera de intimidad y paz que rara vez se ve en un concierto de Rock. La calidez transmitida con Wonder es algo indescriptible, algo simplemente conmovedor, mágico.

antmank04

Luego vino una vuelta a la era con The Gathering, y la elegida fue ni más sin menos que Shrink, uno de los grandes clásicos de la banda, y como tal, no pudo sino ser coreada y rabiar por los más nostálgicos. Luego una suerte de rareza, y es que no todos los días se ve a Anneke versionando al maestro Devin Townsend. Lo cierto es que su versión de Hiperdrive (canción del álbum Addicted, y en el que por cierto aporta con su voz) resultó verdaderamente genial y al público le fascinó. Su disco Air había estado un poquito olvidado pues de allí sólo había rescatado I Want, por lo tanto era pertinente echar mano a Beautiful One, un tema que deja ver todo el gatherianismo que dejaba ver aún en su disco debut, cosa que (digámoslo sin rodeos) al público le encanta. Hubo un instante en que la música bajó de intensidad, y fue entonces cuando la totalidad de la audiencia pudo cantar casi por su cuenta en estribillo de la canción. Esto pareció emocionar a Anneke, o al menos la alegró mucho. Fue uno de los momentos más especiales de la noche.

Ya casi llegando al final volvió a su pasado con The Gathering, ahora para deleitar con Locked Away, uno de esos temas lentos, en toda la onda doom que aún no abandonaba a la banda durante los 90’s. Honestamente, es una canción que a mí nunca me gustó mucho, pero sentí que en esta versión de Anneke ganó mucho en fuerza y vitalidad. La que no necesita vitalidad extra es Witnesses, otro corte extraído de Air, y que destaca por sus cambios de ritmo. Si bien siempre mantiene esa atmósfera expectante y frenética, va constantemente acelerando y ganando potencia hasta convertirse casi en un caos. Una canción ideal, creo yo, para coronar un show notable, lleno de una impresionante variedad de momentos, climas y emociones. Fue exactamente una hora de show, trece canciones que dejaron todos los asistentes satisfechos y felices. Extrañamente, no hubo encore, aunque la gente lo pidió. Esto seguramente porque la banda de fondo tenía presupuestado un show más bien largo, así que se optó un número prudente de canciones. Y hablando de la banda de fondo…

Setlist Anneke van Giersbergen:

01. Fury
02. Saturnine
03. Ice Water
04. I Want
05. Adore
06. Hey Ok!
07. Laugh It Out
08. Wonder
09. Shrink
10. Hiperdrive
11. Beautiful One
12. Locked Away
13. Witnesses

antmank20Parto esta segunda parte con una confesión. La vez que asistí a un concierto de Anathema lo hice sin mayores expectativas. Yo iba con la esperanza de escuchar sus temas de Judgement o Alternative 4, pues su nueva propuesta me agradaba, no me fascinaba. Cuento corto: esa noche me di cuenta de que escuchar las canciones de Anathema en un disco es una cosa, y escucharlos en vivo es otra, y muy, muy distinta. Por otro lado, y quizás también a modo de confesión, pensé que una buena parte de la audiencia había ido a ver a Anneke, más que Anathema. ¡Error! O por lo menos eso me dieron a entender los multitudinarios “¡Anathema! ¡Anathema!” al final del show de Anneke, cuando ella ya se había retirado. Mayormente, no había fanáticos de uno u otro artista, diría que todos fanáticos de ambos.

