Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Al parecer éramos varios los que llevábamos un buen tiempo esperando que Amorphis nos visitará en este rincón del mundo y se notó claramente la noche de este Miércoles 25 de Mayo cuando el centro de eventos Blondie se llenó de cabelleras largas y poleras negras una vez más para recibir a tan ilustres visitas.

Recordemos que los finlandeses se encuentran en su gira mundial promocionando su más reciente placa, «Under The Red Cloud» (2015), la que los trajo a nuestro terruño por tercera vez, logrando un marco de público totalmente activo y motivado, participantes desde el minuto uno en esta más bien corta noche buen Metal melódico. No es fácil clasificar el sonido de Amorphis, pero un poco más fácil es clasificar a los chilenos teloneros de la noche, Lapsvs Dei, pero tampoco es llegar decir que fue una noche de Doom, Black o Folk, fue simplemente una tremenda noche de Metal y nos queda a todos claro.

LAPSVS DEI

La noche abrió rápidamente con la presentación de los nacionales Lapsvs Dei. Decimos rápidamente porque el excesivo detallismo del staff técnico de los finlandeses retrasó un poco las cosas, quizás no un poco sino que mucho, toda vez que nuestros connacionales ni siquiera pudieron realizar una prueba de sonido apropiada llegada la hora, lo que supieron sacar adelante de manera totalmente profesional.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Debido a esta situación, la noche planificada para comenzar a las 20:00 hrs. en punto, finalmente abrió los fuegos a las 20:30 hrs. y acá siento importante mencionar la falta de respeto al artista chileno que tuvieron que vivieron estos muchachos. Originalmente se les había dado el tiempo suficiente para presentar apenas cinco temas, lo que es considerablemente poco, pero, además, debido a los retrasos y, a la vez, al apuro de la gente de producción, finalmente sólo pudieron presentar tres temas, lo que se traduce en alrededor de quince minutos de presentación, algo que a todas luces fue insuficiente para mostrar la tremenda calidad de esta banda.

Criticas aparte, tras una corta introducción envasada, empieza a sonar Reborn, notándose enseguida la falta de prueba de sonido ya que la voz de Julio Leiva y la guitarra principal de Rodrigo Poblete apenas se escuchaban. No obstante, demuestran ser tremenda banda con un sonido propio de aquellos, donde a pesar de los problemas que debieron enfrentar sonaron destructores, sólo perdiéndose la esencia de los detalles que no alcanzaban a escucharse, como lo fue el solo de guitarra pero que no logró reducir lo que hacían sobre el escenario.

Grimness nos trae un pasaje en que la guitarra líder, si bien no mejora mucho su volumen, sí logra tener mayor presencia, mostrando la importancia de sus intervenciones, pero definitivamente acá, el que se robó todas las flores fue en las cuatro cuerdas, teniendo un protagonismo impresionante que no dejó a nadie indiferente, siendo lejos el mejor momento de su presentación.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Por desgracia, inmediatamente llegamos al final de lo que serían los teloneros de esta noche, anunciando que sería el final para recibir al plato fuerte de la noche se lanzan con Absences, logrando así en su corta presentación pasear por sus tres largaduración, logrando que el apoyo del sistema de iluminación les diera aún más imponencia en el escenario, el que además se encontraba reducido a sólo un par de metros para su movilidad, donde sin embargo los tarros de Luis Pinto dieron cátedra tanto en su trabajo con las baquetas como en la afinación de la misma. Y así, terminó esta corta presentación para dar la bienvenida al plato de fondo.

Importante punto a destacar fue el apoyo que recibieron de parte del público, un apoyo incondicional donde de las, aproximadamente, doscientas cincuenta personas que se encontraban a esa hora en la cancha, al menos unas cien se agolparon al centro y cerca del escenario con algunos headbanging y gritos de apoyo, sin duda algo que en algo debe haber compensado el poco tiempo en escenario que pudieron presentar esos muchachos.

Setlist de Lapsvs Dei:

