El escenario en que Amon Amarth se encuentra en este preciso instante es soñado. Al mismo tiempo que viven su peak de popularidad, a la cabeza de la oleada vikinga y considerados como líderes incluso del resurgimiento del metal tradicional, también están en ese clímax creativo que solamente se da una vez en la vida, en esa racha compositiva que define los discos más trascendentes de cualquier banda.

Y este 2011, ante la mirada atenta de todas las aldeas cristianas en ambos extremos del Atlántico, cuando se piensa que las “antiguas” invasiones de Johan Hegg y su horda, como Versus the World (2002) y With Oden on our Side (2006), son sólo recuerdos que no volverán a repetirse con tamaña violencia, ¡Amon Amarth arrasa con un disco incluso más colosal que la misma deidad de la carátula!

Ahora, que el grupo está más solicitado que nunca en los festivales, las giras, las portadas de revista y los charts, viene y entrega un álbum que no tiene ninguna consideración con lo comercial, 15 veces -por dar un número- más extremo, brutal y épico que el políticamente correcto y exitoso Twilight of the Thunder God (2008), cuyo estilo de producción era más finito, cuidadito, calculado, y de composición más melódica, heavymetalera y, cierto, algo más blanda, con varias vueltas y rodeos. De hecho, aún me extraña demasiado que el tema más “rudo” del lanzamiento anterior, Twilight of the Thunder God, sea tan parecido a Cry of the Black Birds, uno de los números menos pesados del With Oden… Sí, ambos son veloces, pero la idea de poner leads/solos como elementos principales de gancho, le quitan esa contundencia que el 2008 se resignó a un plano inferior, a beneficio de un sonido más limpio, ordenado, “amable”.

Surtur Rising en cambio, ¡es puro metal tradicional para el vikingo de clase obrera! Los riffs vuelven a ser de tonelaje, la batería regresa a su estruendoso tamborear de guerra, y la voz de Johan Hegg retorna para incitar los truenos en el mismísimo Ragnarök. Veámoslo así: si Twilight of the Thunder God es un hacha brillante y recién afilada que te rebana limpiamente en dos mitades iguales, entonces Surtur Rising toma el mismo espadón de hoja gastada ocupado en With Oden on our Side, manchado con la sangre de batallas pasadas, ¡lo aplasta en tu cabeza y te deja un globo ocular incrustado en el coxis! ¡Así de salvaje es!, épico, antémico, bestial, inmisericorde, apoteósico, ¡una oleada de furia bárbara directa al tuétano!

Este octavo disco de Amon Amarth tiene melodías tan poderosas que no creo que falte demasiado para que se transformen en clásicas de la banda, dentro de un álbum nuevamente nutrido de guitarras para ser cantadas y cabeceadas por un festival europeo completo. En ese contexto, se me pone la piel de gallina con sólo escuchar el comienzo de Live Without Regrets, uno de los temas más impresionantes en toda la carrera de los suecos, un colosal himno de estadio, de batalla, con esos trademark riffs sello Amon Amarth tipo Runes to my Memory o Vs the World, ¡pero con un ritmo y batería incluso más machacantes! El asalto es tan brutal que apenas hay tiempo para reaccionar con las memorables secciones que vienen a continuación, traídas por guitarras encima de unos cortes de doble bombo, un coro que levanta la moral de todos los que se cagan de susto con su ferocidad (don’t despair, and show no fear, in the face of a certain death!!!), y unas melodías francamente inspiradísimas de la mano de Olavi Mikkonen y Johan Söderberg. Cuento con sólo uno o dos dedos de la mano las veces que Amon Amarth ha sonado más brutal y épico que en Live Without Regrets, ¡siendo que aquello es lo más increíble que sabe hacer! El grupo siempre logra golpear a la primera con esta clase de canciones, ¡y ahora lo consigue con más autoridad! Ya me imagino esto en vivo… ¡una carnicería de cánticos y mechas moviéndose en hélice!

En lo musical, el CD no guarda espacio para cosas como Where Silent Gods Stand Guard, Under the Northern Star o Embrace of the Endless Ocean, ¡no! Entre tanto pasaje épico/agresivo no se permite ningún respiro, y si con With Oden on our Side a uno le daban ganas de prenderle fuego a una aldea cristiana, ¡con Surtur Rising dan ganas de borrar la Iglesia completa de la faz de la Tierra! Qué mejor arma que su típico track anti religioso, Slaves of Fear, que mezcla unos riffs al estilo Holy Diver (1982) con otros que definitivamente entran en un highlight avasallador, furioso, aguerrido, con rabia, como un vaho vikingo reclamando por lo suyo, viva imagen de la portada del CD, con una sección más calma que se afirma contemplando la barbarie de su odio.

