Calentando motores con Bonebreaker

A las 19:00 exactas los nacionales saltan al escenario en medio de su intro para lanzarse inmediatamente con Kill The Soul, la que suena frente alrededor de 300 personas que a esa hora ya disfrutan del metal que nos traerá la noche, mostrando los años de circo que ya llevan encima Tito Melín, André Arancibia, Marco Medina, Cristian Medina y Gonzalo Fuenzalida.

Tras los típicos saludos de rigor y agradecer la oportunidad, arranca Bonebreaker, la que ya genera un poco más de movimiento en el público que va llegando al teatro en una gotera relativamente rápida. Acá queda en evidencia nuevamente algo que suele sucederle a las bandas chilenas: mucho volumen para tan poca gente, provocando que los instrumentos se perdieran entre sí en ocasiones, lo que no quita el buen trabajo que estaban haciendo sobre el escenario.

Antes de continuar, Tito Melín nos comenta que la siguiente está dedicada a todas las víctimas y heridos que han resultado de “estos últimos meses de lucha”, sacando aplausos instantáneos sobre los que empieza a sonar Bullets, la que es recibida con la rabia que se merece y se aprecia al respetable cabeceando como corresponde.

Lo siguiente también iría dedicado pero esta vez a alguien del público, al “Tomate”, a Claudio Illanes con quien en conjunto fundaron la banda hace años para luego separar caminos y ver el nacimiento de Undercroft, era el turno de To The Final Battle. En este punto nuevamente se aprecia el problema del volumen ya que pareciera estar tan fuerte para la cantidad de público presente que a momentos el sonido se vuelve una sola masa de ruido. Al final del tema, el baterista se emociona tanto que con instinto asesino tira la baqueta al público y llega hasta la mitad de la cancha.

Para anunciar la siguiente hace un juego con el público gritando “¡die!” y el público que la conoce le responde “again!” así un par de veces hasta que arranca Die Again, donde aparece un acople que quizás pasó desapercibido para la mayoría. Cabe destacar que de fondo se aprecian los telones de Amon Amarth y, sobre él, el de PowerWolf, dejando que sobre él se aprecie el Bonebreaker, lo que le da un toque interesante, como si el telón gigante fuera de ellos.

Rápidamente se iba llenando el Caupolicán y ya frente a unas 500 personas en todo el teatro empieza a sonar Nest Of Spiders, donde en algún momento se escucha un molestísimo acople que por suerte fue solucionado enseguida. Antes de seguir, les recuerda al público que las bandas principales de la noche están esperando atrás así que les hagan saber cómo son los chilenos, así otro juego para hacer gritar al público y lanzan Mercy, con lo que, sobretodo PowerWolf ha de haber sabido con quienes se enfrentaría.

Finalmente, pasado alrededor de cuarenta minutos, Melín anuncia que es el último tema y así nos entregan, desde la oscuridad del teatro, I Am The Darkness, brutalidad pura. Acá se nota una cámara profesional grabando la presentación así que, probablemente, tengamos registro pro del momento cuando terminan su presentación ante ya unas 700 personas. Al finalizar, la ya típica selfie de rigor con el público mientras la gente empieza a recordar a nuestro presidente en cánticos de protestas.

Setlist de BONEBREAKER:

  1. Kill The Soul
  2. Bonebreaker
  3. Bullets
  4. To The Final Battle
  5. Die Again
  6. Nest Of Spiders
  7. Mercy
  8. I Am The Darkness

La Santa Misa del Heavy Metal

Mientras los técnicos arreglan el escenario para la presentación de los germanos se confirma que la misa negra será tremenda. Así, a las 19:55 arranca Mr. Crowley y ya sabemos qué significa eso. Se apagan las luces… suena la intro, la gente grita el nombre de la banda… entra Roen Van Helden y se sienta en su batería, Falk Maria Schlegel y Attila Dorn toman sus posiciones frente a teclado y con su micrófono, al último, con todo el ímpetu del arranque, entran Charles y Matthew Greywolf con sus cuerdas…

Así empieza a sonar Fire & Forgive, con algunos problemas en el volumen de la voz que son rápidamente solucionados, Attila pide palmas y todo el teatro le obedece aplaudiendo y cantando, entre medio “saluda” a Santiago de Chile y el público responde, los Greywolf juegan a un extremo del escenario y Schlegel dirige su parte de la misa detrás de su teclado, con los gestos grandilocuentes que lo hacen conocido se toma el escenario para movilizar a las ya 1.000 (a vuelo de pájaro) que se encontraban en el teatro vueltas locas.