  1. Reborn
  2. Grimness
  3. Abscences

AMORPHIS

Tras varios minutos de preparación del escenario con cerveza importada, algunos otros tragos, botellas de agua y los últimos retoques a los instrumentos para que estuvieran puestos a punto, finalmente a las 21:25 hrs. en medio de una introducción envasada sube al escenario uno de los fundadores de la banda, Jan Rechberger, para tomar su ubicación detrás de los tarros, seguido por Santeri Kallio en sus teclados, Niclas Etelävuori con su bajo a cuestas, los también fundadores Esa Holopainen y Tomi Koivusaari con sus respectivas guitarras y ya lanzando los primeros sonidos sube el carismático Tomi Joutsen.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Así dan inicio a la tremenda noche que sería con Under The Red Cloud de su última placa homónima y razón de esta gira, logrando inmediatamente la explosión del público junto con una ejecución magistral y el desplante de Joutsen que invita fácilmente a levantar los ánimos para llevar la noche al alto nivel que se merecía desde el mismo comienzo y, sin mediar respiro se lanzan de golpe con Sacrifice, con esa intro de guitarra tan exquisito y ese toque que la banda ha logrado crear, logrando esta mixtura que no cualquiera logra, reduciendo la agresividad de su sonido pero en ningún caso la potencia, lo que queda aún más claro en el escenario donde la cohesión de la banda es tremenda y su relación con el público es casi natural, donde el público cantó casi toda la canción junto con la banda y se vieron, en un momento, todas las manos en el aire siguiendo la melodía, un momento fantástico ni bien comenzada la presentación.

Acá Tomi Joutsen nos regala el primer discurso de la noche en que agradece la oportunidad de estar en Chile y del tremendo recibimiento que han tenido en el escenario, incluso viéndose sorprendido por la alta participación del público, lo que quizás no verbalizó pero sí su rostro mostró en más de una ocasión, en este minuto se anuncia lo que seguiría que sería otro tema más del disco que los trae de gira.

Así, terminando la primera triada del disco en promoción nos regalan Bad Blood, donde nuevamente aparecen los guturales que se mezclan con las voces limpias y, en este caso, con un par de cientos de voces más agregadas que logran que esta canción suene aún más imponente con cada toque y cada grito, es difícil marcar diferencias en el público entre uno y otro tema porque, básicamente, con todos los temas estuvo igual de motivado, pero realmente sorprendió que esta triada del último disco fuera recibida tan activamente, llegando a parecer que fueran grandes clásicos de todos los tiempos de la banda.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Del tremendo discazo que es «Skyforger» (2009) nos regalan la tremendísima Sky Is Mine, la que desde la introducción en guitarra produce la reacción más violenta del público hasta el momento, con un tremendo singalong acompañando en todo momento a Joutsen mientras que en los pasajes instrumentales y rápidos los headbanging sobran por todos lados y cada vez era más gente la que se agolpaba sobre las barreras sin causar mayor problemas, con un Esa disfrutando a la fanaticada y siendo el que más interacción tuvo el público después de Tomi Joutsen, lo que sin embargo se observa un poco artificial de parte de la banda, claro está que es sólo una percepción personal y bien puedo estar equivocado.

Luego nos regalarían uno de los dos temas del tremendo «Circle» (2013) y cuando empieza a sonar The Wanderer se produce un momento extraño, se sintió lo emocionalmente sobrecogedora que resultó ser la introducción a este tremendo tema que fue acompañado con las palmas durante sus primeros minutos con solo guitarra, llevando a un singalong durante toda la canción, lo que se repitió en varias ocasiones debo destacar, pero sólo en algunos casos se dio durante toda la extensión de la misma, durante este tema, como toda la gente estaba contra la barrera apareció un amigo, con ya sus años encima, que decidió saltar la valla para simplemente salir nuevamente a la cancha, un acto sin mucha lógica pero que bue… son gajes de los conciertos y no empañó en absolutamente nada lo que se veía sobre el escenario ni mermando ni en lo más mínimo, la tremenda noche que llevábamos aun recién empezando.

Retrocediendo al año 96, Esa Holopainen nos entrega en solitario la introducción a uno de los momentos más altos de la noche, On Rich And Poor del inolvidable «Elegy«, tema que se convierte inmediatamente en el primer momento de desenfreno donde prácticamente todo el mundo saltaba y cantaba al unísono con la banda, incluso siguiendo con sus voces el canto de la guitarra de Esa, desgraciadamente, en este tema se perdieron un poco los teclados de Kallio, lo que por suerte fue rápidamente solucionado por la producción pero que se notó mucho en un minuto, dejando un poco cojo el sonido del maravilloso tema que es éste.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Entonces anuncian una vuelta aún más al pasado, a la agresividad y oscuridad pura que caracteriza al indescriptible tremendo álbum que es «Tales From The Thousand Lakes» (1994), así nos golpean la cara con la tremenda Drowned Maid, se me ocurren varios epítetos para lo que sucedió en el público al momento de anunciarse esta canción, pero en pocas palabras hablamos de un caos tumultuoso de voces gritando juntando a Joutsen y cantando las notas de la guitarra y saltando y cabeceando y… bueno, todo lo que un metalero hace con un tema tan bueno como éste, de hecho, es súper difícil cuando te vuelves loco con un tema lograr una apreciación más menos objetiva de lo que pasa a tu alrededor, pero se hace el intento. Luego de esta tremenda pieza Tomi nos presenta al tremendo Tomi Koivusaari con su guitarra a modo de introducción a lo que se vendría.