Media hora después del show de Anneke aún sonaba una muy desagradable música envasada que no hacía sino aumentar las ansias de que los de Liverpool salieran de una buena vez. Era tan desquiciante la mencionada música, que no veía la hora de que se apagaran las luces y comenzara el show. Estaba en eso, lamentándome, cuando sucede lo que los 2.000 asistentes esperábamos: comienzan a salir uno a uno los miembros de Anathema. Daniel Cardoso fue el primer en ir a ubicarse tras sus dos teclados, al tiempo que John Douglas tomaba posición en su batería; luego el menor de los mellizos Cavanagh, Jamie, pasó a ubicarse con su bajo a la izquierda del escenario (derecha del público); el mayor de los hermanos, Danny, tomó su guitarra y se instaló del lado opuesto de Jamie; el último en salir fue Vincent, y para ese momento la ovación era tan enorme que la cara de sorpresa del quinteto lo decía todo: no lo podían creer. Cuando comenzaron a caer algunas serpentinas, (como las de los estadios) los tipos pusieron caras de “¡Qué cresta está pasando!” Y es que ni ellos se esperaban semejante recepción.

Incluso yo estaba sorprendido, y para cuando comenzaron con los primeros acordes de Thin Air todo era descontrol y catarsis. ¡Tremendo! Incluso en la parte inicial del tema, que es más bien tranquila y pausada, la gente elevaba sus manos y aplaudía al ritmo del bajo de Jamie, mientras gritaba la curiosa letra. Ni hablar del coro, ¡desmadre total! Fue un instante arrollador, y era sólo el comienzo. Hacia el final de la canción hizo su entrada Lee Douglas, la dueña de esa hermosa voz que ha venido acompañando a la banda desde el 2000, y cuya labor en las segundas voces le dio un toque genial. Cabe decir eso sí que el sonido no era el mejor en el arranque: sonaba todo (en especial la voz de Vincent) demasiado alto y por momentos se saturaba bastante. Independiente de eso, la energía del momento y el desplante de Vinnie hacia olvidar por completo esas falencias (netamente técnicas). Terminada la canción Lee devuelve unas serpentinas al público, la gente ríe, los tres Cavanagh con una sonrisa de oreja a oreja, y de pronto uno se sentía en un ambiente muy especial, casi de camaradería o celebración.

antmank23

Lee permaneció en el escenario, y cuando Les comienza a ejecutar con su teclado los acordes de Summernight Horizon, el público comenzó a gritar desaforadamente, como si se tratara del más grade los clásicos de la banda, lo que no dejó de llamarme la atención, pero no llegó a extrañarme. Y es que en términos de recepción, Anathema hace rato dejó claro que el camino que adoptaron con Eternity fue el más adecuado. La verdad, y lo digo con cierta pena, creo que son pocos los que echan de menos la etapa más oscura y Doom de los primeros discos. El nivel de euforia provocado por Summernight Horizon me hizo entender todo eso. La banda venía proporcionando su disco We’re Here Because We’re Here (WHBWH), con un Anathema modelo 2010, y ese es el Anathema que la fanaticada ama. Y hablando de promoción el nuevo disco, continuaron con Dreaming Light, ya sin Lee (quien se retiró tras el escenario), y aún con la ovación que dejó en el recinto el tema anterior. No había pausa entre medio de las cancines, pero el tránsito de emoción en emoción era muy natural. De la euforia de hacía unos segundos, a la más profunda melancolía de Dreaming Light. No me extrañó en absoluto ver a una chica a mi lado llorar de la emoción; y es que este corte evoca los aspectos más sensibles de cada quien, y la interpretación en vivo de Vincent y los demás exacerbaba eso mucho más. Un bellísimo momento. Inolvidable la expresión de emoción y gratitud en la cara del vocalista.

Si hay un tema que me gusta de la nueva placa, ése es Everything. Es que el coro me parece simplemente fuera de serie, sublime, prodigioso y muchos adjetivos más, así que hasta yo me volví loco cuando comenzaron a ejecutarla. Se convirtió así en la cuarta canción de la noche y la cuarta de aquél disco en ser interpretada. Como decía: esta canción me llega muchísimo, y escucharla en vivo fue uno de los mejores momentos que he experimentado en conciertos a lo largo de mi vida; y no exagero. Sentía que cada molécula en mi organismo se estremecía con los tonos que producía la banda, y cada nota de ese preciosísimo coro cantado por Lee, Vincent y Danny me hacían volver a creer en la humanidad. Quiero decir: es de una belleza tal, que hace desaparecer todo, y por un momento todo en el mundo está perfecto. Despegué mi vista del escenario un momento y hacia cada uno de mis lados podía ver la emoción en los rostros de los asistentes, más de alguna lágrima llegué a ver. Ese instante, amigos, los segundos finales, fue para mí el más hermoso de la noche. Se fue directo a la estantería de momentos inolvidables.