A la banda se les aprecia impactados por el recibimiento del respetable, siempre se nos ha dicho que somos el mejor público y la reacción de los alemanes parece confirmarlo, Attila saluda y queda sobrecogido con la respuesta, lo cual reconoce y, por lo mismo, invita a celebrar esta Santa Misa del Heavy Metal, para que todos seamos parte de la Army Of The Night, con toda la cancha saltando y cantando, toda la gente aplaudiendo y coreando, ya se asoma el primer mosh de la noche y en el corte todo a negro para volver con todo: tremendo.

Un monje entra al escenario porque, según Attila, para continuar es necesaria la bendición de la noche así que es hora de Incense & Iron, frente a una cancha ya copada que disfruta como los Greywolf se asoman a las plataformas que los acercan al público, Schlegel vuelto loco animando al público que celebra la entrega de los alemanes quienes más se cargan de energías con la entrega del público para terminar la canción a oscuras.

Attila nos cuenta lo hermoso que está siendo para ellos el estar por primera vez en nuestro país y que los hagan sentir como en casa, pregunta si se saben las letras de la banda y, como la respuesta es positiva, canta a capella “stand and call against the storm and hail the crucified” recibiendo la respuesta del público “Eins! Zwei! Amen & Attack!” empezando a sonar la tremenda Amen & Attack coreada por todo el teatro, mientras pide un mosh y Schlegel toma la bandera de PowerWolf para ondearla por el escenario, apareciendo un disfrazado de Thor haciendo crowdsurfing que completa la escena.

Tras preguntar si las chicas están presente esta noche, se nota claramente que muchos no entienden inglés porque varios hombres respondieron que sí (jaja), entonces, tras jugar un poco con eso y pedirles a las chicas gritar solo ellas, aclarando que algo importante en la Santa Misa del Heavy Metal, es quedarse sin voz, arranca Demons Are A Girl’s Best Friend, con los Greywolf esperando su momento para entrar junto a Van Helden, quedando en oscuridad en el corte rítmico, demostrando en sus caras realmente disfrutar al público chileno.

Entonces Dorn hace un juego de voces pidiendo ayuda al público, para lo que solicita que el público repita todo lo que él diga, así el vocalista canta “we are the stormbound…” y la gente siguió cantando todo el coro, ahora pide que lo hagan todos juntos y arrancamos con Armata Strigoi, al momento coro nuevamente juega con todo el público haciendo que primero canten sólo los de la galería, luego sólo las chicas, luego sólo los hombres para terminar cantando todos juntos… no pueden ocultar la energía que les devuelve el público.

Como la contingencia no ha quedado fuera en las últimas fechas, nuevamente comienzan a cantar cánticos de protesta, los que obviamente no son entendidos por la banda y se les nota en la cara pero no les impide celebrarlos. Así arranca Sanctified With Dynamite, la que genera un mosh instántaneo en la cancha mientras en el escenario la banda disfruta en grande toda la energía que reciben, Attila repite lo sobrecogido que se sienten con la entrega del público y estar sin palabras.

Cuando anuncian la próxima, en la cancha se crea un vacío, dejando el espacio libre para el mosh que se formará apenas comienza a sonar Resurrection By Erection, un clásico ya de antología de los alemanes que suena potente y coreada por casi todo el teatro, con un mosh tremendo en medio de la cancha que se ve retribuido con la entrega sobre todo de Schlegel, quien corre, salta y baila todos los momentos que no debe estar en sus teclados.

La hora se acerca y la banda lo sabe, lo han disfrutado también y así lo hace saber Dorn, pregunta al público si ya están listos para despedirse a lo que recibe un rotundo no, pasando a jugar con el público, dividiéndolo entre Schlegel y Attila para que griten sus nombres, al final Dorn pide responder a un grito específico, el ya mítico “hu-ha!”. Era la hora de Werewolves Of Armenia y, sinceramente, no sé qué más se puede decir acá. Tremendo momento con todas las voces dentro del teatro cantando.