Dark Path nos devuelve a la actualidad y a la razón de ser de esta visita, con la agresividad característica del «nuevo» Amorphis, todo empieza con el acompañamiento de palmas del público, en este momento no hay tanto revuelo en el público, quizás descansando un poco de lo hecho durante la canción anterior, lo que impide que se escuchen voces acompañando el coro y el apoyo incondicional del público, haciendo que si bien fuera un momento relativamente bajo de la noche, fuera un tremendo en la generalidad de los hechos, llevándonos a otro corte de la placa razón de esta gira como lo es The Four Wise Ones, la que arranca luego de una intro envasada. Hay que decir que el contacto con el público era más bien políticamente correcto, no se notaba una conexión real, no quiero decir con esto que el público estuviera mal, sino que sentí a la banda lejos de la gente a pesar que los separaban apenas unos centímetros, claro que esto no importaba y el público sorprendía en todo momento a la banda con su entrega, la que no se observaba sólo con los headbanging, los saltos y gritos, sino más aun con el acompañamiento de la gente cantando en todas las canciones, demostrando que aunque la conexión fuera un poco débil, el público no por eso se entregó menos, lo malo en este minuto fue que en varios pasajes se perdía el teclado, lo que en este caso afecta considerablemente a la banda ya que el teclado es parte fundamental del sonido.

De nuevo nos devolvemos un poco en el tiempo hasta el «Silent Waters» (2007) con la interpretación magistral del tema homónimo, el que es nuevamente acompañado por las palmas durante la introducción, con ese teclado conmovedor y la entrada de la banda en potencia contenida para ir poco a poco subiendo la potencia, lo que también pasa con el público que poco a poco se van prendiendo más hasta en el coro explotar todos juntos, un tema totalmente maravilloso y un momento difícil de describir en cuanto a lo humano, a lo que se vivía frente al escenario por las más de mil personas que atochaban la Blondie, simplemente uno de los momentos, si es que no EL momento más memorable de la noche.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Volvemos un poquito más en el tiempo y desde el «Elegy» nos regalan la tremendísima Relief. A estas alturas si bien sigo sintiendo que la relación no se daba de manera totalmente natural o bidireccional, pero de todas maneras al público le importaba la nada misma y respondía más a la música y a tener a tamaños ídolos frente a nosotros, así, en este pasaje incluso el público se dedica a cantar la melodía de las guitarras, lo que lleva a Joutsen a cantar con el público y empezar una suerte de juego de voces que convierte este momento en uno de los más geniales de la jornada, momento en que Esa Holopainen lanza una uñeta al público dejando a algún fanático más que feliz.

Entonces siguiendo en el mismo disco nos regalan My Kantele que desde la introducción con esa guitarra distorsionada mueve hasta el último pelo de todos los presentes, es que es simplemente un tremendo temazo de esos bien Amorphis, con constantes quiebres rítmicos, con la intromisión majestuosa de teclados y sintetizadores y un público que ya estaba totalmente entregado a los pies de los finlandeses, el ambiente se cargaba de esa energía que entregan temas como éste, el kantele sonaba imponente ante todo ese marco de gente que le cantaba de vuelta. Amoprhis tiene discos maravillosos y, encima, en esos discos tienen temas imponentes, este es el caso de lo que se escuchaba en ese momento. En un intertanto del tema, Joutsen presenta uno por uno a los compañeros que le habían faltado, empezando por su izquierda con el tremendo Esa Holopainen en la guitarra líder, por detrás de él Santeri Kallio en los teclados, luego al gran Jan Rechberger en la batería y finalmente al amo de las cuatro cuerdas, Niclas Etelävuori. Luego, Joutsen toma su pandero y termina la última parte del tema con tremenda calidad y poder, todo lo que pueden llegar a entregar.

De vuelta en lo contemporáneo comienza a sonar la agresiva pero a la vez nostálgica Hopeless Days del «Circle«, Koivusaari cambia su guitarra y se lanzan al ataque con esta tremenda composición, con esa violencia inicial cambiando a un ritmo tranquilo y nostálgico, permite que un minuto Esa suba a la tarima de Santeri y se lancen en un pequeño juego de sonidos entre ellos, produciendo un ambiente mucho más distendido en el escenario de lo que se venía viendo a lo largo de la jornada, así le terminamos de hacer una repasada a este disco para irnos al 2006.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

House Of Sleep del tremendo «Eclipse» empieza a sonar y logra, nuevamente, volver loco a todo el público que ya no podía más de tanto éxito tras éxito, especialmente cuando se toma en cuenta que hablamos de veintiséis años de historia con trece discos sobre sus espaldas, todo el mundo saltando y cantando como si todos y cada uno de ellos fueran el vocalista de la banda, ya era imposible mirar hacia atrás o tratar de hacerse un espacio porque ya espacio era lo que menos había así que sólo quedaba seguir disfrutando la magia que sea como sea la música de Amorphis desborda.