antmank26Por fin una pausa para interactuar algo más con la audiencia. «¡Hola, Chile!» Enuncia Vinnie en español, y el grito del público lo despeinó más de lo que estaba. Se mostraba muy feliz y agradecido de poder estar de vuelta en el país, y de algún modo uno sabía que eran palabras sinceras y no los clásicos clichés que todos dicen a donde sea que van. Ya siguiendo con la música, salieron de WHBWH para volver a Natural Disaster (¡del 2003!), su anterior trabajo, e interpretar la casi instrumental Closer. Fue como escaparse seis minutos a una especie de fiesta de música electrónica. Danny dejó su guitarra de lado y se dedicó por varios pasajes a dirigir la fiesta, pidiendo palmas y más energía, lo que por su puesto el público entregaba sin dudar. Vincent se fue a poner tras otro teclado (que hasta ese momento yo ni había visto) para poder reproducir los hipnóticos acordes de la canción. Terminada esa canción, le entregan a Vincent una electroacústica, al tiempo que Lee vuelve al escenario, de esta forma comienza a sonar Angels Walk Among Us, otro de los buenos cortes de WHBWH, y que dejó al público sumido en un evidente éxtasis.

Luego vino uno de esos clásicos que siempre están en las lista de “tienen que tocarlos o me mato” en lo que respecta a Anathema: Deep, del colosal Judgement (1999). Ni les explico el nivel algarabía desplegado por la audiencia apenas comenzó a sonar, ¡fue increíble! Luego de vuelta a WHBWH para regalar A Simple Mistake, que no hizo otra cosa que resaltar el hecho de que el nuevo disco ha tenido una aceptación enorme entre sus más fieles seguidores. Al terminar la canción el estruendo producido por los “¡Anathema! Anathema!” de los fans era tan grande que Vincent, notoriamente feliz y emocionado, agradeció mucho el cariño y el apoyo; dijo además que su madre, fallecida hace varios años, estaría muy orgullosa si pudiera verlo a él y a sus hermanos cosechando el éxito de su trabajo. Todo sirvió de introducción para la siguiente canción: One Last Goodbye. Bastó que Vincent nombrara la canción para que quedara la grande. Y es que es otro clásico de Judgement, y uno de las canción más bellas ya atesoradas por los amantes de Anathema. La atmósfera de nostalgia que se produjo en ese pasaje era casi palpable, la amargura y pasión en la voz de los Cavanagh helaba los huesos y anudaban la garganta. Al terminar Jamie, dibujaba una mueca de pena en su cara, y agradece aplaudiendo a la audiencia. Uno de esos momentos que como ser humano no te puede dejar indiferente.

Luego vino la tremenda Empty, uno de los cortes más poderoso de Alternative 4, y con el cual sencillamente la rompieron. Nunca antes en la noche había visto gente flotando sobre el público (stage diving), y Vincent se volvía igual de loco, rasgando su guitarra con ira y cantando con tal fuerza que lastimaba los oídos. Y como si ese paseo por Alternative 4 no fuera suficientemente majestuoso, permanecieron allí y nos regalaron Lost Control. ¡Qué temazo! Y qué maestro es Vincent, su interpretación simplemente atrapa. El público seguía vuelto completamente loco, y eso no cambió mucho con Universal, que significó un regreso hacia lo más nuevo. Fue notable el dueto realizado por Danny y Vinnie, ambos cantan realmente muy bien y, cuando quieren, te vuelan la cabeza. Al final una pausa para agradecer a su equipo técnico y por cierto a Anneke por acompañarlos. Así, luego de brindar con unas cervezas, John da el conteo e inicia Flying, cuyo desgarrado coro fue entonado sentidamente todo el mundo. Al finalizar, casi todos abandonan el escenario, por lo que Are You There? fue interpretada sólo por Danny, junto a su guitarra electro-acústica. Esto también trajo momentos memorables, como cuando dejó de tocar y cantar para permitir al público cantar a capella, fue muy, muy emotivo.