Llegada la hora, el vocalista toma un cáliz y se acerca al micrófono para comentar que ésta ha sido la Santa Misa del Heavy Metal, que debe terminar y agradece al público porque mientras los hace aplaudir y corear, todo debe terminar con We Drink Your Blood, tampoco hay espacio a decir mucho más porque la banda se entregó al público y el público a la banda, un cierre por todo lo alto, agradeciendo la increíble noche y prometiendo volver a nuestro país, llevándose la bandera de regalo de Werewolves Of Chile mientras se despiden chocando puños, dando la mano y hasta algunos besos.

Setlist de POWERWOLF:

  1. Fire And Forgive
  2. Army Of The Night
  3. Incense & Iron
  4. Amen & Attack
  5. Demons Are A Girl’s Best Friend
  6. Armata Strigoi
  7. Sanctified With Dynamite
  8. Resurrection By Erection
  9. Werewolves Of Armenia
  10. We Drink Your Blood

El ataque del Berserker

A las 21:30 en punto se empieza a escuchar Run To The Hills mientras se apagan las luces, la que se corta para dar paso a la intro, recibiendo primeramente Jocke Wallgren, el chileno adoptado y criado en Suecia que ahora toca la batería con Amon Amarth, quien hace su aparición con la camiseta de Chile, por los costados aparecen Ted Lundström con su bajo, Olavi Mikkonen y Johan Söderberg con sus guitarras y Johan Hegg, golpeando nuestras caras con The Pursuit Of Vikings, mosh instántaneo, todos cantando, todos cabeceando… digo de entrada que es poco lo que se puede decir de la presentación de los suecos porque se mantuvo todo el rato por las nubes el concierto.

Sin esperar que termine la anterior empieza a sonar inmediatamente Deceiver Of The Gods, manteniendo la adrenalina a tope con todos cantando y cabeceando, el espacio usado y la gente participando del mosh va aumentando, generando una belleza metalera de aquellas donde casi la mitad de la cancha está metida y hasta el solo de guitarra se lo corean, generando un tremendo estruendo, entre aplausos y gritos cuando termina.

Se empieza a escuchar el típico “olé olé olé! Amon… Amarth!” y se nota que la banda lo disfruta también. Hegg saluda en casi perfecto español, pregunta cómo estamos, saca una voz medio sexy para preguntarle sólo a las mujeres, aun en casi perfecto español nos da la bienvenida a esta fiesta vikinga y pregunta si estamos listos para el festín (esto ya en inglés), porque lo que viene es perfecto: First Kill se deja caer con un sonido impecable de los instrumentos pero la voz de Hegg perdiéndose un poco entre los volúmenes repentinamente muy altos del resto de la música, claro que una vez que se soluciona eso en los primeros segundos se disfruta a concho el tremendo tema que es.

En plan poeta, Hegg nos recita “when I am dead, lay me in a mound, place my weapons by my side…” y anunciando lo que se viene nos grita Runes To My Memory con las cuerdas de Lundström haciendo un tremendo trabajo, un público tan vuelto loco que al que se tiró a hacer crowdsurfing casi lo matan al momento de llegar al final… locuras de concierto.

En la oscuridad empieza a sonar, tras el respectivo anuncio, Fafner´s Gold, primera visita de la noche al nuevo trabajo que los trae de gira, que si bien no genera la misma locura que las anteriores es muy bien recibida, a pesar de los acoples que se dejan escuchar en algunos momentos.

Casi pegada a la anterior arranca Crack The Sky, mucho mejor recibida y mucho más potente también, toda la cancha salta y se da espacio a una de las situaciones más curiosas que he visto alguna vez en un concierto: en medio del mosh, de repente, el mosh para y algunos se ponen hacer abdominales en el centro del círculo, bue… eso parecía desde cierto ángulo de vista pero la ofrenda a la banda era que ¡estaban remando sus drakkar! Si eso no es devoción no sé qué lo es.