Así terminamos la primera parte del show teniendo el único encore de la noche, momento en que es posible respirar un poco nuevamente para que la banda vuelva al escenario y se mande el, para mi gusto, mejor tema del «Under The Red Cloud«, estamos hablando de la tremenda Death Of A King, que es introducida por un breve discurso de Joutsen que, por desgracia, no se escucha, sin embargo, mueve a todo el público e intenta tirar la Blondie abajo pero finalmente el edificio soportó a esas quizás casi mil quinentas personas cantando a todo pulmón, llegando al pasaje en que básicamente a capella Joutsen y público gritan juntos «death… of… a king!» para luego terminar el tema como corresponde.

Este tremendo momento es seguido por Tomi preguntando al público si querían escuchar algo más. El respetable, como corresponde, respondió positivamente y fue señal suficiente para regalarnos el último paso por el «Skyforger» con la inigualable Silver Bride, acá ya casi no había quedaba nada que hacer salvo dejarse llevar por las tremendas ondas que levantaba la música, de hecho, así lo dejaban ver las visitas que se encontraban a un costado del escenario, quienes con algunas copas encima bailaban al ritmo de la banda y cantaban también en algunas ocasiones, ya el cansancio era claro en la banda y en el público, pero es no evitó lo inevitable.

Live Review: Amorphis en Chile + Lapsus Dei (2016)

Si hay un tema que me ronda la cabeza casi todos los días, especialmente durante el invierno, es la maravilla del «Tales From The Thousand Lakes«, el tremendo temazo gritado desde el primer momento que es Black Winter Day, ese definitivamente fue el acabóse de cualquier fuerza que pudiera quedar dentro de cada uno, era imposible no cabecear, no saltar, no gritar, no agotar hasta la última pizca de fuerza que pudiera quedar en cada uno disfrutando esta obra de arte oscura y agresiva, era simplemente el cierre perfecto para la visita de una las bandas que mejor ha sabido reinventarse, con un cambio de estilo radical que no ha abandonado en ningún caso su propuesta original, la mitología sigue siendo su temática principal con la agresividad mucho más melódica que un primer momento pero, en definitiva, es la banda que siempre quisimos ver, algunos desde que escuchamos hace algunos años los cuentos desde los miles de lagos.

Así, la noche finalmente llegaba a su fin, con el respectivo y ya casi protocolar regalo de uñetas, baquetas y recuerdos varios, más la foto de rigor de la banda debiéndose a su público, todo llegaba a su fin pero, sin lugar a dudas, el momento seguirá repitiéndose en la mente de muchos por un buen tiempo, como la señorita que se acomodó durante unos minutos frente mío para lograr ver desde más cerca a la banda, sus ojos brillaban como niña frente a la muñeca que había pedido para la Navidad. Eso es lo que esta noche los finlandeses sin forma definida nos regalaron, esa magia que sólo bandas como Amorphis pueden entregar.

Setlist de Amorphis:

  1. Under The Red Cloud
  2. Sacrifice
  3. Bad Blood
  4. Sky Is Mine
  5. Wanderer
  6. On Rich And Poor
  7. Drowned Maid
  8. Dark Path
  9. The Four Wise Ones
  10. Silent Waters
  11. Relief
  12. My Kantele
  13. Hopeless Days
  14. House Of Sleep

Encore

  1. Death Of A King
  2. Silver Bride
  3. Black Winter Day

GALERÍA

 

 

 

6 comentarios
  1. Cero Aporte Dice:

    Mucha metáfora en el comentario, pero faltó agregar lo más esencial (y que resulta especialmente diferente con respecto a Children of Bodom): el sonido fue espectacular. Desde el primer tema hasta el último fue de primer nivel. Se escuchó todo (quizá algo menos cuando hablaba Tomi). Excelente setlist y buena entrega de la banda (no me pareció artificial nada). En resumen, un gran concierto. Grande Amorphis

    • GriFFo Dice:

      Toda la razón, los problemas de sonido fueron mínimos porque en general sonaron más que la raja, discrepo sí en que hubieron momentos en que el teclado se perdía, así que no se escuchó todo, el setlist fue excelente pero siento que pudo ser mejor y la entrega… uta… yo los sentí lejanos y eso q estaba encima de la reja…

  2. Gonzalo Dice:

    Oye ya po wn… primera vez en Chile?? Septiembre del 2009 junto a Children en el Teleton y Enero del 2012 en la Blondie… Con respecto al show, una vez mas estuvieron brutales!

Los comentarios están desactivados.