antmank39

Pero más emotivo fue lo que vino en seguida. Aprovechando que estaba él sólo en el escenario, y que Anneke andaba dando vueltas allá atrás, la llamó e interpretaron a dúo The Blower’s Daughter (del ya mítico Damien Rice). Nuevamente con un nudo en la garganta y la melancolía a flor de piel el público la cantó íntegramente, pero con un detalle: no la cantó a todo pulmón, sino que con mucha suavidad y sentimiento. Yo estaba absolutamente maravillado por la simpleza de la canción y por lo angelical de la voz de Anneke. De verdad: se apretaba el corazón. Al terminar la ovación para Danny y Anneke fue quizás de las más monstruosas de la noche. Después vuelve el resto de la banda, Vincent pregunta si estamos bien («Are you ok!?») y anuncia que se viene algo de lo antiguo de la banda. Creo que nadie imaginó de qué podía tratarse: la tremenda y mítica Angelica. Aquí sí que la gente se lo cantó todo a todo pulmón, como escupiendo el alma sobre el escenario. Sirvió para evidenciar el manejo que tiene Vincent del público, en un punto en que pide apoyo con los “oh oh oh”, con un solo movimiento de la mando pidió que estos fueran muy tenues, casi como un susurro, y así fue. “And I still wonder if you ever wonder the same… And I still wonder…” fue cantada como un susurro, para luego dejar que todo estallara en el momento del quiebre de la canción. ¡Monumental!

Luego otra joyita, y bastante inesperada: ¡Sleepless! Dejó la patá, de verdad. Uno como fanático del Metal más pesado (convengamos en que hace rato Anathema dejó de ser una banda de Metal) la verdad echaba de menos cortes de este tipo y tampoco tenía muchas esperanzas de escucharlos. Todo un regalito, sin lugar a dudas. Luego Natural Disaster nos trajo de vuelta a lo más reciente. Para esto Lee volvió a hacerse presente, y lo primero que hizo fue hacer un C-H-I. ¡Creo que ya está de moda entre los artistas! Todos quieren hacer un C-H-I, lo que a mí me parece genial. Luego se puso algo más seria para sorprender con su voz. Y es que anteriormente sólo había estado haciendo las voces de apoyo, sin hacer la voz principal. ¡Qué talento el de esta chica! Superlativo, por decir lo poco. Ya rozando el final, Vincent anuncia que volverán pronto, dentro de dos discos (el próximo lo lanzarían en Septiembre, el otro en “primavera”. Lo que no quedó claro es si es nuestra primera, o la de ellos, pero confiemos en que para Junio del próximo año tengamos ya dos discos nuevos de Anathema). Luego, la composición elegida para terminarlo todo fue Fragile Dreams, que resonó potentísima en las voces de los asistentes, y con la banda entregando absolutamente todo lo que les quedaba. Siendo las 00:28 termina la canción con el último “for you”. Un final épico.

antmank28Fueron diecinueve canciones, dos horas que demostraron que Anathema está más vigente que nunca en Chile, que cuentan con una fanaticada fiel y entregada. Demostraron también que son poseedores de una calidad musical enorme, siendo capaces de llevarlo a uno por todo el espectro emocional que es capaz de desarrollar el ser humano. Cada uno de los dos mil asistentes transitó por la nostalgia más profunda, hasta el éxtasis más elevado, cosa que uno siempre agradecerá, por es un recordatorio de humanidad. Yo iba a ver un concierto de una banda de Rock y a pasar un buen rato, y me fui con una de las mejores presentaciones que he visto. ¡Hay que cobrarles la palabra y exigirles que vuelvan pronto!

