Mientras el tórrido azote del verano santiaguino hace de las suyas en las calles de la capital, el tradicional Teatro Nescafé de las Artes recibe a los devotos de Anathema para compartir no uno, sino dos momentos de este martes 29, con los hermanos Cavanagh reunidos con Duncan Patterson (Antimatter, Alternative 4) en la celebración de «Alternative 4«, el último álbum que los documentó juntos. Inolvidable para los presentes, así como también para Daniel, Vincent y Duncan, que suponemos que jamás imaginaron el éxito que tendrían en el último país del sur americano. Experiencia y cariño del público que se manifiesta en la poco modesta bandera regalada por Anathema Chile, el punto de encuentro de fans local.

Daniel Cavanagh se encarga de abrir la función de las 19:00hrs. con la ondulada melodía de Springfield, del último disco de Anathema “The Optimist”, canción que ralentiza el tiempo y hace énfasis en el carácter íntimo de la presentación. De a poco el público comienza a meterse en la atmósfera y voces aparecen para acompañar el suave canto. Sin embargo, desde el lado izquierdo del escenario un parlante augura problemas técnicos al producir un sonido áspero desde la guitarra de Danny. El sorprendido músico se percata de esto al recibir una negativa general ante la pregunta “¿lo están pasando bien?”. Momento de confusión que da lugar para las primeras risas y diálogos de la velada, donde el estrés no está presente en el recinto.

Una gran ovación enciende el teatro en el momento en que Danny anuncia la aparición de Vincent en el escenario. Ambos hermanos nos transportan al álbum “Weather Systems” con Untouchable pt. I, que comienza a ser coreada con más confianza de parte del público. Sucesión más que obvia es Untouchable pt. II, que desciende de las alturas de la primera parte y aterriza con el piano a las manos de Danny. Las palmas, inquietas por seguir el tempo de Daniel, comienzan a aparecer cuando este programa el loop que iniciará y armará Thin Air (del disco producido por Steven Wilson, “We’re Here Because We’re Here”) colocándonos en—como la letra sugiere metafóricamente—alturas extremas. Los Cavanagh se lucen interpretando estas tres canciones, más minimalistas y espontáneas que en su versión original, pero con toda la amplitud expresiva de la voz de Vincent.

Mi historia personal con Anathema comienza con el álbum “A Natural Disaster”, el último de los discos oscuros de la etapa progresiva de los británicos. Me da la sensación que no soy el único, a juzgar por el cálido recibimiento de Flying, canción elegida para representar aquel registro mientras dos solitarias luces se posan sobre los hermanos, dejando el resto del teatro en una cómoda penumbra. One Last Goodbye, por su parte, trae a la velada a “Judgement”, el penúltimo de los discos anteriormente catalogados. Esta canción nos recuerda la larga trayectoria de ambos músicos, la manera en que interactúan y la dificultad de concebirlos alejados de su creación. De manera magistral los Cavanagh traen y recrean las atmósferas que le dan carácter a los discos, con piano, guitarras y los efectos adecuados, y no sólo hablamos de los efectos digitales, sino también de los silencios, que si se ubican bien, no fallan en realzar la intensidad de la música.

Y es el turno del primero de los tres discos oscuros post-death/doom, también el primero en revelar el nuevo Anathema y que para esta gira sopla veinte velas de distancia desde su lanzamiento: «Alternative 4«. Esta celebración incluye al miembro de entonces, Duncan Patterson, que si bien abandonó la banda luego de este álbum, siempre su trabajo se mantuvo a unos pasos de Anathema, ya que fue importante colaborador en la génesis, tanto del disco, como de Anathema. El bajo solitario a la derecha del escenario es levantado por el multi-instrumentista y un nuevo rango de frecuencias melódicas acompaña a los hermanos para Fragile Dreams luego de la ovación para el tercer músico que se une al escenario. Los tres músicos, en confianza y haciendo un show más vivo, siguen profundizando sobre el álbum con el primero del tracklist, Shroud of False, que se desarrolla con normalidad relativa, ya que una que otra pifia técnica no detendrá la máquina. Pero no fue así con Lost Control, ya que, irónicamente Vincent, exhausto de los molestos sonidos de una aparente mala conexión de su guitarra con el equipo pesado, se queja explícitamente y luego con humor presenta a Carlos, el sonidista que prestó su ayuda para resolver el problema. Para Destiny el tema está resuelto y las risas abundan con las bromas que surgen de Danny y Vincent con respecto a los infortunios. Inner Silence cierra la retrospectiva sobre “Alternative 4”, despedida con aplausos que aparecen luego de la total y extasiada atención de un público más sereno.

Así como Hindsight y Falling Deeper reformuló y trajo temas desde el EP “The Crestfallen” hasta “Alternative 4”, para esta presentación no están ausentes las versiones acústicas de “Eternity”, el disco clave de la época death/doom de Anathema, ya que conciliaba la escena del doom metal británico con las tendencias progresivas que luego predominarían el sonido de la banda. Luego de una breve pausa, comienza la canción homónima de tres actos. Las dos primeras partes, Eternity pt. I y Eternity pt. II son bien recibidas por el público, pero la que se robó la atención fue la antes distanciada Eternity pt. III, que en esta ocasión continúa como la tercera parte de una larga canción. Luego de que Angelica cerrara esta etapa de contemplación a la banda, el público vuelve a la excitación con Hope, canción recordada por la participación de su autor original Roy Harper, músico que ha trabajado con grandes como David Gilmour, Jimmy Page Ian Anderson, entre otros, así como también su inolvidable coro.

Luego de otra breve pausa, Danny tienta y engaña al público tocando sólo las notas iniciales del piano de Bohemian Rhapsody. La interacción es inmediata, el público recuerda al legendario vendedor de helados, Freddie Mercury, y Danny comienza a juguetear con el ánimo elevado y las carcajadas. Vincent aprovecha de burlarse un poco, dejando entrever los años que han pasado juntos, no sólo como profesionales (¡los Gallagher definitivamente podrían aprender una que otra cosa de ellos!). Para cerrar la primera presentación de la noche, los tres músicos concluyen lo anunciado por Vincent: sus versiones de los clásicos Eleanor Rigby de The Beatles y Comfortably Numb de Pink Floyd, canciones que jamás serán mal recibidas, pero que debo confesar que podrían haber dado cabida a una versión acústica de, por ejemplo, The Beginning and the End y/o Closer, ya que dan ganas de aprovechar la instancia para estas versiones acústicas.

Setlist (función 19:00hrs)

1. Springfield
2. Untouchable Pt. I
3. Untouchable Pt. II
4. Thin Air
5. Flying
6. One Last Goodbye
7. Fragile Dreams
8. Shroud of False
9. Lost Control
10. Destiny
11. Inner Silence
12. Eternity Pt. I
13. Eternity Pt. II
14. Eternity Pt. III
15. Angelica
16. Hope
Encore
17. Eleanor Rigby (cover The Beatles)
18. Comfortably Numb (cover Pink Floyd)

Live Review: Gabriel Rocha
Fotos: Guille Salazar