FE CONTRA FE es un muy buen disco que tiene muchas influencias ochenteras, posee una interpretación instrumental sólida, afiatada, y la fuerza que necesita tener todo buen grupo de heavy.

Al analizar el disco, encontramos cosas obvias, y una de ellas es que las principales influencias de Alquimia las encontramos en Inglaterra. Pero, al escuchar atentamente, descubriremos que el rock norteamericano, e incluso algo del canadiense, marcan la propuesta de esta banda nacional.

Iron Maiden está presente a lo largo de todo el álbum, partiendo por el tema que abre los fuegos; “Justo aquí, justo ahora”…que tiene bastantes aires a “Two minutes to midnight”. El juego de las guitarras, la estructura de la canción, el solo de guitarra, todo tiene el sello de la doncella de acero. Es cierto que las letras tienen un componente marcadamente contemporáneo, pero la forma en que están escritas las frases complica algo su entendimiento.

En el segundo tema, “Juego sucio”, nuevamente encontramos matices claramente maidianos, mezclados sutilmente con unos pequeños toques de Riot. Es un tema simple, directo y sin grandes pretensiones, pero responde a la línea del disco. A esta altura queda claro que la mayor influencia vocal está dada por el registro de Halford. “Noche de horror” presenta una alternativa en el sonido, especialmente en la batería. Deja de ser algo opaca como en los dos temas anteriores, dándole un toque mucho más cercano al sonido del heavy actual. En el esquema general del disco es una variante interesante, en la cual, es posible apreciar con mayor claridad las virtudes de sus músicos, en especial de los dos guitarristas, aunque el esquema de los solos sea una clara muestra que Judas Priest es otro referente de la banda.

“Fe contra fe” es un tema cuya lírica refleja los últimos acontecimientos mundiales y la eterna lucha entre Occidente y Oriente, por lo menos en lo que a religión se refiere. Coincide con el título del álbum, lo que puede interpretarse como el desafío a seguir por la banda, ya que en este tema se nota un alejamiento de las raíces inglesas y de los años ochenta. Musicalmente no presenta mayores atractivos que el resto del disco, pero es un buen tema.

“Euforia” marca el regreso pleno a las raíces británicas, o tal vez a una marcada pretensión de asemejarse lo más posible a un estilo que marcó un hito en el desarrollo del heavy. La calidad del grupo se va notando a medida que las pistas se van sucediendo. Sin salir del esquema ochentero, nuevamente quedan de manifiesto las potencialidades de la banda, por mucho que la vocalización sea a veces algo repetitiva.

“Caín & Abel”, es un excelente track que la banda sabe hacer brillar muy bien en vivo… es un tema tratado en forma diferente al resto, con una mayor gama de recursos armónicos y rítmicos. No hay una gran diferencia sonora con los demás temas, pero sí en la composición. Definitivamente su autor, Pablo Guzmán, nos indica claramente el gran bagaje musical que tiene a su haber.

Pablo Saldivia debuta como compositor, al menos en este registro, con el siguiente tema, “Salvaje”. Aquí aparecen nuevas influencias, específicamente, de los legendarios Rush. Un gran aporte del bajista, que lleva al resto de la banda por nuevos senderos. Es una propuesta osada dentro del esquema del disco, que incluso puede no gustar a los fanáticos del metal más duro, ya que nos lleva a un estilo más complejo, pero que al mismo tiempo permite un mayor lucimiento de los músicos. Es lejos el punto más alto del disco.

Y al cierre, una muestra típica de los temas melódicos que caracterizaron a los grupos británicos de los años 80. Un tema himno al estilo Saxon, Judas y tantos otros. Una línea melódica fácil de seguir, uno de esos temas que, bien interpretados, pueden ser coreados por todos los asistentes a un concierto. Una muestra de lo que, retrospectivamente hablando, también realizaron algunas bandas del glam rock americano. Un tema simple, pegajoso y que invita a oírlo más de una vez. Puede que no tenga una gran calidad, pero ofrece una variante interesante.

Resumiendo, si uno busca la definición de alquimia en un diccionario, encontrará que es la búsqueda de los elementos necesarios para alcanzar un mayor grado de perfección, y este trabajo representa muy bien esta búsqueda. Los elementos están, se dejan ver en varios pasajes de cada uno de los 8 temas. La movilidad que presenta la banda dentro de diferentes variantes musicales es sin duda, uno de los mejores argumentos para tomar en cuenta a Alquimia. Es un trabajo que muestra claramente que la agrupación intenta romper los moldes típicos de los grupos chilenos… y lo logra. Tal vez falta un poco más de fe en sus propios recursos y creatividad y un poco menos en las influencias. Es un disco interesante, un disco que se puede escuchar varias veces y que no cansa…es el primer trabajo de la banda, es un muy buen trabajo, definitivamente recomendamos comprar este álbum.

1 comentario
  1. ARTURO GALVAN Dice:

    excelente disco, pero donde lo puedo comprar con envio a mexico, te agradecere que me informes, saludos.

Los comentarios están desactivados.