Setlist Anathema:

01. Thin Air
02. Summernight Horizon
03. Dreaming Light
04. Everything
05. Closer
06. Angels Walk Among Us
07. Deep
08. A Simple Mistake
09. One Last Good Bye
10. Empty
11. Lost Control
12. Universal
13. Flying
14. Are You There?
15. The Blower’s Daughter (con Anneke)
16. Angelica
17. Sleepless
18. Natural Disaster
19. Fragile Dreams

REVISA AQUÍ LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONCIERTO

11 comentarios
  1. RAPF Dice:

    Tremendo Tremendo Anathema, las dos veces anteriores no pude ir por temas de trabajo, pero esta vez pude ir y fue increible, sonaban increíble, con una gran calidad tecnica y vocal…
    Tremendo show, potente las cago

    Con respecto a Anneke, voy a ser sincero me aburrio, si no es por los covers de Gathering y Devin Townsend hubiese pasado sin pena ni gloria… Me gusta mucho Gathering, pero no me siento a tono con la musica de ella como solista, lo reconozco, su show creo que acorto el show de Anathema, ya que un amigo me comento que la 2da vez que vinieron tocaron como 2 hras y media.

    saludos

  2. Ratoncito Dice:

    Sinceramente no me gusta Anneke y por eso me di el lujo de llegar ya cuando estaba terminando su presentación, lo que rescato de ella es la energía y carisma que tiene sin embargo su música no me gusta para nada.
    Respecto de Anathema fue una presentación satisfactoria en lo personal, súper buen nivel y con puntos bastante altos y respecto a Blower’s daugther hubiera preferido que tocaran Comfortably numb que lo vienen tocando en otros paises pero eso ya sería pedir mucho ni que yo fuera su jefe.

  3. Manu Dice:

    TREMEEENDO CONCIERTO!
    Anneke, maravillosa, preciosa, un angel de mujer y una grandiosa interprete, todo lo que hace lo hace con tanta pasion y con todo ese amor que ella tiene a flor de piel, Perfecta!
    y Anathema ohhhhh Increible!!! no soy muy fans de ellos, pero me lleve una graaaaaan impresion de la banda, son tremendos musicos y el sonido que tienen, la mistica de su show es digna de alavar, la raja!
    Una expreciencia unica, un privilegio haber asistido a esa gran gran noche de rock y melancolia.

  4. Paola Dice:

    Definitivamente es el mejor concierto de varios Conoci a Anathema hace poco pero sin duda este a sido uno de los mejores el sonido la cago el ambiente que se vivio ellos son super prolijos y la musica que entregan es de primera gracias a los que se les ocurrio volver a traerlos y en especial a ellos Anneke hermoza y unica

  5. Apophis Dice:

    Que bueno que fue gente y estuvo bueno para los que fueron, la verdad nunca me ha convencido Anathema y esta me ha gustado por algunos proyectos en que ha participado

  6. fruck Dice:

    aaaaaaa queria ir por la chucha .

    a aneke ni la conocia solo conosco el cover de hyperdrive que por lo demas es un temazo

  7. Jimmy Dice:

    Definitivamente, el mejor concierto q he ido, valio la pena el pique desde Antofagasta y el frio haciendo la fila… Anneke hermosa como siempre… y Anathema..majestuoso la mezcla de voces de Vincent y Lee Douglas es algo q llega al corazon y hace q se t erize la piel, dificil de describir, aparte d q Lee se veia hermosa. Resumiendo, quede completamente satisfecho y espero q vuelvan pronto. Gracias Andy por el review..Un abrazo

  8. francisco Dice:

    correccion: el tema hyperdrive no es del disco addicted, es originado del disco ziltoid the omniscient, el tema que aparece en addicted es reversionado junto a anneke.

Los comentarios están desactivados.