Los pasajes heavymetaleros jamás han sido más contundentes en otra placa de Amon Amarth. Me fascina este grupo cuando a veces suena como a una versión extrema de las mejores etapas de Running Wild, y Wrath of the Norsemen (nombre que provoca muchas expectativas) es un ejemplo extraordinario. A su vez, The Last Stand of Frej cuenta con una atmósfera más solemne y monolítica, con guitarras asomadas al más puro Sabbath y después cambiando a una marcha mid tempo que recuerda al Fate of Norns (2004). Además, hay que decir que Johan Hegg acá realiza un performance portentoso, grueso, claro, dando la sensación de un trueno rompiendo la oscuridad helada del norte pagano, a través de una volumen descomunal, con versos que se entienden sin problema y guturales que penetran profundo en los oídos. El intimidante frontman dio al clavo con sus voces en With Oden on our Side, cuando Jens Bogren (Katatonia, Opeth, Paradise Lost) comenzó a ocuparse de las producciones de la banda, y desde ese entonces que este gigante es LA VOZ de todo lo épico/extremo en el metal.

Y a propósito de ese disco del 2006, quienes hasta ahora lo consideran como su favorito de Amon Amarth, encontrarán no sólo el mismo sonido pesado y aplastante, sino también canciones con una garra muy similar. Obviemos el hecho de que al fin aparece la segunda parte de Loke’s Treachery, llamada Töck’s Taunt, siguiendo o finalizando la historia de Hermod’s Ride to Hel. Eso es lo más evidente. Lo más extraordinario en este sentido quizás sea For Victory or Death, en pocas palabras, una versión más sueca y menos thrashera de Asator, o mejor dicho, un modelo un tanto más elaborado de Valhall Awaits Me, un temazo de esos directos pero con la riqueza suficiente como para sorprender pese a sus firmes referencias. ¡De verdad eché de menos material así en Twilight of the Thunder God!, y lo más notable dentro de las curiosidades de este nuevo LP, es que los dos temas que siguen la línea del antecesor reúnen las características más potentes de lo que allí se escuchó. Me refiero al opening track War of the Gods y Destroyer of the Universe (¡qué título!), este último, una versión “revisada” de Where is your God?, pero menos liviana, más “maliciosa” y caótica.

La tradición de Amon Amarth es terminar sus álbumes con las canciones más “distantes” o peculiares con respecto al promedio del repertorio, y Surtur Rising no busca apartarse de la regla. A Beast am I comienza parecida a Tattered Banners and Bloody Flags (del Twilight…), pero después presenta los minutos más veloces de todo el CD para, al final, mostrar los más calmos, cortesía de unas guitarras limpias y unos sentidos leads. Eso mismo sirve a modo de perfecta introducción para Doom Over Dead Man, todo un “experimento”, sin por ello desligarse de la lealtad que Amon Amarth profesa al género, ¡por el contrario! Sin mentir, me recuerda muchísimo a Iron Maiden haciendo Children of the Damned o grabando el Seventh Son of a Seventh Son (1988), con teclados, ambientes, espacios, arranques, arreglos, sorpresas y partes que en definitiva configuran un cierre insospechado. De todas maneras, una de las joyitas del trabajo.

Muy pocas bandas han sacado discos como el que Amon Amarth saca ahora. Es de esos que emergen cuando la banda en cuestión ya está consolidada y no tiene nada que probarle a nadie, y aún así son capaces de definir una carrera, de marcar una trayectoria, sin importar lo grandiosas que hayan sido las credenciales del pasado. Una sensación similar tuve el año que se editó With Oden on our Side, que Amon Amarth llegaba a un sorpresivo pináculo, independiente de los excelentes logros previos. Sin embargo, creo que Surtur Rising es capaz de superarlo, o siendo mezquinos, al menos igualarlo. Me encantan los álbumes elaborados y cuidados, pero más me gustan los directos al hueso de los fanáticos, los arrasadores, y en ese sentido el nuevo es extraordinario. En el peor de los casos, es una vuelta a lo brutal, a lo agresivamente épico, a lo que mejor hace este quinteto. ¡¡¡Cuidado con lo que pides!!!

26 comentarios
  1. farfaramir Dice:

    Vaya, es la primera review que veo que alaba al album… No lo iba a revisar, pero bueno, supongo que me convencieron.

  2. Akundunz Dice:

    Pocas veces ponemos la nota máxima en PowerMetal.cl, pero en este caso está totalmente justificada.

    ¡Este disco es tremendo! Estamos en presencia de un futuro clásico, uno de esos que se ven pocas veces en la una década.

    Firme candidato a disco del año.

    ¡Amon Amarth está haciendo escuela!

  3. blackheart Dice:

    el disco es NO-TA-BLE como diria Julio Martinez! Amon de hace tiempo que nos viene enseñando como hacer discos patea culos cada dia mejores

    Ah, si pueden escucahr los covers que vienen como bonus tracks se llevaran una grata sorpresa…
    Aerials (cover a SOAD) les sale potentisima!!!
    así como tambien Balls To The Wall (cover a Accept) e incluso un cover a Kiss con War Machine!

    escuchenlos ;)

  4. Miguel Dice:

    «…a uno le daban ganas de prenderle fuego a una aldea cristiana con todos sus habitantes…»

    Muy maduro su comentario don Jorge Ciudad. Todo un ejemplo.