Ahora Johan se da el tiempo de presentar a su “nuevo” baterista, que por primera vez toca con ellos en Chile y, a nivel personal, por primera vez después de adopción se encuentra en sus tierras, comenzando los canticos de protesta nuevamente, los suecos parecen entenderlos como vítores para ellos, lo que fue cómico en el momento y debe haber sido incómodo para ellos cuando se lo explicaron… Así arranca The Way Of Vikings, todos saltando y la mitad de la cancha enroscada en el mosh, puro metal por donde se mire esta noche que se mantuvo al mismo nivel casi siempre, dificultando decir mucho más.

Riéndose Hegg nota al muchacho con su disfraz de Thor hecho con cajas de sixpack de cerveza, ¡hasta su propio Mjölnir tenía! A lo que el vocalista dice que es lo mejor que ha visto en toda esta gira. Así le da el paso a Asator, la que es cabeceada a todo dar por el respetable… poco más que decir aparte que ¡TREMENDO!

El momento del juego llega y Hegg pregunta si estamos listos para el Ragnarok, la respuesta del público realmente dejó harto que desear, a lo que el vocalista responde diciendo que Buenos Aires fue mucho más ruidoso y él recuerda que Santiago es mucho peor, así que pregunta de nuevo, juega un poco con el público y arranca la maravilla que es Death In Fire, no sé si alguien no la habrá cantado o cabeceado, un himno que no podía faltar.

Llega el turno de War Of The Gods, la que es recibida como todo un clásico ya, cabeceos y casi todo el teatro cantando, hasta el solo de guitarra lo corearon demostrando lo que significa Amon Amarth para sus fanáticos chilenos. Mientras estaba terminando de sonar el último acorde arranca la inmortal Victorious March, el momento quizás más esperado por la mayoría, nuevamente los fitness le ofrendan a la banda una sesión de abdominales que, en realidad, ¡eran los vikingos en sus drakkar rumbo a la guerra! Desgraciadamente, Wallgren como que se enreda con el doble bombo, no logrando el ritmo de cabalgata que tiene la canción.

Ahora Hegg pregunta si queremos más, como la respuesta obviamente fue positiva, comienza a recitar el coro de Raven’s Flight que es otro clásico instantáneo del último trabajo de los suecos, una mar de gente saltando en la cancha deja claro que el tema es considerado importante desde ya. Le sigue, tras el llamado del vocalista “¡Vikings!, ¡Raise!”, Shield Wall, último de la noche que nos traen en promoción de Berserker, un tremendo tema que se disfruta con todo de principio a fin y termina con todos mirando al baterista.

En esa posición, sólo Wallgren es iluminado y arranca Guardians Of Asgaard, la que no dejó garganta buena. Todos cantando, saltando, cabeceando, dejando un silencio para que el público los llenara con sus gritos de “¡hey!”, tremendo momentazo que al finalizar deja la duda de Hegg, “¿quieren una más?”, todo el teatro grita que sí, “¿sólo una?” vuelve a preguntar, el respetable se manifiesta con un rotundo no, así que nos pide que, aunque no tengamos ningún trago en nuestras manos, lo acompañemos igual, Raise Your Horns ataca poco antes del final y se arma una fiesta donde merecía que todos tuviéramos nuestro cuerno con cerveza o hidromiel.

Como todo tiene su final, la noche termina por lo alto, cuando luego de un corto encore, donde se escucha todo el rato sonidos de tormenta, la banda vuelve a escena para despacharse Twilight Of The Thunder God, ¡qué tremendo mosh el que se armó! No sólo se incluyó más gente sino que fue el más agresivo de la noche, un mosh de aquellos memorables que llevaba al muchacho disfrazado de Thor como estandarte en los hombros de alguien, un cierre majestuoso para una tremenda presentación. Mientras Wallgren graba la despedida, Hegg nos recuerda que no importa lo que pase, siempre levantemos nuestros cuernos y sigamos adelante antes de salir del escenario.

Setlist de AMON AMARTH:

  1. The Pursuit Of Vikings
  2. Deciever Of The Gods
  3. First Kill
  4. Runes To My Memory
  5. Fafner’s Gold
  6. Crack The Sky
  7. The Way Of Vikings
  8. Asator
  9. Death In Fire
  10. War Of The Gods
  11. Victorious March
  12. Raven’s Flight
  13. Shield Wall
  14. Guardians Of Asgaard
  15. Raise Your Horns
  16. Twilight Of The Thunder God

Review: Seba Miranda
Fotos: Karim Saba