    • StormRider Dice:

      jaja no le pongas color!!! escucha gods of war arise y sus letras: «Some seek shelter in the church, a refuge for those with faith / but we know how to smoke them out, a pyre will be raised!» dan ganas de saquear una aldea nomas!!! mira la portada del sultur rising y lo que está pasando al fondo!

  5. MAT Dice:

    totalmente de acuerdo con la nota, el disco es magnífico, épico y gigante. Igual muy bueno el review aunque hay que tener cuidado con abusar de las metáforas y comparaciones que derepente pueden llegar a sonar innecesarias y algo empalagosas. Más allá de lo que ya está dicho no creo que pueda aportar, solo reiterar lo mucho q me gustó el disco y en cuanto a los cover solo he escuchado el aerials que aunque musicalmente suena bestial, creo que en las voces no anda muy bien más q nada porque los tonos del death limitan un poco la expresión y más en canciones que tienen cambios como esta

    • Rick Helmet Dice:

      Je, je… pensé lo mismo del review, pero no quise decirlo antes para no parecer mala onda porque comprendo perfectamente el entusiasmo que genera este gran lanzamiento… sin embargo, y con todo respeto para el autor del texto, igual me pareció que se exageró con analogías rebuscadas para describir lo mucho que gustó un tema, o sea, se sobreexplotó un recurso muy utilizado por quienes escriben reseñas de albumes del metal alrededor del mundo, concentrándose en transmitir como idea central la «brutalidad», pero nuestra música no sólo es eso… espero no se tome mal la crítica, siempre se agradece el esfuerzo en transmitir las sensaciones que genera una pieza y más una como ésta… hail!

      • StormRider Dice:

        gracias por las observaciones! siempre leo estas criticas. El disco me provoco lo que esta escrito y en ese sentido, lo que leen es lo mas honesto que pude imprimir jajaja, incluyendo las frases hechas. Eso me provoca la musica de esta banda. saludos

  6. Pedro Dice:

    Comentario ahora que llevo pocas escuchadas: Tremendo disco y el cover de WAR MACHINE es el mejor que se ha hecho de dicha canción…..

  7. leftorium Dice:

    el disco es la caga y el cover de system notable
    me gusta amon y me gusta system yeah!

  8. GriFFo Dice:

    por alguna razón creo soy el unico no lo encontró tan bueno como el Sorrow… o el Once Sent… pero bue, en gustos no hay escrito

  9. ZOHAN Dice:

    LA CAGO….UN 10 EN POWERMETAL.CL???????….increible pero cierto, merecidisima la nota……

    Y me quiero detener en algo (y aki me van a putear algunos y no pocos)….por dios que se agradece cuando una banda NO SE OLVIDA DE SUS RAICES y le da a los fans lo que ellos quieren escuchar…..»QUE ALGUIEN SE ATREVA A PEDIRLE A AMON AMARTH QUE EVOLUCIONE O DIGANLE BANDA PLANA POR SEGUIR PEGADO A SUS RAICES Y NO VARIAR EN SU MUSICA»….cuantas BANDAS DE MIERDA varian disco tras disco olvidandose facilmente de aquellos clasicos que los llevaron a la cumbre, publicando puras weas, y con una masa de fans que se refugia en la «evolucion musical» para justificar absolutamente todo……ESTO ES METAL WNS…ESTO ES METAL DE VERDAD, DIGANME TRUE O LA WEA QUE QUIERAN…..PERO ESTO SIIIII ES METAL!!!!!!

    • sajon Dice:

      amarth azul jauajau xD!

      disco culiao potente y bueno… destroyer of the universe weon!! devería llamarse destroyer of the ears!

      creo que es primera vez que veo un 10 en powermetal :O

  10. facanci Dice:

    Leí el review escuche el disco y puta que me gusto estoy totalmente de acuerdo totalmente con el review.
    Es bueno escuchar un disco que no tenga absolutamente ninguna canción mala y pedazos de solos que se mandan. Realmente uno de los mejores del año y me animaría a decir el mejor.

  11. StormRider Dice:

    Ayer me compre el CD y suena muchisimo mas vivo que el mp3, es la media producción! y ademas viene con un DVD extra con la filmacion 2008 de esos shows en que tocaron los 4 primeros discos de estudio completo en vivo! NO PODI SER MAS EPICO !

  12. rokreator Dice:

    lo escuché una pura vez y me dejaron impresionados los riffs y la potencia wn de los temas, los vikingos tienen pa rato con seguir demostrando ke son pioneros de la escena metalera actual gran review!

  13. cris Dice:

    discazo, de verdad no desepciona en absoluto
    mi tema favorito es «doom over dead man»
    estos vikingos todavia no pierden su magia lml

Los comentarios están desactivados.